FUE­GOS AR­TI­FI­CIA­LES

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Una vez más, me gus­ta­ría ha­blar­les de la me­mo­ria. He de­ci­di­do escribir so­bre fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Las Fa­llas me lo su­gie­ren. In­me­dia­ta­men­te sien­to que es un te­ma su­ge­ren­te, es de­cir, con po­si­bi­li­da­des. Su­ge­rir – del la­tín sub-ge­re­re– sig­ni­fi­ca por­tar ri­que­zas ocul­tas. La ta­rea de escribir es­te ar­tícu­lo en­cien­de en mi me­mo­ria, aún en ti­nie­blas, mu­chas lu­ce­ci­tas, no pre­ci­sa­das. El nú­me­ro de lu­ce­ci­tas, de po­si­bles ob­je­tos re­la­cio­na­dos, vuel­ve su­ge­ren­te un pro­yec­to. Sien­to que bas­ta­ría con que des­pa­bi­la­se ca­da una de esas lla­mi­tas, pa­ra que me ofre­cie­ran su pai­sa­je. El es­pa­cio men­tal don­de apa­re­cen es la “me­mo­ria en ac­ción”, y el nú­me­ro de lla­mi­tas nos mues­tra su ex­ten­sión y po­ten­cia. Nu­me­ro­sos es­tu­dios re­la­cio­nan la am­pli­tud de es­ta me­mo­ria con la crea­ti­vi­dad. In­ves­ti­go la po­si­bi­li­dad de apren­der a am­pliar­la. Vuel­vo a las lu­ce­ci­tas en­cen­di­das por mi pro­yec­to de escribir un ar­tícu­lo so­bre fue­gos ar­ti­fi­cia­les. La pri­me­ra me re­cuer­da los de mi in­fan­cia, igua­les que los que asus­ta­ban a Pla­te­ro: “¡Oh, qué pa­vos reales en­cen­di­dos, qué ma­ci­zos aé­reos de cla­ras ro­sas, qué fai­sa­nes de fue­go por jar­di­nes de es­tre­llas! Pla­te­ro, ca­da vez que so­na­ba un es­ta­lli­do, se es­tre­me­cía, azul, mo­ra­do, ro­jo en el sú­bi­to ilu­mi­nar­se del es­pa­cio”. Otras can­de­las ilu­mi­nan cam­pos cul­tu­ra­les. La ce­le­bra­ción de la pól­vo­ra en los pue­blos ára­bes. La re­la­ción en­tre el rui­do y la fies­ta. El he­cho pe­cu­liar de que los fue­gos ar­ti­fi­cia­les se cons­tru­yan sólo pa­ra des­truir­se. Es­ta idea me lle­va a la cos­ta del Pa­cí­fi­co ame­ri­cano, don­de pue­blos in­dios ce­le­bra­ban el potlach, ce­re­mo­nia en que des­truían sus bie­nes, pa­ra de­mos­trar así su ri­que­za y po­der. La pi­ro­tec­nia es un ar­te efí­me­ro, lo que me lle­va a re­cor­dar la re­la­ción del ar­te con el tiem­po. Unas obras están em­pe­ña­das en per­du­rar y otras son por esen­cia pa­sa­je­ras. Va­léry com­pa­ró el ar­qui­tec­to con el bai­la­rín. La per­ma­nen­cia frente a la fu­ga­ci­dad. Una par­te del ar­te con­tem­po­rá­neo apos­tó por la fu­ga­ci­dad al va­lo­rar las per­for­man­ces, la ac­tua­ción con vo­lun­tad de des­apa­re­cer. Al­go pa­re­ci­do a las efí­me­ras es­cul­tu­ras de hu­mo.

AL­GU­NAS OBRAS SE EM­PE­ÑAN EN PER­DU­RAR Y OTRAS SON POR ESEN­CIA PA­SA­JE­RAS Y EFÍ­ME­RAS, CO­MO LOS FUE­GOS AR­TI­FI­CIA­LES

Pe­ro hay una lla­ma que ha au­men­ta­do su po­ten­cia. Me in­di­ca que el fue­go de ar­ti­fi­cio se opo­ne al fue­go na­tu­ral. Com­pa­ren un in­cen­dio con unos fue­gos ar­ti­fi­cia­les. En aquel, el fue­go im­po­ne sus le­yes. En es­te, do­mi­na el hombre. No pue­do de­jar de pen­sar en los bon­sáis. El po­de­ro­so ár­bol ha si­do hu­mi­lla­do. Es ló­gi­co que es­te ar­te ha­ya na­ci­do en una cul­tu­ra im­pe­rial. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con los jar­di­nes de Ver­sa­lles. Luis XIV que­ría po­dar la ca­be­za de sus súb­di­tos co­mo po­da­ba sus se­tos de boj. En cam­bio, los in­gle­ses in­ven­ta­ron los par­ques, pa­ra que no se no­ta­se que la mano del hombre es­ta­ba po­nien­do su pie en el bos­que. Otra luz me re­cuer­da que en oca­sio­nes he uti­li­za­do los fue­gos ar­ti­fi­cia­les co­mo me­tá­fo­ra de la crea­ti­vi­dad hu­ma­na. Frente a la ac­ti­tud del que di­ce “no hay más ce­ra que la que ar­de”, la in­te­li­gen­cia crea­do­ra con­si­de­ra la reali­dad co­mo un gi­gan­tes­co al­ma­cén de pi­ro­tec­nia. Un cohe­te es un car­tu­cho ba­nal, co­mo lo es la reali­dad si no la mi­ra­mos con ojos pi­ro­téc­ni­cos. Pe­ro bas­ta que acer­que­mos una ce­ri­lla a ese cohe­te, pa­ra que la no­che se pue­ble de pal­me­ras lu­mi­no­sas, de mis­te­rio­sas cria­tu­ras zig­za­guean­tes, de una flo­ra emer­gen­te en la os­cu­ri­dad. Po­dría se­guir la ex­plo­ra­ción de la me­mo­ria en ac­ción, pe­ro me con­ten­go. Es­ta ver­da­de­ra pi­ro­tec­nia men­tal es enor­me­men­te di­ver­ti­da y es­ti­mu­lan­te, pe­ro hay que sa­ber de­cir adiós.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.