Los bu­los in­va­den la red

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Joa­quim El­ca­cho

Co­rren des­de ha­ce años y mu­chos creen que son ver­dad, pe­ro ni Dis­ney fue crio­ni­za­do, ni la tar­je­ta de cré­di­to se blo­quea te­clean­do el PIN al re­vés ni na­die se mu­rió por be­ber una la­ta con­ta­mi­na­da con ori­na de ra­ta. Aho­ra, la ra­pi­dez de in­ter­net ha ace­le­ra­do el pro­ce­so

So­mos miem­bros de una es­pe­cie que ha evo­lu­cio­na­do ex­pli­can­do his­to­rias y nos en­can­ta re­ci­bir y co­mu­ni­car co­sas nue­vas, aun­que sos­pe­che­mos que sean fal­sas. Me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, los bu­los han pa­sa­do a for­man par­te de nues­tro ADN. In­ter­net y las nue­vas redes so­cia­les no han he­cho más que mul­ti­pli­car nues­tra ca­pa­ci­dad in­na­ta de en­ga­ñar y ser en­ga­ña­dos.

El Ter­cer es­tu­dio so­bre bu­los y frau­des en la red, rea­li­za­do por la Aso­cia­ción de In­ter­nau­tas el pa­sa­do ve­rano, in­di­ca que el 97,29% de los en­cues­ta­dos ha re­ci­bi­do al­gu­na vez un co­rreo elec­tró­ni­co con in­for­ma­ción alar­mis­ta so­bre un ser­vi­cio o pro­duc­to y con la pe­ti­ción de ser re­en­via­do a otros con­tac­tos; una de las fór­mu­las más co­mu­nes de re­dis­tri­buir una in­ven­ción. En la pri­me­ra edi­ción de es­te es­tu­dio, pu­bli­ca­do en el 2008, los re­sul­ta­dos in­di­ca­ban que el 60% de los en­cues­ta­dos re­co­no­cían te­ner pro­ble­mas pa­ra di­fe­ren­ciar en­tre las no­ti­cias fal­sas y ver­da­de­ras que co­rren por la red. Un año más tar­de, la se­gun­da edi­ción de es­ta encuesta ele­va­ba la cifra de po­si­bles víc­ti­mas de los bu­los has­ta el 70%.

Más preo­cu­pan­te aún es que, in­clu­so en el ca­so de per­so­nas que di­cen re­co­no­cer los en­ga­ños que les lle­gan a tra­vés de in­ter­net, “hay mu­chos usua­rios que se si­guen re­en­vian­do mu­chos de es­tos co­rreos ‘por si aca­so’”, ex­pli­ca Víc­tor Do­min­go, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de In­ter­nau­tas. ¡Es tan fá­cil pul­sar un bo­tón del or­de­na­dor o del te­lé­fono mó­vil y avi­sar a nues­tros ami­gos de que el pró­xi­mo 27 de agos­to el pla­ne­ta Mar­te se po­drá ver en el cie­lo tan gran­de co­mo la Lu­na! To­tal, si no es cier­to, tam­po­co le va a pa­sar na­da a na­die por mi­rar al cie­lo una no­che de ve­rano. El pro­ble­ma es que, ade­más de fo­men­tar la cre­du­li­dad más ab­sur­da, la dis­tri­bu­ción ma­si­va de his­to­rias fal­sas por in­ter­net pue­de afec­tar la sa­lud de las per­so­nas, pro­vo­car si­tua­cio­nes de pá­ni­co, da­ñar la ima­gen de ciu­da­da­nos ino­cen­tes o in­fec­tar su or­de­na­dor de vi­rus...

El ca­te­drá­ti­co Gui­llem Fei­xas, pro­fe­sor de la fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB), re­cuer­da que “los bu­los son una mo­da­li­dad de na­rra­ti­va que sue­le te­ner un cier­to im­pac­to emo­cio­nal, pe­se a ser fal­sos” y que a las per­so­nas nos fas­ci­nan “las his­to­rias con con­te­ni­dos emo­cio­na­les y sor­pren­den­tes”. Apar­te de que du­de­mos de la ve­ra­ci­dad del bu­lo, hay per­so­nas que dis­fru­tan de la fas­ci­na­ción que pro­du­cen es­tas his­to­rias por el sim­ple he­cho de es­cu­char­las y re­pro­du­cir­las. Y cuan­to más gran­de es el im­pac­to del bu­lo, más sa­tis­fe­cho se sien­te el emi­sor en tér­mi­nos de im­por­tan­cia co­mo di­vul­ga­dor de una his­to­ria po­ten­te, ex­pli­ca Gui­llem Fei­xas, que tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de Per­so­na­li­dad, Eva­lua­ción y Tra­ta­mien­to Psi­co­ló­gi­co de la UB.

