“Un ro­man­ce se­cre­to”, “un des­liz con­fi­den­cial”,

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

“una aven­tu­ra dis­cre­ta”, “una ci­ta clan­des­ti­na”, “un pa­rén­te­sis in­fiel”. Us­ted mis­mo pue­de es­co­ger la ex­pre­sión más ade­cua­da pa­ra des­cri­bir un fe­nó­meno que es muy an­ti­guo: los cuer­nos. Los que caen en la ten­ta­ción son nu­me­ro­sos. En la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na y la eu­ro­pea las en­cues­tas de Ga­llup en­cuen­tran que más del 50% de las per­so­nas es in­fiel.

In­ter­net y las redes so­cia­les han in­tro­du­ci­do aho­ra po­si­bi­li­da­des iné­di­tas de lle­var a ca­bo el adul­te­rio. Han flo­re­ci­do en los úl­ti­mos años por­ta­les de con­tac­to que se di­ri­gen es­pe­cial­men­te a es­te co­lec­ti­vo. Ahs­ley Ma­di­son, Vic­to­ria Mi­lan, Se­cond Lo­ve o Glee­den, por men­cio­nar los más co­no­ci­dos. Están to­dos te­nien­do un éxi­to apa­bu­llan­te. Por ejem­plo, Ash­ley Ma­di­son es la se­gun­da red so­cial con ma­yor cre­ci­mien­to des­pués de Fa­ce­book y ya cuen­ta con más de 16 mi­llo­nes de usua­rios en to­do el mun­do.

¿Có­mo fun­cio­nan es­tas pla­ta­for­mas? En me­nos de un mi­nu­to uno pue­de re­gis­trar­se y, pre­vio pa­go de una cuo­ta, po­ner­se en con­tac­to con otra per­so­na ca­sa­da –o con com­pro­mi­so es­ta­ble– que quie­ra, co­mo él o ella, echar una ca­ni­ta al ai­re. La fran­ja de edad que más sue­le acu­dir a es­tos por­ta­les es la que va des­de los 30 has­ta los 45 años (to­do in­di­ca que la cri­sis del sép­ti­mo año de las pa­re­jas, más allá de la le­yen­da, tie­ne al­go de fun­da­men­to). Se­gún in­for­man es­tas web, el 87% de los usua­rios nun­ca se di­vor­cia pe­se a vi­vir su aven­tu­ra. Es de­cir, que vuel­ven a su re­dil. Y ocho de ca­da diez tie­nen hi­jos.

Los le­mas de es­tos por­ta­les son más bien ex­plí­ci­tos. “Sa­bes que no quieres un cam­bio ra­di­cal en tu vi­da, pe­ro sí ne­ce­si­tas al­go nue­vo, di­fe­ren­te y sólo pa­ra ti. Rom­pe con tu ru­ti­na y haz al­go atre­vi­do”, se pue­de leer en una de es­tas pá­gi­nas. O frases co­mo: “La vi­da es cor­ta: ten una aven­tu­ra”. “Re­cuer­da que sólo se vi­ve una vez”. Más de al­gún lec­tor ha­brá frun­ci­do el ce­ño. ¿Es un ne­go­cio in­mo­ral? Es­tas pla­ta­for­mas de­fien­den que lo su­yo es un ne­go­cio co­mo cual­quier otro. Su te­sis es que no ha­cen na­da más que cons­ta­tar un he­cho: si las per­so­nas van a ser in­fie­les, me­jor que lo sean en una co­mu­ni­dad (vir­tual) se­gu­ra en la que van a en­con­trar­se con per­so­nas que nu­tren las mis­mas ex­pec­ta­ti­vas (y es­ta­do ci­vil). Es­ta­mos ha- blan­do de ci­tas que son un po­co di­fe­ren­tes res­pec­to a los clá­si­cos en­cuen­tros on li­ne, en los que el 30% mien­te so­bre su con­di­ción ma­ri­tal. Aquí, uno sa­be a lo que va. Por­que, por lo ge­ne­ral, los que quie­ren ser in­fie­les bus­can una re­la­ción que es di­fe­ren­te res­pec­to al li­gue en­tre sol­te­ros o se­pa­ra­dos: as­pi­ran a al­go que, se su­po­ne, tie­ne una fe­cha de ca­du­ci­dad.

Tedd Tru­chot, fun­da­dor de Glee­den.com, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta que “la in­fi­de­li­dad es tan an­ti­gua co­mo las co­li­nas. To­do el mun­do co­no­ce a al­guien que ha te­ni­do una aven­tu­ra y aún así las re­la­cio­nes se si­guen vien­do co­mo un ta­bú. No­so­tros he­mos crea­do un es­pa­cio real pa­ra es­ta co­mu­ni­dad. No fo­men­ta­mos la in­fi­de­li­dad, pe­ro sí sa­tis­fa­ce­mos una ne­ce­si­dad real”. Noel Bi­der­man, crea­dor de Ahs­ley Ma­di­son, ex­pli­ca­ba así los fun­da­men­tos de su ne­go­cio on li­ne: “Si al­guien tie­ne un ma­tri­mo­nio con­for­ta­ble, ama a la per­so­na con la que es­tá, pien­sa que es un buen com­pa­ñe­ro pa­ra to­da la vi­da, es­tá a gus­to con la crian­za de los hi­jos, pe­ro sólo tie­ne pro­ble­mas en la ha­bi­ta­ción, ¡no de­be­ría di­vor­ciar­se! La so­lu­ción es bus­car a al­guien fue­ra del ho­gar pa­ra po­der sa­tis­fa­cer el as­pec­to que le es­tá fa­llan­do. Unos apues­tan, otros be­ben. Y otros quie­ren dor­mir con otras per­so­nas. Es­to es to­do”.

