SÍ PUE­DES

La Vanguardia - ES - - EN FORMA - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es

A ve­ces con­ta­mos men­ti­ri­ji­llas pa­ra no ha­cer da­ño a los que que­re­mos. ¿Es un buen ca­mino? Ra­mi­ro Ca­lle da su pa­re­cer

PREGUNTA Soy se­gui­dor de su es­pa­cio. Vi­vo en pa­re­ja des­de ha­ce ca­tor­ce años, con un hi­jo de cua­tro años. El pro­ble­ma es que mi mu­jer se que­dó en pa­ro y des­de en­ton­ces nos mien­te en ca­si to­das las fa­ce­tas de su vi­da. In­clu­so se in­ven­ta tra­ba­jos fal­sos. Ne­ce­si­to su sa­bio con­se­jo. Gra­cias. RES­PUES­TA Gra­cias por se­guir la sec­ción y por ha­cer­me es­ta con­fi­den­cia, que si bien no apor­ta mu­chos da­tos, no de­ja de ser con­ci­sa. To­da pa­re­ja es, y aun­que sea un tó­pi­co, un uni­ver­so pro­pio, que con el tiem­po mu­chas ve­ces se con­vier­te en un es­ce­na­rio de cla­ros­cu­ros, que tie­ne más lu­ces que som­bras o más som­bras que lu­ces, pe­ro en don­de es ne­ce­sa­rio ve­lar por man­te­ner un víncu­lo afec­ti­vo sano, al­go que no es na­da fá­cil. Co­mo re­sal­to en mis obras al res­pec­to, un víncu­lo afec­ti­vo es más sano si es­tá ba­sa­do en la to­le­ran­cia, el res­pe­to, la con­fian­za, la ve­ra­ci­dad, la com­pren­sión, la in­dul­gen­cia y, por su­pues­to, el ge­nuino amor; es tam­bién más sano cuan­to más li­be­ra­do es­tá de ma­ni­pu­la­cio­nes, pre­sio­nes, exi­gen­cias, re­pro­ches, afán des­me­di­do de po­se­sión, celos, im­po­si­cio­nes y os­cu­ran­tis­mo. En to­do víncu­lo afec­ti­vo sano hay que sa­ber res­pe­tar los tres es­pa­cios: el tu­yo, el mío y el nues­tro, y evi­tar con­duc­tas en las que sur­ja el yo do­mi­nan­te o el yo de­pen­dien­te. Cons­truir un víncu­lo afec­ti­vo sano no es na­da sen­ci­llo y re­quie­re una óp­ti­ma dis­po­ni­bi­li­dad por par­te de am­bos miem­bros de la pa­re­ja. Con el pa­so del tiem­po pue­de ir­se en­ra­re­cien­do la at­mós­fe­ra de la pa­re­ja y co­men­zar a sur­gir agu­je­ros y di­fi­cul­ta­des, que si no se ata­jan pue­den ir per­pe­tuán­do­se. No sé has­ta qué pun­to su es­po­sa ex­tien­de las men­ti­ras a dis­tin­tos ám­bi­tos o sólo a los que más tie­nen que ver con el tra­ba­jo. Us­ted di­ce que a to­das las fa­ce­tas de su vi­da, y si es así quie­re de­cir que ha he­cho de la men­ti­ra su pro­ce­der ha­bi­tual. En la ma­yo­ría de las pa­re­jas se da lo que po­dría­mos lla­mar men­ti­ri­ji­llas, ya sea pa­ra no dis­gus­tar a la otra per­so­na o pa­ra no que­rer po­ner co­sas pro­pias en evi­den­cia. Por otro la­do hay que evi­tar con­duc­tas sim­bió­ti­cas don­de los com­po­nen­tes de la pa­re­ja no ten­gan nin­gún es­pa­cio, in­te­rior y ex­te­rior, pro­pio. Pe­ro otra co­sa es men­tir de for­ma ha­bi­tual. ¿Ha­brá co­men­za­do a men­tir al no en­con­trar tra­ba­jo? Qui­zá em­pe­zó a en­ga­ñar­les sólo en la par­ce­la de lo la­bo­ral pa­ra no acep­tar que no en­con­tra­ba em­pleo o pa­ra amor­ti­guar el he­cho.

UN VÍNCU­LO AFEC­TI­VO ES MÁS SANO CUAN­TO MÁS LI­BE­RA­DO ES­TÁ DE PRE­SIO­NES, EXI­GEN­CIAS, RE­PRO­CHES, PO­SE­SIÓN Y CELOS

Tal vez de­cía que tra­ba­ja­ba por no que­rer desai­rar­les o bien por­que que­ría más tiem­po pa­ra ella. Pe­ro lle­ga­dos a es­te pun­to, y pues­to que us­ted me pi­de un con­se­jo, per­mí­ta­me de­cir­le que ur­ge te­ner una con­ver­sa­ción cla­ra y al mis­mo tiem­po afec­tuo­sa con su mu­jer y ha­cer­le ver que us­ted sa­be de sus con­ti­nua­das men­ti­ras y que eso pue­de ir da­ñan­do gra­ve­men­te la re­la­ción. Hay que ser ecuá­ni­me; pe­ro esa con­ver­sa­ción es im­pres­cin­di­ble. El pro­ble­ma me­du­lar en mu­chas pa­re­jas es que se pier­de la ne­ce­sa­ria co­mu­ni­ca­ción. No se de­jen lle­var por un diá­lo­go ego­cén­tri­co y des­truc­ti­vo, sino por uno na­ci­do de la com­pren­sión. Tra­ten de ser cons­truc­ti­vos.

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.