JUS­TI­CIA POÉ­TI­CA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Per­sé­po­lis se en­cuen­tra a po­ca dis­tan­cia de la mo­der­na ciu­dad de Shi­raz. Des­cri­ta mu­chas ve­ces co­mo una gran ur­be, ex­plo­ra­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas re­cien­tes han lle­ga­do a la con­clu­sión de que la ciu­dad fun­da­da por Da­río I en el año 518 an­tes de Cris­to era, en reali­dad, una es­pe­cie de ex­hi­bi­ción des­me­su­ra­da del po­der di­vino de aque­lla di­nas­tía, una ca­pi­tal ce­re­mo­nial sin pe­so ad­mi­nis­tra­ti­vo. Por tan­to, el lu­gar per­ma­ne­cía des­ha­bi­ta­do la ma­yor par­te del tiem­po, has­ta que lle­ga­ba la fies­ta de Fin de Año.

Ha­bi­ta­do o no, Ale­jan­dro el Magno de­ci­dió des­tro­zar­lo du­ran­te su vic­to­rio­sa cam­pa­ña en Asia, un tra­ba­jo que re­ma­ta­ron los ára­bes si­glos des­pués. Por eso, las me­jo­res mues­tras de re­fi­na­mien­to de aque­lla ci­vi­li­za­ción se pue­den ver en el in­te­rior del Mu­seo Na­cio­nal de Irán, en Tehe­rán. No obs­tan­te, la ex­cur­sión a Per­sé­po­lis no de­cep­cio­na. Ubi­ca­da a los pies de las mon­ta­ñas de Kuh-e Rah­mat, se dis­po­nen en di­ver­sos ni­ve­les una gran te­rra­za, los pa­la­cios Apa­da­na y Ta­cha­ra, y mo­nu­men­tos tan ca­rac­te­rís­ti­cos co­mo la puer­ta de las Na­cio­nes o puer­ta de Jer­jes, con dos to­ros gi­gan­tes a mo­do de guar­dia­nes. To­do el es­pa­cio apa­re­ce eri­za­do de pi­las­tras, por lo que en el si­glo XIII se la co­no­cía co­mo Chehel mi­nar, las cua­ren­ta co­lum­nas. Coin­ci­dien­do con los 2.500 años de exis­ten­cia de la mo­nar­quía en Irán, el sha Re­za Pah­le­vi or­ga­ni­zó una gran ce­le­bra­ción en Per­sé­po­lis en el año 1971, mi­rán­do­se en el es­pe­jo de Da­río I. Por eso la re­vo­lu­ción ira­ní pu­so sus ojos en el lu­gar, man­dan­do ma­qui­na­ria pe­sa­da pa­ra des­truir lo que que­da­ba de sus rui­nas. Por suer­te, los ha­bi­tan­tes de Shi­raz se la ju­ga­ron y lo im­pi­die­ron, pre­ser­van­do Per­sé­po­lis pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Sólo por ese ges­to, ya de­be­ría­mos acer­car­nos a Shi­raz, una ciu­dad re­la­ja­da que ejer­ce de ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Fars. No es ca­sua­li­dad que el nom­bre nos re­cuer­da el del vino, ya que pa­re­ce que las ce­pas ori­gi­na­les pro­ve­nían de es­ta re­gión. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, Shi­raz ama la poe­sía. En ella po­de­mos ad­mi­rar las im­po­nen­tes tum­bas de Ha­fez –Ha­fez y Saa­di, dos de los ma­yo­res au­to­res lí­ri­cos de Irán–. De ahí que Shi­raz sea con­si­de­ra­da tam­bién ca­pi­tal cul­tu­ral del país. Ha­fez fue ex­tre­ma­da­men­te po­pu­lar en el si­glo XIV, de ahí el fas­tuo­so mau­so­leo co­ro­na­do por una cú­pu­la se­me­jan­te al to­ca­do de un der­vi­che. En cuan­to a Saa­di, tam­bién dis­po­ne de una tum­ba es­pec­ta­cu­lar, con una al­tí­si­ma co­lum­na­ta de már­mol rosa que sos­tie­ne una cú­pu­la tur­que­sa, en el más pu­ro es­ti­lo tra­di­cio­nal. Es­tas vi­si­tas de­ben com­ple­tar­se con la de los jar­di­nes de Afif Abad –los más an­ti­guos de Shi­raz– y de Eram, un con­jun­to flo­ral que se be­ne­fi­cia de una se­rie de ríos ar­ti­fi­cia­les.

En las pá­gi­nas an­te­rio­res, uno de los ca­rac­te­rís­ti­cos ca­ba­llos en las rui­nas de Per­sé­po­lis, y un re­lie­ve de Da­río I en la puer­ta de los res­tos de su pa­la­cio. Aba­jo, la gran­dio­sa puer­ta de las Na­cio­nes; a la de­re­cha, tien­das y clien­tes en el bazar Va­keel, uno de los más con­cu­rri­dos de Shi­raz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.