en jue­go

CAR­TAS DEL PA­SA­DO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

No hay jue­gos eter­nos. Los que están de mo­da du­ran un tiem­po y des­pués des­apa­re­cen to­tal­men­te de­jan­do pa­so a una va­rian­te más exi­to­sa o que res­pon­da más a las cos­tum­bres del mo­men­to. Eso ha pa­sa­do des­de siem­pre y en to­das las so­cie­da­des y, por eso, po­de­mos en­con­trar­nos con pa­sa­tiem­pos que fue­ron do­cu­men­ta­dos en su épo­ca y que lue­go que­da­ron en­te­rra­dos por nue­vas modas o pro­pues­tas más ela­bo­ra­das. Es­te es el ca­so de Cul­bas, o Cul-bas, un jue­go de nai­pes que en Fran­cia tu­vo cier­to re­nom- bre du­ran­te unos cuan­tos si­glos y que ac­tual­men­te es to­tal­men­te des­co­no­ci­do. Una de las pri­me­ras des­crip­cio­nes del jue­go se en­cuen­tra en La mai­son des jeux aca­dé­mi­ques, una obra edi­ta­da en Pa­rís en 1658, que se pue­de con­sul­tar a tra­vés de in­ter­net. La me­cá­ni­ca es sen­ci­lla y muy ade­cua­da pa­ra una tar­de fa­mi­liar con los ni­ños. Ne­ce­si­ta­rán una ba­ra­ja y fi­chas pa­ra apos­tar, que pue­den ser le­gum­bres o pie­zas de cual­quier otro jue­go. Si par­ti­ci­pan cin­co o seis ju­ga­do­res, se jue­ga con la ba­ra­ja en­te­ra. Si hay tres o cua­tro par­ti­ci­pan­tes, se usa una ba­ra­ja con sólo trein­ta y dos car­tas. Se ba­ra­jan las car­tas, se re­par­ten cin­co a ca­da uno y se de­jan ocho bo­ca arri­ba. El res­to se de­ja bo­ca aba­jo y no se uti­li­za­rá du­ran­te aque­lla ron­da. To­dos los ju­ga­do­res apues­tan una fi­cha que re­co­ge­rá quien ha­ya re­par­ti­do. Si al­gún par­ti­ci­pan­te ha re­ci­bi­do cua­tro car­tas igua­les, las tie­ne que de­vol­ver al re­par- ti­dor, que las de­ja­rá ba­jo la pi­la de car­tas y le da­rá cua­tro nue­vas. El ju­ga­dor que ha re­par­ti­do em­pie­za y ti­ra una car­ta em­pa­re­ján­do­la con una del mis­mo nú­me­ro de las que hay so­bre la me­sa (no im­por­ta el co­lor del nai­pe, ni hay una pun­tua­ción di­fe­ren­te en fun­ción del nú­me­ro que ten­gan). Des­pués se pa­sa el turno al ju­ga­dor de su de­re­cha. Si un ju­ga­dor tie­ne tres nai­pes del mis­mo nú­me­ro y el cuar­to es­tá bo­ca arri­ba, for­ma un gru­po con las cua­tro car­tas. Pe­ro si un ju­ga­dor no pue­de ti­rar nin­gu­na, por­que no ca­be la po­si­bi­li­dad, se di­ce que ha­ce Cul­bas, y to­das las car­tas que tie­ne en la mano las de­ja bo­ca arri­ba en la me­sa y pa­sa has­ta que se vuel­va a re­par­tir. Ga­na la ron­da el pri­mer ju­ga­dor que ha con­se­gui­do apa­re­jar to­das las car­tas que tie­ne en la mano. El ga­na­dor se que­da­rá to­das las fi­chas apos­ta­das. Des­pués se ha­ce una nue­va ron­da. Re­par­te el ju­ga­dor de la de­re­cha de quien lo ha­ya he­cho an­te­rior­men­te. La par­ti­da se aca­ba cuan­do to­dos los par­ti­ci­pan­tes han si­do re­par­ti­do­res una vez. Si to­dos los ju­ga­do­res ha­cen Cul­bas, la ron­da se aca­ba sin ga­na­dor y el bo­te de la apues­ta se de­ja pa­ra la si­guien­te ron­da.

EL CUL­BAS ES UN JUE­GO DE CAR­TAS QUE EN FRAN­CIA TU­VO CIER­TO RE­NOM­BRE DU­RAN­TE UNOS CUAN­TOS SI­GLOS

La me­cá­ni­ca ori­gi­nal tie­ne una re­la­ción de­ma­sia­do di­rec­ta con el azar, y es­to pue­de ha­cer que se pier­da el in­te­rés rá­pi­da­men­te. Pe­ro, si quie­ren, pue­den en­ri­que­cer­lo ha­cien­do, por ejem­plo, que ca­da vez que un par­ti­ci­pan­te no pue­da for­mar una pa­re­ja, es­co­ja en­tre ha­cer un Cul­bas de­jan­do sólo una car­ta bo­ca arri­ba y pa­gan­do una fi­cha o ti­rar­las to­das de gol­pe, pa­gan­do tam­bién sólo una fi­cha. O tam­bién pue­den ju­gar sólo con los nú­me­ros que sean ne­ce­sa­rios (del 1 al 6 pa­ra tres ju­ga­do­res, del 1 al 7 por cua­tro, has­ta el 8 con cin­co y has­ta el 9 con seis ju­ga­do­res). De es­ta ma­ne­ra no que­da­rán car­tas sin em­pa­re­jar y el jue­go tie­ne un pun­to adi­cio­nal de es­tra­te­gia. Es­ta tar­de ha­gan una prue­ba con la ver­sión tra­di­cio­nal y con la va­rian­te que les he pro­pues­to. Des­pués de un par de par­ti­das pa­sa­rá a ser un clá­si­co de sus jue­gos fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.