VIDAL EN CA­ME­LOT

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - LUIS RACIONERO

Hu­bo un mo­men­to en el si­glo XX, en que la Ca­sa Blan­ca de Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en la cor­te del rey Ar­tu­ro, y al­gu­nos co­men­ta­ris­tas co­men­za­ron a re­fe­rir­se al gru­po de los Ken­nedy y la Ca­sa Blan­ca co­mo Ca­me­lot, el le­gen­da­rio lu­gar don­de vi­vía el rey Ar­tu­ro. La cor­te del Ca­me­lot mo­derno la for­ma­ban John Ken­nedy, su mu­jer Ja­que­li­ne Bou­vier –su nom­bre de sol­te­ra–, Bobby Ken­nedy –el her­mano–, los ase­so­res Art­hur Schle­sin­ger Jr. y Ted So­ren­sen, y al­gu­nos in­te­lec­tua­les, el más cons­pi­cuo: el novelista y en­sa­yis­ta Go­re Vidal. Go­re Vidal es­tu­vo por Bar­ce­lo­na en los años ochen­ta pa­ra pre­sen­tar unas tra­duc­cio­nes su­yas al ca­ta­lán, y dio una rue­da de pren­sa en Up&Down. La rue­da con­sis­tió en que co­mo los pe­rio­dis­tas no le de­cían na­da –no sé si por­que no sa­bían in­glés o por­que no sa­bían qué de­cir­le–, fi­nal­men­te el po­bre Mr. Vidal se tu­vo que le­van­tar a ins­tan­cias de su má­na­ger y ami­go, y dar la vuel­ta al Up&Down sa­lu­dan­do a los allí pre­sen­tes. Apro­ve­ché la cir­cuns­tan­cia de que na­die le ha­bla­ba pa­ra acer­car­me con un re­cor­te de la crí­ti­ca que yo ha­bía pu­bli­ca­do en el dia­rio El País, so­bre su no­ve­la del si­glo V a.C. don­de ha­ce apa­re­cer a Pro­tá­go­ras, Zo­roas­tro, Con­fu­cio o, in­clu­so, a Lao Tse; una can­ti­dad de per­so­na­jes his­tó­ri­cos ex­tra­or­di­na­rios al hi­lo de un per­so­na­je que él se in­ven­ta y que ex­pli­ca la trans­for­ma­ción del pen­sa­mien­to hu­mano que se dio en el si­glo V a.C. Yo le en­tre­gué es­tas dos pá­gi­nas, don­de elo­gia­ba su no­ve­la, pe­ro que tam­bién le po­nía al­gu­na crí­ti­ca re­cor­dan­do lo que di­jo Char­les Sain­te-Beu­ve del Sa­lam­bó de Flau­bert: “Es más gran­de el pe­des­tal que la es­ta­tua”. Su­pon­go que lo le­yó esa no­che por­que al día si­guien­te me re­ci­bió en el ho­tel Ritz pa­ra char­lar ami­ga­ble­men­te du­ran­te cer­ca de una ho­ra. Allí me co­men­tó una co­sa inol­vi­da­ble: él ha­bía pu­bli­ca­do una se­rie de no­ve­las so­bre la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos y, en la úl­ti­ma, lla­ma­da Em­pi­re, con­ta­ba có­mo se ha­bía ges­ta­do el im­pe­rio ame­ri­cano en­tre el pre­si­den­te Roo­se­velt –el que fue sol­da­do en la gue­rra de Cu­ba–, el her­mano de Henry Adams, el co­man­dan­te de la ma­ri­na Tha­yer Mahan y el periodista Hearst. Es­tos cua­tro ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis, Roo­se­velt, Adams, Mahan y Hearst –se­gún Vidal– son los que cons­tru­yen el im­pe­rio ame­ri­cano a ba­se de ata­car el im­pe­rio más cer­cano que era el es­pa­ñol, aca­ban­do la gue­rra de Cu­ba y que­dán­do­se Cu­ba, aun­que lue­go le die­ran una in­de­pen­den­cia re­la­ti­va, y que­dán­do­se, ya de pa­so, las is­las Fi­li­pi­nas. Pues bien, me con­tó que cuan­do él ha­bía pu­bli­ca­do es­ta no­ve­la, los crí­ti­cos co­men­ta­ron: “Ahí es­tá Go­re Vidal, otra vez con una de esas no­ve­las su­yas so­bre las fa­mi­lias de Was­hing­ton que él cree que son im­por­tan­tes y que ya no pin­tan na­da”. Pues bien, di­jo Vidal: “No sa­ben es­tos in­ge­nuos que el po­der, cuan­do es ver­da­de­ra­men­te po­de­ro­so, se ha­ce in­vi­si­ble”. Vidal sa­bía de lo que ha­bla­ba, pues­to que su abue­lo ha­bía si­do se­na­dor por Kan­sas, el se­na­dor Go­re, y su fa­mi­lia ha­bía es­ta­do co­nec­ta­da con las

SE PRE­SEN­TÓ VA­RIAS VE­CES A SE­NA­DOR, PE­RO FUE DE­RRO­TA­DO SU RE­LA­TO DE LA ERA KEN­NEDY SE HI­ZO DES­DE DEN­TRO

Ilustración Mon­tse Ber­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.