EL DÍA DES­PUÉS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Con la lle­ga­da de un be­bé to­do cam­bia pa­ra la ma­dre, más ocu­pa­da en cui­dar del re­cién na­ci­do que de sí mis­ma. To­do el mun­do ha­bla de las ma­ra­vi­llas de te­ner un hi­jo, pe­ro po­cas ve­ces se ad­vier­te que el tiem­po se es­cu­rre co­mo agua en­tre los de­dos

Es muy fá­cil. El be­bé co­me, ha­ce pi­pí y ca­ca y duer­me y ya es­tá. ¿Dón­de es­tá el pro­ble­ma si se tra­ta de un hi­jo que­ri­do? Mu­chas ma­dres ha­blan de lo ma­ra­vi­llo­so que es te­ner un ni­ño, pe­ro no se es­cu­cha tan a me­nu­do to­dos los cam­bios que han su­ce­di­do y las con­tra­dic­cio­nes que eso pro­du­ce por­que no tie­nen tiem­po pa­ra sí mis­mas. No es que ha­ya un pro­ble­ma. To­do cam­bia. Na­da ya es igual que an­tes de te­ner al ni­ño, co­men­ta Cris­ti­na Silvente, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en em­ba­ra­zo, par­to y pos­par­to. “No eres due­ña de tu tiem­po. Hay ma­dres que con­fie­san de­ses­pe­ra­das que no tie­nen mo­men­to al­guno pa­ra dis­fru­tar de una du­cha tran­qui­la­men­te”. Lau­ra Gut­man, psi­co­te­ra­peu­ta fa­mi­liar es­pe­cia­li­za­da en la aten­ción de ma­dres de ni­ños pe­que­ños y pa­re­jas, au­to­ra de, en­tre otros li­bros, La ma­ter­ni­dad y el en­cuen­tro con la pro­pia som­bra (RBA In­te­gral), co­men­ta que los cam­bios que se pro­du­cen a ve­ces asus­tan. “So­mos las pri­me­ras sor­pren­di­das al re­co­no­cer que el lu­gar del tra­ba­jo, las amis­ta­des, los in­tere­ses per­so­na­les que has­ta ha­ce po­cos días fo­ca­li­za­ban nues­tra ener­gía, se con­vier­ten en me­ros re­cuer­dos aho­ga­dos por el llan­to del be­bé que nos re­cla­ma. Es­ta reali­dad nos asus­ta y cree­mos que nun­ca más vol­ve­re­mos a ser la mu­jer ma­ra­vi­llo­sa, ac­ti­va, en­can­ta­do­ra, in­te­li­gen­te y ele­gan­te que he­mos cons­trui­do con tan­ta de­di­ca­ción”. Es­ta ex­per­ta, re­fe­ren­te pa­ra los pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en la crian­za y la ma­ter­ni­dad, no du­da en po­ner so­bre la me­sa una reali­dad que ge­ne­ral­men­te ni se men­cio­na, co­mo si fue­ra un ta­bú, que es re­co­no­cer que la ve­ni­da de un nue­vo ser en mu­chas oca­sio­nes so­bre­pa­sa a los pa­dres, so­bre to­do, a la ma­dre. Se ofre­cen to­dos los me­dios po­si­bles en­ca­mi­na­dos a dis­fru­tar de un par­to fe­liz. To­do con­tro­la­do. Has­ta que lle­ga el día des­pués. De­pre­sión pos­par­to, ¿un mi­to? Te­ner un hi­jo es ma­ra­vi­llo­so, for­ma par­te del pro­yec­to y la ilu­sión de los fu­tu­ros pa­dres. Sin du­da. Pe­ro si al­gu­na ma­dre ma­ni­fies­ta cier­to desáni­mo, fá­cil­men­te se le po­ne la eti­que­ta de de­pre­sión pos­par­to, y to­dos tran­qui­los, ex­cep­to la ma­dre, que si­gue asu­mien­do los