In­fi­de­li­dad.com

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

In­ter­net ha cam­bia­do pa­ra siem­pre el adul­te­rio. Hoy por hoy en la red es fá­cil en­con­trar una aven­tu­ra gra­cias a la apa­ri­ción de por­ta­les es­pe­cia­li­za­dos. Pe­ro, ¡ojo!, la tec­no­lo­gía tam­bién pue­de de­la­tar. ¿Es­tá us­ted pre­pa­ra­do pa­ra la in­fi­de­li­dad 2.0?

es pa­ra to­da la vi­da’, creen que no se ne­ce­si­ta es­tar en aler­ta. Pe­ro des­de los más es­toi­cos y re­sis­ten­tes has­ta los más in­ge­nuos y pu­ros, cual­quie­ra pue­de tro­pe­zar. La oca­sión ha­ce al la­drón. Hoy, con la tec­no­lo­gía, hay más po­si­bi­li­dad de ser in­fiel. Y es­tos por­ta­les, en es­te sen­ti­do, son muy efec­ti­vos”. El im­pac­to de la in­fi­de­li­dad so­bre la re­la­ción de pa­re­ja al fi­nal aca­ba sien­do muy am­bi­guo. “Uno em­pie­za a na­ve­gar en in­ter­net por cu­rio­si­dad, pa­ra di­ver­tir­se un po­qui­to, por abu­rri­mien­to. Es cier­to, la ma­yo­ría de los usua­rios de es­tos por­ta­les en el fon­do no quie­re de­jar a su pa­re­ja. Vi­ve la aven­tu­ra ex­tra­ma­tri­mo­nial co­mo un me­ro com­ple­men­to. Y sí, de cier­ta ma­ne­ra, ex­pe­ri­men­ta así sen­sa­cio­nes po­si­ti­vas: el aman­te lo­gra en dos me­ses lo que un te­ra­peu­ta con­si­gue en diez años, por­que la per­so­na desea­da sien­te que sus ac­cio­nes per­so­na­les co­ti­zan al al­za”, re­co­no­ce Ri­so. Sin em­bar­go, es­te ex­per­to cree que a lar­go pla­zo la se­mi­lla de la trai­ción pue­de lle­gar a ser ve­ne­no­sa. “Yo creo que sólo en el 15% de los ca­sos la in­fi­de­li­dad sue­le be­ne­fi­ciar a la re­la­ción con­yu­gal. De he­cho, en se­sio­nes de te­ra­pia es ca­da vez más fre­cuen­te ver a los aman­tes en­tre los pa­cien­tes: en­tran en con­flic­to con­si­go mis­mos, se arre­pien­ten y has­ta les en­tran celos. Lo pue­den pa­sar peor que las víc­ti­mas de la mis­ma in­fi­de­li­dad”. Tr­sisch McDer­mott, vi­ce­pre­si­den­ta de Match. com, cree que es­tas pá­gi­nas no son otra co­sa que “un ne­go­cio cons­trui­do so­bre co­ra­zo­nes rotos, ma­tri­mo­nios arrui­na­dos y fa­mi­lias da­ña­das”. “Es­tos por­ta­les crean y fo­men­tan la in­fi­de­li­dad. Yo no di­go que es­to es­té bien o mal. Pe­ro son al­go que jue­ga con al­go se­rio, co­mo es el ma­tri­mo­nio. A la lar­ga pue­den im­pul­sar fu­tu­ras se­pa­ra­cio­nes o, en to­do ca­so, crear ma­len­ten­di­dos en la pa­re­ja. Me si­gue sor­pren­dien­do có­mo pue­den te­ner tan­to éxi­to”, di­ce Ma­ría Ru­bíes, de Pars­hip, una agen­cia on li­ne de re­la­cio­nes per­so­na­les en­fo­ca­das a per­so­nas que bus­can una re­la­ción es­ta­ble, co­mo sol­te­ros o di­vor­cia­dos. Es­tas em­pre­sas pa­ra adúl­te­ros, ob­via­men­te, no pien­san