La glán­du­la que cre­ce de­ma­sia­do

La mi­tad de la po­bla­ción mas­cu­li­na a par­tir de los 60 años ten­drá que en­fren­tar­se, tar­de o tem­prano, al pro­ble­ma de la hi­per­tro­fia de la prós­ta­ta. Nue­vas téc­ni­cas ha­cen que los tra­ta­mien­tos aho­ra sean más ama­bles. Y el lá­ser ha abier­to ca­mi­nos iné­di­tos pa

La Vanguardia - ES - - PUBLICIDAD -

A par­tir de una cier­ta edad, la ma­yo­ría de los va­ro­nes em­pie­za a in­quie­tar­se sólo con oír la pa­la­bra. Prós­ta­ta. Es­te ór­gano mas­cu­lino sue­le ser un fo­co de pro­ble­mas en la ma­du­rez. La prós­ta­ta tie­ne el ta­ma­ño de una nuez y ro­dea la ure­tra, el tu­bo ubi­ca­do de­ba­jo de la ve­ji­ga. Su fun­ción con­sis­te en pro­du­cir el lí­qui­do que da­rá lu­gar al semen. A par­tir de los 40 años, em­pie­za pro­gre­si­va­men­te a cre­cer. Es al­go irre­ver­si­ble y po­co se pue­de ha­cer pa­ra fre­nar el pro­ce­so. El agran­da­mien­to se con­vier­te en un pro­ble­ma pa­ra uno de ca­da cua­tro hom­bres de 50 años, pa­ra la mi­tad de los va­ro­nes ma­yo­res de 60 años y ca­si pa­ra el 80-90 por cien­to de los ma­yo­res de 80 años. Hay que ren­dir­se a la evi­den­cia: el tiem­po pa­sa y en la edad ma­du­ra es­te ór­gano co­mien­za a su­frir los sín­to­mas del en­ve­je­ci­mien­to. Al al­can­zar cier­to ta­ma­ño, es­ta glán­du­la com­pri­me la ure­tra, im­pi­de el pa­so de la ori­na y así lle­gan las mo­les­tias. Los sín­to­mas son ar­chi­co­no­ci­dos: ne­ce­si­dad de ori­nar con fre­cuen­cia, so­bre to­do por la no­che; go­teo des­pués la mic­ción y dis­mi­nu­ción del vo­lu­men uri­na­rio. Se va mu­cho al ba­ño y se eva­cua po­co. ¿Se pue­de ha­cer al­go pa­ra pre­ve­nir? Un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble con­tri­bu­ye a ale­jar los pro­ble­mas, si bien tam­po­co es ga­ran­tía de que la glán­du­la no nos va­ya a mo­les­tar en el fu­tu­ro. El ejer­ci­cio fí­si­co y la die­ta sa­lu­da­ble, de ti­po me­di­te­rrá­neo (se han atri­bui­do, en par­ti­cu­lar, efec­tos be­né­fi­cos al con­su­mo de to­ma­te), son prác­ti­cas re­co­men­da­das. Y, de he­cho, la pro­por­ción de los pa­cien­tes con pro­ble­mas de prós­ta­ta en los paí­ses que si­guen otros tipos de die­ta, co­mo la an­glo­sa­jo­na, es su­pe­rior. Se ha re­la­cio­na­do un ma­yor cre­ci­mien­to pros­tá­ti­co con un ele­va­do con­su­mo de car­ne ro­ja y gra­sas. Asi­mis­mo, el abu­so de ca­fé y al­cohol, un tra­ba­jo se­den­ta­rio que obli­gue a pa­sar mu­cho tiem­po sen­ta­do y la obe­si­dad son fac­to­res de ries­go. Por lo ge­ne­ral, cual­quier sín­dro­me me­ta­bó­li­co des­de la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na has­ta la hi­per­ten­sión pue­den in­fluir. Al­gu­nos es­tu­dios han re­la­cio­na­do el cre­ci­mien­to con la pre­sen­cia de la dihi­dro­tes­tos­te­ro­na –la hor­mo­na re­la­cio­na­da con la cal­vi­cie–. Ade­más, cier­tos de­por­tes, co­mo el ci­clis­mo, no son in­di­ca­dos, por­que adop­tar una pos­tu­ra in­co­rrec­ta en el si­llín pue­de aca­bar cau­san­do in­fla­ma­cio­nes e irri­ta­cio­nes de la glán­du­la, lo que a pos­te­rio­ri se tra­du­ce en hin­cha­zón, do­lor y con­ges­tión (es la lla­ma­da pros­ta­ti­tis). En cam­bio, no