En Ca­sa

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Y lue­go exis­ten apli­ca­cio­nes co­mo On the Mu­sic Path, pa­ra iPad, que ofre­cen cla­ses en pro­fun­di­dad de un mon­tón de ins­tru­men­tos que im­par­ten los nú­me­ros uno de ca­da uno. Así pue­des apren­der des­de fin­ger­pic­king –una téc­ni­ca pa­ra to­car la gui­ta­rra desa­rro­lla­da por los mú­si­cos de blues y de folk de co­mien­zos del si­glo XX y que per­mi­te to­car en so­li­ta­rio in­ter­pre­tan­do a la vez rit­mo y me­lo­día– a gui­ta­rra jazz, y tie­nes co­mo pro­fe­sor a Lee Ri­te­nour, o jazz pa­ra piano, con Rus­sel Fe­rran­te. O im­pro­vi­sa­ción in­dia, con el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do Ra­vi Shan­kar. La app es gra­tui­ta, pe­ro lue­go ca­da cla­se va­le al­go más de 10 eu­ros. Las cla­ses están muy bien pre­sen­ta­das, los ví­deos son de ca­li­dad, con imá­ge­nes a me­nu­do par­ti­das en dos pa­ra en­se­ñar las dos ma­nos, o la ta­bla­tu­ra o la par­ti­tu­ra. Se pue­den ver los tu­to­ria­les o al­gu­nas par­tes tan­tas ve­ces co­mo sea pre­ci­so, has­ta que sal­ga. In­clu­so uno pue­de gra­bar­se to­can­do las pie­zas apren­di­das. Un más­til elec­tró­ni­co Otras apli­ca­cio­nes, co­mo iTar, son muy útiles pa­ra des­di­bu­jar las fron­te­ras en­tre ins­tru­men­tos; es­tá pen­sa­da pa­ra mú­si­cos, guitar he­roes, ar­tis­tas elec­tró­ni­cos, o sim­ples afi­cio­na­dos a la mú­si­ca, y per­mi­te apren­der gui­ta­rra, pe­ro tam­bién piano, sin­te­ti­za­dor, ba­te­ría elec­tró­ni­ca… Es fá­cil de lle­var y ofre­ce to­dos los ins­tru­men­tos que quie­ras. Con­sis­te en una es­pe­cie de más­til elec­tró­ni­co que se aco­pla al iPad y que que­da in­te­gra­do y que, se­gún la em­pre­sa que lo fa­bri­ca, Starr Lab, “trans­for­ma la ta­ble­ta en un nue­vo ins­tru­men­to mu­si­cal del si­glo XXI, el iTar”. Ade­más, la ca­de­na BBC tam­bién cuen­ta con ex­ce­len­tes re­cur­sos en lí­nea orien­ta­dos a adul­tos pa­ra apren­der mú­si­ca y nu­me­ro­sas es­cue­las tra­di­cio­na­les de en­se­ñan­za mu­si­cal e in­clu­so al­gu­nos mú­si­cos han crea­do sus pro­pias pá­gi­nas web con mu­chos re­cur­sos pa­ra fa­ci­li­tar la ad­qui­si­ción de com­pe­ten­cias mu­si­ca­les. Pe­ro ¿se pue­de apren­der realmente a to­car un ins­tru­men­to sin sa­lir de ca­sa, tan sólo con las he­rra­mien­tas que hay en in­ter­net? Pues, de­fi­ni­ti­va­men­te, sí. Aun­que con mu­chos ma­ti­ces. Pa­ra em­pe­zar, si se en­tien­de que apren­der a to­car la gui­ta­rra o el piano así no im­pli­ca que uno se va­ya a con­ver­tir en con­cer­tis­ta. Es­tá cla­ro que apren­der de for­ma au­to­di­dac­ta, sin te­ner no­cio­nes de mú­si­ca, tie­ne sus li­mi­ta­cio­nes. Ins­truc­cio­nes y al­go más “Apren­der a to­car la gui­ta­rra o el piano no es co­mo mon­tar un mue­ble. No es su­fi­cien­te con las ins­truc­cio­nes”, opi­na Jor­di Ar­ti­gas, mú­si­co, pro­fe­sor de gui­ta­rra des­de ha­ce un cuar­to de si­glo y di­rec­tor de la es­cue­la de mú­si­ca Mu­si­cà­rea (Mu­sic-area.org), en Vi­la­no­va i la Gel­trú (Bar­ce­lo­na). Y bue­na prue­ba de ello, se­ña­la, es que mu­cha gen­te no lo con­si­gue. In­ten­tan apren­der por su cuen­ta pe­ro aca­ban ti­ran­do la toa­lla: no les sa­le lo que quie­ren por­que no es tan sen­ci­llo. “Se re­quie­re ta­len­to. Hay que te­ner oí­do y ha­bi­li­dad con las ma­nos. Hay mu­cha gen­te que in­ten­ta apren­der sólo con YouTu­be y fra­ca­sa”.

