El la­be­rin­to de los ca­len­da­rios

Los chi­nos ce­le­bra­ron su No­che­vie­ja ha­ce po­co más de un mes, los per­sas ha­ce tres días y los in­dios ayer mis­mo. La con­vi­ven­cia de es­tos ca­len­da­rios con el gre­go­riano y la lu­cha por ajus­tar tiem­po con­ver­gen en una his­to­ria fan­tás­ti­ca

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Jon Fer­nán­dez

La for­ma de con­tar los días, me­ses y años di­ce mu­cho de ca­da so­cie­dad. Ha­ce ca­si tres me­ses que ini­cia­mos el nue­vo año, pe­ro a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta to­da­vía se si­guen ce­le­bran­do otras no­che­vie­jas: los chi­nos lo hi­cie­ron el 10 de fe­bre­ro, los per­sas el pa­sa­do jue­ves y los hin­dúes ayer mis­mo. El mun­do es­tá lleno de ca­len­da­rios di­fe­ren­tes, dis­tin­tas for­mas de mi­rar y me­dir la reali­dad. “Los ca­len­da­rios acu­mu­lan mu­cho pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Si mi­ras en ellos se pue­den ver mu­chas co­sas”, ase­gu­ra Ele­na Ro­sa­les, del Mu­seo de la Cien­cia Eu­re­ka! de San Se­bas­tián. La pa­la­bra ca­len­da­rio re­tro­trae a la an­ti­gua Roma. La ca­len­da era el pri­mer día del mes lu­nar ro­mano, día de pa­gos en el que lle­ga­ban los con­ta­do­res a co­brar con su ca­len­da­rium en la mano. Y almanaque, por otra par­te, nos trans­por­ta al de­sier­to. En el ori­gen de la pa­la­bra al­ma­nah se es­con­de mu­nah, que en ára­be clá­si­co sig­ni­fi­ca “al­to de ca­ra­va­na”. Los nó­ma­das que iban en ru­ta pa­ra­ban sus ca­me­llos pa­ra con­sul­tar los as­tros y guiar­se en el ca­mino. El pro­ce­so has­ta lle­gar a ad­mi­nis­trar el tiem­po me­dian­te do­ce ta­blas de ca­si­llas nu­me­ra­das que cuel­gan de nues­tras paredes ha si­do lar­go, lleno de mo­men­tos es­te­la­res y dis­cor­dias, anéc­do­tas y cu­rio­si­da­des. Las lí­neas que si­guen son un via­je a tra­vés de la his­to­ria pa­ra des­cu­brir có­mo me­di­mos el tiem­po en ca­da par­te del mun­do. El pri­mer almanaque To­do em­pe­zó con una mi­ra­da a la Lu­na. Pa­ra la hu­ma­ni­dad ha si­do tan im­por­tan­te o más que lle­gar a pi­sar­la des­cu­brir su fun­cio­na­mien­to y con­ver­tir­lo en un re­loj na­tu­ral. Uno de los pri­me­ros ca­len­da­rios de la his­to­ria se ta­lló ha­ce 13.000 años. Un ar­te­sano cro­ma­ñón que en la edad de pie­dra ha­bi­ta­ba en la ac­tual Dor­do­ña fran­ce­sa, se de­bió dar cuen­ta de que los cam­bios de fa­ses de la Lu­na eran fi­jos y pre­de­ci­bles. Tras se­me­jan­te des­cu­bri­mien­to, se de­ci­dió a me­dir el tiem­po y mar­car una mues­ca ca­da no­che so­bre un hue­so de águi­la, crean­do gru­pos de sie­te que re­fle­jan el trans­cur­so de días en­tre ca­da fa­se lu­nar. Re­vo­lu­cio­nó la for­ma en la que su gen­te en­fo­ca­ba el tiem­po: era una in­for­ma­ción muy útil