EL ABC DE LA MO­DA MAS­CU­LI­NA

Es­ta tem­po­ra­da las ten­den­cias se es­cri­ben con A de áci­do, con B de blan­co (jun­to a ne­gro o navy), con C de ca­mu­fla­je... Y con D de di­plo­má­ti­co

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Jor­di Play

El ne­gro, el denim y el slim se han con­ver­ti­do en el uni­for­me de to­da una ge­ne­ra­ción de hom­bres que son ca­pa­ces de se­guir las ten­den­cias sin per­der la ele­gan­cia y que pue­de ves­tir­se con fir­mas ca­sual, co­mo Ac­ne (fiel a su ins­pi­ra­ción en la ropa de tra­ba­jo ame­ri­ca­na), o más pues­tas, co­mo Tom Ford (si­lue­tas es­ti­li­za­das y ac­ce­so­rios pa­ra dan­dis del si­glo XXI). Pe­ro la mo­da de la nue­va tem­po­ra­da que es­tá por lle­gar, la de la pri­ma­ve­ra ve­rano 2013, se pre­sen­ta con nue­vos in­puts que quie­ren des­mar­car­se de to­da

1 Te­la de fo­rro en ama­ri­llo neón de San­ta Eu­la­lia, es­pe­cial pa­ra con­fec­ción a me­di­da

2 Etro pro­po­ne los cas­cos fo­rra­dos con su tí­pi­co es­tam­pa­do y los to­nos áci­dos de es­ta tem­po­ra­da

3 Los to­nos neón tam­bién se imponen en la nue­va co­lec­ción de Mon­cler. La ca­mi­se­ta cues­ta 170 eu­ros

4 Plástica, trans­pa­ren­te y con co­lor, la vi­se­ra re­nue­va el as­pec­to de la go­rra de to­da la vi­da. De Ac­né, cues­ta 115 eu­ros

5 Ame­ri­ca­na Jil San­der, as­pec­to de­sen­fa­da­do pa­ra el me­jor te­ji­do y un look ca­sual. 840 eu­ros

6 Neil Ba­rret si­gue apos­tan­do por la ber­mu­da bien cor­ta. Es­ta cues­ta 265 eu­ros

7 Fu­lard de Etro en cua­dros a to­do co­lor con el im­pres­cin­di­ble pun­to áci­do de es­ta tem­po­ra­da

8 Ch­ris­tian Lo­bou­tin tam­bién se atre­ve con los zapatos de hombre con mu­cha fuer­za. 485 eu­ros

9 Etro si­gue con­fian­do en la co­mo­di­dad de la mo­chi­la, un com­ple­men­to que gus­ta en la ciu­dad. 185 eu­ros

uni­for­mi­dad. El ABCD de la nue­va mo­da se es­cri­be con la A de áci­do, la B de blan­co (blan­co y ne­gro, pa­ra el eterno chic… y blan­co y navy si­guien­do la es­te­la mi­li­tar que se im­pu­so ha­ce ya va­rias tem­po­ra­das pa­ra que­dar­se), la C de ca­mu­fla­je y la D de di­plo­má­ti­co pa­ra aque­llos que han en­con­tra­do el gus­to (y su au­tén­ti­co es­ti­lo) en el ves­tir a me­di­da.

En la tien­da bar­ce­lo­ne­sa San­ta Eu­la­lia, que es­te año cum­ple su 170 aniver­sa­rio al ser­vi­cio de la mo­da, apues­tan por es­ta ten­den­cia áci­da que se com­bi­na con co­lo­res más cal­ma­dos pa­ra los que bus­can es­ti­lis­mos arries­ga­dos. Pa­ra ellos es per­fec­ta, por ejem­plo, la vi­sión de Mon­cler Gam­me Blue. Con Thom Brow­ne al frente de la pro­pues­ta es­té­ti­ca, la mí­ti­ca mar­ca fran­ce­sa es ca­paz de las com­bi­na­cio­nes más atre­vi­das, ya sea a ba­se de cua­dros o ra­yas o áci­dos com­ple­ta­men­te li­sos en es­ti­lis­mos que pa­re­cen sa­li­dos di­rec­ta­men­te del ta­ller de un ar­tis­ta plás­ti­co. Más en es­ta lí­nea están las ideas de Jil San­der, con cla­ra ins­pi­ra­ción en Mon­drian, y unos to­nos que sólo los más osa­dos pue­den lu­cir sin com­ple­jos.

