Apa­ra­tos de nue­va ge­ne­ra­ción

Los hie­rros de an­ta­ño ya son his­to­ria. En la ac­tua­li­dad, las téc­ni­cas de or­to­don­cia per­mi­ten co­rre­gir los dien­tes en me­nos tiem­po, de for­ma más efi­caz y son ca­da vez más dis­cre­tos. Aho­ra, los adul­tos tam­bién se apun­tan

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

EN LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS, LOS FRE­NOS HAN DE­JA­DO DE SER SO­LO DE ME­TAL

Ha si­do, pa­ra mu­chos, una de las mar­cas de la ado­les­cen­cia. Ca­si un es­tig­ma. Lle­ga­ba una edad en la que ca­si to­ca­ba po­nér­se­lo. Vis­to­so, in­có­mo­do y po­co es­té­ti­co, el apa­ra­to den­tal ha su­pues­to pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes una eta­pa des­agra­da­ble o un trau­ma, en el peor de los ca­sos. Afor­tu­na­da­men­te, es­te vie­jo su­pli­cio es­tá des­ti­na­do a per­ma­ne­cer en el baúl de los re­cuer­dos. La or­to­don­cia ha afi­na­do sus téc­ni­cas y el apa­ra­to ya no es aque­lla pa­la­bra ta­bú de an­ta­ño.

Los lla­ma­dos hie­rros ya no son ta­les. Aho­ra se no­tan mu­cho me­nos en el pa­la­dar… y a la vis­ta. La me­jo­ra es­té­ti­ca es in­cues­tio­na­ble. Y es­te úl­ti­mo es un fac­tor de­ter­mi­nan­te, so­bre to­do pa­ra los adul­tos, que tie­nen más asu­mi­do el con­cep­to de ima­gen per­so­nal. En efec­to, en los úl­ti­mos diez años el nú­me­ro de per­so­nas de me­dia­na edad que re­cu­rren a la or­to­don­cia ha au­men­ta­do sen­si­ble­men­te. Se­gún fuen­tes del sec­tor, se ha prác­ti­ca­men­te tri­pli­ca­do. En la ac­tua­li­dad, más de un ter­cio de las in­ter­ven­cio­nes tie­nen lu­gar en ma­yo­res de 18 años y es ca­da vez más fre­cuen­te en­con­trar clí­ni­cas en las que el nú­me­ro de pa­cien­tes adul­tos su­pera al de los ni­ños

¿Pe­ro el apa­ra­to no era sólo co­sa de ado­les­cen­tes? El de­sa­rro­llo de la bo­ca de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res: la ali­men­ta­ción, los há­bi­tos, la ge­né­ti­ca. Pe­ro los dien­tes se mue­ven a cual­quier edad. Lo que ocu­rre es que “lo que es­tá mal en la bo­ca y en los dien­tes, con el tiem­po tien­de a em­peo­rar. Que se tuer­zan los dien­tes es un he­cho de la vi­da: co­mo las arru­gas”, re­cuer­da Jau­me Ja­ner, mé­di­co den­tis­ta, au­tor del li­bro Son­ríe sin com­ple­jos (Amat) y unos de los pio­ne­ros de la or­to­don­cia in­vi­si­ble en Es­pa­ña.

Ar­tu­ro Ve­la, mé­di­co de la clí­ni­ca Ve­la & La­sa­ga­bas­ter y pro­fe­sor del pro­gra­ma Master de Or­to­don­cia de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, con­fir­ma que “ca­da vez te­ne­mos más adul­tos en­tre nues­tros pa­cien­tes. Ha­ce dé­ca­das, so­bre to­do a par­tir de los 50-70 años na­die ve­nía a la con­sul­ta del den­tis­ta. La gen­te se de­cía: si en su mo­men­to, de jo­ven, no lo hi­ce, ¿por qué voy a lle­var un apa­ra­to aho­ra?”. Se­gún Ve­la, “a cual­quier edad se pue­de co­rre­gir el mo­vi­mien­to de los dien­tes si el sis­te­ma pe­rio­don­tal que lo sus­ten­ta es­tá en con­di­cio­nes. Lo que no se pue­de ha­cer, de adul­tos, es mo­di­fi­car el cre­ci­mien­to de los hue­sos sólo con el apa­ra­to”. Aun­que la or­to­don­cia es más ade­cua­da y se ob­tie­nen me­jo­res re­sul­ta­dos cuan­to más jo­ven es el pa­cien­te, nun­ca es tar­de pa­ra in­ter­ve­nir.