pa­ra cal­cu­lar cuán­tas lu­nas que­da­ban pa­ra sem­brar, pa­ra po­der ca­zar me­jor a la luz de la lu­na lle­na o pa­ra que lle­ga­ra la pri­ma­ve­ra. Pro­ba­ble­men­te, aquel as­tró­no­mo cro­ma­ñón no fue el pri­mer crea­dor de ca­len­da­rios ya que los an­tro­pó­lo­gos tam­bién han en­con­tra­do en Dor­do­ña otros res­tos más an­ti­guos, co­mo la fa­mo­sa ima­gen de la Ve­nus de Laus­sel, de 27.000 años de an­ti­güe­dad. La Ve­nus mues­tra una ima­gen de mu­jer es­cul­pi­da en pie­dra ca­li­za que su­je­ta en su mano de­re­cha un cuerno de tre­ce muescas: po­dría ser una apro­xi­ma­ción al año lu­nar. De la Lu­na al Sol La ma­yo­ría de cul­tu­ras an­ti­guas con­fia­ba ple­na­men­te en la Lu­na y se guia­ban por los do­ce me­ses lu­na­res de 29 días. Es­to ha­cía que sus ca­len­da­rios se ade­lan­ta­ran ca­da año ca­si 11 días, un des­ajus­te que en po­cos lus­tros al­te­ra­ba las es­ta­cio­nes. Una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble pa­ra quien se­guía el almanaque pa­ra sem­brar y co­se­char. Di­ver­sas cul­tu­ras co­mo la chi­na, grie­ga o ba­bi­lo­nia in­ten­ta­ron va­rias so­lu­cio­nes aña­dien­do días o me­ses ca­da cier­to tiem­po. To­das fra­ca­sa­ron. Egip­to fue, ha­ce ca­si seis mil años, la pri­me­ra ci­vi­li­za­ción an­ti­gua en co­rre­gir el error de la Lu­na y apos­tar ex­clu­si­va­men­te por el Sol: el Ni­lo les abrió los ojos. El río mar­ca­ba las tres es­ta­cio­nes de la vi­da egip­cia: ria­da, plan­ta­ción y co­se­cha. La re­gu­la­ri­dad de es­te ci­clo que du­ra­ba 365 días y se ini­cia­ba con la apa­ri­ción del as­tro Si­rio, coin­ci­día con el año so­lar. Or­ga­ni­za­ban el año en do­ce me­ses de 30 días, y co­men­za­ba a fi­na­les del ve­rano, con las pri­me­ras llu­vias y ria­das. Otra cul­tu­ra an­ti­gua que hi­zo su­yo el tiem­po so­lar fue la de los ma­yas. “In­ven­ta­ron un sis­te­ma de ca­len­da­rio muy exac­to. Cuan­do los es­pa­ño­les los con­quis­ta­ron en el si­glo XVI, el ca­len­da­rio ju­liano que es­tos lle­va­ban con­si­go era me­nos pre­ci­so”, ex­pli­ca Da­vid Ed­wing Dun­can en el li­bro El ca­len­da­rio (Emecé). El año ma­ya tam­bién era de 365 días, di­vi­di­do en 18 me­ses de vein­te días. Roma, amor y pre­ci­sión El pri­mer em­brión de nues­tro ca­len­da­rio ac­tual se de­bió más a una his­to­ria de amor que a la bús­que­da de pre­ci­sión. Cleo­pa­tra en­can­di­ló de tal ma­ne­ra a Ju­lio Cé­sar que la per­so­na más po­de­ro­sa de oc­ci­den­te en aque­llos tiem­pos abra­zó e hi­zo su­ya la cau­sa del sol de los egip­cios. Has­ta en­ton­ces, los ro­ma­nos se re­gían por un ca­len­da­rio lu­nar de diez me­ses que co­men­za­ba en mar­zo. Al pri­mer mes le lla­ma­ban mar­tius en ho­nor a Mar­te, dios de la gue­rra, ya que con el ini­cio del año co­men­za­ban las