No son agua

El con­su­mo de tran­qui­li­zan­tes

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to May­te Rius

y an­ti­de­pre­si­vos se ha dis­pa­ra­do. En la ma­yo­ría de ca­sos se to­man ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca, pe­ro los pro­pios mé­di­cos están preo­cu­pa­dos por las con­se­cuen­cias de la ge­ne­ra­li­za­ción de unos me­di­ca­men­tos que son efi­ca­ces pe­ro en­tra­ñan ries­gos, so­bre to­do psi­co­ló­gi­cos

Mónica llevaba año y me­dio en pa­ro cuan­do la lla­ma­ron pa­ra una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. La an­gus­tia y di­fi­cul­ta­des pa­sa­das du­ran­te esos me­ses se des­bor­da­ron y, de re­pen­te, se veía in­ca­paz de po­ner­se de­lan­te de un en­tre­vis­ta­dor sin echar­se a tem­blar. So­lu­ción: to­mar­se du­ran­te tres o cua­tro días unas pas­ti­llas que se­gún su ami­ga iban muy bien pa­ra tran­qui­li­zar­se y que ella mis­ma le ce­dió. Co­mo Mónica, cua­tro de ca­da diez es­pa­ño­les han re­cu­rri­do en al­gu­na oca­sión a an­sio­lí­ti­cos, som­ní­fe­ros o an­ti­de­pre­si­vos, y tres de ellos lo han he­cho en el úl­ti­mo año. Las cifras, ex­traí­das de una encuesta rea­li­za­da por la Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) a dos mil ciu­da­da­nos de en­tre 18 y 74 años, po­ne nú­me­ros a un fe­nó­meno so­bre el que des­de al­gu­nos ám­bi­tos mé­di­cos se vie­ne aler­tan­do: la ge­ne­ra­li­za­ción –y fri­vo­li­za­ción, en pa­la­bras de al­gu­nos– del con­su­mo de me­di­ca­men­tos re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad o el es­trés. Se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, los an­sio­lí­ti­cos son la dro­ga más con­su­mi­da des­pués del ta­ba­co y el al­cohol, y por en­ci­ma del can­na­bis: más de un 15% de las mu­je­res y el 7,6% de los hom­bres de­cla­ró ha­ber­los con­su­mi­do en el 2011 en la encuesta do­mi­ci­lia­ria so­bre al­cohol y dro­gas en Es­pa­ña (Eda­des). En el 2005, los por­cen­ta­jes eran del 6,7% y el 3,5%, res­pec­ti­va­men­te. Ca­bría pen­sar que es­te fuer­te au­men­to tie­ne que ver con la cri­sis que vi­vi­mos, que es­tá afec­tan­do a la sa­lud men­tal de mu­chas per­so­nas (de ello ha­blá­ba­mos en el ES del pa­sa­do día 9). “En las si­tua­cio­nes de cri­sis es nor­mal que las per­so­nas pa­dez­can más an­sie­dad y que es­ta cau­se su­fri­mien­to por­que sur­gen ries­gos no ima­gi­na­dos pa­ra mu­chos, co­mo el mie­do al pa­ro, a que los fa­mi­lia­res se vean afec­ta­dos de for­ma gra­ve, et­cé­te­ra, y se acu­de al mé­di­co o a la far­ma­cia a pe­dir al­gu­na ayu­da pa­ra su­pe­rar esa an­gus­tia”, ex­pli­ca San­tia­go Cué­llar, je­fe del de­par­ta­men­to de ac­ción pro­fe­sio­nal del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Far­ma­céu­ti­cos de Es­pa­ña. Sin em­bar­go, son mu­chos los mé­di­cos que des­vin­cu­lan el al­to con­su­mo de an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de­pre­si­vos de la ac­tual si­tua­ción eco­nó­mi­ca y ad­vier­ten que las cifras co­men­za­ron a dis­pa­rar­se ha­ce ya más de una dé­ca­da, en ple­na bo­nan­za. De he­cho, tan­to las cifras de ven­ta de los tran­qui­li­zan­tes y an­ti­de­pre­si­vos más uti­li­za­dos que fa­ci­li­ta la con­sul­to­ra IMS Health co­mo las es­ta­dís­ti­cas de en­va­ses dis­pen­sa­dos por la sa­ni­dad pú­bli­ca ca­ta­la­na evi­den­cian que los ma­yo­res in­cre­men­tos se pro­du­je­ron an­tes de la cri­sis, con un sig­ni­fi­ca­ti­vo re­pun­te el año 2010 y una cier­ta ten­den­cia a la es­ta­bi­li­za­ción en los dos úl­ti­mos años. “El au­men­to es­can­da­lo­so del con­su­mo de es­tos fár­ma­cos tie­ne