De he­cho, co­mo sub­ra­ya Ja­ner, cuan­to más tiem­po se de­ja pa­sar sin tra­tar, mu­chos de los pro­ble­mas em­peo­ran. La or­to­don­cia pa­ra los adul­tos su­po­ne unos re­tos aña­di­dos res­pec­to a lo que sue­le ocurrir en los ni­ños. Los años pa­san. Es po­si­ble que su bo­ca ya ten­ga que con­vi­vir con otro ti­po de mo­les­tias de­bi­do a la edad, que han de­ja­do hue­lla: ob­tu­ra­cio­nes, gin­gi­vi­tis, pró­te­sis... No es ex­tra­ño ver adul­tos que tie­nen dien­tes tor­ci­dos ha­cia den­tro, ha­cia fue­ra, des­gas­ta­dos. Así que cual­quier apa­ra­to que se apli­que se en­con­tra­rá, por así de­cir­lo, un te­rreno ya fa­ti­ga­do en el que desa­rro­llar su ac­ción y sus efec­tos. Ade­más, la to­le­ran­cia de un adul­to es me­nor res­pec­to a la de los pe­que­ños. A par­tir de los 45-50 años, cues­ta más pa­ra un hombre o mu­jer tolerar la pre­sen­cia de un apa­ra­to me­tá­li­co en la bo­ca.

To­do es­te con­jun­to de fac­to­res ha­ce que sea im­pres­cin­di­ble bus­car téc­ni­cas in­no­va­do­ras que mi­ni­mi­cen los im­pac­tos de la or­to­don­cia y que los apa­ra­tos sean, pa­ra es­tos pa­cien­tes muy exi­gen­tes, có­mo­dos de lle­var. Y en eso es­ta­mos. “Hay que de­jar bien cla­ro que hoy, sin ope­rar­te, sin pin­char­te, pue­des me­jo­rar tu ca­ra y tu son­ri­sa. An­tes mu­chos pen­sa­ban: ¡no quie­ro lle­var es­tos hie­rros! Pe­ro en la ac­tua­li­dad hay so­lu­cio­nes que son muy ama­bles des­de un pun­to de vis­ta es­té­ti­co”, ase­gu­ra Ja­ner.

La pri­me­ra ima­gen que nos vie­ne a la ca­be­za es la del apa­ra­to clá­si­co, con la pre­sen­cia vi­si­ble de brackets (o fre­nos) de for­ma cua­dra­da. La novedad es que aho­ra es­tos se pe­gan di­rec­ta­men­te so­bre los dien­tes (an­tes ha­bía que co­lo­car la abra­za­de­ra: to­do era in­có­mo­do, da­ña­ba el es­mal­te, y el im­pac­to es­té­ti­co era con­si­de­ra­ble) y el ar­co de me­tal, hoy muy fino, pa­sa a tra­vés de ellos pa­ra for­mar la es­truc­tu­ra. Así, el con­jun­to es más li­ge­ro que ha­ce años. Asi­mis­mo, a di­fe­ren­cia del pa­sa­do, el ta­ma­ño de los brackets se ha re­du­ci­do: aho­ra son más pe­que­ños y es­to fa­ci­li­ta la hi­gie­ne den­tal con el ce­pi­llo.