Víc­tor Do­min­go re­cuer­da que, se­gún to­dos los es­tu­dios de la Aso­cia­ción de In­ter­nau­tas, los bu­los en la red tra­tan prin­ci­pal­men­te de te­mas de sa­lud y ali­men­ta­ción (32,5%), tec­no­lo­gía (13%) y economía (11%). “Los bu­los re­la­cio­na­dos con el mer­ca­do la­bo­ral se han pro­pa­ga­do úl­ti­ma­men­te en la red y, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio, el 75% de los en­cues­ta­dos ha re­ci­bi­do fal­sas ofer­tas de tra­ba­jo por co­rreo elec­tró­ni­co”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de es­ta aso­cia­ción.

De for­ma más ge­né­ri­ca, el pro­fe­sor Gui­llem Fei­xas in­di­ca que los bu­los “sue­len ser his­to­rias que ac­ti­van emo­cio­nal­men­te al re­cep­tor del men­sa­je; y los hu­ma­nos bus­ca­mos es­te ti­po de ac­ti­va­ción, por eso va­mos al ci­ne, lee­mos na­rra­ti­va o mi­ra­mos la te­le­vi­sión”. El agra­van­te es que una par­te de los re­cep­to­res del men­sa­je “no sa­be fil­trar ni dis­cer­nir la in­for­ma­ción creí­ble de la que no lo es, sim­ple­men­te sube a la mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal del bu­lo y ya tie­ne su­fi­cien­te”.

Pa­ra lle­gar a emo­cio­nar al re­cep­tor, los bu­los de más éxi­to re­pro­du­cen al­gu­nos tó­pi­cos clá­si­cos o se adap­tan a los nue­vos tiem­pos y las nue­vas tec­no­lo­gías. Al­gu­nos de sus es­que­mas nos pue­den ayu­dar a des­cu­brir que nos en­con­tra­mos an­te un bu­lo. Se­gún la Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad del In­ter­nau­ta (Mi­nis­te­rio de In­dus­tria) los bu­los por in­ter­net se dis­tin­guen por ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo la fal­ta de fe­cha –pa­ra que sean atem­po­ra­les y pue­dan cir­cu­lar el má­xi­mo tiem­po po­si­ble por la red– y el ano­ni­ma­to, aun­que tam­bién es cier­to que al­gu­nos bu­los que co­rren por la red fal­si­fi­can con cier­ta ha­bi­li­dad los lo­go­ti­pos o em­ble­mas de en­ti­da­des ofi­cia­les.

El gan­cho pa­ra cap­tar la aten­ción de los in­cau­tos

se re­la­cio­na en mu­chos ca­sos con las in­jus­ti­cias, des­gra­cias o mie­dos que des­pier­tan nues­tra sen­si­bi­li­dad. En es­te apar­ta­do se in­clu­yen las ver­sio­nes elec­tró­ni­cas de las an­ti­guas y mí­ti­cas ca­de­nas pi­ra­mida­les de co­rreos que nos exi­gían el en­vío de un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de car­tas a cam­bio de sal­var­nos de una des­gra­cia o con­se­guir una for­tu­na (en es­te ca­so te­nía­mos que des­em­bol­sar un can­ti­dad ini­cial a cam­bio y, des­pués, pa­sá­ba­mos a per­te­ne­cer al gru­po de los in­cau­tos ti­ma­dos). El pro­fe­sor Gui­llem Fei­xas coin­ci­de con los da­tos de las en­cues­tas de la Aso­cia­ción de In­ter­nau­tas en el sen­ti­do de que los te­mas más re­cu­rren­tes en los bu­los mo­der­nos son “los que afec­tan a la sa­lud, el di­ne­ro o la so­li­da­ri­dad”, pe­ro re­cuer­da que es­to es así por­que, en ge­ne­ral, es­tos son te­mas que “to­can la cuer­da emo­cio­nal de la per­so­na”.