que ver con la evo­lu­ción de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal, ca­da vez más ne­ga­do­ra de las emo­cio­nes y las sen­sa­cio­nes; con el he­cho de que los mé­di­cos no es­ta­mos su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos ni te­ne­mos re­cur­sos ni tiem­po pa­ra abor­dar emo­cio­nes co­mo la tris­te­za, el mie­do, la an­gus­tia o la fo­bia y lo re­sol­ve­mos re­ce­tan­do me­di­ca­men­tos, y con el gran po­der que po­see la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca”, re­su­me el pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Psi­co­so­má­ti­ca y Psi­co­te­ra­pia, Jo­sé Luis Ma­rín. Tam­bién la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría, Eu­do­xia Gay, cree que el ele­va­do con­su­mo de tran­qui­li­zan­tes, som­ní­fe­ros y an­ti­de­pre­si­vos tie­ne que ver con que en nues­tra so­cie­dad “hay muy po­ca to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la gen­te quie­re so­lu­cio­nes rá­pi­das a sus pro­ble­mas y ti­ra de fár­ma­cos en lu­gar de ela­bo­rar su an­sie­dad, de desa­rro­llar me­ca­nis­mos de de­fen­sa an­te los pro­ble­mas que les pro­vo­can esa an­gus­tia y de bus­car for­mas de vi­da más sa­nas pa­ra dis­mi­nuir la ten­sión y el es­trés”. En­ric Ara­go­nés, res­pon­sa­ble del gru­po de sa­lud men­tal de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria (Se­mFyc), co­men­ta que la ma­yo­ría de pro­ble­mas de an­sie­dad que plan­tean los pa­cien­tes que pa­san por los cen­tros de sa­lud no son pro­ble­mas mé­di­cos, sino so­cia­les y eco­nó­mi­cos, y eso no de­be­ría me­di­car­se. “Los mé­di­cos de­be­mos con­te­ner­nos, no me­di­ca­li­zar lo que no son si­tua­cio­nes pa­to­ló­gi­cas, y ayu­dar al pa­cien­te a en­con­trar otras so­lu­cio­nes”. La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da en­tre los es­pe­cia­lis­tas es que tra­tar de re­sol­ver los pro­ble­mas la­bo­ra­les o fa­mi­lia­res con psi­co­fár­ma­cos “es pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na”, y su con­se­jo es re­cu­rrir a otras vías, co­mo las psi­co­te­ra­péu­ti­cas. “Lo pri­me­ro que de­be­ría­mos ha­cer es nor­ma­li­zar las res­pues-

tas de tris­te­za y an­gus­tia an­te de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, dar­les va­lor; y cuan­do al­gún ami­go que se ha que­da­do sin tra­ba­jo o que pa­sa di­fi­cul­ta­des nos cuen­ta su an­gus­tia, no de­cir­le que no se preo­cu­pe y que lo que ha de ha­cer es ani­mar­se, por­que así le es­ta­mos in­ci­tan­do a di­si­mu­lar su es­ta­do; en vez de eso, hay que de­cir­le que es nor­mal que es­té tris­te y preo­cu­pa­do, que ha de so­bre­lle­var­lo y tra­tar de apro­ve­char la si­tua­ción pa­ra co­no­cer­se me­jor, ex­plo­rar sus re­cur­sos, ver qué pue­de ha­cer pa­ra en­con­trar otras opor­tu­ni­da­des”, re­su­me Ma­rín. Gay ex­pli­ca que en lu­gar de tra­tar de aca­llar las an­gus­tias de for­ma in­me­dia­ta con el re­cur­so de las pas­ti­llas se tra­ta de bus­car otras for­mas sa­nas de li­be­rar es­trés o de in­tro­du­cir cam­bios en nues­tra vi­da. El psi­quia­tra Da­vid Clu­sa, je­fe del ser­vi­cio de sa­lud men­tal de Sant Pe­re Claver Fun­da­ció Sa­ni­ta­ria, ase­gu­ra que to­dos los mé­di­cos tie­nen cla­ro, por­que así lo in­di­can to­das las guías in­ter­na­cio­na­les, que lo fun­da­men­tal pa­ra abor­dar es­tos pro­ble­mas son los tra­ta­mien­tos psi­co­te­ra­péu­ti­cos y sólo en de­ter­mi­na­dos ca­sos com­bi­nar­los con tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos, pe­ro siem­pre aso­cia­dos a otras te­ra­pias. Y sub­ra­ya que si no se ha­ce así es “por­que no