RE­LA­CIO­NES VIR­TUA­LES

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

¿Y si al fi­nal la in­fi­de­li­dad que se con­su­me me­dian­te el or­de­na­dor no lle­ga a con­cre­tar­se en un ci­ta? Ocu­rre muy a me­nu­do y más de lo que se pien­sa. Las es­ta­dís­ti­cas di­cen que sólo en­tre un 15% y un 20% de las re­la­cio­nes que se en­ta­blan en el mun­do vir­tual se tras­la­dan, efec­ti­va­men­te, al real. Es­ta op­ción tie­ne sus ven­ta­jas. Se­gún el psi­có­lo­go Wal­ter Ri­so, “con la in­fi­de­li­dad vir­tual uno se es­con­de, pue­de men­tir. En es­tos ca­sos te enamo­ras más bien de las pa­la­bras que de las per­so­nas”. Tam­bién Ali­cia Ga­llot­ti, de Vic­to­ria­mi­lan.es, cree que el con­tac­to que se li­mi­ta a las pan­ta­llas tie­ne su ra­zón de ser. “La in­fi­de­li­dad tam­bién pue­de con­ver­tir­se en un bi­lle­te de ida y vuel­ta. Uno se aso­ma a la red y de­ci­de fi­nal­men­te no dar el pa­so. Aun así, pue­de fan­ta­sear con al­guien. ¡Siem­pre me­jor que en­viar­se men­sa­jes pi­can­tes... a uno mis­mo!”. En cam­bio, cuan­do se tra­ta de por­ta­les de con­tac­tos pa­ra sol­te­ros que bus­can una re­la­ción es­ta­ble, el pa­so en­tre el off li­ne y el on li­ne se pro­du­ce en un lap­so de tiem­po ca­da vez más cor­to. “En pro­me­dio, al ca­bo de cin­co o sie­te men­sa­jes se pa­sa al ca­ra a ca­ra”, ex­pli­ca Ma­ría Ru­bíes, de Pars­hip. En es­tas pá­gi­nas, “el aba­ni­co de elec­ción es más gran­de que en la vi­da real y, al ha­ber más des­car­tes, hay más po­si­bi­li­da­des de que las dos per­so­nas aca­ben co­nec­tan­do y que­dan­do”, in­di­ca. Se­gún Ru­bíes, las re­la­cio­nes vir­tua­les se­rán en el fu­tu­ro ca­da vez más po­pu­la­res. “En Es­ta­dos Uni­dos quien no es­tá sus­cri­to a una pá­gi­na de con­tac­tos es vis­to co­mo un bi­cho ra­ro. Aquí tam­bién se es­tá per­dien­do la ver­güen­za y los com­ple­jos”, ase­gu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.