que­da to­da­vía de­mos­tra­do con cer­te­za si la ac­ti­vi­dad se­xual pue­de te­ner al­gu­na re­per­cu­sión. “Afor­tu­na­da­men­te, no to­dos los pa­cien­tes con una prós­ta­ta au­men­ta­da de ta­ma­ño tie­nen una obs­truc­ción al flu­jo uri­na­rio ni sín­to­mas mic­cio­na­les. En es­tos ca­sos no re­quie­ren tra­ta­mien­to. En cam­bio, los pa­cien­tes que pre­sen­tan es­tas mo­les­tias de­be­rían ca­li­fi­car­se co­mo afec­tos de hi­per­pla­sia be­nig­na de prós­ta­ta”, ma­ti­za el doc­tor Hum­ber­to Vi­lla­vi­cen­cio, di­rec­tor del ser­vi­cio de uro­lo­gía de la Fun­da­ció Puig­vert en Bar­ce­lo­na. Hi­per­pla­sia Es la pa­la­bra usa­da pa­ra re­fe­rir­se a la hi­per­tro­fia. Cer­ca de 20 mi­llo­nes de va­ro­nes la su­fren en Eu­ro­pa. Pa­ra mu­chos hom­bres, su­po­ne un cam­bio im­por­tan­te en su vi­da: de­jan de dor­mir bien, no pue­den ha­cer de­por­te al ai­re li­bre, co­rrer, no pue­den ir a es­pec­tácu­los de lar­ga du­ra­ción... Exis­ten di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos. El más li­ge­ro, por así de­cir­lo, con­sis­te en to­mar hier­bas na­tu­ra­les que tie­nen un efec­to des­con­ges­tio­nan­te y an­ti­in­fla­ma­to­rio. Es la fi­to­te­ra­pia. El pro­duc­to más acon­se­ja­do es el acei­te de se­mi­lla de ca­la­ba­za, que se ven­de tan­to en far­ma­cias co­mo en her­bo­ris­te­rías. In­flu­ye so­bre la dihi­dro­tes­tos­te­ro­na y, por lo tan­to, evi­ta que el cre­ci­mien­to de la prós­ta­ta va­ya a más. Tam­bién tie­nen un efec­to be­né­fi­co la or­ti­ga (es diu­ré­ti­ca), la bo­rra­ja o el cas­ta­ño de In­dias. Su efi­ca­cia clí­ni­ca es, en to­do ca­so, mo­de­ra­da. El pa­so si­guien­te es el far­ma­co­ló­gi­co. En­tre los fár­ma­cos, des­ta­can los al­fa­blo­quea­do­res, que re­la­jan los múscu­los cer­ca­nos a la prós­ta­ta. Co­mo efec­tos se­cun­da­rios, pue­den apa­re­cer sen­sa­ción de ma­reo, y can­san­cio e hi­po­ten­sión. Los más co­mu­nes son Do­xa­zo­sín, Te­ra­zo­sín, Pra­zo­sín, Tam­su­lo­sín y Aflu­zo­sín. El tra­ta­mien­to pue­de du­rar de tres a cin­co años, to­man­do una pas­ti­lla du­ran­te to­dos los días, de­pen­dien­do de los ca­sos y con un cos­te de va­rias de­ce­nas de eu­ros men­sua­les. La otra po­si­bi­li­dad es to­mar los in­hi­bi­do­res 5-al­fa re­duc­ta­sa (por ejem­plo, Fi­nas­te­ri­de). Es­tos fár­ma­cos pue­den re­du­cir el ta­ma­ño de una prós­ta­ta agran­da­da, pe­ro tar­dan de 6 a 12 me­ses en mos­trar al­gún efec­to. Sus con­tra­in­di­ca­cio­nes son pa­ra te­ner en cuen­ta: en un por­cen­ta­je mí­ni­mo de pa­cien­tes se ha re­por­ta­do un des­cen­so en la li­bi- do, un vo­lu­men me­nor de eya­cu­la­ción, di­fi­cul­tad de erec­ción y pér­di­da de pe­so. Si fra­ca­sa el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co o el pa­cien­te se en­cuen­tra en una fa­se avan­za­da de su pro­ble­ma, es­tá in­di­ca­do el tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co. ¿A par­tir de cuán­do es me­jor in­ter­ve­nir? Mu­cho de­pen­de­rá de las mo­les­tias que se pa­dez­can. Los mé­di­cos sue­len lle­var a ca­bo un cues­tio­na­rio per­so­na­li­za­do pa­ra ca­li­brar la en­ti­dad de la dis­fun­ción, ade­más de lle­var a ca­bo aná­li­sis