cam­pa­ñas mi­li­ta­res. Al se­gun­do lo lla­ma­ron apri­lis, por que coin­ci­día con la aper­tu­ra de los flo­res; al ter­ce­ro maius, por Ma­ya, dio­sa ro­ma­na de la pri­ma­ve­ra; y al cuar­to ju­nius, por Juno, rei­na de los dio­ses. Has­ta ahí lle­gó la ins­pi­ra­ción de los ro­ma­nos, pues­to que con los si­guien­tes me­ses se li­mi­ta­ron a enu­me­rar­los has­ta lle­gar a diez: quin­ti­lis, sex­ti­lis, sep­tem­ber, oc­to­ber, no­vem­ber y de­cem­ber. Era un año tan cor­to, con 304 días, que las es­ta­cio­nes no se re­pe­tían en las mis­mas fe­chas. Era un caos, y go­ber­nan­tes y sa­cer­do­tes aña­dían días y me­ses a su an­to­jo, se­gún sus in­tere­ses po­lí­ti­cos o eco­nó­mi­cos. En el si­glo VII a.C. el rey Numa aña­dió dos me­ses al fi­nal del ca­len­da­rio, pa­ra acer­car­se más al tiem­po que tar­da­ba el pla­ne­ta en dar la vuel­ta al Sol. Los nue­vos me­ses se lla­ma­ron ja­nua­rius en ho­nor a Jano, el dios de las puer­tas y las fron­te­ras, y fe­braius, por las fies­tas de pu­ri­fi­ca­cio­nes o fe­bruas. Se­guía sien­do un ca­len­da­rio inexac­to, iba tres me­ses por de­lan­te del año so­lar. Cé­sar, al vol­ver de Egip­to en el año 46 a.C., pro­cla­mó aquel año co­mo ul­ti­mus an­nus con­fu­sio­nis, aun­que po­pu­lar­men­te se le lla­mó el año de la con­fu­sión, pues pa­ra que

el nue­vo sis­te­ma se ini­cia­ra acor­de al año so­lar, el úl­ti­mo año se alar­gó has­ta 445 días. Por or­den de Cé­sar, en­tró en vi­gor el ca­len­da­rio ju­liano de 365 días, con do­ce me­ses de 30 y 31 días in­ter­ca­la­dos. Ade­más, tras­la­dó el ini­cio del año de mar­zo a enero, pa­ra ga­nar tiem­po en la pre­pa­ra­ción de las cam­pa­ñas bé­li­cas. De­bi­do a aquel ade­lan­to, los nom­bres de los me­ses que van de sep­tiem­bre a di­ciem­bre han lle­ga­do a nues­tros días des­pla­za­dos de su po­si­ción ori­gi­nal. Y por úl­ti­mo, la gran apor­ta­ción de Ju­lio Ce­sar: es­ta­ble­ció los años bi­sies­tos ca­da cua­tro años, pa­ra re­cu­pe­rar el cuar­to de día que se es­ca­pa­ba del ca­len­da­rio ca­da año. Tras su muer­te, en ho­nor al crea­dor del ca­len­da­rio, nom­bra­ron ju­lius al mes quin­ti­lis, que ya no coin­ci­día con el quin­to sino con el sép­ti­mo mes. No fue una elec­ción al azar. La ma­yo­ría de las fies­tas se ce­le­bra­ba en ve­rano, y pro­pi­cia­ba una aso­cia­ción po­si­ti­va con el an­ti­guo em­pe­ra­dor. Su su­ce­sor, Au­gus­to, tam­bién dio nom­bre a un mes, al sex­ti­lis. Pe­ro no qui­so ser me­nos que Ju­lio: qui­tó un día a fe­bre­ro y con­vir­tió agos­to en un mes de 31 días. Has­ta que el mon­je y ma­te­má­ti­co Dio­ni­sio el Exi­guo (si­glo VI) no es­ta­ble­cie­ra el año de na­ci­mien­to de Je­su­cris­to ( anno do­mi­ni), des­de el cual arran­ca­ría en ade­lan­te el re­cuen­to de años de la era cris­tia­na, el ca­len­da­rio ju­liano con­ta­ba los años en re­fe­ren­cia al año de crea­ción de Roma, allá por el 753 a.C. La bús­que­da de la Pas­cua.