AC­TI­TUD AL­TER­NA­TI­VA

La ali­men­ta­ción, edu­ca­ción y me­di­ci­na fue­ra de lo es­ta­ble­ci­do atraen ca­da vez a más gen­te. Pe­ro, mien­tras al­gu­nos se in­tere­san sólo por par­ce­las del lla­ma­do “mun­do al­ter­na­ti­vo”, otros se zam­bu­llen en él ca­si co­mo si de una nue­va re­li­gión se tra­ta­se

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Eva Mi­llet

En un fo­ro de in­ter­net so­bre vi­da al­ter­na­ti­va, al­guien lla­ma­do Kue­ki­rín lan­za su men­sa­je: cuen­ta que lle­va tiem­po desa­rro­llan­do una se­rie de plan­tea­mien­tos al­ter­na­ti­vos (“co­mo la fi­lo­so­fía ve­ga­na, el con­su­mo res­pon­sa­ble, el tu­ris­mo so­li­da­rio, el boi­cot a mul­ti­na­cio­na­les y ban­cos, la cul­tu­ra li­bre y la co­mu­ni­ca­ción con em­pa­tía”) y, en con­se­cuen­cia, quie­re adop­tar “un mo­do de vi­da lo más in­de­pen­dien­te po­si­ble de los es­que­mas de la so­cie­dad de con­su­mo y men­ti­ras en que vi­vi­mos in­mer­sos”. Su nue­vo plan in­clui­rá “unas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les más ple­nas” y una exis­ten­cia “sin ago­bio y sin com­pe­ti­ti­vi­dad”. En­tre otros, pro­po­ne en­cuen­tros al­ter­na­ti­vos don­de po­ner en mar­cha ideas “crea­ti­vas y re­bel­des”, co­mo ce­le­brar par­ti­dos de fút­bol sin com­pe­ti­ti­vi­dad o mon­tar un stand en la ca­lle don­de se re­par­tan abra­zos. Kue­ki­rín as­pi­ra, al­gún día, a in­cor­po­rar­se “a una co­mu­ni­dad al­ter­na­ti­va” pe­ro, por el mo­men­to, quie­re ir ha­cien­do los cam­bios “pro­gre­si­va­men­te”, por lo que bus­ca gen­te in­tere­sa­da en lo que él lla­ma sus “plan­tea­mien­tos y fi­lo­so­fías”. Son mu­chos los que res­pon­den, con en­tu­sias­mo, a su pro­pues­ta. En­tre ellos es­tá Gui­pe­mo (otro alias), quien pe­se a que cree que la idea es muy bue­na, ar­gu­men­ta que sus pro­ble­mas de sa­lud no le per­mi­ti­rán unir­se al gru­po: su­fre de epi­lep­sia y con­si­de­ra que, an­tes de em­bar­car­se en “se­me­jan­te aven­tu­ra”, ten­dría que de­jar la me­di­ca­ción con­ven­cio­nal que to­ma pa­ra su en­fer­me­dad. Mien­tras no en­cuen­tre “al­gu­na al­ter­na­ti­va na­tu­ral se­gu­ra al res­pec­to”, si­gue “ata­do a la so­cie­dad”. Gui­pe­mo cree que el es­tar me­di­ca­do de for­ma con­ven­cio­nal lo ha­ce inade­cua­do pa­ra lle­var una vi­da al­ter­na­ti­va. Es­ta idea pre­con­ce­bi­da es un buen ejem­plo de la cier­ta con­fu­sión que exis­te en torno a lo que es al­ter­na­ti­vo y la for­ma de vi­vir­lo: ¿Hay que ser­lo al 100% o es po­si­ble adop­tar al­gu­nos de sus as­pec­tos? Lo al­ter­na­ti­vo es co­mo un me­nú con mu­chas op­cio­nes, que van de la ali­men­ta­ción a la sa­lud, el ocio y has­ta la for­ma de ves­tir. Un con­cep­to muy vas­to, que se tra­ta de for­ma es­cue­ta en las en­ci­clo­pe­dias y dic­cio­na­rios tra­di­cio­na­les pe­ro que ca­da vez tie­ne más fuer­za en la so­cie­dad ac­tual. La Real Aca­de­mia lo