Acos­tum­bra­da a cam­biar de as­pec­to y de es­ti­lis-

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

mos con la ra­pi­dez que su pro­fe­sión de top mo­del exi­ge, Bar Re­fae­li ne­ce­si­ta el ape­go que sien­te por sus co­sas. En es­pe­cial por la de­li­ca­da pul­se­ra de oro y pe­que­ños dia­man­ti­tos que lu­ce siem­pre en su mu­ñe­ca de­re­cha y que re­cuer­da el ojo azul u ojo tur­co. Aun­que es muy pa­re­ci­da a es­te an­ces­tral amu­le­to con­tra el mal del ojo cu­yas raí­ces po­drían en­con­trar­se en Ba­bi­lo­nia y el an­ti­guo Egip­to, la lle­va por­que le gus­ta. No por su­pers­ti­ción. Pe­ro no es­tá de más que pue­da ayu­dar­la a apar­tar las en­vi­dias que, sin po­der evi­tar­lo, le­van­ta a su pa­so.

Es­pec­ta­cu­lar y atre­vi­da co­mo po­cas (la is­rae­lí fue no­ti­cia re­cien­te­men­te por los be­sos apa­sio­na­dos que, por obli­ga­cio­nes de guión, in­ter­cam­bió con un po­co agra­cia­do jo­ven, pa­ra ilus­trar la con­ve­nien­cia de com­bi­nar be­lle­za y ta­len­to en el di­se­ño de una pá­gi­na de in­ter­net), la mo­de­lo de 26 años ase­gu­ra que ya ni si­quie­ra re­cuer­da de dón­de sa­lió la pul­se­ra pe­ro lo que es se­gu­ro es que “va­ya don­de va­ya, vie­ne con­mi­go”. Y “ade­más, com­bi­na con el co­lor de mis ojos”, bro­mea es­ta top mo­del de mi­ra­da tur­que­sa que se ha he­cho ha­bi­tual en el pal­co del Futbol Club Bar­ce­lo­na.

La ex de Leo­nar­do Di Ca­prio, que ha si­do por­ta­da de re­vis­tas co­mo Elle, Ma­xim, GQ y la pri­me­ra is­rae­lí en apa­re­cer en Sports Illus­tra­ted Swim­suit (po­só en el 2007 con Ae­ros­mith), di­ce que no

pue­de evi­tar­lo. La mo­de­lo es una apa­sio­na­da del fút­bol y tam­bién de Bar­ce­lo­na y su am­bien­te. “Es­ta ciu­dad me en­can­ta, po­dría vi­vir aquí”, ex­pli­ca, y lan­za una advertencia al ase­gu­rar: “Es­toy acos­tum­bra­da a que in­ven­ten co­sas de mí, pe­ro me gus­ta­ría que las chi­cas del Ba­rça no te­man... Nun­ca he sa­li­do con nin­gún fut­bo­lis­ta, ni si­quie­ra con un de­por­tis­ta, pe­ro sí que soy una en­tu­sias­ta del Ba­rça por su ele­gan­cia con el ba­lón, por­que pa­re­ce que no les cues­te tra­ba­jo, que sea fá­cil pa­ra ellos ju­gar tan bien. Tie­nen un don”, afir­ma. Ade­más, no es­con­de sus pre­fe­ren­cias: “Mes­si tie­ne un au­ra es­pe­cial. Es el me­jor ju­ga­dor del mun­do. ¡Có­mo no me iba a gus­tar!”, ex­cla­ma con una na­tu­ra­li­dad y una es­pon­ta­nei­dad que cau­ti­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.