LOS PO­DE­RES DE LA AL­QUI­MIA

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

La al­qui­mia fue una dis­ci­pli­na con la que se bus­ca­ba la ma­ne­ra de trans­for­mar una sus­tan­cia en otra, par­tien­do de los cua­tro ele­men­tos bá­si­cos: la tie­rra, el agua, el ai­re y el fue­go. El mé­to­do cien­tí­fi­co la ha de­ja­do sin nin­gún ti­po de fun­da­men­to pe­ro no ha po­di­do ro­bar­le esa au­reo­la de fas­ci­na­ción, ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra in­ven­tar un jue­go.

Un buen ejem­plo de ello es la fa­mi­lia de pa­sa­tiem­pos que ha sur­gi­do pa­ra ju­gar elec­tró­ni­ca­men­te (en web, ta­ble­ta tác­til o te­lé­fono in­te­li­gen­te). Se em­pie­za con los cua­tro ele­men­tos bá­si­cos y el ju­ga­dor tie­ne que com­bi­nar­los con el fin de lo­grar unos 400 ele­men­tos.

Por ejem­plo, en la apli­ca­ción Zed’s Al­chemy crea­da por el ru­so An­drey Zai­kin, pa­ra te­lé­fono y ta­ble­ta, cuan­do se une el agua y la tie­rra apa­re­ce un pan­tano, el fue­go y el ai­re crean la ener­gía y la com­bi­na­ción de pan­tano y ener­gía da pa­so a la vi­da. Una de las co­sas que me gus­ta de es­ta apli­ca­ción es que se in­di­ca si hay ele­men­tos que son fi­na­lis­tas, es de­cir, que ya no pue­den dar lu­gar a otros nue­vos. Otra bue­na ver­sión, en es­te ca­so pa­ra ju­gar por in­ter­net, es Little Al­chemy (Littleal­chemy.com) en la que ac­tual­men­te hay 360 com­bi­na­cio­nes di­fe­ren­tes.

Ya se de­ben ima­gi­nar que hay un mo­men­to que el ju­ga­dor ya no ha­lla la ma­ne­ra de crear nue­vos ele- men­tos. Por suer­te, en am­bos ca­sos hay un buen nú­me­ro de pá­gi­nas web con la lis­ta en­te­ra de po­si­bles com­bi­na­cio­nes a la que se aca­ba re­cu­rrien­do an­te la de­ses­pe­ra­ción de no sa­ber có­mo avan­zar.

Es­ta fas­ci­na­ción por la al­qui­mia tam­bién ha lle­ga­do a los jue­gos de me­sa. Los dos ju­ga­do­res que par­ti­ci­pan en Al­chemy com­pi­ten com­bi­nan­do ele­men­tos pa­ra in­ven­tar otros nue­vos. Su au­tor es Ben Stan­ley y se jue­ga con las pie­zas Sym­bol, un jue­go su­yo que es­tá edi­ta­do en Nes­tor­ga­mes. Tam­bién se pue­de ha­cer en ca­sa con 15 fi­chas, tres de ca­da co­lor di­fe­ren­te. Ca­da co­lor co­rres­pon­de­rá a uno de los ele­men­tos bá­si­cos, y el quin­to, que en el jue­go edi­ta­do es de co­lor ne­gro, a la des­truc­ción de ellos.

LA ETER­NA FAS­CI­NA­CIÓN POR LA AL­QUI­MIA RE­SUR­GE EN JUE­GOS DON­DE COM­BI­NAR ELE­MEN­TOS DE­VIE­NE OB­SE­SIÓN

Pa­ra em­pe­zar, las fi­chas se dis­po­nen en cin­co hi­le­ras de tres pie­zas ca­da una. Los ju­ga­do­res ti­ran por tur­nos con el fin de pro­vo­car una reacción. Es­ta se con­si­gue cuan­do se api­lan dos ele­men­tos igua­les (en ca­so de que ya es­tén api­la­dos quie­re de­cir que las fi­chas su­pe­rio­res son igua­les) o que ten­gan el mis­mo pe­so, es de­cir, la mis­ma can­ti­dad de fi­chas. En es­te ca­so el ju­ga­dor de­ci­de qué ele­men­to o pi­la co­lo­ca so­bre el otro y, por lo tan­to, qué ele­men­to ha­brá en la par­te su­pe­rior del nue­vo mon­tón.

Otra reacción po­si­ble es la de­to­na­ción, que se pro­du­ce cuan­do el ele­men­to es la des­truc­ción. En es­te ca­so no se com­bi­na con na­da sino que se eli­mi­na la fi­cha o to­da la mon­ta­ña de fi­chas. Un ju­ga­dor pier­de cuan­do no pue­de mo­ver por­que no hay dos pi­las del mis­mo ti­po o del mis­mo pe­so. Al­chemy tam­bién es­tá edi­ta­do por Ios con una ver­sión muy in­tere­san­te que per­mi­te es­co­ger el ni­vel del ad­ver­sa­rio y con un pre­cio ase­qui­ble de 0,89 eu­ros.

Hoy les he pre­sen­ta­do dos ejem­plos de jue­gos ba­sa­dos en la trans­mu­ta­ción de ele­men­tos. Se­gu­ro que irán apa­re­cien­do nue­vos. Es­ta­ré aten­to y si en­cuen­tro al­guno in­tere­san­te se lo ex­pli­ca­ré. To­do sea pa­ra man­te­ner vi­va la lla­ma de los an­ti­guos al­qui­mis­tas.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.