“Di­cen que la con­fu­sión era tal en aque­llos tiem­pos, que la Pas­cua de Re­su­rrec­ción lle­ga­ba a ce­le­brar­se dos ve­ces en un año”, es­cri­bió el mon­je be­ne­dic­tino Beda en el 731. El pro­ble­ma del ca­len­da­rio ju­liano era que ca­da año du­ra­ba 11 mi­nu­tos y 14 se­gun­dos de más y acu­mu­la­ba un día de error ca­da 128 años. El des­ajus­te tra­jo de ca­be­za a la Igle­sia: a fi­na­les del XVI el ca­len­da­rio se ha­bía ade­lan­ta­do 10 días: el equinoccio de pri­ma­ve­ra, por el que se cal­cu­la­ba la Se­ma­na San­ta, se ha­bía ade­lan­ta­do del 21 al 11 de mar­zo. Los fe­li­gre­ses es­ta­ban per­di­dos. No sa­bían ni cuán­do de­bían ce­le­brar la Pas­cua. An­te tal des­or­den, el pa­pa Gre­go­rio XIII pi­dió so­lu­cio­nes al mé­di­co ita­liano Lui­gi Li­lio y al je­sui­ta y as­tró­no­mo ale­mán Ch­ris­top­her Cla­vius. Le ofre­cie­ron dos alternativas: eli­mi­nar los bi­sies­tos du­ran­te cua­ren­ta años o qui­tar diez días de un año de una ta­ca­da. Co­mo el pro­ble­ma era acu­cian­te, el Pa­pa op­tó por la rá­pi­da. Asi­mis­mo, de­ci­die­ron eli­mi­nar tres bi­sies­tos ca­da 400 años, re­du­cien­do el error acu­mu­la­do un día ca­da 3.323 años. Los diez días que se su­pri­mie­ron fue­ron los que van del 5 al 14 de oc­tu­bre del año 1582. Es de­cir, aquel año el día que le si­guió al 4 de oc­tu­bre fue el 15 de oc­tu­bre. Es­te cam­bio ajus­tó el ca­len­da­rio ju­liano con­vir­tién­do­lo en el re­loj ofi­cial de Oc­ci­den­te, aun­que la re­for­ma gre­go­ria­na no tu­vo un éxi­to in­me­dia­to. Sólo los paí­ses más ca­tó­li­cos la apli­ca­ron al pie de la le­tra: Ita­lia, Es­pa­ña y Por­tu­gal (en sus te­rri­to­rios eu­ro­peos) y Po­lo­nia. Los paí­ses pro­tes­tan­tes se opu­sie­ron. Pe­ro po­co a po­co fue­ron ce­dien­do, y el gre­go­riano se con­vir­tió en el sis­te­ma ofi­cial mun­dial. El úl­ti­mo en acep­tar­lo fue Gre­cia, en 1929. El Reino Uni­do y sus co­lo­nias lo acep­ta­ron en 1752. Pa­ra en­ton­ces, el des­ajus­te del año ju­liano ha­bía su­ma­do un día más, por lo que los in­gle­ses tu­vie­ron que su­pri­mir on­ce días: del 3 al 13 de sep­tiem­bre. Es­te ro­bo cau­só en­fa­do en­tre los in­gle­ses, y ma­ni­fes­tan­tes lon­di­nen­ses pro­tes­ta­ron an­te el Par­la­men­to al gri­to de “¡de­vol­ved­nos nues­tros on­ce días!”