de­fi­ne co­mo el ad­je­ti­vo que des­cri­be “ac­ti­vi­da­des de cual­quier gé­ne­ro, es­pe­cial­men­te cul­tu­ra­les, que se con­tra­po­nen a los mo­de­los ofi­cia­les co­mún­men­te acep­ta­dos”. Pa­ra la En­ci­clo­pè­dia Ca­ta­la­na es al­go que “es con­tra­po­sa als mo­dels ofi­cials, tra­di­cio­nals o es­ta­blerts” , mien­tras que el Cam­brid­ge Dic­tio­nary apun­ta que al­ter­na­ti­vo es una ma­ne­ra de vi­vir “inusual”, es­pe­cial­men­te “cuan­do se eli­ge no te­ner el ti­po de ca­sa y tra­ba­jo que es con­si­de­ra­do nor­mal en la so­cie­dad mo­der­na”. En Wi­ki­pe­dia ya se acep­ta el con­cep­to más con­cre­to de al­ter­na­ti­ve lifestyle, de­fi­ni­do co­mo un “es­ti­lo de vi­da fue­ra de la nor­ma cul­tu­ral”. Los ejem­plos con los que es­ta fuente ilus­tra lo que es al­ter­na­ti­vo dan una bue­na idea de su va­rie­dad: in­clu­ye las aso­cia­cio­nes nu­dis­tas, las co­mu­nas y las eco­al­deas, los mo­vi­mien­tos a fa­vor del par­to y la es­co­la­ri­za­ción en ca­sa, los via­je­ros new age, los pa­cien­tes de me­di­ci­nas alternativas, los se­gui­do­res de re­li­gio­nes mi­no­ri­ta­rias (co­mo los amish) e, in­clu­so, las prác­ti­cas se­xua­les “po­co ha­bi­tua­les”, co­mo el BDSM ( bon­da­ge, dis­ci­pli­na, su­mi­sión y ma­so­quis­mo), que tan de mo­da ha pues­to la tri­lo­gía de Grey. La bús­que­da de lo al­ter­na­ti­vo no es nue­va; des­de ha­ce dé­ca­das han ha­bi­do per­so­nas que desea­ban te­ner un es­ti­lo de vi­da fue­ra de la co­rrien­te im­pe­ran­te o re­cha­za­ban lo que pa­ra ello eran im­po­si­cio­nes. La ho­meo­pa­tía (una de las for­mas más po­pu­la­res de me­di­ci­na al­ter­na­ti­va) la ideó el doc­tor ale­mán Sa­muel Hah­ne­mann a fi­na­les del si­glo XVIII. Los mo­vi­mien­tos an­ti­va­cu­nas ya eran muy po­ten­tes en la In­gla­te­rra de prin­ci­pios del XIX, cuan­do se ini­ció una cam­pa­ña es­ta­tal de va­cu­na­ción con­tra… la vi- rue­la. Una de las ra­zo­nes por re­cha­zar la va­cu­na­ción obli­ga­to­ria con­tra es­ta en­fer­me­dad fue que mu­chos con­si­de­ra­ban que ello vio­la­ba su li­ber­tad per­so­nal. Ru­dolf Stei­ner, ar­tí­fi­ce de la pe­da­go­gía Wal­dorf, na­ció en 1861. En­tre otras co­sas, su mé­to­do edu­ca­ti­vo abo­ga­ba por la in­de­pen­den­cia de las es­cue­las res­pec­to al con­trol gu­ber­na­men­tal. La pe­da­go­ga ita­lia­na Maria Mon­tes­so­ri, otro de los nom­bres ha­bi­tua­les al hablar de en­se­ñan­za al­ter­na­ti­va, fue con­tem­po­rá­nea su­ya: na­ció en 1870. Las alternativas en es­te sec­tor no aca­ba­ron en el XIX: en 1921 se abrió Sum­mer­hill, una es­cue­la de­mo­crá­ti­ca que aún tie­ne co­mo ba­se que los alum­nos es­co­jan el asis­tir o no a cla­se. El ve­ge­ta­ria­nis­mo se re­mon­ta a las an­ti­guas cul­tu­ras de Gre­cia e In­dia y se ins­tau­ró co­mo mo­vi­mien­to ofi­cial en 1847, con la crea­ción de la Bri­tish Ve­ge­ta­rian So­ciety. Por ese en­ton­ces, al­gu­nos