Tam­bién Ch­ris­tian Lo­bou­tin ha in­cor­po­ra­do el áci­do a sus crea­cio­nes. Ade­más de se­guir con su ob­se­sión por las ta­chue­las (tam­bién pa­ra ellos), el ido­la­tra­do di­se­ña­dor de cal­za­do fe­me­nino pre­sen­ta es­ta tem­po­ra­da los tí­pi­cos Ox­ford in­gle­ses de cor­do­nes con to­ques de cha­rol y los co­lo­res más con­tun­den­tes. Los lla­ma Gol­fi­tos y están lla­ma­dos a com­bi­nar con

to­do y a ser uti­li­za­dos tan­to pa­ra la no­che co­mo pa­ra ci­tas más ca­sual.

Y si la A de áci­do co­ge fuer­za es­ta tem­po­ra­da, la B de blan­co si­gue te­nien­do la fuer­za de siem­pre. Por­que com­bi­na a la per­fec­ción con el ne­gro en el eterno bi­no­mio de la ele­gan­cia per­fec­ta y por­que, so­bre to­do es­ta pri­ma­ve­ra-ve­rano gus­ta con el navy. Se mues­tra en las crea­cio­nes de Mon­cler Gam­me Blue (so­bre to­do en las par­kas y cha­que­tas de en­tre­tiem­po), en los bá­si­cos de ele­gan­cia eter­na de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli y las pro­pues­tas lle­va­de­ras de Neil Ba­rrett. Y, por su­pues­to, en los mo­ca­si­nes de Tod’s y los Church’s que han de­ja­do de ser pa­ra ele­gi­dos y oca­sio­nes pa­ra con­ver­tir­se en un to­do­te­rreno ap­to pa­ra quie­nes apre­cian el me­jor cal­za­do.

La C, la de ca­mu­fla­je, pro­lon­ga la es­té­ti­ca mi­li­tar que ca­da vez adop­ta to­nos más chic. Y se apun­ta a es­ta ten­den­cia sin nin­gún ti­po de re­ser­vas Va­len­tino. La fir­ma ha­ce del ca­mu­fla­je su se­llo de iden­ti­dad y lo lle­va, in­clu­so com­bi­na­do en áci­dos, des­de los cor­ta­vien­tos más es­ti­lo­sos del mer­ca­do has­ta sus snea­kers, que en San­ta Eu­la­lia ase­gu­ran que van a ser un must de la tem­po­ra­da co­mo en su día lo fue Lan­vin.

Pe­ro si hay una ten­den­cia que es de siem­pre y a la que año tras año se rin­den nue­vos adep­tos es la de la con­fec­ción a me­di­da. A me­di­da y con una ba­se de lo más clá­si­ca por­que los tra­jes di­plo­má­ti­cos

(aquí lle­ga la D de di­plo­má­ti­co) están vi­vien­do una nue­va ju­ven­tud en pú­bli­cos de to­das las eda­des (que sa­ben que pue­den ac­tua­li­zar el con­te­ni­do es­co­gien­do los de­ta­lles, es­truc­tu­ras y fo­rros que me­jor ca­san con su es­ti­lo).

Es el ar­te del tra­je he­cho a me­di­da, tal co­mo ex­pli­ca Luis Sans, pro­pie­ta­rio de San­ta Eu­la­lia, pue­de ser tan­to “co­mo uno pre­fie­ra, co­mo mar­quen las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les o fiel a los cá­no­nes”. Sea co­mo sea son siem­pre un dis­tin­ti­vo, un signo de dis­tin­ción y ele­gan­cia, pe­ro tam­bién de in­con­for­mis­mo en ese ir más allá de lo es­tric­ta­men­te con­ven­cio­nal y cui­dar al má­xi­mo los de­ta­lles”. Es­ta es la ra­zón por la que el show tai­lo­ring se im­po­ne con un equi­po de sas­tres y pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan a la vis­ta y que se de­ci­den con­ver­san­do con el clien­te, acon­se­ján­do­le y es­co­gien­do pa­ra él te­ji­dos úni­cos. Al fi­nal, cuen­ta Sans, son tra­jes que pue­den exi­gir has­ta 42 ho­ras de con­fec­ción y que se con­vier­ten en el re­fle­jo de un de­ter­mi­na­do ca­rác­ter pa­ra re­ve­lar una per­so­na­li­dad acen­tua­da. Pa­ra ca­rac­te­res ex­cep­cio­na­les que tam­bién bus­can com­ple­men­tos ex­cep­cio­na­les. En es­te ca­pí­tu­lo es­ta tem­po­ra­da des­ta­can los de Brook (fun­das pa­ra si­lli­nes de bi­ci­cle­ta que se trans­for­man en pe­que­ñas ban­do­le­ras) pa­ra los de­por­tis­tas y los de Smyth­son, pro­vee­dor de la ca­sa real bri­tá­ni­ca, pa­ra quie­nes apre­cien su tra­ba­jo im­pe­ca­ble de la piel y el pa­pel en ar­tícu­los de lu­jo atem­po­ral.