YOUTU­BE, ITAR, LA BBC, O GA­RA­GE BAND SON OP­CIO­NES ÚTILES PA­RA APREN­DER CON SKY­PE, LAS CLA­SES EN DI­REC­TO Y A MI­LES DE KI­LÓ­ME­TROS SON UN HE­CHO

Ade­más de oí­do mu­si­cal, tam­bién es pre­ci­so te­na­ci­dad, no dar­se por ven­ci­do y mu­chas, mu­chas ho­ras de en­sa­yo, pue­de que más in­clu­so que si se asis­te a cla­ses pre­sen­cia­les. “Por­que vas más len­to, por­que cues­ta más al no te­ner a na­die a tu la­do que te eche un ca­ble, te co­rri­ja o te alien­te a se­guir. Es­tá cla­ro que sólo mi­ran­do ví­deos de YouTu­be no te vas a con­ver­tir en un Ji­mi Hen­drix –afir­ma Ser­gio Gar­cía, de 37 años, economista y can­tan­te del gru­po Red Roos­ters–. Pe­ro sí que con es­fuer­zo vas a po­der to­car can­cio­nes de tus gru­pos fa­vo­ri­tos”. Aho­ra bien, sí es más fá­cil si apren­des con al­guien y tam­bién mo­ti­va mu­cho más. So­bre to­do si tie­ne la mis­ma afi­ni­dad mu­si­cal que tú y te pue­des pa­sar ho­ras dis­fru­tan­do to­can­do”. En cla­se y en ca­sa A Ser­gio Gar­cía du­ran­te to­da la vi­da le ha apa­sio­na­do can­tar. De jo­ven­ci­to, so­lía ha­cer­lo con otros ami­gos que to­ca­ban la gui­ta­rra y siem­pre ha­bía pen­sa­do que es­ta­ría bien sa­ber to­car­la él tam­bién pa­ra po­der acom­pa­ñar­se. Ha­ce cin­co años, de­ci­dió lan­zar­se a la pis­ci­na. Al prin­ci­pio por su cuen­ta, pe­ro no aca­ba­ba de sa­lir­le. Así que co­men­zó a ir a cla­ses y lue­go “en ca­sa ha­cía to­do lo que el pro­fe­sor me de­cía que no hi­cie­se –re­cuer­da en­tre ri­sas–. Me ba­ja­ba le­tras, par­ti­tu­ras, y so­bre to­do acor­des, y así to­ca­ba lo que me gus­ta­ba”. Des­pués de un par de años, de­jó las cla­ses y si­guió por su cuen­ta con me­dios co­mo YouTu­be. “Es esen­cial, pue­des apren­der mu­cho allí, des­de có­mo co­ger la gui­ta­rra has­ta las es­ca­las pen­ta­tó­ni­cas. Evi­den­te­men­te, no es tan fá­cil co­mo ir a cla­ses, por­que no tie­nes tu­tor, pe­ro lo pue­des sa­car igual. Vas más len­to pe­ro si­gues tu ca­mino”. En Red Roos­ters no es el úni­co que co­men­zó de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta. Ac­tual­men­te to­can ver­sio­nes de te­mas de rock, country, blues, que mo­di­fi­can y adap­tan a su es­ti­lo. “Aho­ra es­toy em­pe­zan­do a apren­der a to­car la ar­mó­ni­ca, tam­bién por mi cuen­ta. Aun­que es di­fí­cil por­que no hay tan­tos tu­to­ria­les co­mo de gui­ta­rra. Y pe­se a que no lo pa­rez­ca, ¡la ar­mó­ni­ca es un ins­tru­men­to com­pli­ca­do!”, aña­de Ser­gio. “Los tu­to­ria­les en lí­nea son un com­ple­men­to ex­ce­len­te pa­ra las cla­ses pre­sen­cia­les. Lo veo en mis alum­nos que vie­nen a cla­se, les en­se­ña­mos pe­da­gó­gi­ca­men­te y lue­go en ca­sa se di­vier­ten mi­ran­do có­mo to­can los gru­pos que les gus­tan y tra­tan­do de imi­tar­los ”, con­si­de­ra Jor­di Ar­ti­gas. De he­cho, él tam­bién ha em­pe­za­do a gra­bar ví­deos que lue­go