lo mis­mo. “No­so­tros no for­za­mos a na­die. Los que en­tran ya están con­ven­ci­dos de por sí. Uno pue­de ser in­fiel sim­ple­men­te sa­lien­do de co­pas en un bar. Nues­tra co­mu­ni­dad es sólo pa­ra aque­llas per­so­nas que la ne­ce­si­tan, es­to es to­do”, afir­ma a es­te dia­rio Erik Drost, fun­da­dor del por­tal Se­cond­lo­ve.com. “Ade­más hay un gru­po de nues­tros usua­rios que sim­ple­men­te se in­ter­cam­bia men­sa­jes, se desaho­ga. Y un por­cen­ta­je pe­que­ño has­ta aca­ba enamo­rán­do­se y for­man­do una pa­re­ja es­ta­ble”, ex­pli­ca. En to­do ca­so, es bueno sa­ber que la tec­no­lo­gía es un ar­ma de do­ble hi­lo. Por un la­do, in­vi­ta a la trai­ción, pe­ro si no se usa de la for­ma ade­cua­da, tam­bién pue­de pro­pi­ciar que la pa­re­ja des­cu­bra la in­fi­de­li­dad. “No­so­tros acon­se­ja­mos bo­rrar el his­to­rial del or­de­na­dor, col­gar al prin­ci­pio fo­tos en las que no se te pue­da re­co­no­cer. No lle­var jo­yas o ele­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción al su­bir al­gu­na ima­gen. La tec­no­lo­gía es muy chi­va­ta. En la me­di­da en que fa­ci­li­ta las co­sas, tam­bién la in­ti­mi­dad co­rre ries­go”, di­ce Ga­llot­ti. “Te­ne­mos un pro­to­co­lo. Y acon­se­ja­mos a los usua­rios siem­pre que usen el or­de­na­dor del tra­ba­jo y nun­ca el de ca­sa”, ex­pli­ca Drost. Una de las fuen­tes de ma­yo­res pro­ble­mas (y de rup­tu­ras) es el mó­vil. El cam­peón de golf Ti­ger Woods fue des­cu­bier­to cuan­do su mu­jer le pi­lló al­gu­nos men­sa­jes pi­can­tes en el celular. Los smartp­ho­nes, que están en co­ne­xión per­ma­nen­te, aho­ra son una puer­ta abier­ta a los se­cre­tos. Se­gún una encuesta de The In­de­pen­dent, el 72% de las mu­je­res ca­sa­das no tie­ne re­pa­ro mo­ral en es­piar los men­sa­jes de sus ma­ri­dos. De acuer­do con un es­tu­dio de Tom Pon­zi In­ves­ti­ga­tion, en nue­ve de ca­da diez in­fi­de­li­da­des es­ta­ba la te­le­fo­nía mó­vil de por me­dio. Ca­be re­cor­dar tam­bién que exis­ten apli­ca­cio­nes co­mo Sound­co­ver, que in­tro­du­cen so­ni­dos pa­ra di­si­mu­lar el lu­gar don­de se re­ci­be las lla­ma­das. Así, el usua­rio, con un sim­ple clic, pue­de hablar des­de la pla­ya, la ofi­ci­na, un ae­ro­puer­to o un atas­co. El otro apa­ra­to po­ten­cial­men­te pe­li­gro­so es el or­de­na­dor o la ta­ble­ta. Nos lo po­de­mos de­jar en­cen­di­do sin que­rer. Y, aun­que no es­te­mos sus­cri­tos a uno de es­tos por­ta­les an­te­rior­men­te men­cio­na­dos, hoy en día es fá­cil caer en la ten­ta­ción de la in­fi­de­li­dad sim­ple­men­te en­tran­do en una red so­cial co­no­ci­da co­mo Fa­ce­book. La Aso­cia­ción de Le­tra­dos Es­ta­dou­ni­den­ses de De­re­cho de Fa­mi­lia ase­gu­ra que su