Un pun­to im­por­tan­te que des­ta­car es que los fre­nos aho­ra tam­bién pue­den ser de co­lor blan­co y no de me­tal, ya que des­de fi­na­les de los años ochen­ta se ha em­pe­za­do a em­plear ce­rá­mi­ca, plás­ti­co y za­fi­ro: to­dos ellos ma­te­ria­les que vi­sual­men­te no lla­man la aten­ción en el mo­men­to de son­reír. Es­te con­jun­to de in­no­va­cio­nes re­pre­sen­ta un gran avan­ce. El úni­co pun­to ne­ga­ti­vo es que tal vez no sean tan efi­cien­tes co­mo los de me­tal. Ade­más, al­gu­nos brackets trans­lú­ci­dos se pue­den lle­gar a des­gas­tar, de­for­mar y has­ta des­pe­gar, aun­que si están bien co­lo­ca­dos no tie­ne por qué ocurrir al­go si­mi­lar. Un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de adul­tos sue­le com­bi­nar los dos ma­te­ria­les (me­tal y ce­rá­mi­ca, por ejem­plo) pa­ra ma­xi­mi­zar los re­sul­ta­dos.

Aho­ra bien, si se quie­re re­du­cir al mí­ni­mo el im­pac­to es­té­ti­co, en­ton­ces una so­lu­ción muy efec­ti­va con­sis­te en co­lo­car el apa­ra­to por de­trás de los dien­tes, en la ca­ra pos­te­rior de los mis­mos. Es la lla­ma­da or­to­don­cia lin­gual. Los de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción están he­chos a me­di­da de ca­da clien-

AL SER MÁS CÓ­MO­DOS Y ME­NOS VI­SI­BLES, LOS ADUL­TOS TAM­BIÉN SE APUN­TAN YA NO HAY TAN­TOS COM­PLE­JOS EN QUE­RER CUI­DAR LA SA­LUD BU­CAL

te. Per­mi­ten un buen con­trol del mo­vi­mien­to den­tal y los más mo­der­nos in­ter­fie­ren mí­ni­ma­men­te en el ha­bla. Es­ta téc­ni­ca tam­bién ha me­jo­ra­do mu­cho. An­tes es­tos apa­ra­tos li­mi­ta­ban el es­pa­cio pa­ra la len­gua, los pa­cien­tes su­frían ro­za­du­ras y pe­que­ñas he­ri­das y eran mo­les­tos al co­mer. Pa­ra Ar­tu­ro Ve­la, “es el sis­te­ma más caro y, téc­ni­ca­men­te, el más com­ple­jo de tra­ba­jar pa­ra el den­tis­ta. En la ac­tua­li­dad, con el or­de­na­dor, se pue­den re­gu­lar los alam­bres con la for­ma que va a te­ner la ar­ca­da y es­tu­diar el mo­vi­mien­to de ca­da uno de los dien­tes”.

No obs­tan­te, si qui­sié­ra­mos sub­ra­yar lo úl­ti­mo en cuan­to a or­to­don­cia se re­fie­re, el apa­ra­to re­mo­vi­ble trans­pa­ren­te es la op­ción más no­ve­do­sa. Son unas fun­das de plás­ti­co de me­nos de me­dio milímetro de gro­sor que cu­bren los dien­tes. O sea, son muy prác­ti­cas y có­mo­das. Ape­nas se ven (pa­ra te­ner una idea del con­cep­to, es un po­co co­mo apli­car­se las len­ti­llas en los ojos en lu­gar de lle­var ga­fas), por­que cu­bren al dien­te co­mo el guan­te en­vuel­ve a una mano. Las fun­das se pue­den qui­tar en cual­quier mo­men­to (con lo que son fá­ci­les de lim­piar) y así se evi­ta la acu­mu­la­ción de co­mi­da y el he­cho de que sean re­mo­vi­bles es útil, si uno quie­re sen­tir­se có­mo­do pa­ra una oca­sión es­pe­cial (una ci­ta, una reunión).

Ade­más, no ha­ce fal­ta acu­dir a vi­si­tas pe­rió­di­cas más allá de los con­tro­les ha­bi­tua­les: se le en­tre­ga al pa­cien­te una ca­ja con va­rias fun­das que él mis­mo irá cambia­ndo ca­da quin­ce días (du­ran­te es­te pla­zo se mue­ven un cuar­to de milímetro) si­guien­do un ca­len­da­rio prees­ta­ble­ci­do. La evo­lu­ción del mo­vi­mien­to que ten­drán los dien­tes se es­ta­ble­ce de an­te­mano con ex­tre­ma pre­ci­sión por or­de­na­dor. ¿In­con­ve­nien­tes? Apar­te del pre­cio, tal vez es que no se con­si­guen con­tro­lar y re­con­du­cir los des­pla­za­mien­tos den­ta­les de la mis­ma ma­ne­ra que lo lo­gran los apa­ra­tos fi­jos (tan­to los lin­gua­les co­mo los clá­si­cos brackets de de­lan­te), que son más po­ten­tes.

