Oro ro­jo

La Vanguardia - ES - - PUBLICIDAD -

¿Le gus­ta ese fru­to ro­jo, de for­ma re­la­ti­va­men­te có­ni­ca, al­gu­nas ve­ces áci­do y otras dul­ce? ¿Lo pre­fie­re en for­ma de he­la­do, ba­ti­do, con na­ta, zu­mo de na­ran­ja o co­ro­nan­do una de­li­cio­sa tar­ta? ¿Le gus­tan, en su­ma, las fre­sas? ¿Sí...? Pues no, la­men­ta­ble­men­te no le gus­tan las fre­sas. Por­que el fru­to al que co­mún­men­te da­mos ese nom­bre es, en reali­dad, el fre­són, que guar­da al­gu­nos pa­re­ci­dos con el ori­gi­nal, la fre­sa sal­va­je, pe­ro que en reali­dad es me­nos sa­bro­so y, so­bre to­do, mu­cho, mu­cho más abun­dan­te (y, en con­se­cuen­cia, ba­ra­to). El he­cho de que la ma­yor par­te de no­so­tros con­fun­da am­bos fru­tos –en reali­dad, si hi­cié­ra­mos una encuesta a pie de ca­lle, una am­plia ma­yo­ría de la po­bla­ción, pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra ha­ya pro­ba­do nun­ca los dos– no di­ce mu­cho en fa­vor de nues­tra cul­tu­ra ali­men­ta­ria, pe­ro tie­ne pro­ba­ble­men­te que ver con la es­tra­te­gia de des­in­for­ma­ción de una par­te de la in­dus­tria. En ES tra­ta­mos es­ta se­ma­na un fru­to –bien, en reali­dad, dos– de­li­cio­so y nu­tri­ti­vo, pe­ro del que, a pe­sar de su gran po­pu­la­ri­dad, des­co­no­ce­mos mu­chas de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Un fru­to que, ade­más, es re­la­ti­va­men­te fá­cil de cul­ti­var en ca­sa y que tie­ne nu­me­ro­sas pro­pie­da­des. Un pro­duc­to ali­men­ta­rio que te­ne­mos de­lan­te de nues­tras pro­pias na­ri­ces, pe­ro que es­tá aún por des­cu­brir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.