SO­BRE­VI­VIR AL EM­BA­RA­ZO Nue­ve me­ses inol­vi­da­bles, por el re­sul­ta­do fi­nal, pe­ro tam­bién por los vó­mi­tos, las vi­si­tas al la­va­bo, los ma­reos...

El test da po­si­ti­vo y en­ton­ces des­cu­bri­mos que en nue­ve me­ses nues­tra vi­da cam­bia­rá pa­ra siem­pre. So­por­tar los vai­ve­nes emo­cio­na­les de es­te pe­rio­do re­quie­re mu­cha pa­cien­cia y sen­ti­do del hu­mor

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - Tex­to Ire­ne Or­ce, coach

To­do em­pie­za con un or­gas­mo. Pla­cer in­ten­so re­co­rrien­do ca­da cen­tí­me­tro de la piel al rit­mo de un concierto de su­su­rros y gemidos. Al ca­bo de po­cas se­ma­nas, la in­quie­tud asal­ta nues­tros pen­sa­mien­tos. Tras cal­cu­lar va­rias ve­ces los días pa­sa­dos, no que­da lu­gar a du­das. “Oh, oh, ten­go un re­tra­so”. El via­je a la far­ma­cia se con­vier­te en una ca­rre­ra dig­na de un atle­ta olím­pi­co. Sin pa­rar ape­nas a res­pi­rar, nos en­ce­rrar­nos en el ba­ño pa­ra en­fren­tar­nos a la pri­me­ra prue­ba. Ven­cer al test de em­ba­ra­zo, orácu­lo que tie­ne la res­pues­ta a una de las pre­gun­tas más in­quie­tan­tes de nues­tra exis­ten­cia. Y co­mo tan­tas mu­je­res an­tes que no­so­tras, tras con­ju­gar ner­vios y pun­te­ría, con­clui­mos que no va a ser una pe­lea lim­pia. Tras pa­sar por el tran­ce de acer­tar en el di­cho­so pa­li­to, em­pie­zan los dos mi­nu­tos más lar­gos de nues­tra vi­da. La emo­ción de la an­ti­ci­pa­ción al­can­za co­tas im­po­si­bles cuan­do se di­bu­ja la res­pues­ta en for­ma de lí­neas ro­sas. El res­to del mun­do des­apa­re­ce. Y tra­ta­mos de ab­sor­ber nues­tra nue­va reali­dad mien­tras nues­tra men­te que­da des­bor­da­da por la cer­te­za de que nues­tra vi­da va a cam­biar pa­ra siem­pre. “Es­toy em­ba­ra­za­da”. Son nue­ve me­ses in­ten­sos de via­je, 280 días de au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y hor­mo­nal. Exis­ten mil ma­ne­ras de vi­vir­lo, cien­tos de mi­tos, de­ce­nas de preo­cu­pa­cio­nes e in­con­ta­bles pre­gun­tas. Tras ba­jar de la nu­be, po­si­ble­men­te nos in­va­da la urgencia de la lo­gís­ti­ca. “¿Y aho­ra qué?”. Al po­co, lle­ga el mo­men­to de com­par­tir­lo. Con nues­tra pa­re­ja, nues­tra fa­mi­lia y los ami­gos. Y las fe­li­ci­ta­cio­nes no tar­dan en lle­gar. A me­nu­do, acom­pa­ña­das por una re­tahí­la de ad­ver­ten­cias y con­se­jos, ar­te que do­mi­nan a la per­fec­ción ma­dres y sue­gras. En po­cas se­ma­nas, em­pie­zan los cam­bios de há­bi­tos, de la ta­lla, de hu­mor… Se­gún los ma­nua­les de gi­ne­co­lo­gía, el em­ba­ra­zo cons­ta de tres eta­pas di­fe­ren­cia­das. La pri­me­ra abar­ca el pri­mer tri­mes­tre, y nos per­mi­te ha­cer­nos a la idea de lo que sig­ni­fi­ca nues­tro nue­vo es­ta­do. En­tre otras ma­ra­vi­llas, nos in­vi­ta a des­cu­brir el mun­do de las náu­seas ma­ti­na­les. Aún más, nos re­ga­la un bono