Eso sí: si no se quie­re lle­var na­da fi­jo, si no se su­fre una pa­to­lo­gía muy gra­ve y se desea mi­ni­mi­zar el im­pac­to es­té­ti­co, pue­de ser una so­lu­ción idó­nea, so­bre to­do a par­tir de cier­ta edad, cuan­do los adul­tos no están dis­pues­tos a lle­var ob­je­tos in­có­mo­dos en el pa­la­dar. Y, de he­cho, es­ta op­ción es­tá te­nien­do mu­cho éxi­to. La ac­triz Gwy­neth Pal­trow

o el can­tan­te Jus­tin Bie­ber, por men­cio­nar al­gu­nos nom­bres co­no­ci­dos, han usa­do las fun­das. Ca­da vez más exis­ten clí­ni­cas que se di­ri­gen esen­cial­men­te a es­tos clien­tes más si­ba­ri­tas, que con to­da se­gu­ri­dad se sen­ti­rían in­có­mo­dos si se vie­ran ro­dea­dos de ni­ños chi­llan­do en la sa­la de es­pe­ra de un es­tu­dio den­tal tra­di­cio­nal. En el cen­tro del doc­tor Ja­ner, uno de ca­da tres tra­ta­mien­tos se lle­va a ca­bo con es­ta téc­ni­ca y la ma­yo­ría de sus pa­cien­tes son per­so­nas de me­dia­na edad pa­ra arri­ba. La em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na más co­no­ci­da que co­mer­cia­li­za y pro­mue­ve es­ta or­to­don­cia se lla­ma In­vi­sa­lign.

¿Qué apa­ra­to de­be­mos ele­gir en­tre es­tas dis­tin­tas op­cio­nes? “En reali­dad es el or­to­don­cis­ta el que de­be acon­se­jar y re­co­men­dar al pa­cien­te la so­lu­ción más ade­cua­da a su pro­ble­ma y el ti­po de apa­ra­to­lo­gía más con­ve­nien­te en su ca­so. Los apa­ra­tos fi­jos per­mi­ten un ma­yor con­trol de los mo­vi­mien­tos den­ta­rios y una ma­yor pre­ci­sión en su eje­cu­ción. Los in­con­ve­nien­tes de la es­té­ti­ca están hoy día bas­tan­te su­pe­ra­dos con los brackets, arcos y li­ga­du­ras es­té­ti­cos. La or­to­don­cia lin­gual es otra al­ter­na­ti­va, muy evo­lu­cio­na­da, pe­ro sue­le te­ner un cos­te al­go ma­yor. Los ali­nea­do­res es­té­ti­cos re­mo­vi­bles, co­mo las fun­das, tie­nen sus li­mi­ta­cio­nes e in­di­ca­cio­nes, y es el or­to­don­cis­ta quien de­be juz­gar el ca­so y ex­pli­car al pa­cien­te su in­di­ca­ción y po­si­bi­li­da­des de co­rrec­ción”, va­lo­ra Alonso Tos­so, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­to­don­cia.

Re­cor­de­mos que los dien­tes se mue­ven siem­pre. Por lo tan­to, pa­ra evi­tar que se vuel­van a tor­cer, in­clu­so des­pués de la or­to­don­cia, los ex­per­tos re­co­mien­dan que se apli­quen unos re­te­ne­do­res lin­gua­les fi­jos per­ma­nen­tes que se pe­gan por de­trás. Siem­pre están en la bo­ca, son ex­tra­pla­nos y de su­per­fi­cie pu­li­da y to­tal­men­te in­vi­si­ble. La bue­na no­ti­cia es que los apa­ra­tos de hoy ac­túan más rá­pi­do y hay que lle­var­los por me­nos tiem­po (de­pen­de­rá mu­cho de la pa­to­lo­gía). Hay que cal­cu­lar un pe­río­do de en­tre 12 y 18 me­ses. Un tiem­po ra­zo­na­ble in­clu­so pa­ra el pa­cien­te adul­to (“con to­da se­gu­ri­dad en los pró­xi­mos años se­rá po­si­ble re­du­cir­lo en­tre un 30% y un 60%”, ase­gu­ra Ve­la).