. Por aque­llas fe­chas, Vol­tai­re se bur­ló de la re­sis­ten­cia in­gle­sa a acep­tar el nue­vo sis­te­ma: “Los in­gle­ses pre­fie­ren que su ca­len­da­rio es­té en desacuer­do con el Sol a que es­té de acuer­do con el Pa­pa”. Ca­len­da­rio is­lá­mi­co Ha­cia el año 610 de la era cris­tia­na, un mer­ca­der de 40 años ase­gu­ró en La Me­ca ha­ber vis­to al ar­cán­gel Ga­briel. Pu­so en mar­cha un mo­vi­mien­to pa­ra “pu­ri­fi­car y com­ple­tar” el ju­daís­mo y el cris­tia­nis­mo, y pro­pu­so una su­mi­sión to­tal a Alá. La ma­yo­ría lo to­mó por lo­co, pe­ro al­gu­nos se en­tu­sias­ma­ron con sus pa­la­bras, y mar­cha­ron jun­to a él al cer­cano oa­sis de La Me­di­na en el año 622. Es­te via­je, la Hé­gi­ra, es el pun­to de par­ti­da del ca­len­da­rio mu­sul­mán, con­si­de­ra­do su pri­mer año. Tal co­mo di­jo el pro­fe­ta, el ca­li­fa Omar es­ta­ble­ció en el año 634, el pri­mer ca­len­da­rio lu­nar (354 días), en el que no coin­ci­dían exac­ta­men­te las es­ta­cio­nes, pues­to que el año so­lar es más lar­go. Pa­ra ello, los mu­sul­ma­nes es­ta­ble­cie­ron los años bi­sies­tos, con­si­guien­do que en un ci­clo de 30 años se vuel­va a ajus­tar el almanaque. El año con­tie­ne cua­tro me­ses sa­gra­dos, y uno de ellos es el pri­me­ro, el muha­rram (prohi­bi­do), du­ran­te el que no se pue­de lu­char en me­mo­ria de Hus­sein, nie­to de Maho­ma. Otro mes sa­gra­do es el no­veno: el Ra­ma­dán, el mes del ayuno. To­dos los me­ses, que du­ran 29 días y me­dio, arrancan dos días des­pués de la lu­na nue­va. Cons­cien­tes de que su ca­len­da­rio lu­nar no era per­fec­to, los eru­di­tos ára­bes si­guie­ron ha­cien­do me­di­cio­nes, has­ta que en el si­glo XV el as­tró­no­mo Ulugh Beg, an­ti­ci­pán­do­se a Co­pér­ni­co, cal­cu­ló la du­ra­ción del año tan sólo 25 se­gun­dos más lar­go que el del ac­tual ca­len­da­rio gre­go­riano. Su año en cur­so es el 1434, que co­men­zó el pa­sa­do 15 de no­viem­bre. Con to­do, los ára­bes no siem­pre mi­die­ron así el tiem­po. An­tes de que Maho­ma die­ra sus pau­tas, es pro­ba­ble que se guia­ran no sólo por el mo­vi­mien­to lu­nar, sino tam­bién por el del as­tro rey. Al­gu­nos de los nom­bres ac­tua­les de los me­ses ha­cen re­fe­ren­cia a las es­ta­cio­nes, por ejem­plo el se­gun­do mes es sa­far, que sig­ni­fi­ca ama­ri­llo y ori­gi­nal­men­te coin­ci­día con el oto­ño, cuan­do las ho­jas cam­bian de co­lor. La se­ma­na es ju­día El ca­len­da­rio ju­dío es uno de los más an­ti­guos que si­gue en fun­cio­na­mien­to. Se es­ta­ble­ció en el año 359 de nues­tra era, y se ri­ge por la Bi­blia. Es de­cir, su pri­mer año co­rres­pon­de al mo­men­to del gé­ne­sis, el año 3761 a.C. Es un ca­len­da­rio com­bi­na­do, lu­ni­so­lar, y el ac­tual año, el 5773, se ini­ció el atar­de­cer del 16 de sep­tiem­bre del 2012, ya que si­guien­do a las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, pa­ra los ju­díos el día co­mien­za con la pues­ta del sol. Es un sis­te­ma un tan­to com­ple­jo, pues tie­nen tres tipos de años: los de­fec­tuo­sos, de 353 días; los re­gu­la­res, de 354 y los per­fec­tos, de 355. Gra­cias a es­ta com­pli­ca­da mé­tri­ca los he­breos