PAJARITAS PA­RA TO­DOS

Ya no es úni­ca­men­te el acom­pa­ñan­te fiel del es­mo­quin o el dis­tin­ti­vo del ofi­cio de ca­ma­re­ro. La pa­ja­ri­ta es un re­cur­so de mo­da que quie­nes sa­ben mar­car ten­den­cia com­bi­nan tam­bién con jer­séis de pi­co, tweeds ajus­ta­dos o cár­di­gans. O con lo que sea

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Jor­di Play

Lo más ha­bi­tual es lla­mar­la pa­ja­ri­ta. Pe­ro tam­bién se co­no­ce con el nom­bre de hu­mi­ta, mo­ño, cor­ba­ta de mo­ño, bow-tie (en in­glés), noeuds pa­pi­llons (en fran­cés), cor­ba­tín o cor­ba­ta de la­zo, que es en reali­dad el ape­la­ti­vo más co­rrec­to o, co­mo mí­ni­mo, el pri­me­ro usa­do en Es­pa­ña pa­ra re­fe­rir­se a esa pie­za de te­la de dos ex­tre­mos que se anu­dan al­re­de­dor del cue­llo con un nu­do que pa­re­ce una pa­ja­ri­ta de pa­pel y que se pu­so de mo­da a fi­na­les del si­glo XVII y prin­ci­pios del XVIII. Le de­mos el nom­bre que le de­mos, lo cu­rio­so es que es­te ac­ce­so­rio que pa­re­cía te­ner los días o, co­mo mí­ni­mo, las oca­sio­nes con­ta­das por re­ser­var­se tra­di­cio­nal­men­te a la ves­ti­men­ta for­mal, al tra­je, al es­mo­quin (ca­si siem­pre com­bi­na­do con cha­le­co de sas­tre), se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en un im­pres­cin­di­ble en el fon­do de ar­ma­rio de los trendsetters. Ellos, quie­nes se en­car­gan de es­ta­ble­cer las ten­den­cias ve­ni­de­ras, la han vuel­to a po­ner de mo­da. Y más allá de com­bi­nar la cor­ba­ta de la­zo con la DBJ ( dou­ble breas­ted jac­ket o cha­que­ta cru­za­da), que es con lo que me­jor ca­sa, la vis­ten con jer­séis con cue­llo de pi­co, la lle­van con tweeds ajus­ta­dos o cár­di­gans… y re­ma­tan esa ima­gen a me­dio ca­mino en­tre la ex­tre­ma for­ma­li­dad y la es­té­ti­ca más cool con es­ti­li­za­dos zapatos ti­po Ox­ford. Una nue­va vi­da pa­ra un com­ple­men­to cu­yo ori­gen se re­mon­ta al si­glo XVII, cuan­do los mer­ce­na­rios croa­tas se pre­sen­ta­ron an­te el rey Luis XIII con la aber­tu­ra del cue­llo de su ca­mi­sa uni­da con un la­zo (una es­pe­cie de bu­fan­da). Esa idea se im­pu­so más tar­de co­mo una ele­gan­te for­ma­li­dad en­tre la cor­te de Luis XIV, que la de­no­mi­nó cra­vat y, tras evo­lu­cio­nar ese la­zo ori­gi­nal en for­ma y ta­ma­ño has­ta las ac­tua­les pajaritas y cor­ba­tas (en reali­dad se des­co­no­ce si el la­zo de los croa­tas de­ri­vó en cor­ba­ta de la­zo y cor­ba­ta, o si pri­me­ro dio lu­gar a la cor­ba­ta de la­zo y es­ta a su

1 Pa­ja­ri­ta en to­nos gri­ses de San­ta Eu­la­lia, re­ser­va­da pa­ra aque­llos que con­tro­lan a la per­fec­ción el nu­do

2 Se­da co­lor y fan­ta­sía pa­ra re­ma­tar un look atre­vi­do. Una pro­pues­ta pa­ra San­ta Eu­la­lia

3 El to­que áci­do que man­da es­ta tem­po­ra­da tam­bién ha lle­ga­do a las pajaritas 4 De Tom Ford, en dos to­nos bá­si­cos pe­ro con un efec­to lla­ma­ti­vo y en la me­jor se­da ES- 16 DE MAR­ZO DEL 2013

10

11 5 Los mo­ti­vos flo­ra­les tam­bién tie­nen ca­bi­da en los di­se­ños más atre­vi­dos de Tom Ford

1

12

19

20 6 La mis­ma ver­sión que Tom Ford pre­sen­ta pa­ra gen­te atre­vi­da pe­ro en otros to­nos

2

10

3

13

21

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.