En un mo­de­lo de adap­ta­ción a los nue­vos tiem­pos, los crea­do­res de bu­los se ce­ban aho­ra con ser­vi­cios de mo­da co­mo What­sApp. La Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad del In­ter­nau­ta ha de­tec­ta­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses dos nue­vos bu­los/ti­mo so­bre el sis­te­ma de sus­crip­ción y su­pues­to pa­go por ca­da men­sa­je en­via­do a tra­vés de es­te sis­te­ma. (Por cier­to, What­sapp ha ali­men­ta­do el mun­do de los bu­los es­te mis­mo mes de mar­zo anun­cian­do pri­me­ro que ha­ría efec­ti­vo el co­bro de su ac­tua­li­za­ción en ter­mi­na­les con sis­te­mas co­mo An­droid o Win­dows Pho­ne y, unos dias más tar­de, re­con­si­de­ran­do es­ta de­ci­sión a cau­sa de las pro­tes­tas de los usua­rios).

His­to­rias si­mi­la­res se pro­pa­ga­ron an­tes con ser­vi­cios co­mo Mes­sen­ger, Hot­mail y Fa­ce­book. De he­cho, el bu­lo de que Hot­mail pró­xi­ma­men­te se­rá de pa­go ha ocu­pa­do du­ran­te mu­chos años en nues­tro país una de las po­si­cio­nes des­ta­ca­das en el ran­king de tro­las di­fun­di­das por in­ter­net. En el ca­so de Mes­sen­ger, du­ran­te mu­chos años co­rrió el bu­lo de la des­apa­ri­ción de es­te ser­vi­cio de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y aho­ra (es­te mis­mo mes de enero), cuan­do ya na­die se acuer­da del bu­lo, la com­pa­ñía Mi­cro­soft ha con­fir­ma­do que Mes­sen­ger que­da in­te­gra­do en el ser­vi­cio Sky­pe.

Uno de los con­se­jos más lú­ci­dos de la cam­pa­ña “Stop bu­los” de la Ofi­ci­na de Se­gu­ri­dad del In­ter­nau­ta es tan fá­cil co­mo con­tras­tar el men­sa­je sos­pe­cho­so en in­ter­net, es de­cir, po­ner el tí­tu­lo o las pa­la­bras cla­ve del men­sa­je en un bus­ca­dor y leer las ex­pli­ca­cio­nes de al­gu­na pá­gi­na se­gu­ra (véa­se in­for­ma­ción ad­jun­ta). Por ejem­plo, si lle­ga un men­sa­je sos­pe­cho­so ti­tu­la­do “Po­ner su PIN al re­vés en el ca­je­ro au­to­má­ti­co le pue­de sal­var la vi­da” y po­ne­mos las pa­la­bras pin, ca­je­ro y re­vés en Goo­gle, en­con­tra­re­mos 37.800 re­sul­ta­dos. En 48 de las 50 pri­me­ras pá­gi­nas que nos fa­ci­li­ta Goo­gle en es­ta con­sul­ta se ad­vier­te que, por mu­cho que te­clee­mos nues­tro nú­me­ro se­cre­to al re­vés en un ca­je­ro au­to­má­ti­co, no con­se­gui­re­mos que ven­ga la po­li­cía vo­lan­do a sal­var­nos de los atra­ca­do­res.

Con­tra es­te bu­lo, la ex­pli­ca­ción nos lle­ga de la pá­gi­na en Fa­ce­book de la Po­li­cía Na­cio­nal. “Es fal­so que en un ca­je­ro, si me­tes tu PIN al re­vés, se blo­quea­rá tu tar­je­ta y se avi­sa au­to­má­ti­ca­men­te a Po­li­cía, co­mo se­ñal de alar­ma: men­ti­ra”, di­ce tex­tual­men­te un

LA SA­LUD, EL DI­NE­RO Y LA SO­LI­DA­RI­DAD SON LOS TE­MAS MÁS CO­MU­NES DES­MON­TAR UN BU­LO RE­QUIE­RE AC­TUAR A ME­DIO Y LAR­GO PLA­ZO

men­sa­je pu­bli­ca­do en es­ta pá­gi­na de la po­li­cía el pa­sa­do 25 de enero del año pa­sa­do. En me­nos de dos se­ma­nas, es­te avi­so re­ci­bió más de 1.600 “me gus­ta” de los lectores. Pe­ro, aten­ción, por­que en­tre las 50 pri­me­ras pá­gi­nas de res­pues­ta a la con­sul­ta “PIN ca­je­ro re­vés” hay dos que re­pro­du­cen el bu­lo sin re­pro­ches. Uno de los dos lu­ga­res in­cau­tos per­te­ne­ce a la edi­ción elec­tró­ni­ca del dia­rio me­ji­cano La Cró­ni­ca (Cronica.com.mx), que dio pá­bu­lo a la fal­sa his­to­ria del PIN al re­vés el 17 de mar­zo del 2004, y no hay cons­tan­cia de que ha­ya rec­ti­fi­ca­do.