sube a la red y en los que en­se­ña gui­ta­rra. “Ten­go mi pro­pia cru­za­da –bro­mea–. Me gus­ta mu­cho un es­ti­lo mi­no­ri­ta­rio de mú­si­ca, el fin­ger­pic­king, y me sien­to en la obli­ga­ción de dar­lo a co­no­cer. En el mun­do an­glo­sa­jón tie­ne mu­chos se­gui­do­res pe­ro aquí so­mos sólo unos cuan­tos fri­quis”, bro­mea. Por amor al ar­te Tam­bién gra­ban tu­to­ria­les des­de el 2007 un gru­po de trein­tea­ñe­ros de La Ga­rri­ga que com­par­ten la pa­sión por la mú­si­ca. Mon­ta­ron To­ca­me­la.cat, una web en la que en­se­ñan de ma­ne­ra gra­tui­ta y lú­di­ca a to­car can­cio­nes fá­ci­les en sie­te mi­nu­tos y sin ne­ce­si­dad de es­tu­diar par­ti­tu­ra. Aho­ra el si­tio en in­ter­net es­tá al­go pa­ra­do –aun­que in­sis­ten en que están pre­pa­ran­do un re­lan­za­mien­to– pe­ro en sus mo­men­tos ál­gi­dos, lle­gó a te­ner has­ta 3.000 usua­rios dia­rios, lo que de­mues­tra la po­pu­la­ri­dad de es­te ti­po de mé­to­dos pa­ra apren­der des­de ca­sa. “La idea –cuen­ta Eli­sa­beth Che­ca, maes­tra de par­vu­la­rio es­pe­cia­li­za­da en en­se­ñan­za mu­si­cal y pro­fe­so­ra en To­ca­me­la.cat– era en­se­ñar una can­ción de ma­ne­ra que la per­so­na que tu­vie­ras de­lan­te pu­die­ra en­ten­der­la fá­cil­men­te. Esa era la úni­ca con­sig­na que te­nía­mos. A par­tir de ahí, ca­da uno ha­cía un po­co lo que que­ría: si era más roc­ke­ro o más jazz, es­co­gía te­mas a su gus­to y se gra­ba­ba mien­tras los ex­pli­ca­ba. A me­di­da que fui­mos te­nien­do ví­deos –re­me­mo­ra–, los cla­si­fi­ca­mos por gé­ne­ros y di­fi­cul­tad. Que­ría­mos de­mos­trar que no ha­ce fal­ta ser ex­per­to pa­ra to­car. Pre­ten­día­mos tan sólo que la gen­te se lo pa­sa­ra bien”. La ex­pe­rien­cia fun­cio­nó con éxi­to des­de el prin­ci­pio. Y el gru­po de ami­gos de­trás del pro­yec­to des­cu­brie­ron, con sa­tis­fac­ción, que los usua­rios les en­via­ban ví­deos de ellos to­can­do las can­cio­nes que ha­bían apren­di­do o de sus pri­me­ros con­cier­tos, e in­clu­so años más tar­de les pe­dían ser par­te de la plan­ti­lla de profesores vo­lun­ta­rios. “Em­pe­za­mos sien­do 12 y aho­ra so­mos 57”, se­ña­la Eli­sa­beth Che­ca. “Lo ha­ce­mos por­que nos lo pa­sa­mos muy bien”. ¿Uni­for­mi­dad o per­so­na­li­dad? Es­tu­diar de for­ma au­to­di­dac­ta es tam­bién una for­ma de orien­tar el apren­di­za­je ha­cia lo que de ver­dad nos in­tere­sa. Gem­ma Tu­tu­saus, can­tan­te de Betty Be­lle (Betty­be­lle.band­camp.com), lo tie­ne cla­ro. Co­mo a Ser­gio Gar­cía de Red Roos­ters, a Tu­tu­saus lo que le gus­tó des­de siem­pre era can­tar. Y can­tar soul. Es­tu­dió al­go de mú­si­ca en una es­cue­la de pe­que­ña, aun­que “aca­bé muy de­sen­ga­ña­da, por­que en­se­ña­ban a can­tar a to­do el mun­do de la mis­ma for­ma. De ma­ne­ra que to­das las vo­ces aca­ba­ban so­nan­do igual. Y yo que­ría te­ner mi per­so­na­li­dad pro­pia”, ex­pli­ca Tu­tu­saus. De­ci­dió mon­tár­se­lo