EM­PREN­DER

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Em­pren­der es una be­lla pa­la­bra. Se em­pren­de un via­je, una aven­tu­ra, un pro­yec­to. Se em­pren­de el vue­lo. Se atra­vie­sa el fu­tu­ro co­mo se atra­vie­sa el ai­re. Em­pren­der es la vir­tud del ini­cio, así co­mo la per­se­ve­ran­cia es la vir­tud de la con­ti­nua­ción. Am­bas cons­ti­tuían la vir­tud de la for­ta­le­za, cu­ya esen­cia era “no de­jar de ha­cer una co­sa va­lio­sa y bue­na por el es­fuer­zo o el ries­go que en­tra­ñe”. Los grie­gos va­lo­ra­ban mu­cho la mag­na­ni­mi­dad, la ca­pa­ci­dad de ha­cer co­sas al­tas, a la que opo­nían la pu­si­la­ni­mi­dad, que es te­ner una al­mi­lla de tres al cuar­to. Cuan­do los teó­lo­gos me­die­va­les qui­sie­ron de­fi­nir la mag­na­ni­mi­dad di­je­ron que era va­len­tía pa­ra aco­me­ter pro­yec­tos ar­duos. La pa­la­bra ar­duo te­nía mu­cha im­por­tan­cia pa­ra esos pen­sa­do­res. Se­gún To­más de Aquino, hay dos tipos de de­seos, los di­ri­gi­dos al pla­cer, y los di­ri­gi­dos a su­pe­rar lo di­fí­cil. El ser hu­mano, de­cía, no se aco­mo­da a la “fa­ci­li­dad ani­mal”. Siem­pre es­tá dis­pues­to a aco­me­ter lo ar­duo. Ha­blo de es­te te­ma por­que aca­bo de par­ti­ci­par en un pro­gra­ma pa­tro­ci­na­do por la Fun­da­ción Prín­ci­pe de Gi­ro­na pa­ra fo­men­tar el ta­len­to em­pren­de­dor en la es­cue­la. La Unión Eu­ro­pea ha in­clui­do en­tre las ocho com­pe­ten­cias edu­ca­ti­vas bá­si­cas la de “apren­der a em­pren­der”, y po­si­ble­men­te ha­brá pron­to una asig­na­tu­ra de em­pren­di­mien­to. ¿No es es­to un con­ta­gio eco­no­mi­cis­ta del sis­te­ma edu­ca­ti­vo? ¿Que­re­mos que los ni­ños de diez años ya quie­ran ser em­pre­sa­rios en mi­nia­tu­ra? No. Una co­sa es ser em­pren­de­dor y otra co­sa es ser empresario. La uti­li­za­ción ca­si ex­clu­si­va de es­tas pa­la­bras pa­ra de­sig­nar pro­yec­tos eco­nó­mi­cos es re­cien­te. Pa­ra un es­pa­ñol del si­glo de oro, las em­pre­sas eran las in­sig­nias que lle­va­ban los ca­ba­lle­ros en sus es­cu­dos o en sus ves­ti­men­tas pa­ra com­pro­me­ter­se a rea­li­zar al­gu­na ha­za­ña. Ten­go en mi me­sa Idea de un prín­ci­pe po­lí­ti­co-cris­tiano, re­pre­sen­ta­da en cien em­pre­sas, es­cri­to a me­dia­dos del si­glo XVII por Die­go de Saa­ve­dra Fa­jar­do. Son pro­pó­si­tos o re­co­men­da­cio­nes re­pre­sen­ta­dos en un di­bu­jo y un le­ma. Me gus­ta es­pe­cial­men­te la em­pre­sa LX. Re­pre­sen­ta una fle­cha su­bien­do. El le­tre­ro di­ce: “O su­bir o ba­jar”. Si no subo, cai­go. Em­pren­der es to­mar la ini­cia­ti­va, di­se­ñar el fu­tu­ro, huir de la de­pen­den­cia y de la su­mi­sión, la de­ci­sión de ser pro­ta­go­nis­ta de la pro­pia vi­da. Pa­ra ello hay que desa­rro­llar las vir­tu­des de la ac­ción y de la li­ber­tad: se­lec­cio­nar bien las me­tas, en­fren­tar­se con los pro­ble­mas, apro­ve­char la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, de­ci­dir y so­por­tar el es­fuer­zo. Co­mo di­jo Gra­cián, otro de nues­tros clá­si­cos, “de na­da va­le que el en­ten­di­mien­to se ade­lan­te si el co­ra­zón se que­da”.

SE DE­BE FO­MEN­TAR EL ÍM­PE­TU PA­RA AC­TUAR, DES­PER­TAR EL DE­SEO DE INI­CIAR UNA AVEN­TU­RA, DE TO­MAR LAS RIEN­DAS

Vi­vi­mos una pa­si­vi­dad asus­ta­da, y an­sia­mos la se­gu­ri­dad an­te to­do. Es­to es ex­pli­ca­ble, pe­ro pe­li­gro­so, por­que li­mi­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de ac­ción, al con­de­nar­nos a un com­por­ta­mien­to reac­ti­vo. Nos ha­ce pusilánimes. Lo que pro­po­ne­mos es fo­men­tar una in­te­li­gen­cia re­suel­ta, ca­paz de re­sol­ver los pro­ble­mas y de mar­char con re­so­lu­ción. Ese im­pul­so de ac­tuar, es­ta se­gu­ri­dad en la pro­pia ca­pa­ci­dad, se po­drá di­ri­gir des­pués ha­cia la em­pre­sa eco­nó­mi­ca o ha­cia la em­pre­sa cien­tí­fi­ca, ar­tís­ti­ca, deportiva, o vi­tal. Vi­vi­mos un es­tan­ca­mien­to so­cial. Nos ace­cha la de­s­es­pe­ran­za y el desáni­mo. Por eso es tan ne­ce­sa­rio fo­men­tar el ím­pe­tu pa­ra ac­tuar, des­per­tar el de­seo de ini­ciar una aven­tu­ra, de des­per­tar, de to­mar las rien­das, de li­be­rar­se del mie­do, en una pa­la­bra, de em­pren­der el vue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.