LAS FO­TOS AN­TI­GUAS

Po­cos di­rec­to­res de ci­ne se arries­gan a aden­trar­se tan aden­tro de las emo­cio­nes hu­ma­nas co­mo es­te ma­llor­quín acla­ma­do por la crí­ti­ca eu­ro­pea y al que el éxi­to le lle­gó con Pa ne­gre DE AGUS­TÍ VI­LLA­RON­GA

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Es ca­si me­dio­día. El sol se cue­la ge­ne­ro­so por los ven­ta­na­les del pi­so en el que vi­ve es­te ma­llor­quín. Abre la puer­ta, en­tre tí­mi­do y cu­rio­so, se di­ri­ge al sa­lón, se en­cien­de un ci­ga­rri­llo y el hu­mo co­mien­za a di­bu­jar for­mas que que­dan im­pre­sio­na­das en el ai­re. Al echar un vis­ta­zo al­re­de­dor, se tie­ne la sen­sa­ción de que se ha co­la­do en el es­ce­na­rio de al­gu­na pe­lí­cu­la: li­bros amon­to­na­dos, car­te­les de ci­ne, una enor­me me­sa con fru­ta des­pa­rra­ma­da. Mu­ñe­cos. El bus­to de Go­ya a la me­jor pe­lí­cu­la por Pa ne­gre. Luz. En­ton­ces, Agus­tí Vi­lla­ron­ga (Pal­ma, 1953) se­ña­la dos pe­que­ñas fo­tos en blan­co y ne­gro que re­po­san so­bre la me­sa en las que un cha­val de ape­nas 14 o 15 años vis­te de mi­li­tar. “Es mi pa­dre. A los 13 años lo pes­ca­ron y lo man­da­ron a lu­char en la gue­rra”, nos cuen­ta. La his­to­ria de tan­tas fa­mi­lias es­pa­ño­las. Las co­ge y las mi­ra con ca­ri­ño. “Me han acom­pa­ña­do siem­pre y me gus­ta lle­var­las allí don­de voy. Mi pa­dre ha si­do una per­so­na muy im­por­tan­te en mi vi­da y tam­bién en mi ca­rre­ra”. Las fo­tos están en un par de mar­cos, co­lo­ri­dos, a los que se les no­ta que tam­bién tie­nen vi­da. Ha­ce un tiem­po hi­cie­ron in­clu­so un cameo en una es­ce­na de la pe­lí­cu­la El mar (2000), di­ri­gi­da por Vi­lla­ron­ga y ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Blai Bo­net. “Hay un mo­men­to en que uno de los dos chi­cos pro­ta­go­nis­tas, Ra­ma­llo, en­tra en el ba­ño y mi­ra unas fo­tos del pa­sa­do de otro de los per­so­na­jes

del fil­me, Eu­ge­nio. Las fo­tos están en es­tos mar­cos”. “A mi pa­dre el ci­ne le chi­fla­ba . Co­lec­cio­na­ba cro­mos de ac­to­res del mo­men­to, guar­da­ba re­cor­tes de re­vis­tas y dia­rios en los que sa­lían co­sas de pe­lí­cu­las. E in­clu­so es­cri­bía pe­que­ñas re­se­ñas que lue­go re­par­tía por la ca­lle. Con él, de ni­ño, me gus­ta­ba ju­gar con las ca­jas de las ce­ri­llas que ve­nían di­bu­ja­das y que gi­rá­ba­mos co­mo si fue­ran pe­li­cu­li­tas”, re­me­mo­ra. Cuen­ta Vi­lla­ron­ga que no re­cuer­da cuán­do to­mó la de­ci­sión de que iba a de­di­car­se a es­te ar­te. A los 14 años se lo co­mu­ni­có a su pa­dre, que lo alen­tó a ello. A los 17 man­dó una car­ta al Cen­tro de Ci­ne­ma­to­gra­fía de Ros­se­lli­ni, en Roma, por­que que­ría es­tu­diar allí: lo re­cha­za­ron por ser de­ma­sia­do jo­ven. En­ton­ces em­pe­zó a ha­cer de ac­tor. Y tam­bién es­tu­dió Geo­gra­fía e His­to­ria, por en­ton­ces no exis­tían es­tu­dios de ci­ne. Las su­yas son his­to­rias de au­tor, con per­so­na­jes ator­men­ta­dos y guio­nes a ve­ces mis­te­rio­sos o claus­tro­fó­bi­cos, en los que se aden­tra en las emo­cio­nes. Di­ce que no le da mie­do ex­po­ner sus pe­lí­cu­las. “En­ca­jas lo que te di­cen y acep­tas que no eres Or­son We­lles. Y apren­des. Me da mu­cho más mie­do la crí­ti­ca per­so­nal, ex­po­ner­me yo. Es una co­sa ex­tra­ña, pe­ro me afec­ta más que al­guien ha­ble mal de mí que de mi ci­ne”.

Tex­to Cris­ti­na Sáez Fo­tos Kim Man­re­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.