Tam­bién es opor­tuno, en la me­di­da de lo po­si­ble, pre­ve­nir. “Las re­vi­sio­nes al or­to­don­cis­ta son re­co- men­da­bles tan pron­to se de­tec­te al­gún pro­ble­ma o, en to­do ca­so, una re­vi­sión ru­ti­na­ria a par­tir de los seis años. El diag­nós­ti­co pre­coz pue­de evi­tar que la ma­la oclu­sión se desa­rro­lle o avan­ce, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de al­te­ra­cio­nes del cre­ci­mien­to de los ma­xi­la­res”, sos­tie­ne Tos­so. En el fu­tu­ro, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca fa­ci­li­ta­rá to­da­vía más las co­sas. “Las cá­ma­ras di­gi­ta­les in­tra­ora­les sus­ti­tui­rán en bre­ve pla­zo a los tra­di­cio­na­les sis­te­mas de to­ma de re­gis­tros con ma­te­ria­les de im­pre­sión y cu­be­tas. En cuan­to a ma­te­ria­les, los sis­te­mas de ad­he­sión son ca­da vez mas per­fec­cio­na­dos, y se in­ves­ti­ga pa­ra ob­te­ner apa­ra­tos ca­da vez mas es­té­ti­cos”, ase­gu­ra es­te ex­per­to.

Hay que re­cor­dar, en to­do ca­so, que es­ta­mos ha­blan­do de tra­ta­mien­tos que no están sub­ven­cio­na­dos por la Sa­ni­dad Pú­bli­ca. Su cos­te os­ci­la, pe­ro al­can­za los mi­les de eu­ros. Unas cifras im­por­tan­tes, aun­que tal vez no sean tan ele­va­das co­mo las que se po­dían lle­gar a al­can­zar, en pro­por­ción, ha­ce vein­te o trein­ta años. Con to­da evi­den­cia, en­se­ñar una bue­na den­ta­du­ra tie­ne un pre­cio. Pe­ro tal vez hoy, más que nun­ca, mu­chos adul­tos están dis­pues­tos a pa­gar por ella. De ni­ños fue­ron sus pa­dres quie­nes to­ma­ron la de­ci­sión por él; es­ta vez el adul­to es el res­pon­sa­ble y quien cos­tea la in­ter­ven­ción. Por lo tan­to, su mo­ti­va­ción ha­cia el tra­ta­mien­to y su coope­ra­ción se­rá ma­yor res­pec­to a un ado­les­cen­te.

Si la or­to­don­cia vi­ve un pe­que­ño au­ge, no es sólo una cues­tión téc­ni­ca o eco­nó­mi­ca, sino el re­fle­jo de un cam­bio cul­tu­ral. Se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Or­to­don­cia In­vi­si­ble, se con­si­de­ra que una son­ri­sa es bo­ni­ta “cuan­do al se­pa­rar­se los la­bios apa­re­cen, en un con­tex­to de si­me­tría, unos dien­tes blan­cos, bien ali­nea­dos, en una ar­ca­da den­tal an­cha, con ta­ma­ños pro­por­cio­na­dos y for­mas re­gu­la­res y con las en­cías que los cu­bren a la al­tu­ra ade­cua­da”. Aho­ra bien, mien­tras que ha­ce dé­ca­das es­te atri­bu­to de la ca­ra po­día pa­re­cer se­cun­da­rio o ca­re­cer de im­por­tan­cia, aho­ra no. En el pa­sa­do, la fun­ción de los dien­tes con­sis­tía esen­cial­men­te en mas­ti­car. Si ha­bía que in­ter­ve­nir, era por­que se te­nía al­gún pro­ble­ma me­cá­ni­co. Pe­ro a par­tir de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, los dien­tes se con­vier­ten en ele­men­tos esen­cia­les de la son­ri­sa y, por lo tan­to, de la au­to­es­ti­ma.

