MER­CA­DOS Y TUM­BAS

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Los aman­tes de las eti­que­tas tu­rís­ti­cas sa­brán que a Za­greb la lla­man la pe­que­ña Viena; si bien el ad­je­ti­vo sólo se ajus­ta­ría a una de sus mi­ta­des, ya que la par­te al­ta tie­ne un cla­ro sa­bor me­die­val y la ba­ja abun­da en pa­la­cios mo­der­nis­tas y edi­fi­cios con pre­ten­sio­nes. En cual­quier ca­so, Za­greb se­ño­rea la re­gión de la Pa­no­nia des­de los si­glos XI y XIII, mo­men­to en que al­can­zó su má­xi­mo de­sa­rro­llo an­tes de su­frir una de­vas­ta­do­ra in­va­sión tár­ta­ra en el año 1242. La des­truc­ción no cam­bió el ho­ri­zon­te de la ciu­dad, siem­pre do­mi­na­do por las fron­das de los mon­tes Med­ved­ni­ca. Por el otro la­do, el río Sava, que per­fi­la el urbanismo de Za­greb.

Uno de los atrac­ti­vos que en­se­gui­da lla­ma la aten­ción del vi­si­tan­te es el mer­ca­do Do­lac, abier­to sólo por las ma­ña­nas. Ba­jo sus ca­rac­te­rís­ti­cas som­bri­llas ro­jas, pa­sean de­ce­nas y de­ce­nas de tu­ris­tas. Aquí se su­ce­den los pues­tos de ropa, las flo­res y los ali­men­tos, ex­pues­tos co­mo si fue­ran los cua­dros de una mues­tra pic­tó­ri­ca. Mien­tras, a lo le­jos des­ta­can las aris­tas neo­gó­ti­cas de la ca­te­dral de Sve­ti St­je­pan o San Es­te­ban, si­tua­da en el ba­rrio Kap­tol. En su in­te­rior re­po­sa el cuer­po del car­de­nal Ste­pi­nac, muy con­tro­ver­ti­do por su su­pues­ta co­la­bo­ra­ción con los na­zis.

Si los pro­duc­tos a la ven­ta en Do­lac no nos han se­du­ci­do del to­do, es po­si­ble que lo ha­gan las tien­das de an­ti­güe­da­des y las bou­ti­ques de lu­jo de la ca­lle Tkal­ci­ce­va, una de la más ani­ma­das de la ciu­dad, fá­cil de dis­tin­guir por los to­nos pas­tel y las flo­res en los al­féi­za­res que le pres­tan su co­lor. En la mis­ma zo­na, me­re­ce la pe­na en­trar en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Za­greb, don­de en­tre otras cu­rio­si­da­des se con­ser­va la mo­mia de Agram. Es­te per­so­na­je se en­con­tra­ba en­vuel­to en ven­das de lino lle­nas de inscripciones etrus­cas, tan abun­dan­tes que per­mi­tie­ron re­cons­truir el al­fa­be­to de es­ta ci­vi­li­za­ción pre­cur­so­ra de los ro­ma­nos. En otra vitrina, tam­bién se ex­hi­ben los res­tos del hombre de Nean­der­tal, ha­lla­do en Kra­pi­na. Y ya que ha­bla­mos de di­fun­tos famosos, tal vez nos in­tere­se dar una vuel­ta por el ce­men­te­rio de Mi­ro­goj, un es­pa­cio di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Her­man Bo­llé, con una se­rie de ar­ca­das neo­rre­na­cen­tis­tas y 20 cú­pu­las con­ce­bi­das co­mo ga­le­rías de ar­te en un es­pa­cio abier­to. Pa­ra los mi­tó­ma­nos, hay que se­ña­lar que en es­te re­co­no­ci­do cam­po san­to se en­cuen­tra la tum­ba del ba­lon­ces­tis­ta Dra­zen Pe­tro­vic. Lue­go, an­tes de afron­tar la ani­ma­da no­che de Za­greb, se pue­de op­tar por una ce­na en al­guno de los res­tau­ran­tes con te­rra­za de la Stross­ma­yer Pro­me­na­de, pun­to des­de el que se apre­cia la di­fe­ren­cia en­tre la ciu­dad nue­va que no ce­sa de cre­cer y la be­lla ciu­dad mo­nu­men­tal.

Al la­do, las ar­ca­das neo­rre­na­cen­tis­tas del ce­men­te­rio de Mi­ro­goj Aba­jo a la iz­quier­da, una vis­ta aé­rea del cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad So­bre es­tas lí­neas, la ca­lle Tkal­ci­ce­va, don­de abun­dan las bou­ti­ques de lu­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.