con­si­guie­ron que la Pas­cua Ju­día, que se ce­le­bra en pri­ma­ve­ra, el Pé­saj, no se fue­ra des­pla­zan­do ha­cia el in­vierno. Qui­zá el le­ga­do más im­por­tan­te del ca­len­da­rio ju­dío ha si­do la in­ven­ción de la se­ma­na de sie­te días: seis en ho­nor a la crea­ción di­vi­na de la tie­rra y el sép­ti­mo, el día de des­can­so de Dios. Pre­ci­sa­men­te, si­guien­do las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, su se­ma­na em­pie­za el do­min­go, yom tis­hon en he­breo, que li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca pri­mer día. Los nom­bres de los días se li­mi­tan a enu­me­rar su or­den, has­ta lle­gar al úl­ti­mo, el sá­ba­do, yom shab­bat, que quie­re de­cir día del des­can­so. El año de la ser­pien­te. Des­de el 10 de fe­bre­ro en Chi­na vi­ven en el año de la ser­pien­te, sím­bo­lo de sa­bi­du­ría y pru­den­cia. Fue el em­pe­ra­dor Huang­di quien en 2698 an­tes de la era cris­tia­na em­pe­zó a me­dir el tiem­po en ci­clos de se­sen­ta años di­vi­di­dos en pe­rio­dos de do­ce, ca­da uno aso­cia­do a un ani­mal del zo­dia­co chino. Con el pa­so del tiem­po, los as­tró­no­mos chi­nos per­fec­cio­nan­do aquel pri­mi­ti­vo ca­len­da­rio lu­nar has­ta con­ver­tir­lo en lu­ni­so­lar. Me­dian­te el es­tu­dio de som­bras de un pa­lo ver­ti­cal, un si­glo an­tes de nues­tra era ya cal­cu­la­ron que el año du­ra­ba 365,2509 días y, so­bre el año 480, el ma­te­má­ti­co Zu Chongz­hi pre­ci­só aún más, ex­ce­dién­do­se 52 se­gun­dos de la me­di­da real. El año chino co­mien­za con la se­gun­da lu­na nue­va tras el sols­ti­cio de in­vierno y, al se­guir el ci­clo de la

lu­na, ca­da dos o tres años le aña­den un mes de más. Frac­cio­nan el día en 24 ho­ras, pe­ro lo di­vi­den en do­ce par­tes de dos ho­ras ( schi) que cons­tan de ocho ko (cuar­tos) que se com­po­nen de quin­ce feu (mi­nu­tos). La era del hie­rro hindú Hoy, 23 de mar­zo pa­ra no­so­tros, en In­dia es el se­gun­do día del pri­mer mes, chai­tra, del año 1935 de la era sha­ka. Se­gún el ca­len­da­rio na­cio­nal in­dio, que con­vi­ve con el gre­go­riano, y que fue es­ta­ble­ci­do por el go­bierno en 1957, el nue­vo año co­men­zó ayer, con el equinoccio de pri­ma­ve­ra. De­bi­do a la gran di­ver­si­dad cul­tu­ral exis­ten una trein­te­na de ca­len­da­rios hin­dúes re­gio­na­les fun­da­men­ta­les pa­ra or­ga­ni­zar las fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas. Pre­ci­sa­men­te por ello, pa­ra ar­mo­ni­zar tal can­ti­dad de sis­te­mas, se es­ta­ble­ció el ca­len­da­rio ci­vil lu­ni­so­lar a me­dia­dos del pa­sa­do si­glo. Aún así, la ma­yo­ría si­gue prio­ri­zan­do los ca­len­da­rios lo­ca­les, y por ello la fe­cha del año nue­vo va­ría en ca­da par­te del país. Ca­da año hindú tie­ne do­ce me­ses, los pri­me­ros seis de 31 días y