“La preo­cu­pa­ción por la es­té­ti­ca de los jó­ve­nes y adul­tos es ca­da vez ma­yor, co­mo ras­go de una so­cie­dad con un ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co y cul­tu­ral más al­to que en dé­ca­das an­te­rio­res. El co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia de es­tos tra­ta­mien­tos y sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud bu­co­den­tal y ge­ne­ral es tam­bién ma­yor, gra­cias a la am­plia in­for­ma­ción con que se cuen­ta y al au­men­to en el nú­me­ro de pro­fe­sio­na­les que los prac­ti­can”, afir­ma Alonso Tos­so.

Es­to ex­pli­ca por qué en los úl­ti­mos años ha des­apa­re­ci­do, en par­te, aque­lla vie­ja ver­güen­za so­cial que su­po­nía co­rre­gir los dien­tes con la or­to­don­cia: lle­var un apa­ra­to se ha con­ver­ti­do en una op­ción co­mo cual­quier otra pa­ra me­jo­rar la sa­lud, una de­ci­sión que la gen­te asu­me con una cier­ta na­tu­ra­li­dad y sin com­ple­jos. No es que aho­ra, de re­pen­te, pa­se a ser al­go agra­da­ble de ver (tam­po­co hay que exa­ge­rar), pe­ro sí, por lo me­nos des­de fue­ra, se per­ci­be que la per­so­na quie­re cui­dar­se.

Los den­tis­tas, des­de lue­go, pue­den es­tar sa­tis­fe­chos. Con­fir­man que, res­pec­to a ha­ce dé­ca­das, nues­tra con­cien­cia bu­co­den­tal ha me­jo­ra­do. La hi­gie­ne, si se com­pa­ra con vein­te años atrás, ha ex­pe­ri­men­ta­do una evo­lu­ción con­si­de­ra­ble. An­tes los pa­cien­tes no fre­cuen­ta­ban el si­llón (o in­clu­so lo huían) y cuan­do lo ha­cían, era pa­ra ha­cer ex­trac­cio­nes o ca­ries o to­do a la vez. En re­su­men: aho­ra nos cui­da­mos más la bo­ca. De ahí que no de­be sor­pren­der es­te re­no­va­do in­te­rés en co­rre­gir la den­ta­du­ra. Pién­se­lo: en el fon­do, ¿hay al­go más bo­ni­to que son­reír?

Los blogs son el pan nues­tro de ca­da día. Y más en es­ta his­to­ria. To­do aque­llo que an­tes se es­cri­bía en los li­bros, ma­nua­les, en­ci­clo­pe­dias y guías se ha tras­la­da­do a la red. Exis­ten mu­chos tipos de blogs, pe­ro los que úl­ti­ma­men­te están al ro­jo vi­vo son los de co­ci­na. ¿Por qué es­ta ten­den­cia? ¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra crear un blog de es­te ti­po? ¿Es ne­ce­sa­rio ser un co­ci­ni­tas o un go­lo­so gour­met pa­ra ello? Ha­ce años que los res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da for­man par­te de nues­tros há­bi­tos ali­men­ta­rios. A la vez hay un mo­vi­mien­to que tra­ta de pre­ser­var la co­ci­na tra­di­cio­nal. Por eso, aun­que ca­da vez cues­te más de­di­car tiem­po a la co­ci­na y se aca­be op­tan­do por so­lu­cio­nes rá­pi­das y pla­tos pre­co­ci­na­dos, a to­dos nos gus­ta, aun­que sólo sea de vez en cuan­do, de­di­car un ra­to a los fo­go­nes pa­ra de­lei­tar­nos con un pla­to en con­di­cio­nes co­mo un me­re­ci­do ho­me­na­je .