“La in­fi­de­li­dad ha exis­ti­do siem­pre, pe­ro es cier­to que in­ter­net fa­ci­li­ta las co­sas, desinhibe y per­mi­te pa­sar del se­cre­to vir­tual a la reali­dad”, es­cri­ben Yan­nick Cha­te­lain (ex­per­to en nue­vas tec­no­lo­gías) y Loick Ro­che (psi­có­lo­go) en su li­bro In bed with the web. In­ter­net y el nue­vo adul­te­rio. “De aquí a po­co la red se con­ver­ti­rá en la mo­da­li­dad más co­mún de trai­cio­nar. Ca­da uno de no­so­tros lo pue­de com­pro­bar: el or­de­na­dor ya ha­ce tiem­po que ha per­tur­ba­do las re­la­cio­nes de fa­mi­lia. Es­ta irrup­ción afec­ta so­bre

PRO­LI­FE­RAN POR­TA­LES PA­RA CA­SA­DOS QUE QUIE­REN TRAI­CIO­NAR FA­CE­BOOK YA SE HA CON­VER­TI­DO EN PRUE­BA DEL 20% DE LOS DI­VOR­CIOS

to­do a aque­llos que tie­nen una cier­ta es­ta­bi­li­dad, están un po­co fa­ti­ga­dos de la vi­da con­yu­gal, bus­can al­go un pe­lín di­fe­ren­te y no tie­nen mie­do a las nue­vas tec­no­lo­gías.”, ex­pli­can los dos au­to­res.

Ali­cia Ga­llot­ti es au­to­ra del li­bro Soy in­fiel, ¿y tú? Te quie­ro pe­ro me acues­to con otros ( Martínez Ro­ca) y por­ta­voz de Vic­to­ria­mi­lan.es. Ex­pli­ca que es­tos por­ta­les no crean la in­fi­de­li­dad, sino que más bien ca­na­li­zan una de­man­da ya exis­ten­te. “En los ne­go­cios, nun­ca se crea un mer­ca­do des­de ce­ro. La in­fi­de­li­dad ha exis­ti­do siem­pre, sólo que an­tes se ocul­ta­ba. Pues bien: es­to si­tios web se di­ri­gen a aque­llas per­so­nas que an­tes fre­cuen­ta­ban pá­gi­nas de con­tac­tos y de ci­tas on li­ne. Su va­lor aña­di­do con­sis­te pre­ci­sa­men­te en ga­ran­ti­zar cier­ta ho­nes­ti­dad en­tre los usua­rios. Por­que las en­cues­tas nos di­cen que la gran ma­yo­ría de es­tos clien­tes no quie­re de­jar a su pa­re­ja, sino te­ner una aven­tu­ra”, sos­tie­ne.

Ga­llot­ti no cree que uno va­ya a con­ver­tir­se en una per­so­na in­fiel sim­ple­men­te por apun­tar­se a es­tos por­ta­les. “Nues­tros clien­tes ya te­nían una pre­dis­po­si­ción ha­cia el adul­te­rio. Ca­da uno es due­ño de su re­la­ción. La trai­ción es una de­ci­sión per­so­nal. La pu­bli­ci­dad tie­ne un pe­so, pe­ro na­die al fi­nal ha­ce al­go que no quie­ra ha­cer. Y hay al­gu­nos que sim­ple­men­te lo ha­cen por cu­rio­si­dad, pe­ro lue­go se dan cuen­ta y se di­cen: ‘es­to no es pa­ra mí’”. ¿Y si al fi­nal se cae en la ten­ta­ción? Pa­ra Ga­llot­ti, no tie­ne por qué ser un pro­ble­ma. “La in­fi­de­li­dad pue­de has­ta reavi­var una re­la­ción de pa­re­ja. Una mu­jer, por ejem­plo, pa­sa a sen­tir­se desea­da y va­lo­ra­da, y es pro­ba­ble que se vuel­que en la pa­re­ja ha­bi­tual. De he­cho, co­mo fan­ta­sía se­xual, te­ner una aven­tu­ra es­tá en los pri­me­ros lu­ga­res”, ase­gu­ra es­ta ex­per­ta.

El de­ba­te es­tá abier­to. Hay quien pien­sa que es­te ti­po de redes so­cia­les sí pue­den ser arries­ga­das y te­ner al­gún im­pac­to en la ar­mo­nía fa­mi­liar. Se­gún Wal­ter Ri­so, psi­có­lo­go y au­tor de nu­me­ro­sos li­bros so­bre in­fi­de­li­dad ( Ju­gan­do con fue­go: có­mo pre­ve­nir y afron­tar la in­fi­de­li­dad, Pla­ne­ta), “mu­cha gen­te no bus­ca la aven­tu­ra, sino que la en­cuen­tra y su­cum­be. Hay pa­re­jas que no están pre­pa­ra­das pa­ra en­fren­tar­se a la si­tua­ción, por­que nun­ca ima­gi­na­ron que les po­dría pa­sar a ellos; co­mo que ‘el ma­tri­mo­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.