ve­ge­ta­ria­nos ya se ha­bían con­ver­ti­do en ve­ga­nos y se ha­bían or­ga­ni­za­do en co­mu­ni­da­des alternativas. Es el ca­so de Fruitland, fun­da­da en Es­ta­dos Uni­dos en 1844 por el pa­dre de Loui­sa May Al­cott (la au­to­ra de Mu­jer­ci­tas). Es­ta “co­mu­ni­dad utó­pi­ca” se opo­nía a cual­quier ti­po de uti­li­za­ción de los ani­ma­les, in­clu­so pa­ra la agri­cul­tu­ra, y tu­vo una vi­da bre­ve: sie­te me­ses. Un si­glo des­pués, en 1944 se creó, tam­bién en In­gla­te­rra, la pri­me­ra so­cie­dad ve­ga­na. De for­ma ra­di­cal y sos­te­ni­da a la vez, la bús­que­da de lo al­ter­na­ti­vo se ha desa­rro­lla­do en la his­to­ria. En es­pe­cial, “en los cam­pos de la ali­men­ta­ción, la sa­lud y la edu­ca­ción”, co­mo se­ña­la Josan Ruiz, di­rec­tor de la re­vis­ta Cuerpomente, pu­bli­ca­ción que es un re­fe­ren­te en el ám­bi­to de la vi­da na­tu­ral. En su lar­ga ca­rre­ra, es­te periodista ha com­pro­ba­do de pri­me­ra mano có­mo en Es­pa­ña ha au­men­ta­do mu­chí­si­mo el in­te­rés por las di­ver­sas op­cio­nes alternativas, normalizándose al­gu­nas en mu­chos ca­sos. “Cuan­do, a fi­na­les de los se­ten­ta, apa­re­ció una re­vis­ta pio­ne­ra

en es­te te­ma co­mo era In­te­gral, que ha­bla­ba de ve­ge­ta­ria­nis­mo, re­fle­xo­te­ra­pia, yo­ga, agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, par­to en ca­sa…, tu­vo tan­to éxi­to que du­ran­te años se edi­tó re­nun­cian­do vo­lun­ta­ria­men­te a la pu­bli­ci­dad”, re­cuer­da. “En­ton­ces, es­te ti­po de in­for­ma­cio­nes ape­nas se en­con­tra­ban en otro si­tio, mien­tras que aho­ra son ca­da vez más ha­bi­tua­les en los me­dios con­ven­cio­na­les”. Y, co­mo ha su­ce­di­do en el cam­po de la co­mu­ni­ca­ción, mu­chas de es­tas for­mas pio­ne­ras de lo al­ter­na- ti­vo se han con­ver­ti­do o van ca­mino de con­ver­tir­se en co­rrien­tes con­ven­cio­na­les: es el ca­so del con­su­mo de ali­men­tos pro­ce­den­tes de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, al que se ad­hie­re más y más gen­te, o la no­ción, ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da, de que co­mer me­nos car­ne y más ve­ge­ta­les no so­la­men­te es más sano, sino tam­bién, más sos­te­ni­ble. Al­go si­mi­lar ha ocu­rri­do en la edu­ca­ción: ideas pe­da­gó­gi­cas en su día to­tal­men­te no­ve­do­sas (co­mo la im­por­tan­cia de pro­mo­ver la ob­ser­va­ción, la in­de­pen­den­cia y la au­to­es­ti­ma del ni­ño que pro­pug­na­ba Maria Mon­tes­so­ri), ya for­man par­te de la me­to­do­lo­gía de la en­se­ñan­za pú­bli­ca en mu­chas par­tes del mun­do. En Es­pa­ña, cues­tio­nes co­mo evi­tar el abu­so de los an­ti­bió­ti­cos o la au­to­me­di­ca­ción em­pie­zan a ca­lar, co­mo tam­bién se va­lo­ra la uti­li­dad de téc­ni­cas (el yo­ga, la acu­pun­tu­ra y la me­di­ta­ción) pa­ra el bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Pa­ra Josan Ruiz, hay dos fac­to­res bá­si­cos por los que la gen­te se in­tere­sa por lo al­ter­na­ti­vo: “Por un la­do, creo que quie­ren en­con­trar al­go más au­tén­ti­co, que les lle­ne en las di­ver­sas co­sas que ha­cen en su vi­da:

