¡Mú­si­ca, ci­ber­maes­tro!

Cuan­do nos plan­tea­mos apren­der a to­car un ins­tru­men­to so­le­mos pen­sar en ir a una es­cue­la pre­sen­cial de mú­si­ca, pe­ro lo cier­to es que in­ter­net ofre­ce un sin­fín de re­cur­sos y he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo en lí­nea. Des­de re­ci­bir cla­ses con profesores a mi­les de

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Mau­ri­cio Sa­li­nas

Des­de ha­ce po­co más de un año, Juan Pa­blo vuel­ve a ir a la uni­ver­si­dad. Aun­que es­ta vez no tie­ne na­da que ver con pu­bli­ci­dad ni con li­te­ra­tu­ra, las dos co­sas a las que se de­di­ca pro­fe­sio­nal­men­te. Es­te ma­llor­quín de 49 años asis­te a cla­ses de gui­ta­rra en la Aca­demy of Blue­grass, un cen­tro de en­se­ñan­za mu­si­cal es­pe­cia­li­za­do en el que re­ci­be lec­cio­nes de blue­grass, un es­ti­lo tra­di­cio­nal ame­ri­cano con­si­de­ra­do el ori­gen del country. De ado­les­cen­te, con al­gún ami­go ha­bía apren­di­do cua­tro acor­des y me­dio, a par­tir de los cua­les en ca­sa, con mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción y de for­ma au­to­di­dac­ta, ha­bía ido prac­ti­can­do y pro­gre­san­do. Pe­ro lue­go, co­mo le pa­sa a mu­cha gen­te, apar­có el ins­tru­men­to du­ran­te años has­ta que, no ha­ce mu­cho, le vol­vió a pi­car el gu­sa­ni­llo. En­ton­ces, em­pe­zó a bus­car sin éxi­to lu­ga­res en los que ir a cla­se. “En Es­pa­ña no hay profesores. Ten­go com­pa­ñe­ros que to­can el ba­jo o la man­do­li­na es­ti­lo blue­grass y han te­ni­do que ir­se a Es­ta­dos Uni­dos a ha­cer se­mi­na­rios y cur­sos”, co­men­ta Juan Pa­blo Ca­ja. Así es que, em­pe­ña­do co­mo es­ta­ba en apren­der, op­tó por pre­gun­tar­le a Goo­gle y fue así co­mo des­cu­brió una aca­de­mia vir­tual (Ar­tist­works.com/ blue­grass-les­sons). Los nú­me­ros uno, a buen pre­cio A cam­bio de una cuo­ta men­sual, Juan Pa­blo tie­ne ac­ce­so a un cur­so en lí­nea en for­ma­to ví­deo. Sue­len ser lec­cio­nes cor­tas, de en­tre 5 y 10 mi­nu­tos, muy seg­men­ta­das por te­mas y ni­ve­les. “Las cla­ses te las im­par­ten los nú­me­ro uno de ca­da ins­tru­men­to. Por ejem­plo, de pro­fe­sor de gui­ta­rra ten­go a Br­yan Sutton, la má­xi­ma au­to­ri­dad en el mun­do en blue­grass aho­ra mis­mo”, ase­gu­ra or­gu­llo­so es­te afi­cio­na­do. Ca­da cier­to tiem­po, ade­más, in­ter­cam­bia ví­deos per­so­na­li­za­dos con el pro­fe­sor. “Te pi­den que te gra­bes rea­li­zan­do un ejer­ci­cio con­cre­to y lue­go él te con­tes­ta, co­mo si fue­ra una cla­se par­ti­cu­lar, di­cién­do­te có­mo tie­nes que po­ner la mano, qué ha­ces mal, dán­do­te con­se­jos... Tam­bién te­ne­mos un chat y un fo­ro don­de pre­gun­tar du­das”. A par­tir de cier­to ni­vel, en es­ta aca­de­mia vir­tual pue­des se­guir cur­sos más a me­di­da o tra­ba­jar un as­pec­to con­cre­to, co­mo el acom­pa­ña­mien­to o la im­pro­vi­sa­ción. En ese