EL AMOR FRA­TER­NAL DUE­LE

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA

Lle­vo ca­sa­da 30 años, y mi ma­ri­do tie­ne la cua­li­dad de ser muy ga­lan­te, pe­ro lo cu­rio­so re­sul­ta que no lo es con­mi­go sino con otras fé­mi­nas. Lo he vis­to, le he es­pia­do su mó­vil y tie­ne What­sApp don­de pi­ro­pea a sus ami­gas (sé que es­to es­tá muy mal, pe­ro es la úni­ca for­ma de en­te­rar­me). A lo lar­go de to­dos es­tos años, siem­pre he desea­do que me di­je­ra co­sas bo­ni­tas, que a to­da mu­jer le ha­ce ilu­sión es­cu­char. Nun­ca se lo he di­cho, pe­ro me gus­ta­ría que me ti­ra­ra al­gún pi­ro­po a mí, que soy su mu­jer, y al­go bueno de­bió de ver y por eso se ca­só con­mi­go. Pe­ro no, na­da de na­da, ni me son­ríe cuan­do me mi­ra. ¿Por qué? Don Ra­mi­ro, ¿en reali­dad, no me quie­re, no me ama? Me sien­to muy afec­ta­da por es­to, le es­toy es­cri­bien­do y me caen lá­gri­mas por las me­ji­llas. ¿Cuál es su opi­nión, es­ti­ma­do Ra­mi­ro? Una acla­ra­ción, no soy fea, pe­ro tam­po­co be­llí­si­ma, se­rá por eso que nun­ca me ha di­cho na­da bo­ni­to. No sé qué pen­sar.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da ami­ga: le agra­dez­co in­fi­ni­to to­da su con­fian­za y con­fi­den­cias. Lo úni­co que mu­chas ve­ces pue­do dar son apre­cia­cio­nes, cier­ta­men­te, que hay sólo que to­mar co­mo ideas, dis­tin­tos pun­tos de vis­ta o su­ge­ren­cias, y que ca­da per­so­na de­be ela­bo­rar por sí mis­ma y to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­cio­nes y de sus con­se­cuen­cias. Hay un fe­nó­meno que se da en mu­chas re­la­cio­nes lar­gas y que con­sis­te en la fra­ter­ni­za­ción de la pa­re­ja, don­de se ha per­di­do por com­ple­to el sen­ti­mien­to ro­mán­ti­co, la ma­gia del enamo­ra­mien­to, la ga­lan­te­ría y, mu­chas ve­ces, in­clu­so el de­seo se­xual con la per­so­na que se man­tie­ne la re­la­ción. Por un la­do, su ma­ri­do pue­de te­ner el ca­rác­ter, co­mún en mu­chos hom­bres, de se­duc­tor y ga­lan­tea­dor, que ha per­di­do con us­ted, y, por otro, pue­de ha­ber­se da­do esa fra­ter­ni­za­ción en la que él ya no la ve a us­ted co­mo aman­te, has­ta tal pun­to que no se sien­ta ins­pi­ra­do pa­ra de­cir­le pi­ro­pos. La pregunta que le ha­ría es: “¿Se los de­cía en los pri­me­ros años de ha­ber­se co­no­ci­do, era en­ton­ces ga­lan­te y cor­tés con us­ted?” Se­gu­ra­men­te sí, cla­ro que sí. Aho­ra su ma­ri­do ha per­di­do ese ti­po de in­te­rés, po­dría su­po­ner­se, y sa­ca su ve­na de ga­lán ha­la­gan­do a otras mu­je­res. Ten­ga la ab­so­lu­ta cer­te­za de que no se tra­ta de que us­ted sea más o me­nos be­lla y de que hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que otras mu­je­res a las que ga­lan­tea lo sean me­nos que us­ted. Des­de lue­go, es una inex­cu­sa­ble fal­ta de edu­ca­ción y has­ta de sen­si­bi­li­dad que cuan­do us­ted le ha­bla de ello ni le pres­te aten­ción ni le mi­re. Lle­ga­dos a es­te tér­mino, las pre­gun­tas que us­ted se ha­ce y me ha­ce, ten­dría que plan­teár­se­las a él. Abier­ta­men­te pre­gun­tar­le: “¿Me si­gues aman­do?, ¿me si­gues que­rien­do?”. Y tam­bién sa­ber si no es­tá amo­ro­sa­men­te in­cli­na­do ha­cia al­gu­na de esas mu­je­res con las que ga­lan­tea. No es fá­cil afron­tar es­te ti­po de si­tua­cio­nes y, a ve­ces, uno pre­fie­re no sa­ber la reali­dad; pe­ro da­do que us­ted tan­to su­fre, creo que es sano, por do­lo­ro­sa que pu­die­ra re­sul­tar, co­no­cer­la. Co­mo es­cri­bo en mis li­bros al res­pec­to, más va­le vi­vir un in­fierno unas se­ma­nas o me­ses que se per­pe­túe de por vi­da. Vea, en con­clu­sión, la for­ma de man­te­ner un diá­lo­go sin­ce­ro y cons­truc­ti­vo con él. Y tam­bién sea ca­ri­ta­ti­va con us­ted mis­ma y no si­ga in­da­gan­do en su mó­vil. Es muy do­lien­te, sí, que no re­ci­ba­mos pa­la­bras bo­ni­tas y alen­ta­do­ras de la per­so­na que ama­mos, pe­ro tam­po­co las po­de­mos im­po­ner, pues en­ton­ces, aún si las di­je­ra, ca­re­ce­rían de va­lor. Tra­ta de es­tar fuer­te y cen­tra­da en ti mis­ma, por­que co­mo di­jo Bu­da, es­tá cla­ro que uno es su pro­pio re­fu­gio.

MÁS VA­LE VI­VIR UN IN­FIERNO UNAS SE­MA­NAS O ME­SES, QUE EL DO­LOR SE PER­PE­TÚE UNA VI­DA EN­TE­RA

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.