Lo que se cue­ce en in­ter­net

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Eu­là­lia San­ti­la­ri

La co­ci­na es­tá de mo­da en la red: cen­te­na­res de blogs y pá­gi­nas web con­tie­nen re­ce­tas, crí­ti­cas y re­co­men­da­cio­nes so­bre res­tau­ran­tes, gas­tro­no­mía e his­to­ria cu­li­na­ria. Los se­cre­tos, los pla­tos, los in­gre­dien­tes, las es­pe­cias hier­ven de la mano de blo­gue­ros que han con­ver­ti­do in­ter­net en un si­tio más olo­ro­so y, so­bre to­do, mu­cho más sa­bro­so

CON LOS BLOGS CU­LI­NA­RIOS APE­NAS SE GA­NA DI­NE­RO PE­RO SÍ IN­FLUEN­CIA TE­NER EL BLOG AL DÍA SU­PO­NE MAN­TE­NER CON­TAC­TO CON LOS SE­GUI­DO­RES

de la ca­rre­ra, pe­ro Me co­mo Bar­ce­lo­na re­sul­tó ser to­do un éxi­to y sus crea­do­res han se­gui­do ade­lan­te con es­te pro­yec­to. “De­ci­di­mos ha­cer­lo so­bre ba­res y res­tau­ran­tes de Bar­ce­lo­na don­de co­mer por me­nos de cin­co eu­ros, por­que pen­sa­mos que era un pre­cio muy ase­qui­ble”, ex­pli­ca Xè­nia Iz­quier­do, una de sus crea­do­ras. El re­qui­si­to es hablar so­bre ese ti­po de res­tau­ran­tes de ba­jo cos­te, pe­ro tam­bién de­be­mos com­pro­bar que la co­mi­da ten­ga bue­na pin­ta, lle­ne lo su­fi­cien­te y que el es­ta­ble­ci­mien­to sea bo­ni­to y aco­ge­dor”, aña­de. “Pro­cu­ra­mos rea­li­zar abier­ta­men­te crí­ti­cas po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas de los res­tau­ran­tes, in­ten­ta­mos ser ob­je­ti­vos, y creo que eso es lo que se ha va­lo­ra­do de nues­tro tra­ba­jo”, co­men­ta Ge­rard.

El ca­so de Do­lors Ma­teu es muy dis­tin­to, ya que ex­pli­ca que el blog le lle­gó “por sor­pre­sa”. Blog de cui­na fue un re­ga­lo que la fa­mi­lia le hi­zo a Do­lors cuan­do cum­plió 50 años. “Me re­ga­la­ron una co­ci­na vir­tual pa­ra que la lle­na­ra con to­das aque­llas re­ce­tas que ha­cía en ca­sa y que tan­to les gus­ta­ban; de eso mo­do las po­dría com­par­tir con mu­cha más gen­te”, ex­pli­ca. Se­gún la au­to­ra, sus re­ce­tas sa­len de la im­pro­vi­sa­ción, de la tra­di­ción, de las ideas trans­for­ma­das, de nue­vos sa­bo­res y com­bi­na­cio­nes. “El 90% de mi blog son las re­ce­tas: aperitivos, en­tran­tes, pas­tas, car­ne, pes­ca­do, mer­me­la­das, pos­tres, pas­te­les, pla­tos pa­ra el tá­per, me­nús dia­rios, ce­le­bra­cio­nes…”, co­men­ta. Ade­más, se en­car­ga de to­do en el blog: pien­sa en las re­ce­tas, las co­ci­na, y ha­ce las fo­tos. “Yo me lo gui­so, yo me lo co­mo”, bro­mea Ma­teu.