a la ho­ra de co­mer se bus­can ali­men­tos más pu­ros, al ves­tir­se, fi­bras más na­tu­ra­les… Por otro, por­que sa­be­mos que el es­ti­lo de vi­da que te­ne­mos hoy pue­de de­ter­mi­nar nues­tra sa­lud fu­tu­ra, así co­mo que es­ta no pue­de de­le­gar­se en un ter­ce­ro”. Pa­ra Ruiz, es ló­gi­co que si es­te es­ti­lo de vi­da al­ter­na­ti­vo pro­po­ne “una for­ma más res­pon­sa­ble de ali­men­tar­se, de cu­rar­se, de tra­tar el cuer­po y, tam­bién, las emo­cio­nes”, atrai­ga ca­da vez a más per­so­nas. Lo al­ter­na­ti­vo atra­jo a Ma­ría; una mu­jer de 35 años, cria­da en una fa­mi­lia de la bur­gue­sía bar­ce­lo­ne­sa, quien de­ci­dió, jun­to a su pa­re­ja, ir­se a vi­vir al cam­po y abra­zar es­te mun­do di­fe­ren­te. Cul­ti­van un huer­to eco­ló­gi­co y ela­bo­ran pro­duc­tos na­tu­ra­les, que ven­den en un mer­ca­di­llo tam­bién eco­ló­gi­co. For­man par­te de una coope­ra­ti­va que po­ten­cia el true­que y que as­pi­ra a te­ner su pro­pia moneda so­cial. Ma­ría tam­bién ha mo­di­fi­ca­do su for­ma de ali­men­tar­se (“en ca­sa no en­tra na­da que no sea pro­duc­to eco­ló­gi­co o de pro­xi­mi­dad”, ase­gu­ra) y de ves­tir (“pro­cu­ra­mos que nues­tra ropa sea re­ci­cla­da u or­gá­ni­ca”). Los ni­ños (que tu­vo por par­to na­tu­ral “pe­ro en el hos­pi­tal; era más se­gu­ro en mis cir­cuns­tan­cias”) y crió con lac­tan­cia a de­man­da, van a un co­le­gio ru­ral (“aun­que co­noz­co gen­te que lo ha­ce, no soy de la op­ción de edu­car en ca­sa; los ni­ños ne­ce­si­tan a otros ni­ños”). Su vi­da so­cial es tam­bién al­ter­na­ti­va: la ma­yo­ría de las per­so­nas con las que se re­la­cio­na dia­ria­men­te com­par­ten su fi­lo­so­fía de vi­da. “Si me com­pa­ro con la ma­sa, sí, ten­go una vi­da al­ter­na­ti­va”, reflexiona. “Y lo ha­go por­que me en­can­ta: creo en ello”. Pa­ra la periodista Eli­sa­bet Riera, vin­cu­la­da a la re­vis­ta In­te­gral du­ran­te ca­si una dé­ca­da, el de­no­mi­na­dor co­mún de una op­ción de vi­da co­mo la de Ma­ría “es la vo­lun­tad de re­cu­pe­rar el po­der de de­ci­sión so­bre as­pec­tos tan cla­ve co­mo la pro­pia sa­lud o la edu­ca­ción de los hi­jos. Creo que has­ta aho­ra he­mos de­le­ga­do nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad a fi­gu­ras de au­to­ri­dad (el maes­tro, el go­ber­nan­te, el mé­di­co…) has­ta el pun­to de que he­mos per­di­do el con­trol”. Riera cree que el mo­vi­mien­to al­ter­na­ti­vo es sin­to­má­ti­co de “un cam­bio de pa­ra­dig­ma más pro­fun­do”, pro­po­nien­do “una mi­ra­da crí­ti­ca so­bre el mo­de­lo ac­tual”. Josan Ruiz tam­bién de­tec­ta en es­te mo­vi­mien­to “un po­si­ble tras­fon­do de re­bel­día, de re­cha­zo a la au­to­ri­dad o al sis­te­ma im­pe­ran­te, más allá de los idea­les que