con­te­ni­do ya se ha con­ver­ti­do en fuente de prue­ba del 20% de los di­vor­cios en EE.UU. En la web Fa­ce­book­chea­ting.com se re­co­gen de­ce­nas de his­to­rias en­via­das por víc­ti­mas de in­fi­de­li­da­des. Craig Gross, el di­rec­tor, ex­pli­ca­ba que la ma­yo­ría de los ca­sos te­nía su ori­gen en el re­en­cuen­tro con una ex­pa­re­ja o amis­tad de la ado­les­cen­cia o de la ju­ven­tud. En los úl­ti­mos años han apa­re­ci­do in­clu­so em­pre­sas que ofre­cen a las pa­re­jas la po­si­bi­li­dad de cons­truir­se on li­ne una coar­ta­da a me­di­da. Es­tas com­pa­ñías ha­cen que el clien­te re­ci­ba lla­ma­das a un te­lé­fono fi­jo del país o ciu­dad en el que se su­po­ne que es­tá. Hay al­gu­nas fir­mas que has­ta lla­man al do­mi­ci­lio fa­mi­liar del in­fiel pa­ra con­fir­mar­le su re­ser­va de ho­tel o vue­lo y otras que ofre­cen al in­fiel ca­jas de ce­ri­llas del ho­tel en el que no se alo­jó. El cos­te, de unos cen­te­na­res de eu­ros, de­pen­de del ser­vi­cio. Es­tos por­ta­les ar­gu­men­tan que una coar­ta­da sa­le más ba­ra­to que un di­vor­cio. En di­ciem­bre del año pa­sa­do, Tu­coar­ta­da.com ha­bía al­can­za­do 250 ope­ra­ti­vos con éxi­to, se­gún in­for­ma­ban en sus pá­gi­nas. No obs­tan­te, con el tiem­po, mu­chas de es­tas em­pre­sas han ido pau­la­ti­na­men­te ce­san­do su ac­ti­vi­dad. Mu­chas de sus di­rec­cio­nes web han de­ja­do de ser ac­ti­vas. Ya en su mo­men­to, la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal De­tec­ti­ves aler­tó que es­tos sis­te­mas sólo pue­den fun­cio­nar si no hay sos­pe­chas, por­que al fi­nal los cam­bios en la con­duc­ta del in­fiel le de­la­tan. Asi­mis­mo, la coar­ta­da ar­ti­fi­cial no im­pi­de que uno se en­cuen­tre con al­gún co­no­ci­do en la ca­lle. Co­mo se ve, en el si­glo XXI la tec­no­lo­gía ha en­tra­do de lleno en la al­co­ba de la pa­re­ja, so­bre to­do en la fran­ja de edad me­dia­na, la que sue­le en­fren­tar­se más a la ru­ti­na, el can­san­cio, el abu­rri­mien­to. Pe­ro más que la cau­sa de la cri­sis de la ins­ti­tu­ción, es el re­fle­jo de los tiem­pos en los que vi­vi­mos. “Aho­ra pa­re­ce que es­tá más asu­mi­do que la re­la­ción ma­tri­mo­nial se pue­de rom­per: por efec­to de la pos­mo­der­ni­dad, del he­do­nis­mo y de la bús­que­da del pla­cer”, re­co­no­ce Ri­so. Pe­ro, ¡ojo!, tam­po­co es­to sig­ni­fi­ca que la era de la in­fi­de­li­dad 2.0 aca­be con la ins­ti­tu­ción de la pa­re­ja. “Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no son co­mo los hip­pies de an­ta­ño. Son mu­cho más tran­qui­las. Sien­ten que no quie­ren las­ti­mar el otro. No­so­tros –re­co­no­ce Ri­so–, en cam­bio, éra­mos un desas­tre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.