PA­RAÍ­SO DOR­MI­DO EL AR­TE DE CON­TAR

Per­sé­po­lis se fun­dó ha­ce 2.500 años y fue la ca­pi­tal de un gran im­pe­rio per­sa, has­ta que que­dó aban­do­na­da en los de­sier­tos de Asia Cen­tral. Sus rui­nas se sal­va­ron tam­bién de la re­vo­lu­ción de los aya­to­lás, y hoy dor­mi­ta jun­to a una ciu­dad co­no­ci­da por sus

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos al ca­len­da­rio gre­go­riano, le per­do­na­mos que se equi­vo­que de un día ca­da 3.320 años. En cam­bio, los ira­níes lo ven de mo­do dis­tin­to y si­guen uti­li­zan­do el ca­len­da­rio per­sa de sus pa­dres, tras ofi­cia­li­zar­lo en el año 1922. Es­te ca­len­da­rio con­ten­dría el mis­mo error que el gre­go­riano, pe­ro ca­da 3,5 mi­llo­nes de años. La par­te en­tre­te­ni­da de la his­to­ria de­ri­va del he­cho de que se ini­cie el pri­mer día de pri­ma­ve­ra, en el mo­men­to exac­to del equinoccio; es­te de­pen­de de la ór­bi­ta so­lar, de mo­do que un año pue­de caer a las 11 de la no­che y otro a las 5 de la ma­ña­na. Así no hay ma­ne­ra de con­so­li­dar una tra­di­ción co­mo la de to­mar las uvas con las cam­pa­na­das de me­dia­no­che, si bien en la an­ti­gua Per­sé­po­lis ce­le­bra­ban el trán­si­to de año de for­ma bas­tan­te más es­pec­ta­cu­lar: los an­ti­guos re­yes aque­mé­ni­des, em­pe­zan­do por Da­río I, obli­ga­ban a to­da la cor­te a em­pa­que­tar sus co­sas y po­ner­se en ru­ta pa­ra re­co­rrer los 500 km que me­dian en­tre la ciu­dad de Su­sa y la ci­ta­da Per­sé­po­lis, con el fin de ce­le­brar el Año Nue­vo zo­roas­triano. Cuan­do ha­bla­mos de Zo­roas­tro, ya es­ta­mos pa­san­do de las du­das so­bre có­mo con­tar el ci­clo anual a las cues­tio­nes teo­ló­gi­cas, pues­to que es­te per­so­na­je fue el de­fen­sor de la pri­me­ra re­li­gión mo­no­teís­ta de la que se tie­ne no­ti­cia.

De­jan­do el bai­le de cifras y creen­cias a un la­do, las rui­nas de Per­sé­po­lis de­mues­tran sin lu­gar a du­das el po­de­río de aque­lla an­ti­gua cul­tu­ra que go­ber­nó el des­tino de las tie­rras com­pren­di­das en­tre el gol­fo de Omán, el Pér­si­co, el mar Cas­pio y aún más allá.

Ade­más, hoy cons­ti­tu­ye el sím­bo­lo más re­co­no­ci­ble de la na­cio­na­li­dad ira­ní, más allá de los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

Aún en pie: es­tas rui­nas han so­bre­vi­vi­do a in­va­sio­nes, gue­rras y al in­ten­to de des­truc­ción ma­si­va al ini­cio de la re­vo­lu­ción de los aya­to­lás

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.