te­ne­mos ni pre­su­pues­to ni me­dios pa­ra aten­der con te­ra­pia a to­das las per­so­nas que nos lle­gan, así que se les re­ce­tan fár­ma­cos” pa­ra que pa­lien su pro­ble­ma. Pe­ro tie­ne cla­ro que es­ta si­tua­ción ten­drá con­se­cuen­cias na­da desea­das en el fu­tu­ro. “Es­te au­men­to del con­su­mo de tran­qui­li­zan­tes en­tra­ña un pe­li­gro gra­ve por­que al­gu­nas per­so­nas se van a con­ver­tir en de­pen­dien­tes de esa me­di­ca­ción”, aler­ta Clu­sa. Tan­to los mé­di­cos co­mo los ex­per­tos en far­ma­co­lo­gía ase­gu­ran que los an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de- pre­si­vos que hoy se co­mer­cia­li­zan son me­di­ca­men­tos bas­tan­te efi­ca­ces, de es­ca­so ries­go to­xi­co­ló­gi­co –“me­nos que los an­tiin­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos, co­mo el ibu­pro­feno”, en­fa­ti­za el doc­tor Ma­rín–, pe­ro con al­to ries­go psi­co­ló­gi­co. “Mi gran preo­cu­pa­ción por el uso que se es­tá ha­cien­do de es­tos fár­ma­cos no es el ries­go far­ma­co­ló­gi­co sino que es­ta­mos ter­mi­nan­do de re­don­dear el círcu­lo de ne­ga­ción de la emo­ción y con­vir­tien­do emo­cio­nes nor­ma­les en en­fer­me­dad: la tris­te­za la con­ver­ti­mos en de­pre­sión, el mie­do en an­gus­tia, la ti­mi­dez en fo­bia so­cial… Me­di­ca­mos al pa­cien­te y, co­mo con el fár­ma­co se en­cuen­tra me­jor, ya no quie­re re­nun­ciar a él, desa­rro­lla una de­pen­den­cia afec­ti­va, psi­co­ló­gi­ca. Pe­ro es nor­mal y sano te­ner mie­do o sen­tir­se tris­te de vez en cuan­do”, reflexiona el pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Psi­co­so­má­ti­ca y Psi­co­te­ra­pia. San­tia­go Cué­llar, del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Far­ma­céu­ti­cos de Es­pa­ña, ex­pli­ca que los an­sio­lí­ti­cos no de­be­rían to­mar­se más allá de un mes o mes y me­dio en la ma­yo­ría de ca­sos por­que pro­vo­can pro­ble­mas de to­le­ran­cia –ca­da vez son ne­ce­sa­rias do­sis ma­yo­res pa­ra ob­te­ner el mis­mo efec­to– y de de­pen­den­cia, so­bre to­do psi­co­ló­gi­ca. “La per­so­na quie­re to­mar­los pa­ra man­te­ner un es­ta­do de re­la­ja­ción que no es real”, in­di­ca. El psi­quia­tra Da­vid Clu­sa ad­vier­te que las ben­zo­dia­ce­pi­nas, los an­sio­lí­ti­cos que se uti­li­zan ac­tual­men­te, crean una adic­ción muy im­por­tan­te: “Si los to­mas más de tres me­ses, ca­da vez es más di­fí­cil de­jar de to­mar­los, ca­da vez ne­ce­si­tas más can­ti­dad pa­ra que te ha­gan efec­to, y a la lar­ga, con el pa­so de los años, di­fi­cul­tan la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria y de con­cen­tra­ción”. Las se­cue­las de los tran­qui­li­zan­tes no son sólo psi­co­ló­gi­cas. Tam­bién las hay fí­si­cas. “Tan­to el tra­ta­mien­to co­mo la re­ti­ra­da de los tran­qui­li­zan­tes se de­be rea­li­zar siem­pre ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca, pues ade­más de efec­tos se­cun­da­rios co­mo cier­ta con­fu­sión men­tal o ma­yor ries­go de caí­das en per­so­nas ma­yo­res, si se in­te­rrum­pe el tra­ta­mien­to de for­ma brus­ca hay un efec­to re­bo­te que ha­ce que la per­so­na sien­ta ma­yor an­sie­dad”, ad­vier­te An­to­ni Gi­la­bert, ge­ren­te de aten­ción far­ma­céu­ti­ca del Ser­vei Ca­ta­là de la Sa­lut. El te­ma de la con­fu­sión men­tal por la in­ges­ta de ben­zo­dia­ce­pi­nas no es ba­la­dí. De he­cho, los mé­di­cos des­acon­se­jan re­cu­rrir a es­tos tran­qui­li­zan­tes cuan­do el ner­vio­sis­mo y la an­sie­dad están re­la­cio­na­dos con un exa­men o cual­quier prue­ba don­de ha­ya que ejer­ci­tar coor­di­na­ción men­tal o cor­po­ral, pues no per­mi­ten