ca­so, los tu­to­res –siem­pre con ví­deos– guían, orien­tan y man­dan ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos. “La gra­cia es que de es­ta for­ma tie­nes con­tac­to di­rec­to y per­so­na­li­za­do con un pro­fe­sor que es el me­jor en lo su­yo. Y ade­más es más ba­ra­to, por­que un ex­per­to de blue­grass pue­de co­brar­te has­ta 100 dó­la­res (76 eu­ros) la ho­ra. En cam­bio, así son en­tre 15 y 30 al mes”, ex­pli­ca Juan Pa­blo. El se­cre­to se lla­ma YouTu­be Co­mo es­te afi­cio­na­do, ca­da vez son más quie­nes op­tan por apren­der a to­car sin sa­lir de ca­sa... y sin sa­lir de la red: des­de cur­sos gra­tui­tos y de pa­go, has­ta cla­ses con profesores a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia a tra­vés de Sky­pe; pod­cast con lec­cio­nes, PDF mul­ti­me­dia con ví­deos, soft­wa­re a me­di­da y, cla­ro, mi­llo­nes y mi­llo­nes de ví­deos de tu­to­ria­les en YouTu­be, la he­rra­mien­ta es­tre­lla pa­ra apren­der ca­si cual­quier co­sa por cuen­ta pro­pia y un po­zo sin fon­do de ver­da­de­ra ins­pi­ra­ción mu­si­cal. “En YouTu­be es­tá to­do –ex­pli­ca Ma­rio Gi­mé­nez, un chi­co ma­dri­le­ño de 16 años, que en su ha­bi­ta­ción va sa­can­do có­mo to­car las can­cio­nes de sus gru­pos pop fa­vo­ri­tos a gui­ta­rra, co­mo Mal­di­ta Ne­rea–. Sólo tie­nes que escribir el nom­bre de la can­ción que te gus­ta y gui­ta­rra y al mo­men­to te apa­re­cen ví­deos de gen­te que te en­se­ña có­mo ha­cer­lo. Si no aca­bo de en­ten­der el ví­deo que he es­co­gi­do, pues bus­co más, has­ta que dé con uno que me re­suel­va las du­das. Los mi­ro un mon­tón de ve­ces, has­ta que pi­llo el rit­mo y me sa­le la can­ción. Si des­pués de pro­bar­lo mu­cho veo que no lo logro, prue­bo con otro te­ma, por­que hay al­gu­nas can­cio­nes que sé que no me van a sa­lir, ya que no ten­go los co­no­ci­mien­tos ni la téc­ni­ca”. “An­tes –ex­pli­ca Juan Pa­blo Ca­ja– te­nías al tí­pi­co ami­go que ha­bía sa­ca­do de oí­do una can­ción de Bob Dy­lan y te en­se­ña­ba los acor­des en ca­sa. Aho­ra es co­mo te­ner eso cons­tan­te­men­te en YouTu­be, con mon­to­nes de per­so­nas que de ma­ne­ra al­truis­ta y ge­ne­ro­sa com­par­ten sus co­no­ci­mien­tos”. Ga­ra­geBand Aun­que es el más po­pu­lar, el ci­ta­do ca­nal de ví­deos no es la úni­ca fuente. Tam­bién están, por ejem­plo, las lec­cio­nes a tra­vés de Ga­ra­geBand, un pro­gra­ma desa­rro­lla­do por Ap­ple, que vie­ne de se­rie con sus or­de­na­do­res y que per­mi­te crear y gra­bar te­mas, y ade­más des­car­gar lec­cio­nes de piano y gui­ta­rra, des­de ni­vel bá­si­co has­ta avan­za­do –y de pa­go– que te im­par­ten profesores de la ta­lla de Sting, No­rah Jo­nes o OneRe­pu­blic. Otra op­ción ca­da vez más po­pu­lar es Sky­pe; del mis­mo mo­do que ca­da vez hay más profesores de idio­mas a dis­tan­cia, tam­bién los hay de mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.