cam­bios por la ve­ni­da del hi­jo. “La de­pre­sión pos­par­to pue­de con­si­de­rar­se un mi­to”, ex­pli­ca Cris­ti­na Silvente. Es­ta ex­per­ta co­men­ta que la de­pre­sión pos­par­to “son dos pa­la­bras uni­das in­de­fec­ti­ble­men­te con la ex­pe­rien­cia de ser ma­dre. Es de los fan­tas­mas que más ace­chan a las fu­tu­ras ma­dres”. Al­go pa­re­ci­do apun­ta la psi­quia­tra y psi­có­lo­ga Ana Gon­zá­lez Uriar­te, quien no nie­ga los cam­bios emo­cio­na­les que ex­pe­ri­men­ta la ma­dre. Pe­ro no es la tris­te­za lo que pre­do­mi­na, sino una ex­tre­ma­da hi­per­sen­si­bi­li­dad y reac­ti­vi­dad emo­cio­nal que tie­ne su fun­ción, su ra­zón de ser. Por eso es­ta ex­per­ta afir­ma que es­to no es una de­pre­sión en el sen­ti­do de tras­torno pa­to­ló­gi­co. “Se mal de­no­mi­na de­pre­sión”. Y Lau­ra Gut­man lo ex­pre­sa de es­ta ma­ne­ra: “To­man­do en cuen­ta mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal, sien­to la ne­ce­si­dad de de­nun­ciar la in­creí­ble can­ti­dad de mu­je­res a las que se les diag­nos­ti­ca de­pre­sión puer­pe­ral o pos­par­to y lue­go son me­di­ca­das psi­quiá­tri­ca­men­te por ello. To­dos se asus­tan de las sen­sa­cio­nes ex­tre­mas de la ma­dre que ha da­do luz y, en lu­gar de acom­pa­ñar­la a las pro­fun­di­da­des de su al­ma fe­me­ni­na, sos­te­ni­da y afec­ti­va­men­te se­gu­ra… pre­fie­ren ador­me­cer­la, lo­gran­do apa­ci­guar los áni­mos de los de­más. Pa­ra que se ins­ta­le una de­pre­sión puer­pe­ral real se ne­ce­si­ta un des­equi­li­brio emo­cio­nal o psí­qui­co im­por­tan­te pre­vio al par­to”. Vai­ve­nes emo­cio­na­les Un ver­da­de­ro tras­torno de­pre­si­vo afec­ta al­re­de­dor de un 13% de las ma­dres, se­gún acla­ra Ana Gon­zá­lez Uriar­te, y ge­ne­ral­men­te se pro­du­ce en mu­je­res que ya ha­bían pre­sen­ta­do con an­te­rio­ri­dad cua­dros de­pre­si­vos. Pe­ro eso es dis­tin­to a los cam­bios emo­cio­na­les que se pro­du­cen en el pos­par­to. Es­ta mis­ma ex­per­ta se­ña­la que has­ta un 80% de las mu­je­res en el pos­par­to ex­pe­ri­men­tan una se­rie de cam­bios emo­cio­na­les, co­mo al­ti­ba­jos afec­ti­vos, “pa­san de la eu­fo­ria al llan­to, irri­ta­bi­li­dad, hi­per­sen­si­bi­li­dad a la crí­ti­ca, cier­ta an­gus­tia, tris­te­za… que tie­nen su má­xi­ma ex­pre­sión al­re­de­dor del ter­cer o quin­to día y pue­den du­rar de diez días a dos se­ma­nas”. Y otros pro­fe­sio­na­les ha­blan de has­ta tres se­ma­nas. Pe­ro es­to no es un ver­da­de­ro tras­torno de­pre­si­vo, pun­tua­li­za es­ta ex­per­ta. Si no es una de­pre­sión, ¿qué es­tá su­ce­dien­do? Los ex­per­tos co­men­tan que en­tran en jue­go la com­bi­na­ción de tres fac­to­res –los bio­ló­gi­cos, los psi­co­ló­gi­cos y los so­cia­les– que a ca­da mu­jer pue­den afec­tar de ma­ne­ra dis­tin­ta. El