pen­sar con cla­ri­dad. Aler­tan tam­bién que si se com­bi­nan con be­bi­das al­cohó­li­cas se po­ten­cia su efec­to y uno pue­de mos­trar­se tan des­in­hi­bi­do y tor­pe co­mo si fue­ra bo­rra­cho per­di­do, con di­fi­cul­ta­des de coor­di­na­ción mus­cu­lar que pue­den aca­bar en tro­pie­zos y caí­das. Los ex­per­tos ex­pli­can tam­bién que las ben­zo­dia­ce­pi­nas se uti­li­zan co­mo an­sio­lí­ti­cos en do­sis ba­jas y co­mo som­ní­fe­ros en do­sis al­tas, y dis­tin­guen en­tre las de ac­ción cor­ta, con efec­tos que van en­tre dos y diez ho­ras, y las de ac­ción lar­ga,

que se eli­mi­nan más len­ta­men­te del or­ga­nis­mo, de mo­do que su efec­to pue­de du­rar en­tre do­ce y cien ho­ras. Es­tas úl­ti­mas tie­nen me­nos efec­tos se­cun­da­rios al re­ti­rar­se por­que la len­ti­tud con que se eli­mi­nan com­pen­sa la sus­pen­sión del tra­ta­mien­to, mien­tras que las de ac­ción cor­ta pro­vo­can más efec­to re­bo­te de in­som­nio y an­sie­dad, reac­cio­nes de agre­si­vi­dad y al­gu­nos pro­ble­mas de me­mo­ria si se sus­pen­den brus­ca­men­te. Por lo que res­pec­ta a los an­ti­de­pre­si­vos, Clu­sa ex­pli­ca que no tie­nen el pro­ble­ma de to­le­ran­cia de los an­sio­lí­ti­cos pe­ro sí otras com­pli­ca­cio­nes. “Pue­den pro­vo­car es­ta­dos de eu­fo­ria ex­ce­si­va, un au­men­to de pe­so con los con­si­guien­tes pro­ble­mas de sa­lud aso­cia­dos a la obe­si­dad, co­mo la dia­be­tes, y tam­po­co es fá­cil de­jar de to­mar­los”, apun­ta. Jo­sé Luis Ma­rín lo ilus­tra con el ejem­plo de una pa­cien­te que, tras unos me­ses to­man­do an­ti­de­pre­si­vos, de­cía que se sentía tan bien que no en­ten­día có­mo no se ge­ne­ra­li­za­ba su uso y po­nían sus com­pues­tos en el agua del gri­fo pa­ra con­su­mo pú­bli­co. “Es di­fí­cil sa­car el uso de psi­co­fár­ma­cos del con­tex­to de bie­nes­tar má­gi­co en que vi­vi­mos en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les del si­glo XXI, don­de lo que pri­ma son las co­mo­di­da­des y las vías fá­ci­les y rá­pi­das pa­ra to­do, des­de el trans­por­te has­ta las so­lu­cio­nes a nues­tros pro­ble­mas”, reflexiona. Eu­do­xia Gay, por su par­te, aler­ta de que los an­ti­de­pre­si­vos que se re­ce­tan hoy día, los in­hi­bi­do­res se­lec­ti­vos de cap­ta­ción de se­ro­to­ni­na, re­quie­ren man­te­ner la do­sis cier­to tiem­po (un mí­ni­mo de tres me­ses se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas) pa­ra re­sul­tar efec­ti­vos, así que no sir­ve to­mar­lo de for­ma des­or­ga­ni­za­da co­gien­do al­gu­na pas­ti­lla de las re­ce­ta­das a un ami­go o un fa­mi­liar. “De ma­ne­ra ais­la­da no tie­nen efec­to an­ti­de­pre- si­vo y sí pue­den te­ner otros in­de­sea­dos, co­mo sen­sa­ción de náu­sea o do­lor de ca­be­za”, in­di­ca la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría. Y aña­de que a lar­go pla­zo tam­bién tie­nen efec­tos so­bre la lí­bi­do y so­bre el ape­ti­to. Aun­que la ven­ta de tran­qui­li­zan­tes y an­ti­de­pre­si­vos es­tá con­tro­la­da y sólo se rea­li­za con re­ce­ta, el 2% de quie­nes ad­mi­tían ha­ber­los con­su­mi­do en el úl­ti­mo año en la encuesta Eda­des de­cía ha­ber­los con­se­gui­do sin pres­crip­ción mé­di­ca. “Es­tos fár­ma­cos no son agua, ade­más de sus po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios tie­nen pro­ble­mas de in­ter­ac­ción con otros me­di­ca­men­tos, así que na­die de­be­ría to­mar­los por su cuen­ta y, so­bre to­do, hay que ad­ver­tir al mé­di­co o al far­ma­céu­ti­co que se están to­man­do pa­ra evi­tar po­si­bles in­ter­ac­cio­nes”, aler­ta San­tia­go Cué­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.