los úl­ti­mos seis de 30, con ex­cep­ción del pri­mer mes que pue­de te­ner 30 o 31 días de­pen­dien­do de si el año es bi­sies­to. El almanaque ofi­cial hindú co­rres­pon­de a la era sha­ka, y to­ma co­mo pun­to de par­ti­da, su año ce­ro, el mo­men­to en el que co­men­zó el rei­na­do del em­pe­ra­dor Gau­ta­mi­pu­tra Sa­ta­kar­ni, en el año 78 d.C. Pe­ro hu­bo otros ca­len­da­rios mu­cho más an­ti­guos en In­dia: el pri­me­ro del que se tie­ne cons­tan­cia se men­cio­na en el li­bro sa­gra­do Rig- Ve­da, que da­ta del año 1.700 a.C. Los hin­dúes, no obs­tan­te, tie­nen otro sis­te­ma de me­dir el tiem­po que se di­vi­de en cua­tro eras: la era del oro, de la pla­ta, del bron­ce y del hie­rro. Ca­da era se alar­ga en mi­les de años, y el ci­clo com­ple­to du­ra 4,3 mi­llo­nes de años. Ac­tual­men­te vi­ven en la era del hie­rro o ka­li yu­ga, en el año 5115. La pre­ci­sión per­sa Ade­más de ser uno de los sis­te­mas de me­di­ción que más años lle­va en fun­cio­na­mien­to, apro­xi­ma­da­men­te des­de ha­ce dos mil años, el ca­len­da­rio per­sa es más exac­to que el gre­go­riano. El nues­tro acu­mu­la un día de error ca­da 3.320 años, mien­tras que el per­sa, de­bi­do a su com­ple­jo sis­te­ma de bi­sies­tos, ne­ce­si­ta 3,5 mi­llo­nes de años pa­ra ade­lan­tar­se un día. Pre­ci­sa­men­te el pa­sa­do jue­ves ce­le­bra­ron la en­tra­da al año 1392 en Irán y Af­ga­nis­tán don­de es ca­len­da­rio ofi­cial, pe­ro tam­bién en otros paí­ses de in­fluen­cia del im­pe­rio per­sa co­mo Ar­ze­bai­yán, Ka­za­jis­tán, Kur­dis­tán, Ta­yi­kis­tán o Uz­be­kis­tán. Los pri­me­ros seis me­ses del ca­len­da­rio so­lar son de 31 días, los cin­co si­guien­tes de 30 y el úl­ti­mo de 29 o 30, de­pen­dien­do del bi­sies­to. Pa­ra ce­le­brar el Año Nue­vo o Now­ruz, los ira­níes lim­pian con es­me­ro sus ca­sas y las fa­mi­lias se jun­tan en­torno a la me­sa lla­ma­da haft­sin don­de se po­nen sie­te sím­bo­los o fru­tos que em­pie­zan por la le­tra s, ade­más de los tí­pi­cos hue­vos co­lo­rea­dos. Es­ta fies­ta de Año Nue­vo fue acep­ta­da por la Unes­co co­mo pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad. Ca­len­da­rios po­lí­ti­cos Aun­que to­da­vía se­gui­mos ce­le­bran­do fes­ti­vi­da­des re­li­gio­sas, ca­da vez con­me­mo­ra­mos más días ci­vi­les, co­mo el día mun­dial con­tra el cán­cer o el día me­teo­ro­ló­gi­co mun­dial que se fes­te­ja hoy. El ca­len­da­rio siem­pre ha si­do una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca y a lo lar­go de la his­to­ria dis­tin­tos re­gí­me­nes han que­ri­do ins­tau­rar el su­yo. Dos ejem­plos cla­ros fue­ron el ca­len­da­rio re­vo­lu­cio­na­rio fran­cés y el so­vié­ti­co. Tras abo­lir la mo­nar­quía y la no­ble­za en 1789, los re­vo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses