Los bu­los más po­pu­la­res

La Vanguardia - ES - - SÍ PUE­DES -

Mu­cho an­tes de la lle­ga­da de in­ter­net, los bu­los ya se dis­tri­buían in­ter­na­cio­nal­men­te. El fa­mo­so ca­me­lo de Walt Dis­ney crio­ni­za­do es un buen ejem­plo. En­tre los fa­mo­sos afec­ta­dos por es­te ti­po de his­to­rias, la lis­ta es in­ter­mi­na­ble. ¿Quién no ha es­cu­cha­do la his­to­ria de la fal­sa muer­te de El­vis Pres­ley (que el pa­sa­do 8 de enero ha­bría cum­pli­do 78 años) o la su­pues­ta ex­plo­sión en vue­lo de los pe­chos de si­li­co­na de Ana Obre­gón? ¿Y quién no se ha pre­gun­ta­do por la ve­ra­ci­dad de los mi­les de in­ven­cio­nes que la hu­ma­ni­dad ha di­fun­di­do so­bre la pre­sen­cia de ex­tra­te­rres­tres? Los bu­los ex­tra­pla­ne­ta­rios han pro­vo­ca­do si­tua­cio­nes tan cu­rio­sas co­mo la res­pues­ta ofre­ci­da por la pro­pia Ca­sa Blan­ca en no­viem­bre del 2011 a una pre­gun­ta for­mu­la­da por 12.078 ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses en la que se in­si­nua­ba que su go­bierno es­con­día las evi­den­cias de la exis­ten­cia de los ov­nis. La res­pues­ta fir­ma­da por Phil Lar­son, ase­sor cien­tí­fi­co del pre­si­den­te Oba­ma, agra­de­cía cor­tés­men­te la con­sul­ta pe­ro in­di­ca­ba que, de mo­men­to, “el Go­bierno de EE.UU. no tie­ne evi­den­cia de que exis­ta nin­gún ti­po de vi­da fue­ra de nues­tro pla­ne­ta o que una pre­sen­cia ex­tra­te­rres­tre ha­ya con­tac­ta­do con nin­gún miem­bro de la ra­za hu­ma­na”. Lar­son re­cor­da­ba la exis­ten­cia de de­ce­nas de gru­pos de cien­tí­fi­cos en to­do el mun­do que tra­ba­jan en es­ta ma­te­ria pe­ro in­sis­tía en que no hay in­di­cios de que se ocul­te in­for­ma­ción. Más re­cien­te­men­te, aho­ra con la ayu­da de las re­des so­cia­les en in­ter­net, se han re­cu­pe­ra­do otros chas­ca­rri­llos na­ci­dos a fi­na­les del si­glo pa­sa­do co­mo la muer­te de per­so­nas que ha­bían be­bi­do de una la­ta con res­tos de ori­na de ra­ta o han sur­gi­do nue­vas no­ti­cias fal­sas co­mo la pa­re­ja ale­ma­na ul­tra­cris­tia­na que no po­día te­ner hi­jos... Va­le la pe­na co­no­cer los de­ta­lles de es­te úl­ti­mo ca­so por­que es pro­ba­ble que apa­rez­ca en nues­tro or­de­na­dor el día me­nos pen­sa­do, aun­que la his­to­ria es­tá dan­do vuel­tas por in­ter­net por lo me­nos des­de el año 2004. Al pa­re­cer, to­do em­pe­zó cuan­do al­gún gra­cio­so fal­si­fi­có y dis­tri­bu­yó una no­ta en que se in­for­ma­ba de una pa­re­ja ale­ma­na pro­fun­da­men­te cris­tia­na que ha­bía vi­si­ta­do la clí­ni­ca de fe­cun­da­ción asis­ti­da de la Uni­ver­si­dad de Lü­beck preo­cu­pa­da por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner hi­jos. Se­gún una in­for­ma­ción dis­tri­bui­da por la agen­cia UPI el 18 de ma­yo del 2004, la no­ti­cia fue pu­bli­ca­da dos días an­tes por el dia­rio bri­tá­ni­co The Mi­rror y de­ta­lla­ba que los múl­ti­ples es­tu­dios rea­li­za­dos por los ex­per­tos no con­si­guie­ron des­cu­brir nin­gún pro­ble­ma fi­sio­ló­gi­co en la pa­re­ja. Los cien­tí­fi­cos ha­brían op­ta­do en­ton­ces por re­vi­sar al­gu­nos de­ta­lles de las cos­tum­bres de los afec­ta­dos. Fi­nal­men­te, con­ti­nua­ba la in­ven­ción, ya con­ver­ti­da en chis­te, el hom­bre in­con­ce­bi­ble­men­te in­fér­til ex­pli­có a los mé­di­cos que no en­ten­día que que­rían de­cir cuan­do le pre­gun­ta­ban si te­nía re­la­cio­nes ín­ti­mas con su mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.