La cla­ve del éxi­to In­ter­net se ha con­ver­ti­do en una de las he­rra­mien­tas que uti­li­za­mos a dia­rio, ya sea pa­ra tra­ba­jar o pa­ra nues­tro ocio. Los blogs son un es­pa­cio de au­to­rrea­li­za­ción, don­de el crea­dor se con­vier­te en su pro­pio je­fe y, por lo tan­to, es él quien eli­ge el qué, el có­mo y el cuán­do. Aho­ra bien, ¿qué hay que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de crear uno?

Se­gún Ós­car Co­ro­mi­na, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, el fac­tor más im­por­tan­te es el tiem­po. “Uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes pa­ra que un blog ten­ga éxi­to es la pe­rio­di­ci­dad en la pu­bli­ca­cio­nes, y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de tiem­po”, afir­ma. A ni­vel tec­no­ló­gi­co, ex­pli­ca, no tie­ne de­ma­sia­da com­pli­ca­ción, y más en una era en la que el uso de in­ter­net es­tá prác­ti­ca­men­te ex­ten­di­do a to­da la so­cie­dad, y aña­de que hay que te­ner pa­cien­cia, per­se­ve­ran­cia y ser cons­cien­te de ello. Lle­var un blog al día re­quie­re tiem­po y ho­ras de de­di­ca­ción: pen­sar las re­ce­tas, rea­li­zar­las, fo­to­gra­fiar­las, escribir los ar­tícu­los, do­cu­men­tar­se so­bre un de­ter­mi­na­do te­ma o ha­cer la crí­ti­ca de un res­tau­ran­te que he­mos vi­si­ta­do, por ejem­plo.

“Ca­da día in­ten­to de­di­car un par de ho­ras al blog, pe­ro sólo cuan­do ya he ter­mi­na­do con to­do lo de­más. Es di­fí­cil com­pa­gi­nar­lo con un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal y con la fa­mi­lia”, ex­pli­ca Mo­lins. Mer­cè Pau, una de las au­to­ras de Me co­mo Bar­ce­lo­na, co­men­ta que es di­fí­cil cuan­ti­fi­car el tiem­po que se de­di­ca a ali­men­tar un blog, por­que de­trás de ca­da ar­tícu­lo hay mu­chas ho­ras de do­cu­men­ta­ción, pre­pa­ra­ción y edi­ción.

Un blo­gue­ro no sólo ges­tio­na su co­ci­na vir­tual, tam­bién tie­ne un gru­po de se­gui­do­res más o me­nos fiel y ejer­ce cier­ta in­fluen­cia so­bre ellos. “No se tra­ta de ser más o me­nos pro­fe­sio­nal, pues­to que ga­nar­se la vi­da con un blog es muy di­fí­cil. Pue­de ser un ca­nal más de co­mu­ni­ca­ción, pe­ro no tu prin­ci­pal fuente de in­gre­sos. De­bes te­ner mu­chí­si­mas vi­si­tas y ser ca­paz de rea­li­zar una bue­na ex­plo­ta­ción pu­bli­ci­ta­ria”, aña­de Mer­cè. Aun­que no sólo se tra­ta del di­ne­ro. Pa­ra mu­chos el blog es una tar­je­ta de pre­sen­ta­ción, con la que pue­des dar a co­no­cer tu tra­ba­jo, tu ta­len­to. Se tra­ta de una he­rra­mien­ta muy per­so­nal, de ma­ne­ra que en fun­ción del ti­po de con­te­ni­do que ofrez­ca­mos y del as­pec­to for­mal que le de­mos, nos es­ta­re­mos mos­tran­do al pú­bli­co de una for­ma u otra. Por eso es im­por­tan­te cui­dar la pre­sen­ta­ción. Pa­ra Co­ro­mi­na, la prin­ci­pal ven­ta­ja de un blog es el he­cho de que no exis­te nin­gún re­qui­si­to edi­to­rial, uno se con­vier­te en su je­fe. Es­ta li­ber­tad a prio­ri es fa­vo­ra­ble, aun­que siem­pre hay que te­ner en cuen­ta que la in­for­ma­ción que pu­bli­ca­mos sea de ca­li­dad. In­ter­net es un in­men­so es­ca­pa­ra­te, y nun­ca se sa­be quién po­dría ver nues­tro tra­ba­jo a tra­vés de es­te.