de san­gre, tac­to rec­tal y eco­gra­fías. La ci­ru­gía de la hi­per­pla­sia be­nig­na de prós­ta­ta pue­de efec­tuar­se por tres vías: la trans­u­re­tral (me­dian­te el em­pleo de un ma­te­rial en­dos­có­pi­co in­to­du­ci­do a tra­vés de la ure­tra, co­no­ci­do co­mo la RTU-P), la abier­ta (a tra­vés de una in­ci­sión en la par­te in­fe­rior del ab­do­men) y la la­pa­ros­có­pi­ca (a tra­vés de pe­que­ños ori­fi­cios por el ab­do­men). ¿Qué se pre­ten­de ha­cer? El doc­tor Vi­lla­vi­cien­cio, de la Fun­da­ció Puig­vert, re­cu­rre a es­ta me­tá­fo­ra: “El ob­je­ti­vo del tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co es eli­mi­nar el te­ji­do pros­tá­ti­co obs­truc­ti­vo. Pa­ra ex­pli­car­lo, po­de­mos ima­gi­nar que la prós­ta­ta es un na­ran­ja y por el cen­tro es­tá atra­ve­sa­da por un con­duc­to, que se­ría la ure­tra; pues bien, el te­ji­do obs­truc­ti­vo que eli­mi­nar se­ría la pul­pa de la na­ran­ja (ade­no­ma) y la piel de la na­ran­ja (cáp­su­la) es lo que que­da­ría tras la in­ter­ven­ción”. De­pen­dien­do del cen­tro hos­pi­ta­la­rio, los cos­tes de una ci­ru­gía abier­ta ron­dan los 6.000 eu­ros, pe­ro sí se lle­van a ca­bo con la ayu­da de ro­bots, pue­den mul­ti­pli­car­se por dos. Apar­te de los días de hos­pi­ta­li­za­ción y el san­gra­do (y los con­se­cuen­tes la­va­dos pos­te­rio­res, con irri­ga­ción pa­ra eli­mi­nar los pós­tu­mos de la ope­ra­ción, ya que la son­da sue­le man­te­ner­se un mí­ni­mo de tres días), es­ta in­ter­ven­ción tie­ne otra con­se­cuen­cia im­por­tan­te: la eya­cu­la­ción re­tró­gra­da, la que tie­ne lu­gar por den­tro y el semen se eli­mi­na a tra­vés de la ori­na. Ocu­rre en el 70% de los ca­sos. No tie­ne na­da que ver ni con el de­seo, ni con la po­ten­cia. Eso sí: pue­de per­ju­di­car la fer­ti­li­dad, con lo que si un hombre desea te­ner hi­jos, es un fac­tor que de­be­ría va­lo­rar. Con el tiem­po, si no hay más com­pli­ca­cio­nes, se vuel­ve a la nor­ma­li­dad. En los úl­ti­mos años es­tá te­nien­do éxi­to el lá­ser co­mo una al­ter­na­ti­va po­si­ble a la ci­ru­gía tra­di­cio­nal. Su cos­te va­ría en fun­ción del cen­tro, pe­ro par­te de una ba­se de 5.000 eu­ros. La prin­ci­pal ven­ta­ja del uso de la ener­gía lá­ser es la dis­mi­nu­ción del san­gra­do. Ade­más, el pa­cien­te re­quie­re un me­nor tiem­po de son­da­je. Pue­de uti­li­zar­se de dos for­mas: la va­po­ri­za­ción (lá­ser ver­de KTP) y la in­ci­sión del te­ji­do (lá­ser de Hol­mio). Su fun­cio­na­mien­to es si­mi­lar, pe­ro hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les. Com­pa­ra­da con la ci­ru­gía con­ven­cio­nal a tra­vés de la ure­tra, la va­po­ri­za­ción pre­sen­ta mu­chas ven­ta­jas, ya que eli­mi­na, de for­ma se­lec­ti­va, el te­ji­do agran­da­do. Es una in­ter­ven­ción sen­ci­lla y con una hos­pi­ta­li­za­ción muy bre­ve. Pe­ro se tra­ta de una téc­ni­ca apli­ca­ble sólo cuan­do la glán­du­la no ha ad­qui­ri­do un ta­ma­ño ex­ce­si­vo. Los mé­di­cos ase­gu­ran que la va­po­ri­za­ción con lá­ser ver­de no es efi­caz en prós­ta­tas de 50 a 70 cc. “La ex­ce­si­va can­ti­dad de te­ji­do pros­tá­ti­co re­si­dual

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.