8

9

de áci­do

8

1 Fo­rro es­tam­pa­do de San­ta Eu­la­lia pa­ra con­fec­ción a me­di­da

2 Lock & Co Hat­ters, es­pe­cia­lis­tas en un com­ple­men­to sólo ap­to pa­ra los realmente ele­gan­tes. 340 eu­ros

3 Tom Ford jue­ga con el es­tam­pa­do grá­fi­co y el eterno chic del blan­co y ne­gro. 110 eu­ros

4 Co­lor pie­dra, te­ji­do ex­cep­cio­nal­men­te sua­ve y ele­gan­cia con un pun­to in­for­mal en es­ta pro­pues­ta de Lo­ro Pia­na. 1.605 eu­ros

5 Cin­tu­rón Mon­cler Gam­me Blue, un ejem­plo de la de­ci­di­da aso­cia­ción navy que inspira a la mar­ca. 115 eu­ros

6 Clá­si­co, ele­gan­te y con una caí­da im­pe­ca­ble, el po­lo de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli com­bi­na con to­do. 340 eu­ros

7 El me­jor al­go­dón y el cor­te más có­mo­do pa­ra el pan­ta­lón blan­co, otro im­pres­cin­di­ble de ve­rano. Es­te es de Lo­ro Pia­na y cues­ta 375 eu­ros

8 Otro clá­si­co, los mo­ca­si­nes de Tod’s. 320 eu­ros

9 Bol­sa de via­je de Tom Ford re­ma­ta­da con una es­pec­ta­cu­lar cre­ma­lle­ra. 2.590 eu­ros

8

de ca­mu­fla­je

1 El ver­de mi­li­tar tam­bién tie­ne su lu­gar en­tre los fo­rros de San­ta Eu­la­lia pa­ra con­fec­ción a me­di­da

2 Cor­ta­vien­tos con do­ble es­tam­pa­do y un pun­to áci­do. Es la pie­za es­tre­lla de es­te to­tal look de Va­len­tino y cues­ta 1.145 eu­ros

3 El blan­co bá­si­co ayu­da a re­sal­tar la fuer­za del ca­mu­fla­je. 205 eu­ros

4 Brooks, la fir­ma in­gle­sa de com­ple­men­tos de lu­jo pa­ra ci­clis­tas ur­ba­nos, pro­po­ne una fun­da de si­llín trans­for­ma­ble en ban­do­le­ra en tono mi­li­tar. Cues­ta 160 eu­ros

5 Cas­co ama­ri­llo áci­do con in­te­rior de piel gra­na­te de Ruby. 930 eu­ros

6 Pan­ta­lón de tin­te, as­pec­to y di­se­ño mi­li­tar. 340 eu­ros

7 Bol­sa de Brooks es­ti­lo car­te­ro y aca­ba­do en­ve­je­ci­do. 245 eu­ros

8 Las snea­kers de Va­len­tino están lla­ma­das a con­ver­tir­se en un must es­ta pri­ma­ve­ra ve­rano. 450 eu­ros

4

6

7

8

1 Te­la blan­ca lis­ta­da pa­ra con­fec­ción de ca­mi­sas a me­di­da en el show tai­lo­ring de San­ta Eu­la­lia

2 Tra­je di­plo­má­ti­co de Ca­na­li, 1.125 eu­ros. Tono ve­ra­nie­go pa­ra un clá­si­co de siem­pre

3 La ban­do­le­ra de Bot­te­ga Ve­ne­ta, 1.730 eu­ros, un pun­to có­mo­do que acom­pa­ña a la per­fec­ción la fuer­za del tra­je

4 Bot­te­ga Ve­ne­ta tam­bién pre­sen­ta la ver­sión ma­le­tín pa­ra quie­nes no se atre­ven con las for­mas más ca­sual

5 Tom Ford pro­po­ne el pa­ñue­lo de se­da co­mo com­ple­men­to ideal pa­ra to­do es­ti­lis­mo. 110 eu­ros

6 Cor­ba­ta de pun­to en un ro­jo ca­si tea­tral pa­ra rom­per la se­rie­dad del con­jun­to. De Brio­ni, 165 eu­ros

7 El buen ha­cer de las ca­mi­sas fir­ma­do por una mar­ca de re­fe­ren­cia, Brio­ni. Cues­ta 325 eu­ros

8 Zapatos de San­to­ni con do­ble he­bi­lla al más pu­ro es­ti­lo bri­tá­ni­co pa­ra los looks más clá­si­cos. Cues­ta 490 eu­ros

9 En el show tai­lo­ring de San­ta Eu­la­lia pro­po­nen dis­tin­tos tipos de bor­da­dos pa­ra per­so­na­li­zar las ca­mi­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.