ape­go, una ne­ce­si­dad En cuan­to a los bio­ló­gi­cos, el sis­te­ma hor­mo­nal man­da, cu­yos cam­bios afec­tan tam­bién al sis­te­ma ner­vio­so. Con el em­ba­ra­zo, el par­to y el pos­par­to, el equi­li­brio hor­mo­nal va­ría y ello afec­ta al hi­po­tá­la­mo, cen­tro ce­re­bral que re­gu­la tan­to los rit­mos del cuer­po, co­mo el sue­ño, o el ape­ti­to y el de­seo se­xual. Ana Gon­zá­lez Uriar­te re­cuer­da que hay un au­men­to de la se­gre­ga­ción de oxi­to­ci­na an­tes y du­ran­te la to­ma de lac­tan­cia. “La se­cre­ción de oxi­to­ci­na es la ba­se bio­ló­gi­ca de las ca­pa­ci­da­des fe­me­ni­nas pa­ra brin­dar cui­da­dos y tra­tar bien a los de­más. Los da­tos su­gie­ren que los ma­mí­fe­ros tie­nen un sis­te­ma neu­ro­bio­ló­gi­co úni­co que se ac­ti­va por los cam­bios hor­mo­na­les tras el par­to y que fo­men­ta la con­duc­ta ini­cial de ape­go en­tre las ma­dres y las crías re­cién na­ci­das. En la ho­ra si­guien­te al par­to, el ni­vel má­xi­mo de oxi­to­ci­na es­tá aso­cia­do con un ni­vel al­to de pro­lac­ti­na, hor­mo­na que pro­du­ce la le­che ma­ter­na. Su se­cre­ción em­pu­ja a ha­cer el ni­do y ge­ne­ra es­ta­dos agre­si­vos en cier­tas cir­cuns­tan­cias a ma­dres lac­tan­tes”. Es­ta ex­per­ta tam­bién re­cuer­da que en to­do es­te pro­ce­so tam­bién se ha es­ta­do pro­du­cien­do una ma­yor se­gre­ga­ción de es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na que pre­dis­po­nen emo­cio­nal­men­te a las mu­je­res ha­cia la ma­ter­ni­dad tras el par­to. Pre­dis­po­si­ción fa­vo­re­ci­da tam­bién por­que se ele­va el ni­vel de otras hor­mo­nas co­mo la no­ra­dre­na­li­na, la se­ro­to­ni­na y el cor­ti­sol, si­gue se­ña­lan­do Ana Gon­zá­lez Uriar­te. To­do ello im­pli­ca un au­men­to de la reac­ti­vi­dad emo­cio­nal a los es­tí­mu­los, co­mo, por ejem­plo, res­pon­der con llan­to o irri­ta­bi­li­dad, con pro­fun­da ale­gría o tris­te­za a es­tí­mu­los que nor­mal­men­te no pro­vo­ca­rían unas reac­cio­nes tan in­ten­sas. Es­te sus­tra­to bio­quí­mi­co

PA­SAR UN AL­TI­BA­JO EMO­CIO­NAL NO ES SI­NÓ­NI­MO DE DE­PRE­SIÓN

Ho­ra­rios que no cua­dran Es­te mis­mo es­ta­do es el que pro­pi­cia la irrup­ción de los fac­to­res psi­co­ló­gi­cos. La ex­tre­ma sen­si­bi­li­dad ha­cia lo que ro­dea a la ma­dre pro­pi­cia la “fre­cuen­te sen­sa­ción de es­tar flo­tan­do en otro mun­do, sen­si­bles o emo­ti­vas, con las per­cep­cio­nes dis­tor­sio­na­das y los sen­ti­mien­tos con­fu­sos”, se­ña­la Lau­ra Gut­man. Cris­ti­na Silvente ex­pli­ca que pre­va­le­ce la ne­ce­si­dad de con­tro­lar­lo to­do, un con­cep­to que des­pier­ta an­sie­dad por­que la ex­pe­rien­cia con el be­bé tie­ne vi­da pro­pia y no se pue­de con­fi­nar a un ho­ra­rio cua­dra­do. Me­jor par­tir de la ba­se de que no es así pa­ra no