vip pa­ra los pró­xi­mos tres me­ses. Ade­más de la pi­ro­tec­nia in­tes­ti­nal, otro de los pri­vi­le­gios del em­ba­ra­zo es nues­tra re­cién des­cu­bier­ta ca­pa­ci­dad de dor­mir un nú­me­ro ré­cord de ho­ras. Co­mo guin­da, nos brin­da los ma­reos. Y los cam­bios brus­cos de es­ta­do de áni­mo. Llo­ra­mos vien­do un anun­cio. Reí­mos un par de se­gun­dos des­pués. Y al gi­rar­nos… nos en­con­tra­mos con nues­tra pa­re­ja, mi­rán­do­nos alu­ci­na­do y acon­go­ja­do a par­tes igua­les. No en vano, las em­ba­ra­za­das te­ne­mos su­per­po­de­res. Su­pe­rol­fa­to, su­per­sen­si­bi­li­dad, su­per­ham­bre… y su­per ma­la le­che. Pe­ro cuan­do ve­mos por pri­me­ra vez esa es­pe­cie de haba má­gi­ca en la eco­gra­fía, na­da de lo an­te­rior im­por­ta. Hay una ser cre­cien­do en nues­tro in­te­rior. Dos co­ra­zo­nes la­tien­do en un mis­mo cuer­po. Se­gun­do tri­mes­tre Tal vez el em­ba­ra­zo fue­ra pla­nea­do, o qui­zá su­pu­so una tre­men­da sor­pre­sa. En cual­quie­ra de los dos ca­sos, es muy po­si­ble que en oca­sio­nes sin­ta­mos cier­ta an­sie­dad y preo­cu­pa­ción. ¿Na­ce­rá sano? ¿Te­ne­mos su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra afron­tar los gas­tos ex­tra? ¿Se­re­mos bue­nas ma­dres? ¿Có­mo nos or­ga­ni­za­re­mos la vi­da? Na­da­mos en un océano de pre­gun­tas que pue­den lle­gar a aho­gar­nos. De ahí la im­por­tan­cia de crear nue­vos há­bi­tos. Pa­ra ca­na­li­zar es­te ex­ce­so de in­quie­tud, el ejer­ci­cio re­sul­ta de lo más útil. Tal vez val­ga la pe­na dar­nos un pa­seo ca­da día, o ex­plo­rar el yo­ga pa­ra em­ba­ra­za­das. Com­par­tir nues­tras ex­pe­rien­cias con otras mu­je­res en­cin­tas re­sul­ta im­pa­ga­ble. Tam­bién pue­de ayu­dar to­mar con fre­cuen­cia pe­que­ñas can­ti­da­des de co­mi­da, da­do que las caí­das en el ni­vel de azú­car en san­gre pue­den acre­cen­tar los cam­bios de hu­mor. Se­gún re­co­mien­dan los gi­ne­có­lo­gos, du­ran­te los pró­xi­mos me­ses re­sul­ta im­por­tan­te evi­tar pes­ca­dos con al­tos ni­ve­les de mercurio, co­mo la ca­ba­lla, el atún o el pez es­pa­da. Tam­bién es pre­fe­ri­ble re­nun­ciar a los em­bu­ti­dos, in­clui­do el ja­món, pues po­drían con­te­ner lis­te­ria, una bac­te­ria que po­dría po­ner en ries­go al be­bé. Y por su­pues­to, li­mi­tar al má­xi­mo la in­ges­ta de ca­fé y de al­cohol. Si nues­tro pe­so se en­con­tra­ba den­tro de lo nor­mal an­tes de la con­cep­ción, su­gie­ren que en­gor­de­mos co­mo mu­cho has­ta 15 kg más. En­tre los ajus­tes cor­po­ra­les y la asi­mi­la­ción de to­da es­ta nue­va in­for­ma­ción, ca­si sin dar­nos cuen­ta al­can­za­mos el se­gun­do tri­mes­tre. Los cam­bios se si­guen su­ce­dien­do, y co­bra­mos una nue­va di­men­sión. Pe­se a re­sis­tir du­ran­te días, fi­nal­men­te nues­tros pan­ta­lo­nes ha­bi­tua­les nos pre­sen­tan su di­mi­sión. Así, nos ve­mos obli­ga­das a en­trar en el