per­si­gue”. Sin em­bar­go, es­ta bús­que­da del con­trol, y la re­bel­día que men­cio­na­ban los dos pe­rio­dis­tas, pue­de te­ner con­se­cuen­cias, in­di­vi­dua­les y glo­ba­les. El ca­so más cla­ro es el de los gru­pos an­ti­va­cu­nas, unos clá­si­cos ba­jo el pa­ra­guas al­ter­na­ti­vo. Pe­se a que las va­cu­nas son uno de los prin­ci­pa­les lo­gros en ma­te­ria de sa­lud pú­bli­ca, to­da­vía hoy –co­mo su­ce­día en los tiem­pos de la vi­rue­la– hay per­so­nas que rehú­san va­cu­nar a sus hi­jos, con­si­de­rán­do­las una im­po­si­ción o un pe­li­gro. Es­ta obs­ti­na­ción ha he­cho que en los úl­ti­mos años ha­ya au­men­ta­do los ca­sos de sarampión y ru­beo­la en paí­ses co­mo Es­pa­ña. Un au­men­to que, se­gún el Cen­tro Eu­ro­peo pa­ra la Pre­ven­ción y el Con­trol de las En­fer­me­da­des, im­pi­de el ob­je­ti­vo de su erra­di­ca­ción en el 2015 en el con­ti­nen­te. El or­ga­nis­mo ob­ser­va que, en los paí­ses ri­cos, los fac­to­res que afec­tan los pro­gra­mas de in­mu­ni­za­ción están re­la­cio­na­dos no con una fal­ta de me­dios, sino con “fal­sas creen­cias, ig­no­ran­cia y fal­ta de apo­yo” por par­te de los res­pon­sa­bles de va­cu­nar a sus hi­jos. Ma­ría es­tá en con­tra de las va­cu­nas, co­mo es­tá en con­tra de “la me­di­ci­na de pre­ven­ción” y de “to­dos los pes­ti­ci­das que se me­ten en los pro­duc­tos ali­men­ti­cios”. Par­ti­da­ria de la “ho­meo­pa­tía a to­pe”, ha de­ci­do no in­mu­ni­zar a su hi­jos (aun­que ella sí lo es­tá). Las ra­zo­nes: el te­mor a po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios y la ne­ga­ti­va a que les ino­cu­len “por­que­rías”. No cree que su de­ci­sión sea in­so­li­da­ria: “En el co­le­gio de mis hi­jos la mi­tad de los ni­ños es­tá sin va­cu­nar…”, res­pon­de. De to­dos mo­dos, ase­gu­ra que “si fue­ra ne­ce­sa­rio” re­cu­rri­ría a una va­cu­na o a un an­ti­bió­ti­co... No son de la mis­ma opi­nión los pa­dres de Lau­ra, una ni­ña bar­ce­lo­ne­sa de on­ce años, quien a los sie­te con­tra­jo una he­pa­ti­tis que ha­bría evi­ta­do si hu­bie­se es­ta­do va­cu­na­da. La en­fer­me­dad no ha he­cho tam­ba­lear un ápi­ce la de­ci­sión de su pro­ge­ni­to­res, acé­rri­mos enemi­gos de la me­di­ci­na alo­pá­ti­ca (el nom­bre que la ho­meo­pa­tía da a la me­di­ci­na con­ven­cio­nal). Ve­ga­nos es­tric­tos, los pa­dres de Lau­ra tam­po­co han que­ri­do dar­le nun­ca le­che de va­ca (que sus­ti­tu­yen por le­che de so­ja). La ni­ña tie­ne los dien­tes en muy mal es­ta­do, pe­ro aquí tam­bién se ha en­con­tra­do una res­pues­ta fue­ra de lo con­ven­cio­nal: vi­si­tan un den­tis­ta al­ter­na­ti­vo que la tra­ta con un pén­du­lo. “El te­ma de las va­cu­nas es el pun­to más po­lé­mi­co, creo que es don­de más les cues­ta en­ten­der­se a la me­di­ci­na con­ven­cio­nal y a la na­tu­ral”, ase­gu­ra Josan Ruiz. “Aun­que hay mé­di­cos na­tu­ris­tas que acep­tan las va­cu­nas, en otros se da un