pro­du­cir ex­pec­ta­ti­vas que des­pués no se cum­plen. “No es ver­dad que to­dos los be­bés pi­dan co­mer ca­da tres ho­ras. No es ver­dad que to­dos los be­bés ten­gan ci­clos del sue­ño re­gu­la­res. No es ver­dad que ten­gan que dor­mir un nú­me­ro de ho­ras se­gui­das. Cla­ro que hay be­bés que ha­cen ti­ra­das de cua­tro ho­ras, pe­ro otros no. Y am­bos ca­sos son nor­ma­les. La in­for­ma­ción es­tá ses­ga­da. La na­tu­ra­le­za no se pue­de con­tro­lar, en to­do ca­so se pue­de acom­pa­ñar”. El be­bé

LAS REDES DE APO­YO EN­TRE MU­JE­RES EN EL POS­PAR­TO SE EX­PAN­DEN

fa­ci­li­ta que la mu­jer ten­ga la ca­pa­ci­dad “de es­tar sin­to­ni­za­da en la mis­ma fre­cuen­cia que el be­bé, lo que fa­ci­li­ta criar­los, in­ter­pre­tar las ne­ce­si­da­des más su­ti­les y adap­tar­se mu­tua­men­te a la nue­va vi­da”, apor­ta Lau­ra Gut­man. Es lo que los ex­per­tos iden­ti­fi­can co­mo el sus­tra­to bio­ló­gi­co so­bre el que se va a dar la vin­cu­la­ción emo­cio­nal ma­dre-be­bé.

de­man­da de la ma­dre. Y la ma­dre de­man­da pa­ra sí por­que no lle­ga a to­do. El pro­ble­ma es que acos­tum­bra a es­tar sin el apo­yo su­fi­cien­te en es­ta eta­pa de su vi­da. En es­ta si­tua­ción es nor­mal que sur­ja el sen­ti­mien­to de in­ca­pa­ci­dad, de im­po­ten­cia, y eso pro­vo­ca una sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad que au­men­ta con un in­su­fi­cien­te des­can­so. So­bre to­do cuan­do ade­más se su­man las au­to­exi­gen­cias del ti­po “de­bo ser siem­pre una ma­dre per­fec­ta”, “nun­ca de­bo en­fa­dar­me”, “yo pue­do ha­cer­lo to­do” y “siem­pre de­bo te­ner pa­cien­cia”. Sin apo­yo so­cial Y an­te es­ta si­tua­ción, la reali­dad so­cial no acom­pa­ña. La ma­dre pre­ci­sa de un par­ti­cu­lar acom­pa­ña­mien­to du­ran­te los pri­me­ros cua­ren­ta días pa­ra que pue­da aten­der to­das las ne­ce­si­da­des del be­bé. Lau­ra Gut­man re­cuer­da que es­te acom­pa­ña­mien­to ya se con­tem­pla­ba en cul­tu­ras an­ti­guas. “En so­cie­da­des don­de las mu­je­res se ha­cían car­go co­mu­ni­ta­ria­men­te de la crian­za de los ni­ños, mien­tras los hom­bres se ocu­pa­ban de pro­cu­rar el ali­men­to, el puer­pe­rio fun­cio­na­ba co­mo un tiem­po de re­po­so y de aten­ción ex­clu­si­va pa­ra el re­cién na­ci­do”. Pe­ro aho­ra la reali­dad so­cial es otra, co­men­ta es­ta ex­per­ta. Se vi­ve en vi­vien­das pe­que­ñas, a ve­ces ale­ja­dos de las fa­mi­lias pri­ma­rias y en ciu­da­des don­de no es tan fá­cil re­em­pla­zar a una co­mu­ni­dad de mu­je­res que ali­vian las ta­reas do­més­ti­cas y cons­tru­yen una red in­vi­si­ble de apo­yo. “El pa­no­ra­ma es des­alen­ta­dor pa­ra las mu­je­res mo­der­nas y ur­ba­nas; aun­que pen­se­mos que es­to for­ma par­te de la li­be­ra­ción fe­me­ni­na, creo que es una