An­tes, la for­ma más co­mún de apren­der a cocinar era ob­ser­van­do y prac­ti­can­do jun­to a nues­tras ma­dres o abuelas. Más tar­de em­pe­za­ron a apa­re­cer los li­bros de re­ce­tas, y aque­llos más fo­ro­fos de la co­ci­na dis­po­nían en ca­sa de la en­ci­clo­pe­dia de la co­ci­na. Aho­ra, en la era di­gi­tal, la pa­sión por los fo­go­nes si­gue vi­gen­te, tam­bién en el es­pa­cio vir­tual. La ma­yor par­te de blogs que exis­ten ha­cen re­fe­ren­cia a las re­ce­tas: có­mo pre­pa­rar pla­tos, qué in­gre­dien­tes uti­li­zar, tru­cos y se­cre­tos pa­ra que los man­ja­res ha­gan ho­nor a su nom­bre. Otra de las ti­po­lo­gías de blogs en au­ge es la que re­co­mien­da ba­res y res­tau­ran­tes, des­de los más sen­ci­llos a los más se­lec­tos.

En la red tam­bién se cue­ce la gas­tro­no­mía. No es que nues­tras ma­dres (o pa­dres) ha­yan de­ja­do de en­se­ñar­nos a guisar –lo si­guen ha­cien­do, ¡y muy bien!–, sino que los es­ce­na­rios se multiplican y aho­ra tam­bién se gui­sa al otro la­do de la pantalla. Co­ci­ne­ros –y so­bre to­do afi­cio­na­dos al mun­do de los fo­go­nes– han da­do el sal­to a in­ter­net pa­ra com­par­tir con mi­llo­nes de usua­rios sus in­quie­tu­des, re­co­men­da­cio­nes y sen­sa­cio­nes cu­li­na­rias. ¿Por qué un blog de co­ci­na? Exis­ten tan­tas ra­zo­nes co­mo au­to­res, y ca­da uno de ellos tie­ne su pro­pia in­ten­ción: el in­te­rés por escribir y que­rer con­tar his­to­rias, la pa­sión por la fo­to­gra­fía o el que­rer com­par­tir con los de­más aque­llas re­ce­tas con las que la fa­mi­lia se chu­pa los de­dos. Lo cier­to es que ca­da uno in­ten­ta adap­tar el blog a sus gus­tos y lo en­ca­mi­na ha­cia aque­llo que le gus­ta más, pe­ro to­dos con la gas­tro­no­mía co­mo ne­xo co­mún.

A Al­bert Mo­lins, por ejem­plo, el in­te­rés le vie­ne de fa­mi­lia. Des­de pe­que­ño acom­pa­ña­ba a su ma­dre al mer­ca­do y des­pués se que­da­ba mi­ran­do có­mo ha­cía la co­mi­da. Ase­gu­ra que le en­can­ta escribir, pe­ro que has­ta ha­ce po­co nun­ca ha­bía com­par­ti­do sus his­to­rias con na­die más. En el 2009 de­ci­dió unir pe­rio­dis­mo –su pro­fe­sión– y co­ci­na, y creó Ho­mo gas­tro­no­mi­cus. “No se tra­ta de un blog de co­ci­na, pues­to que siem­pre in­ten­to hablar más des­de un pun­to de vis­ta me­nos cu­li­na­rio y más gas­tro­nó­mi­co, mez­clan­do mis ex­pe­rien­cias con to­do aque­llo que he leí­do”, ex­pli­ca Mo­lins. Ho­mo gas­tro­no­mi­cus es so­bre to­do un es­pa­cio pa­ra la gas­tro­no­mía, su his­to­ria y la re­cu­pe­ra­ción de pro­duc­tos. “Mu­chos de mis ar­tícu­los vie­nen pro­vo­ca­dos por lec­tu­ras”. No sólo li­bros de la ma­te­ria, tam­bién de his­to­ria. “In­ten­to que no sean muy se­su­dos, por­que sino a la gen­te no le in­tere­sa y, eso sí, siem­pre con un to­que de hu­mor”, aña­de el au­tor.