re­ce­lo ca­si atá­vi­co a de­jar­se in­yec­tar una sus­tan­cia ex­tra­ña en la san­gre; y pa­ra evi­tar­lo se re­cu­rre a las teo­rías y los ar­gu­men­tos más pe­re­gri­nos”. No de­ja de ser una iro­nía que las va­cu­nas, que ac­túan con un prin­ci­pio que tie­ne mu­cho que ver con la ho­meo­pa­tía (es el or­ga­nis­mo el que reac­cio­na po­si­ti­va­men­te an­te una sus­tan­cia que ad­mi­nis­tra­da de otra for­ma re­sul­ta­ría pe­li­gro­sa), sean co­mo el ta­bú má­xi­mo pa­ra el na­tu­ris­ta más ex­tre­mo. Josan Ruiz es un de­fen­sor de la me­di­ci­na na­tu­ral y des­ta­ca el he­cho de que es­ta bus­que “la cau­sa más pro­fun­da de la en­fer­me­dad y pro­pon­ga re­for­mas en el es­ti­lo de vi­da”; sin em­bar­go, cree que un pun­to me­dio es ne­ce­sa­rio, por­que “te­ne­mos gran­des lu­jos a nues­tra dis­po­si­ción, tan­to en el cam­po de la me­di­ci­na co­mo de la ali­men­ta­ción”. Pa­ra Ruiz, es im­por­tan­te no per­der “la vie­ja sa­bi­du­ría” en es­tas par­ce­las de la vi­da pe­ro, pun­tua­li­za, hay gra­dos: “Hay quie­nes me­jo­ran su die­ta to­man­do más zu­mos o en­sa­la­das y vi­si­tan a un mé­di­co ho­meó­pa­ta, mien­tras que otros no va­cu­na­rán a los ni­ños o no les da­rán le­che, ni car­ne y los ali­men­ta­rán con ger­mi­na­dos, y pue­den te­ner a la fa­mi­lia des­nu­tri­da sal­vo que se­pan mu­cho de nu­tri­ción; lo que no sue­le ser el ca­so”, apun­ta. “El pro­ble­ma con es­te ti­po de ac­ti­tu­des es que, en ge­ne­ral, el pú­bli­co es muy ig­no­ran­te res­pec­to a la cien­cia. En un mo­do que re­sul­ta pe­li­gro­so pa­ra la so­cie­dad mo­der­na”, afir­ma el No­bel de Quí­mi­ca del 2009, Ven­ka­tra­man Ra­ma­krish­nan. Pa­ra es­te cien­tí­fi­co de ori­gen in­dio es­ta ig­no­ran­cia es la prin­ci­pal cau­sa de la des­con­fian­za que mu­chos sien­ten ha­cia las va­cu­nas, la me­di­ci­na y la cien­cia en ge­ne­ral. “Aun­que es cier­to que la repu­tación de los cien­tí­fi­cos ha si­do da­ña­da en al­gu­nas oca­sio­nes, la cien­cia es una pro­fe­sión fun­da­men­tal­men­te muy ho­nes­ta: de­pen­de­mos de la in­te­gri­dad pa­ra avan­zar”, se­ña­la. Ra­ma­krish­nan con­si­de­ra que pa­ra en­ten­der o cues­tio­nar con una ba­se las de­ci­sio­nes, al­ta­men­te téc­ni­cas a ve­ces, que to­man tan­to go­bier­nos co­mo or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, el pú­bli­co tie­ne que te­ner un co­no­ci­mien­to bá­si­co de dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas co­mo la bio­lo­gía y la fí­si­ca. “La au­sen­cia de es­te co­no­ci­mien­to ha­ce más fá­cil ins­ti­lar mie­do, ha­cer a la gen­te te­me­ro­sa de co­sas co­mo los efec­tos se­cun­da­rios”. El No­bel de­nun­cia que exis­te mu­cha gen­te (mé­di­cos al­ter­na­ti­vos, sa­na­do­res, in­clu­so oe­ne­gés), con in­tere­ses crea­dos. “So­la­men­te el co­no­ci­mien­to”, in­di­ca, pue­de evi­tar su pro­li­fe­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.