qui­sie­ron rom­per con to­do el sis­te­ma an­te­rior. En 1793 de­ja­ron de usar el ca­len­da­rio gre­go­riano y pu­sie­ron en mar­cha uno nue­vo que pre­ten­día ser más ra­cio­nal. El año que­do di­vi­di­do en 12 me­ses de 30 días y las se­ma­nas pa­sa­ron a ser de diez. En lu­gar de los san­tos se in­ven­ta­ron nue­vos días aso­cia­dos a la na­tu­ra­le­za, y el dé­ci­mo día fue de­cre­ta­do co­mo día del des­can­so. Ade­más, cam­bia­ron el día de Año Nue­vo al equinoccio de in­vierno. Pe­ro el ex­pe­ri­men­to du­ró po­co. Ape­nas 12 años, has­ta que en 1805 Na­po­león vol­vió a im­po­ner el sis­te­ma gre­go­riano. Al­go si­mi­lar su­ce­dió en Ru­sia en­tre 1929 y 1940. Tras ha­ber su­plan­ta­do el ca­len­da­rio ju­liano por el gre­go­riano des­pués de la re­vo­lu­ción de 1917, los so­vié­ti­cos qui­sie­ron op­ti­mi­zar­lo. El cam­bio con­sis­tió, bá­si­ca­men­te, en con­ver­tir la se­ma­na de sie­te días en se­ma­na de cin­co has­ta el año 1931 y de seis des­pués. Los obre­ros dis­fru­ta­ban de un día fes­ti­vo ca­da cin­co días, pe­ro ca­da gru­po de em­plea­dos, dis­tin­gui­do con un co­lor pro­pio en el ca­len­da­rio, lo ha­cía en un día di­fe­ren­te, pa­ra que no se rom­pie­ra la ca­de­na de pro­duc­ción. El sis­te­ma no fun­cio­nó, y el 27 de ju­nio de 1940 vol­vie­ron al ca­len­da­rio gre­go­riano.

La re­vo­lu­ción de oc­tu­bre fue en no­viem­bre Le­nin di­ri­gió el al­za­mien­to en San Pe­ters­bur­go en la fe­cha ju­lia­na del 25 de oc­tu­bre de 1917, que co­rres­pon­de con la fe­cha gre­go­ria­na del 7 de no­viem­bre. Cu­rio­sa­men­te, una de las pri­me­ras me­di­das de los bol­che­vi­ques fue la de adop­tar el ca­len­da­rio gre­go­riano.

¿Mu­rie­ron Cer­van­tes y Sha­kes­pea­re el mis­mo día? Aun­que se di­ga que am­bos mu­rie­ron el 23 de abril de 1616, no es cier­to. Cer­van­tes mu­rió el 22 pe­ro fue en­te­rra­do el 23. Sin em­bar­go, en In­gla­te­rra, re­gi­da por el ca­len­da­rio ju­liano, el 23 de abril de 1616 tu­vo lu­gar diez días des­pués que en Es­pa­ña. Así pues, el Man­co mu­rió 10 días an­tes que Sha­kes­pea­re.

¿Cuán­do fue el fu­ne­ral de san­ta Te­re­sa de Je­sús? El 15 de oc­tu­bre de 1582, el día si­guien­te de su muer­te: el 4 de oc­tu­bre. Es la per­so­na más fa­mo­sa que fa­lle­ció jus­ta­men­te en el mo­men­to de la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma gre­go­ria­na que eli­mi­nó diez días de gol­pe.

el 25 de di­ciem­bre de 1642. La pri­me­ra fe­cha es gre­go­ria­na y la se­gun­da ju­lia­na. Se­gún nues­tro sis­te­ma, New­ton na­ció el 4 de enero de 1643.

¿Na­ció New­ton el mis­mo año en que mu­rió Ga­li­leo? Si usa­mos un úni­co ca­len­da­rio, no. Ga­li­leo mu­rió en Ita­lia el 8 de enero de 1642 y New­ton na­ció en In­gla­te­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.