Iden­ti­dad vi­sual Pa­ra Ma­ri Án­ge­les To­rres, abrir un blog de co­ci­na fue la ma­ne­ra de po­der ex­pre­sar a tra­vés de la fo­to­gra­fía su fas­ci­na­ción por la co­ci­na. “De re­pen­te sen­tí que ne­ce­si­ta­ba un es­pa­cio en el que po­der pu­bli­car co­mo fo­tó­gra­fa lo que yo que­ría y cuan­do yo que­ría, y qué me­jor for­ma de ha­cer­lo que con un blog de co­ci­na”, ex­pli­ca. De aquí na­ció Cook me ten­der, un blog de re­ce­tas cu­yo in­gre­dien­te prin­ci­pal es la fo­to­gra­fía. El nom­bre lo eli­gió en ho­nor a su can­ción fa­vo­ri­ta, Lo­ve me ten­der, de El­vis Pres­ley. “Ha­ce ya dos años que ten­go el blog y es­toy muy con­ten­ta, por­que la gen­te que me si­gue es muy ma­ja, las mues­tras de gra­ti­tud lle­gan des­de cual­quier par­te. La gen­te que se ha en­gan­cha­do a mi blog ha si­do por la fo­to­gra­fía”, ex­pli­ca To­rres. En un blog de co­ci­na el ele­men­to for­mal se vuel­ve to­da­vía más im­por­tan­te, por­que es cuan­do aque­llo de co­mer con los ojos re­sul­ta esen­cial pa­ra lo­grar cap­tar la aten­ción de los se­gui­do­res. “Pa­ra mí lo pri­me­ro son las fo­tos, y des­pués las re­ce­tas. In­ten­to que los tex­tos de las re­ce­tas sean sin­ce­ros y, en es­te sen­ti­do, si al­go no me ha sa­li­do bien lo di­go,” aña­de.

HAY DOS GRAN­DES GRU­POS DE BLOGS DE CO­CI­NA: DE RE­CE­TAS Y DE CRÍ­TI­CAS LA IDEN­TI­DAD Y RI­QUE­ZA GRÁ­FI­CA DEL BLOG SON CLA­VES PA­RA SU ÉXI­TO

Un blog es una he­rra­mien­ta per­so­nal, no de­ja de ser una tar­je­ta de pre­sen­ta­ción y por eso sus crea­do­res in­ten­tan mos­trar lo me­jor de sí mis­mos, pa­ra que la gen­te vea sus cua­li­da­des. “La iden­ti­dad grá­fi­ca se ha con­ver­ti­do en el ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de nues­tra pá­gi­na, de ma­ne­ra que el con­ti­nen­te y el es­ti­lo son fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles. Ade­más, las fo­to­gra­fías y más re­cien­te­men­te los ví­deos nos han ayu­da­do a re­for­zar es­ta iden­ti­dad”, ex­pli­can Adrià Pi­fa­rré, Car­los Ro­mán y Marc Xavier Castellví. Ellos son los crea­do­res de No más tup­pers de ma­má, un blog que na­ció en Man­ches­ter, lu­gar don­de dos de sus crea­do­res de­ci­die­ron un día cocinar un tro­zo de ja­món de cer­do de cin­co li­bras du­ran­te su be­ca Eras­mus. Les pa­re­ció tan sen­ci­llo que cuan­do vol­vie­ron a Se­vi­lla de­ci­die­ron abrir el blog.

El su­yo es un es­pa­cio don­de se ex­pli­can to­do ti­po de re­ce­tas y re­fe­ren­cias de al­gu­nos lo­ca­les y res­tau­ran­tes que ellos mis­mos vi­si­tan. Aun­que nor­mal­men­te un blog se tra­ta de una ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual, ellos de­ci­die­ron crear es­te pro­yec­to con­jun­ta­men­te y, de es­ta for­ma, ca­da uno pu­do apor­tar los co­no­ci­mien­tos del cam­po que me­jor co­no­cía.

Es­te tam­bién es el ca­so de Me co­mo Bar­ce­lo­na, un blog di­ri­gi­do por tres uni­ver­si­ta­rios. Xè­nia Iz­quier­do, Ge­rard Ar­ti­gas y Mer­cè Pau, es­tu­dian­tes de Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, crea­ron un blog de ba­res y res­tau­ran­tes en Bar­ce­lo­na don­de co­mer por me­nos de cin­co eu­ros. El pro­yec­to sur­gió en oc­tu­bre a tra­vés de una asig­na­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.