tram­pa. So­le­dad, ale­ja­mien­to afec­ti­vo en­tre el hombre y la mu­jer, y un be­bé que llora. Y las ma­dres que quie­ren o de­ben vol­ver al tra­ba­jo tie­nen que ha­cer co­mo si na­da hu­bie­ra cam­bia­do. Están obli­ga­das a en­trar de in­me­dia­to en con­tac­to con el mun­do ex­te­rior ac­ti­vo y po­ner la men­te en fun­cio­na­mien­to. Es­ta in­te­gra­ción no es­tá muy fa­ci­li­ta­da en nues­tra so­cie­dad don­de apa­re­ce una con­tra­rie­dad: si tra­ba­jo ten­go que de­jar mi be­bé. Si es­toy con mi be­bé no per­te­nez­co más a es­te mun­do”. El pa­dre, ne­ce­sa­rio pe­ro no su­fi­cien­te To­dos los ex­per­tos coin­ci­den en que la ma­dre en la so­cie­dad ac­tual se en­cuen­tra bas­tan­te des­asis­ti­da. “En nues­tra es­truc­tu­ra so­cial cree­mos que co­rres­pon­de de­le­gar es­tas obli­ga­cio­nes en el hombre –se­ña­la Lau­ra Gut­man–, su­po­nien­do que así se con­vier­te en un pa­dre mo­derno. Sin em­bar­go, es­to no es así exac­ta­men­te. En la ma­yo­ría de los ca­sos hay un pro­fun­do des­en­cuen­tro, por­que una ma­dre y un pa­dre son de­ma­sia­do po­cos pa­ra criar un ni­ño. Pue­de re­sul­tar ex­tra­va­gan­te es­te pen­sa­mien­to, pe­ro creo que es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra vi­vir en co­mu­ni­dad, co­mo la ma­yo­ría de ma­mí­fe­ros. No hay ni tiem­po pa­ra mi­mar la re­la­ción de pa­re­ja”. Cris­ti­na Silvente re­cuer­da que, pre­ci­sa­men­te en es­ta eta­pa, la me­dia de pa­re­jas que se se­pa­ra au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te. Los cam­bios sí exis­ten An­te to­do ello, Ana Gon­zá­lez Uriar­te re­co­mien­da an­te to­do adop­tar y pro­mo­ver, des­de el ám­bi­to sa­ni­ta­rio, una vi­sión po­si­ti­va de los cam­bios emo­cio­na­les del pos­par­to, una ma­ne­ra de acep­tar la hi­per­reac­ti­vi­dad y sen­si­bi­li­dad no co­mo una pa­to­lo­gía, si no co­mo el te­rreno que po­si­bi­li­ta que la ma­dre se pon­ga en la piel del be­bé y se dé la vin­cu­la­ción emo­cio­nal ma­dre-be­bé. Pa­ra así in­for­mar a las fu­tu­ras o re­cien­tes ma­dres y a sus pa­re­jas de es­tos cam­bios y de su sig­ni­fi­ca­do. Sin du­da pro­mo­ver y fa­vo­re­cer las redes de apo­yo en­tre mu­je­res. Ca­da vez hay más. Tam­bién pro­mo­ver la lac­tan­cia ma­ter­na, que, en­tre otros mu­chos be­ne­fi­cios, es res­pon­sa­ble de man­te­ner el equi­li­brio hor­mo­nal so­bre el que se asien­ta la con­duc­ta maternal. Y ani­mar a que las ma­dres se den per­mi­so a sí mis­mas pa­ra pe­dir y acep­tar ayu­da su­gi­rien­do cues­tio­nes prác­ti­cas co­mo li­mi­tar las vi­si­tas, des­can­sar to­do lo po­si­ble, bus­car apo­yo do­més­ti­co… Es que to­do ha cam­bia­do, y se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Sin du­da.

Tex­to Jor­di Jar­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.