CO­LÓN Y LOS IN­GLE­SES

La Vanguardia - ES - - PUBLICIDAD -

Del puer­to de Palos de la Fron­te­ra par­tie­ron las tres ca­ra­be­las de Co­lón ha­cia el Nue­vo Mun­do, de ma­ne­ra que es de jus­ti­cia poé­ti­ca que del otro la­do del Atlán­ti­co lle­ga­ra a Huel­va el fre­són que cre­ce en sus cam­pos. En Palos, el re­cuer­do de la ges­ta co­lom­bi­na vi­ve en la Ca­sa Mu­seo de Martín Alonso Pin­zón, pa­dre de los tres her­ma­nos que acom­pa­ña­ron al na­ve­gan­te. Más me­mo­ra­ble re­sul­ta la vi­si­ta del mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de la Rá­bi­da, don­de el al­mi­ran­te en­con­tró asi­lo cuan­do el rey de Por­tu­gal se ne­gó a fi­nan­ciar su aven­tu­ra. El ce­no­bio fran­cis­cano y los jar­di­nes son una de­li­cia que se en­cuen­tra a sólo diez mi­nu­tos en co­che de la ca­pi­tal. Muy cer­ca, el mue­lle de las Ca­ra­be­las abre al pú­bli­co las puer­tas del Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Via­je de Co­lón. Cuen­ta con ré­pli­cas de las tres na­ves que sur­ca­ron los ma­res en 1492. A la sa­li­da, ve­re­mos el mo­nu­men­to Íca­ro, un re­ga­lo de Ar­gen­ti­na a Es­pa­ña co­mo ho­me­na­je al vue­lo del hi­dro­avión Plus Ul­tra, el pri­me­ro en cru­zar el Atlán­ti­co sin es­ca­las.

La alar­ga­da som­bra de Co­lón nos per­se­gui­rá has­ta la ca­pi­tal, por­que en los te­rre­nos del Real de la Fe­ria se ce­le­bran ca­da agos­to las Co­lom­bi­nas, las fies­tas más so­na­das de la ciu­dad. Y por cier­to, que ca­si al la­do, en los jar­di­nes del Mue­lle, nos es­pe­ra la sor­pre­sa del mo­nu­men­to al pre­des­cu­bri­dor de Amé­ri­ca. Se tra­ta de Alonso Sán­chez, per­so­na­je le­gen­da­rio que ha­bría lle­ga­do al Nue­vo Mun­do an­tes que Co­lón y por lo cual se le co­no­ce co­mo “el pre­nau­ta”. Cro­nis­tas de la ta­lla del pe­ruano In­ca Gar­ci­la­so de la Ve­ga re­co­gie­ron la his­to­ria en sus tex­tos, con­tri­bu­yen­do a la con­fu­sión. Pa­ra los onu­ben­ses, lo im­por­tan­te es que el tal Alonso ha­bría na­ci­do aquí, de mo­do que le han de­di­ca­do –ade­más de la es­ta­tua– un parque, un ins­ti­tu­to y un bu­que de sal­va­men­to.

Co­mo pai­sa­je de fon­do de los jar­di­nes del Mue­lle, lla­ma la aten­ción la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca que usa­ba en el si­glo XIX la com­pa­ñía Rio Tin­to pa­ra em­bar­car mi­ne­ral con rum­bo a la Gran Bre­ta­ña. Con el per­mi­so de las fre­sas, la ver­da­de­ra ri­que­za de Huel­va lle­gó en su día de las ma­nos de los in­gle­ses, a quie­nes se con­ce­dió la ex­plo­ta­ción de hie­rro, pla­ta y co­bre. De ahí que abun­den en la ciu­dad edi­fi­cios sin­gu­la­res co­mo el Gran Tea­tro, con su fachada de es­ti­lo Se­gun­do Im­pe­rio, la ca­sa de las Con­chas, de ins­pi­ra­ción re­na­cen­tis­ta, o la ca­sa Co­lón, ho­tel de lu­jo que alo­ja­ba a los in­ge­nie­ros, hoy archivo mu­ni­ci­pal. En sus sa­las se fun­dó el Re­crea­ti­vo de Huel­va, decano del fút­bol es­pa­ñol. La hue­lla in­gle­sa tam­bién es­tá pre­sen­te en el ba­rrio de la Rei­na Vic­to­ria o ba­rrio Obre­ro, cons­trui­do por la Rio Tin­to Com­pany pa­ra al­ber­gar a los tra­ba­ja­do­res. Sus ca­sas re­cuer­dan por mo­men­tos los arra­ba­les de Man­ches­ter, pe­ro en­ca­la­dos.

EN FOR­MA ES30 DE MAR­ZO DEL 2013 A la iz­quier­da, el mo­nas­te­rio fran­cis­cano de San­ta Ma­ría de la Rá­bi­da, a tan sólo diez mi­nu­tos de la ca­pi­tal Ba­jo es­tas lí­neas, las mi­nas a cie­lo abier­to de Río Tin­to, ex­plo­ta­das des­de 1873 y has­ta el 2001

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.