su­ge­ren­te uni­ver­so de los pan­ta­lo­nes con go­ma elás­ti­ca. Ade­más, pa­re­ce que to­das las con­ver­sa­cio­nes que man­te­ne­mos gi­ran al­re­de­dor de nues­tra ca­da vez más abul­ta­da ba­rri­ga. Co­mo si de un imán se tra­ta­ra, atrae a pro­pios y a ex­tra­ños. Sor­pren­den­te­men­te, nos sen­ti­mos ra­dian­tes y lle­nas de ener­gía. De re­pen­te la gen­te nos son­ríe por la ca­lle y nos ce­den el asien­to en el me­tro y el au­to­bús. El ni­vel de aten­ción pue­de re­sul­tar has­ta abrumador. Lle­ga­dos a es­te pun­to, re­sul­ta fun­da­men­tal re­cor­dar que el mun­do no gi­ra a nues­tro al­re­de­dor… por mu­cho que no­so­tras nos es­te­mos trans­for­man­do en un au­tén­ti­co pla­ne­ta. Es un mo­men­to crí­ti­co, de ahí la im­por­tan­cia de ale­jar de vez en cuan­do el fo­co de aten­ción de nues­tro abul­ta­do om­bli­go y cen­trar­lo en cui­dar e in­tere­sar­nos por las per­so­nas de nues­tro al­re­de­dor. Sin du­da, la me­jor ma­ne­ra de so­bre­vi­vir al em­ba­ra­zo es apren­der a li­diar con mu­cha cal­ma con los cons­tan­tes cam­bios de sen­ti­do del hu­mor. Re­sul­ta cla­ve in­cluir a nues­tra pa­re­ja en el via­je que ex­pe­ri­men­ta­mos. Cuan­to más com­pren­da lo que sen­ti­mos, me­jor nos po­drá apo­yar. Y an­te la aven­tu­ra, re­sul­ta mu­cho más efi­caz te­ner al la­do a un cóm­pli­ce que a un enemi­go. En es­te es­ce­na­rio, la co­mu­ni­ca­ción es la pro­ta­go­nis­ta. Y la pa­cien­cia, la me­jor ac­triz se­cun­da­ria. Al lle­gar al quin­to mes, las náu­seas han que­da­do atrás, al igual que los ta­co­nes. Al­re­de­dor de las 20 se­ma­nas es muy pro­ba­ble que sin­ta­mos por pri­me­ra vez mo­ver­se a nues­tro be­bé.