Pu­bli­ci­dad Pe­ro los blogs no sólo están ex­pues­tos a los se­gui­do­res, sino tam­bién a la di­ná­mi­ca pu­bli­ci­ta­ria que se crea en la red. In­ter­net es un me­dio de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, y es por eso que ca­da vez más las mar­cas y las em­pre­sas de­ci­den anun­ciar­se en in­ter­net pa­ra cap­tar clien­tes. Y con el mun­do de la co­ci­na, pa­sa lo mis­mo. Al­bert Mo­lins ex­pli­ca que con el blog ha re­ci­bi­do pro­pues­tas de mar­cas, res­tau­ran­tes e in­clu­so ga­bi­ne­tes de pren­sa pa­ra ha­cer pu­bli­ci­dad so­bre de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos o es­ta­ble­ci­mien­tos. “No acep­to es­te ti­po de pro­pues­tas, a me­nos que ya tu­vie­ra en men­te hablar so­bre un si­tio en par­ti­cu­lar”, ase­gu­ra. Los crea­do­res de Me co­mo Bar­ce­lo­na tam­bién ex­pli­can que en al­gu­na oca­sión los pro­pie­ta­rios de ba­res y res­tau­ran­tes se han pues­to en con­tac­to con ellos pa­ra pe­dir­les si po­dían hablar de su lo­cal en el blog.

El sec­tor de la gas­tro­no­mía tam­bién es­tá en cri­sis. Las mar­cas se apo­yan en las redes pa­ra ha­cer mar­ke­ting en los blogs. Ade­más, uno de los pro­ble­mas es­tá re­la­cio­na­do con los de­re­chos de au­tor. En in­ter­net es muy di­fí­cil con­se­guir que se res­pe­te la ley, y hay gen­te que co­pia con­te­ni­dos. “De­be­mos re­fle­xio­nar so­bre has­ta qué pun­to te­ne­mos con­trol so­bre los con­te­ni­dos cuan­do pu­bli­ca­mos en una pla­ta­for­ma gra­tui­ta”, ra­zo­na Co­ro­mi­na.

Redes so­cia­les Ca­da vez me­nos los blogs fun­cio­nan co­mo ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes. En es­te sen­ti­do, las redes so­cia­les están es­tre­cha­men­te li­ga­das a es­tos blogs e in­clu­so se con­vier­ten en ca­na­les de di­fu­sión in­dis­pen­sa­bles pa­ra lle­gar a más usua­rios. Aquí es don­de en­tra en jue­go la ca­pa­ci­dad del au­tor pa­ra mo­ver la in­for­ma­ción a tra­vés de otras pla­ta­for­mas y redes so­cia­les. “A tra­vés de Twit­ter man­ten­go el con­tac­to con la gen­te que me si­gue; in­clu­so po­dría de­cir que me co­mu­ni­co más con mis se­gui­do­res a tra­vés de Twit­ter que no a tra­vés del pro­pio blog”, co­men­ta Mo­lins. Ma­ri Án­ge­les To­rres ex­pli­ca que las redes so­cia­les le ab­sor­bían tan­to tiem­po pa­ra lle­var al día el blog que de­ci­dió mar­car­se unos ho­ra­rios ca­da día. “An­tes me ocu­pa­ba de Pin­te­rest, Twit­ter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram… Aho­ra sólo es­toy pen­dien­te de Twit­ter y Fa­ce­book”, ma­ni­fies­ta.

