De li­bro

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

gran­des fa­mi­lias de Was­hing­ton. Su pa­dre ha­bía si­do so­cio de Ho­ward Hug­hes en las pri­me­ras com­pa­ñías de avia­ción de Es­ta­dos Uni­dos. Él mis­mo es­tu­dió en West Point pa­ra ser ofi­cial del ejér­ci­to ame­ri­cano, aun­que lue­go lo de­jó y pa­só por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial co­mo sol­da­do ra­so. Cuen­ta por cier­to que, al en­trar los ame­ri­ca­nos en Roma, él se di­ri­gió al con­ven­to don­de vi­vía Geor­ge San­ta­ya­na (es­pa­ñol y es­ta­dou­ni­den­se) pa­ra vi­si­tar­lo; y que allí lo en­con­tró, tran­qui­la­men­te, sin ha­ber su­fri­do los ho­rro­res de la gue­rra, y cui­da­do por las mon­ji­tas, le­yen­do el Es­tu­dio de la his­to­ria, de Toyn­bee, pa­ra lo cual arran­ca­ba las pá­gi­nas, las leía por los dos la­dos y lue­go las ti­ra­ba a la pa­pe­le­ra. Ed­mund Wil­son tam­bién des­cri­be a San­ta­ya­na en el con­ven­to co­mo “una mó­na­da en la men­te uni­ver­sal”. La pa­sión de Vidal por la po­lí­ti­ca le lle­vó a pre­sen­tar­se a elec­cio­nes pa­ra se­na­dor va­rias ve­ces pe­ro fue de­rro­ta­do, en vis­ta de lo cual se fue a vi­vir a Ita­lia, don­de com­pró una ca­sa mag­ní­fi­ca en el pue­blo de Ra­ve­llo, en la cor­ni­sa de la cos­ta amal­fi­ta­na, y allí vi­vió es­cri­bien­do y via­jan­do a Es­ta­dos Uni­dos has­ta ha­ce dos o tres años en que, a la muer­te de su com­pa­ñe­ro de to­da la vi­da, se tras­la­dó a Holly­wood don­de mu­rió es­te ve­rano a fi­nal del mes de ju­lio. No hay que ol­vi­dar que, apar­te de sus no­ve­las, co­mo Lin­coln 1876 o Was­hing­ton DC, tie­ne la que he ci­ta­do an­tes, Crea­ción – so­bre el si­glo V–, y una no­ve­la pop que se hi­zo fa­mo­sa a fi­na­les de los se­sen­ta, My­ra Brec­kin­rid­ge. A mí me in­tere­san per­so­nal­men­te sus en­sa­yos, que se pue­den en­con­trar reu­ni­dos en su ma­yo­ría en un gran li­bro, lla­ma­do Uni­ted Sta­tes, en el que jue­ga con las pa­la­bras uni­dos y es­ta­dos por­que el li­bro se com­po­ne de tres par­tes: Sta­te of the art (es­ta­do del

ar­te), Sta­te of the union (es­ta­do de la Unión), y Sta­te of being (es­ta­do del ser), y es­tos tres son Es­ta­dos Uni­dos, por­que están uni­dos en el mis­mo li­bro. Los en­sa­yos ver­san so­bre to­dos los in­tere­ses uni­ver­sa­les, des­de las no­ve­las ame­ri­ca­nas de Henry Ja­mes, los plays – obras tea­tra­les de Art­hur Mi­ller o de su ín­ti­mo ami­go Ten­nes­see Wi­lliams–, el mis­mí­si­mo Na­bo­kov, Bur­gess, o su pre­di­lec­to Fre­de­ric Pro­kosch. En la se­gun­da par­te, Es­ta­do de la Unión, están sus en­sa­yos po­lí­ti­cos, em­pe­zan­do por Los do­ce cé­sa­res de Sue­to­nio y otros es­tu­dios so­bre se­xo y po­lí­ti­cas, la fa­mi­lia Adams, las pri­me­ras no­tas so­bre Abraham Lin­coln –so­bre el que ha­ría una gran no­ve­la bio­gra­fia­da–, Theo­dor Roo­se­velt, el pre­si­den­te Ken­nedy –que fue su ami­go–, y un mag­ní­fi­co en­sa­yo que ci­ta nu­me­ro­sas ve­ces que se lla­ma El día que el im­pe­rio ame­ri­cano se que­dó sin ga­so­li­na. Por úl­ti­mo, en la ter­ce­ra par­te de sus en­sa­yos, Los es­ta­dos del ser, hay to­da una se­rie de ar­tícu­los en los que mez­cla des­crip­ción con au­to­bio­gra­fía, son per­so­na­jes y lu­ga­res es­cri­tos des­de el pun­to de vis­ta de su vi­da. Por ejem­plo, cuan­do ha­bla de al­gu­nas me­mo­rias del glo­rio­so pá­ja­ro ( The glo­rius bird), era Ten­nes­see Wi­lliams pa­ra sus ami­gos, o cuan­do ha­bla del cuar­to dia­rio de Anaïs Nin, o es­cri­bien­do obras pa­ra la te­le­vi­sión, o es­cri­bien­do guio­nes pa­ra ci­ne. Hay que re­cor­dar que el guión de la fa­mo­sa Ben Hur es obra de Go­re Vidal. Y qui­zá la que me gus­ta más de es­tas me­mo­rias de Holly­wood es Re­cor­dan­do a Or­son We­lles. Bien, en el año 1963, con el ase­si­na­to de Ken­nedy en Da­llas, la era de Ca­me­lot to­có a su fin, y Go­re Vidal si­guió en Ra­ve­llo, des­de las al­tu­ras de la cos­ta amal­fi­ta­na, con­tem­plan­do el mar azul pa­ra ol­vi­dar que en Es­ta­dos Uni­dos to­da­vía no ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de crear un nue­vo Re­na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.