por su cuen­ta. Apren­dió al­go de piano y de gui­ta­rra, y a can­tar “mi­ran­do cur­sos en YouTu­be. Tam­bién vien­do mu­chos ví­deos de los años se­sen­ta, de gran­des can­tan­tes co­mo Sa­rah Vaug­han o Di­nah Was­hing­ton; mi­ra­ba có­mo can­ta­ban y qué ac­ti­tud te­nían, por­que en nin­gu­na es­cue­la te pre­pa­ran pa­ra trans­mi­tir emo­cio­nes al pú­bli­co. Es cier­to que si no pi­sas una es­cue­la ten­drás ca­ren­cias. Se­gu­ra­men­te, yo no lee­ré par­ti­tu­ras igual de rá­pi­do que al­guien que ha­ya he­cho ar­mo­nía –con­si­de­ra Tu­tu­saus–. Aho­ra bien, co­mo ven­ta­ja, creo que ten­go más per­so­na­li­dad”. Betty Be­lle es un gru­po de soul que tie­ne po­co más de un año y me­dio de vi­da, y en el que co­men­za­ron ha­cien­do ver­sio­nes de la Mo­town. Aho­ra se han mo­der­ni­za­do un po­co, bro­mea Gem­ma, e in­cor­po­ran bases de elec­tró­ni­ca. Y su his­to­ria es­tá tam­bién es­tre­cha­men­te vin­cu­la­da a in­ter­net. “Nos co­no­ci­mos a tra­vés de Fa­ce­book. No es bro­ma, en­tre mú­si­cos es al­go que se ha­ce mu­cho”, ase­gu­ra es­ta can­tan­te. “Sue­les agre­gar a otros mú­si­cos y po­nes anun­cios del ti­po ‘ne­ce­si­to ur­gen­te a un ba­jis­ta’”. “Apren­do mu­cho a su la­do. Y tam­bién es­cu­chan­do mu­cha mú­si­ca. He in­ver­ti­do en com­prar­me dis­cos en vez de ir a la es­cue­la. Al prin­ci­pio, re­cuer­do que me gra­ba­ba cin­tas de ca­se­te y las es­cu­cha­ba una y otra vez, las imi­ta­ba, re­pe­tía, pa­ra apren­der. Aho­ra uso el iP­ho­ne y el iPod. Y mu­chos pro­gra­mas que me dan fle­xi­bi­li­dad. Si, por ejem­plo, es­toy co­ci­nan­do y se me ocu­rre una can­ción, me gra­bo con el mó­vil. O cuan­do en­sa­yo en ca­sa, uso el Ga­ra­geBand de Mac, muy sen­ci­llo y que va muy bien”. Es la era del haz­lo tú mis­mo. La cues­tión es que aque­llo que ha­ce­mos nos gus­te y nos mo­ti­ve y nos ha­ga dis­fru­tar de la mú­si­ca, que es lo esen­cial. E in­ter­net es­tá lle­na de re­cur­sos pa­ra ayu­dar­nos a ad­qui­rir com­pe­ten­cias mu­si­ca­les, nue­vos co­no­ci­mien­tos, y a me­jo­rar lo que ya sa­be­mos. “Un buen pro­fe de mú­si­ca es aquel que sa­ca lo me­jor de ti”, ase­gu­ra Jor­di Ar­ti­gas. Y ese pro­fe pue­de ser de car­ne y hue­so y es­tar a tu la­do, o a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, vía Sky­pe. “Lo que no hay que ol­vi­dar –aña­de– es que la mú­si­ca tie­ne un com­po­nen­te so­cial muy im­por­tan­te. Dis­fru­tas en ca­sa to­can­do so­lo la gui­ta­rra, pe­ro en ge­ne­ral no es un pla­cer me­ra­men­te in­di­vi­dual. La mú­si­ca es al­go más que to­car tres o cua­tro can­cio­nes en una ha­bi­ta­ción. Es to­car con otras per­so­nas, de­lan­te de gen­te, con ami­gos, to­can­do jun­tos. Y eso, si no sa­les de ca­sa y de in­ter­net, di­fí­cil­men­te lo con­se­gui­rás, por lo que te pue­des que­dar en al­go bas­tan­te li­mi­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.