El con­tac­to con los se­gui­do­res de un blog es fun­da­men­tal. En el ca­so de la co­ci­na, los lectores pue­den desem­pe­ñar un pa­pel im­por­tan­te, pro­po­nien­do nue­vas re­ce­tas o apor­tan­do su pun­to de vis­ta so­bre de­ter­mi­na­dos res­tau­ran­tes. El equi­po de Me co­mo Bar­ce­lo­na va­lo­ra mu­cho la opi­nión de los usua­rios, por­que al fin y al ca­bo el blog es­tá des­ti­na­do al pú­bli­co. “Por ejem­plo, fue idea de los usua­rios in­tro­du­cir un ma­pa con los res­tau­ran­tes de Bar­ce­lo­na de los que ha­blá­ba­mos”, co­men­ta Mer­cè Pau. Por su par­te, Do­lors Ma­teu ase­gu­ra que el mo­tor de su blog ra­di­ca en sa­ber que hay per­so­nas “que mi­ran tu tra­ba­jo, co­ci­nan tus re­ce­tas y co­men­tan si les han gus­ta­do a no”.

Los blogs que con­tie­nen re­ce­tas son los más re­pre­sen­ta­ti­vos, y a la vez los más bus­ca­dos por los usua­rios, co­mo por ejem­plo Cook me ten­der. Su au­to­ra ex­pli­ca que pro­cu­ra ha­cer re­ce­tas con pro­duc­tos de tem­po­ra­da, aun­que tam­bién se de­ja lle­var por lo que le ape­te­ce en aquel mo­men­to. “He vis­to que el cho­co­la­te tie­ne mu­cho éxi­to. De to­dos mo­dos, in­ten­to ha­cer de to­do, y si pue­de ser sano, me­jor. Creo que to­dos aca­ba­mos pen­san­do en las mis­mas re­ce­tas, la coin­ci­den­cia es inevi­ta­ble”, la­men­ta To­rres.

El re­to, y la so­lu­ción, con­sis­te en di­fe­ren­ciar­se de los de­más. Al­bert Mo­lins reivin­di­ca una ti­po­lo­gía de blog más re­la­cio­na­da con la cul­tu­ra cu­li­na­ria y la gas­tro­no­mía y me­nos li­ga­do a las re­ce­tas. Los blogs nos dan ideas so­bre qué cocinar y nos di­cen có­mo ha­cer­lo y tam­bién son una gran fuente de in­for­ma­ción pa­ra bus­car es­ta­ble­ci­mien­tos don­de co­mer adap­ta­dos a nues­tros gus­tos y ne­ce­si­da­des. Y lo más im­por­tan­te, to­do ello, en tan sólo unos po­cos se­gun­dos. En los úl­ti­mos años los or­de­na­do­res por­tá­ti­les y las ta­ble­tas han en­tra­do en la co­ci­na, de for­ma que ya no es ex­tra­ño ver a al­guien con­sul­tan­do una re­ce­ta en el mó­vil mien­tras pre­pa­ra la co­mi­da. Ós­car Co­ro­mi­na cree que es un con­te­ni­do que siem­pre ha te­ni­do mu­cho éxi­to, co­mo las re­co­men­da­cio­nes de res­tau­ran­tes.

Aun así, Mo­lins no ve tan cla­ro el fu­tu­ro de aque­llos blogs que in­for­man so­bre res­tau­ran­tes: “Es cier­to que tam­bién hay mu­cha ofer­ta en la red so­bre crí­ti­ca, pe­ro el pro­ble­ma es que a ve­ces es­ta in­for­ma­ción no es­tá ac­tua­li­za­da, y en­con­tra­mos crí­ti­cas, por ejem­plo, so­bre res­tau­ran­tes que ya han ce­rra­do. Es­to con las re­ce­tas no pa­sa, por­que no im­por­ta que una re­ce­ta ten­ga tres o vein­te años, ya que el con­te­ni­do se­rá el mis­mo”, con­clu­ye Mo­lins .

Fa­ce­book.com/me­co­mobcn

No­mas­tup­pers­de­ma­ma.com

Ho­mo­gas­tro­no­mi­cus.word­press.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.