AN­TÍ­DO­TOS CON­TRA EL REN­COR

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA

Soy un hombre de se­sen­ta años y siem­pre he te­ni­do un pro­ble­ma que se va agra­van­do con la edad en lu­gar de ir­se de­bi­li­tan­do. Soy muy ren­co­ro­so y así no es fá­cil vi­vir, por lo me­nos vi­vir a gus­to. Ya de ado­les­cen­te me guar­da­ba to­do lo que me ha­cían y sentía mu­cha ra­bia y re­sen­ti­mien­to. De adul­to, es­te sen­ti­mien­to si­guió apa­re­cien­do y ca­da vez que me ha­cían al­go que yo te­nía por in­jus­to, se me desata­ba una sen­sa­ción muy in­ten­sa de frus­tra­ción y ren­cor.

Hay co­sas que me su­ce­die­ron y las re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer, y men­tal­men­te me pon­go a dar­le vuel­tas y a ali­men­tar ra­bia, in­clu­so odio y afán de ven­gan­za. Has­ta soy ren­co­ro­so con los se­res más que­ri­dos cuan­do me da­ñan. Me ape­na­ría mu­cho lle­gar al fi­nal de mis días y se­guir sien­do tan ren­co­ro­so. ¿Es que no ten­go ca­pa­ci­dad pa­ra per­do­nar?

RES­PUES­TA

Po­dría­mos de­cir que hay ve­ne­nos y vi­ta­mi­nas pa­ra el al­ma. En­tre los ve­ne­nos: los celos, el odio, el ren­cor, la en­vi­dia, la ra­bia, la co­di­cia y tan­tos otros; en­tre las vi­ta­mi­nas, la com­pa­sión, el amor, el per­dón, la to­le­ran­cia, la be­ne­vo­len­cia. De la mis­ma ma­ne­ra que si to­ma­mos ali­men­tos tó­xi­cos en­ve­ne­na­mos el cuer­po, así su­ce­de con la psi­que. Se le de­be pro­cu­rar un nu­tri­men­to sano y equi­li­bra­do. Las vi­ta­mi­nas pa­ra el al­ma no sólo en­ri­que­cen psí­qui­ca­men­te a la per­so­na, sino que ac­túan be­né­fi­ca­men­te so­bre el cuer­po y sus fun­cio­nes. Los tó­xi­cos emo­cio­na­les, los sen­ti­mien­tos in­sa­nos, crean mu­cha des­di­cha y per­tur­ban psi­co­so­má­ti­ca­men­te. De­be­ría­mos ser lo su­fi­cien­te­men­te ca­ri­ta­ti­vos con no­so­tros mis­mos pa­ra no per­mi­tir­nos emo­cio­nes de ra­bia, odio, afán de ven­gan­za o re­sen­ti­mien­to. Las emo­cio­nes ve­ne­no­sas nos de­bi­li­tan, nos ro­ban paz in­te­rior y ener­gía. Hay que sa­ber po­ner­les pun­to fi­nal. ¿Y cuá­les son an­tí­do­tos del ren­cor? Pues la com­pren­sión, la com­pa­sión, el amor y el dis­cer­ni­mien­to lú­ci­do, así co­mo sa­ber eva­cuar y pu­ri­fi­car­se. Po­de­mos ima­gi­nar lo que pa­sa­ría si nues­tros in­tes­ti­nos no eva­cua­sen. Se tie­ne que sa­car el fan­go de las emo­cio­nes in­sa­nas y ,so­bre to­do –to­me no­ta de es­to por­que es esen­cial–, no re­tro­ali­men­tar­las po­nien­do a su ser­vi­cio los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos, por­que ellos son los que aca­rrean más las emo­cio­nes no­ci­vas. Emo­ción quie­re de­cir mo­vi­mien­to.

NO HAY QUE PEN­SAR QUE LOS DE­MÁS NOS HA­CEN DA­ÑO A PRO­PÓ­SI­TO SINO QUE A VE­CES ES POR SIM­PLE DES­CUI­DO O NE­GLI­GEN­CIA

Cuan­do sur­ge ese mo­vi­mien­to, hay que ver­lo co­mo una ola que vie­ne, pe­ro no de­jar que nos arras­tre ni tam­po­co for­ta­le­cer­la con pen­sa­mien­tos que la in­ten­si­fi­quen y pro­lon­guen. La cues­tión es ver la emo­ción ne­ga­ti­va co­mo si no nos per­te­ne­cie­se; vie­ne y se mar­cha. Hay que com­ba­tir los pen­sa­mien­tos per­ni­cio­sos me­dian­te sus opues­tos. No per­mi­ta que su men­te y su áni­mo se con­ta­mi­nen de tal mo­do. Tam­po­co te­ne­mos de­re­cho a es­tar juz­gan­do y pen­sar que te­ne­mos la ra­zón, y es­to a to­dos nos de­be ins­pi­rar el de­seo de cam­biar. ¿Es que nos cree­mos tan im­por­tan­tes que te­ne­mos el de­re­cho a ofen­der­nos por to­do? Hay un gran po­der en el per­dón.

Tam­po­co hay que pen­sar que los de­más nos quie­ren ha­cer da­ño a pro­pó­si­to; mu­chas ve­ces nos lo ha­cen por sim­ple ne­gli­gen­cia o des­cui­do. Igual que uno or­de­na su bi­blio­te­ca o la­va su co­che, te­ne­mos que or­de­nar y la­var la men­te. Si es­tá sal­pi­ca­da de emo­cio­nes in­sa­nas, es una fá­bri­ca de su­fri­mien­to. Pe­ro esa mis­ma men­te pue­de en­gen­drar un es­ta­do de afec­to, to­le­ran­cia y com­pa­sión. ¿Aca­so la mis­ma men­te que nos ata no es la que tie­ne que po­ner­nos alas de li­ber­tad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.