Tam­bién los pe­rio­dis­tas se de­jan en­ga­ñar por los bu­los de in­ter­net. Los fa­bri­can­tes y con­su­mi­do­res de bu­los se en­cuen­tran en ca­si to­dos los sec­to­res so­cia­les, aun­que el pro­fe­sor Gui­llem Fei­xa in­tu­ye que el perfil pre­do­mi­nan­te es el de una per­so­na, “con po­co tra­ba­jo o con po­cas ga­nas de es­tu­diar”, “una per­so­na que no ha apren­di­do a con­cen­trar sus es­fuer­zos y tien­de a dis­traer­se con cual­quier co­sa” o “una per­so­na con dé­fi­cits emo­cio­na­les”, por lo cual se de­ja lle­var por cual­quier re­cla­mo emo­cio­nal que ten­ga al al­can­ce”. Las víc­ti­mas pre­fe­ren­tes de los bu­los por in­ter­net “pue­den te­ner es­tas tres ca­rac­te­rís­ti­cas o sólo al­gu­nas de ellas”, de­ta­lla el pro­fe­sor Fei­xas. En reali­dad, los in­cau­tos en in­ter­net pue­den pa­re­cer­se a cual­quier otro in­cau­to, aun­que por tra­tar­se de per­so­nas con cier­tas ha­bi­li­da­des en nue­vas tec­no­lo­gías po­día su­po­nér­se­les al­go más de ra­cio­ci­nio que a la me­dia.

¿Sir­ve de al­gu­na co­sa res­pon­der a los bu­los e in­ten­tar des­mon­tar­los? Un re­cien­te es­tu­dio de enero del 2012 di­ri­gi­do por el pro­fe­sor R. Kelly Ga­rrett, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio (EE.UU.), in­di­ca que los ru­mo­res en in­ter­net so­bre­vi­ven y se multiplican por­que hay per­so­nas que quie­ren creér­se­los. Y an­te al­guien que se cree un bu­lo y lo re­dis­tri­bu­ye sin cues­tio­nar­lo, la es­tra­te­gia de des­men­tir es po­co efec­ti­va. Ade­más, en si­tua­cio­nes de cri­sis y cris­pa­ción so­cial, mu­chos ciu­da­da­nos bus­can los bu­los y los ru­mo­res co­mo ar­mas pa­ra re­for­zar sus pos­tu­ras crí­ti­cas con po­lí­ti­cos, ban­cos o far­ma­céu­ti­cas.

El bu­lo de mo­da en la cam­pa­ña elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos en el 2008 era que Ba­rack Oba­ma no ha­bía na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos y, por tan­to, no po­día ser ele­gi­do pre­si­den­te. Las per­so­nas que se creían y dis­tri­buían es­te bu­lo eran ac­ti­vis­tas en con­tra de Oba­ma, y no que­rían que na­die les con­ven­cie­ra de lo con­tra­rio. En el mis­mo sen­ti­do, los da­tos acu­mu­la­dos por el equi­po del pro­fe­sor Ga­rrett in­di­can que, an­te las per­so­nas con­ven­ci­das de la ve­ra­ci­dad de un bu­lo, la úni­ca tác­ti­ca con es­pe­ran­zas de éxi­to es el tra­ba­jo a me­dio y lar­go pla­zo. No hay pri­sa por­que, fre­cuen­te­men­te, los bu­los se re­pro­du­cen y vi­ven du­ran­te mu­chos años...

Pa­re­ce­rá una anéc­do­ta pe­ro el bu­lo del fin del mun­do pre­vis­to su­pues­ta­men­te por los az­te­cas no se des­mon­tó el día des­pués de la fe­cha de la su­pues­ta tra­ge­dia. Co­mo se ha po­di­do com­pro­bar, los hu­ma­nos han su­pe­ra­do tam­bién el bu­lo atri­bui­do a los az­te­cas y la hu­ma­ni­dad si­gue con­tan­do his­to­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.