Es un mo­men­to tan emo­cio­nan­te co­mo ex­tra­ño. “Al­guien es­tá dan­do pa­ta­das den­tro de mí”. Ter­cer tri­mes­tre Pa­so a pa­so, avan­za­mos ha­cia el ter­cer y úl­ti­mo tri­mes­tre de nues­tro via­je. La mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal en la que nos he­mos mon­ta­do si­gue su fre­né­ti­co cur­so, al igual que el de­sa­rro­llo del be­bé. Al po­co, lle­ga el mo­men­to de pre­pa­rar la ca­nas­ti­lla por si el par­to se ade­lan­ta. Por si fue­ra po­co, a mu­chas nos in­va­de una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de lim­piar y or­ga­ni­zar to­da la ca­sa. Es el re­sul­ta­do del de­no­mi­na­do sín­dro­me del ni­do, el ins­tin­to que nos lle­va a de­jar­lo to­do pre­pa­ra­do pa­ra la lle­ga­da del be­bé. A me­di­da que avan­zan los días va­mos per­dien­do la ener­gía que ha­bía­mos re­cu­pe­ra­do du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre y el can­san­cio nos pa­sa fac­tu­ra. En los úl­ti­mos me­ses de via­je apa­re­cen nue­vos vi­si­tan­tes, y no to­dos ellos son bien­ve­ni­dos. En­tre ellos des­ta­can el cons­tan­te do­lor de es­pal­da, la in­co­mo­di­dad per­ma­nen­te y la ne­ce­si­dad de vi­si­tar el la­va­bo con una fre­cuen­cia in­dig­na. Eso sin ol­vi­dar la aci­dez que nos con­su­me tras ca­da co­mi­da y nues­tros re­no­va­dos an­da­res, pe­sa­dos y tam­ba­lean­tes. Ha­cia la se­ma­na 36, el be­bé sue­le co­lo­car­se en la po­si­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra su na­ci­mien­to. Con­vie­ne au­men­tar el re­po­so y re­pa­sar nues­tros pla­nes pa­ra su pró­xi­ma lle­ga­da. Los días se ha­cen eter­nos, es­pe­ran­do… y de­ses­pe­ran­do. Los ner­vios nos con­su­men, aten­tas a cual­quier co­na­to de con­trac­ción que nos dé una pis­ta so­bre la prue­ba que se ave­ci­na: el par­to. He­mos es­cu­cha­do mil his­to­rias so­bre él y lo he­mos vis­to en in­fi­ni­dad de pe­lí­cu­las. Aho­ra nos to­ca ex­pe­ri­men­tar­lo en pri­me­ra per­so­na. Em­pie­zan los do­lo­res. Ol­vi­da­mos las ins­truc­cio­nes y co­rre­mos al hos­pi­tal. El ni­vel de an­sie­dad au­men­ta, al igual que el mie­do a lo que se ave­ci­na.

En es­te mo­men­to, po­de­mos op­tar por ce­der a la ten­sión y des­car­gar­la so­bre nues­tra pa­re­ja o aque­llos que nos acom­pa­ñan, o apos­tar por re­la­jar­nos y tra­tar de cen­trar­nos en el ob­je­ti­vo de to­do es­te pro­ce­so: co­no­cer a la per­so­ni­ta que lle­va­mos den­tro. De ahí la im­por­tan­cia de de­di­car tiem­po y es­pa­cio a ges­tio­nar me­jor las emo­cio­nes ex­te­nuan­tes que nos em­bar­gan, apren­dien­do a re­la­ti­vi­zar­las. No nos que­da más re­me­dio que con­fiar en la na­tu­ra­le­za. Lle­ga­do el mo­men­to, nos su­gie­re in­yec­tar­nos la epi­du­ral a tra­vés de una je­rin­gui­lla que pa­re­ce más ap­ta pa­ra gi­gan­tes que pa­ra hu­ma­nos.

Al po­co nos ve­mos en una po­si­ción muy po­co fa­vo­re­ce­do­ra, con va­rias per­so­nas pu­lu­lan­do a nues­tro al­re­de­dor. Pe­ro en ese ins­tan­te to­do nos da igual. Te­ne­mos que em­pu­jar. Has­ta que­dar­nos sin alien­to. Es en­ton­ces cuan­do su­ce­de. Co­mo si de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción se tra­ta­se, oí­mos un so­ni­do ines­pe­ra­do. Al mo­men­to nos po­nen en­ci­ma a ese di­mi­nu­to ser, ex­tra­ña­men­te ca­len­ti­to. Y se des­pier­ta en nues­tro in­te­rior al­go que no ha­bía­mos sen­ti­do an­tes. Una ex­plo­si­va mez­cla de ter­nu­ra, in­quie­tud, sor­pre­sa, ale­gría, can­san­cio y mu­cho, mu­cho asom­bro. Aca­ba­mos de en­trar en el club de las ma­dres, del que se­re­mos so­cias vi­ta­li­cias. Bien­ve­ni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.