CA­SAR­SE EN TIEM­POS RE­VUEL­TOS

Las bo­das su­po­nen un gran des­em­bol­so de di­ne­ro. Y eso, en los tiem­pos que co­rren, ha­ce que mu­chas pa­re­jas se echen pa­ra atrás. Sin em­bar­go, hay fór­mu­las pa­ra con­se­guir re­du­cir gas­tos sin re­nun­ciar a una gran fies­ta. Sólo se ne­ce­si­ta una bue­na or­ga­ni­za­ción

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Rosa Le­ci­na

Sí, quie­ro... pe­ro no pue­do. Es­ta pa­re­ce ser la reali­dad de mu­chas de las pa­re­jas hoy en día. Con la cri­sis que es­ta­mos vi­vien­do, una bo­da pue­de pa­re­cer un gas­to in­ne­ce­sa­rio por­que ca­sar­se no es ba­ra­to. Se­gún el li­bro blan­co de las bo­das (Bo­da­click, 2012) el cos­te me­dio de una ca­sa­mien­to en Es­pa­ña se si­túa en torno a los 23.200 eu­ros. En el ca­so de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa el pre­su­pues­to se ele­va has­ta los 25.000 eu­ros, mien­tras que en el ca­so de una ce­re­mo­nia ci­vil la cuan­tía se re­du­ce has­ta los 20.300 eu­ros. En mu­chas oca­sio­nes, no obs­tan­te, es­ta cifra se ve au­men­ta­da con­si­de­ra­ble­men­te a me­di­da que se van su­man­do in­vi­ta­dos, y pue­de lle­gar fá­cil­men­te a los 40.000 eu­ros en una bo­da con más de 150 per­so­nas. Se su­po­ne que se­rá el día más fe­liz de nues­tras vi­das, pe­ro con los tiem­pos que co­rren es­tas cifras ma­rean y mu­cho. Pe­ro no hay que de­ses­pe­rar ni echar­se atrás. Si realmente desea­mos ca­sar­nos, hay mu­chas ma­ne­ras pa­ra con­se­guir re­du­cir el gas­to sin re­nun­ciar a una bo­da ori­gi­nal, úni­ca e inol­vi­da­ble. Me­nos pue­de ser más y me­jor El nú­me­ro de in­vi­ta­dos a la bo­da es lo que de­ter­mi­na­rá, por en­ci- ma de to­do, el cos­te to­tal de las nup­cias. Así que ca­be pre­gun­tar­se: ¿Es im­pres­cin­di­ble or­ga­ni­zar una bo­da con 200 in­vi­ta­dos? Si no se tie­nen gran­des com­pro­mi­sos, se pue­de re­cor­tar la lis­ta y re­du­cir­la a la fa­mi­lia más cer­ca­na y los ami­gos ín­ti­mos. Al fi­nal, una bo­da es una fies­ta pa­ra ce­le­brar el amor y el com­pro­mi­so en­tre dos per­so­nas. Por tan­to, lo que realmente cuen­ta es que los no­vios dis­fru­ten de ese día acom­pa­ña­dos de las per­so­nas que más quie­ren. “Una bo­da, aun­que ín­ti­ma y sen­ci­lla, pue­de ser igual­men­te una gran fies­ta si es­tá bien or­ga­ni­za­da”, afir­ma Es­te­fa­nía He­rranz, co­fun­da­do­ra de Miss Ca­va­llier, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la or­ga­ni­za­ción de bo­das y ce­le­bra­cio­nes. Ni can­sa­dos ni con ham­bre El ban­que­te sue­le re­pre­sen­tar más del 50% del pre­su­pues­to to­tal de la bo­da. Así, el ci­ta­do es­tu­dio in­di­ca que la mi­tad de los es­pa­ño­les des­ti­nan en­tre 100 y 150 eu­ros por in­vi­ta­do. Unas cifras que, se­gún Est­her Con­de, pro­pie­ta­ria de la em­pre­sa de ca­te­ri­ng que lle­va su nom­bre, no son pa­ra na­da desor­bi­ta­das si se tie­ne en cuen­ta que in­clu­yen “to­da la co­mi­da, la ba­rra li­bre de be­bi­das, la man­te­le­ría, la cu­ber­te­ría y el ser­vi­cio de los co­ci­ne­ros y ca­ma­re­ros du­ran­te ocho o diez ho­ras”. Aun así, si se quie­re re­ba­jar el pre­cio por in­vi­ta­do, se pue­de re­cu­rrir a fór­mu­las ale­ja­das del clá­si­co ban­que­te. Es­to es, aperitivos de pie, con pri­mer y se­gun­do pla­to una vez sen­ta­dos a la me­sa y tar­ta. Est­her Con­de pro­po­ne co­mo al­ter­na­ti­va un cóc­tel, don­de se ofre­cen di­fe­ren­tes aperitivos mien­tras no­vios e in­vi­ta­dos con­ver­san de pie. De es­te mo­do, se re­du­ce el nú­me­ro de per­so­nal en la co­ci­na y ca­ma­re­ros y se ne­ce­si­ta me­nos ma­te­rial, con la con­se­cuen­te re­ba­ja en el im­por­te. Con es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes, ade­más del aho­rro, se con­si­gue dar un ai­re di­fe­ren­te a la bo­da y, a su vez, los re­cién ca­sa­dos pue­den dis­fru­tar más de fa­mi­lia y ami­gos, sin te­ner que es­tar sen­ta­dos du­ran­te to­da la ce­le­bra­ción en una mis­ma me­sa o te­nien­do que pa­sear­se obli­ga­to­ria­men­te en­tre las me­sas. Eso sí, aun­que se tra­te de un cóc­tel, ten­drá que ha­ber al­gu­nas me­sas y, so­bre to­do, si­llas pa­ra que los in­vi­ta­dos pue­dan sen­tar­se cuan­do lo deseen. Por­que, co­mo ad­vier­te Est­her Con­de, en una bo­da “siem­pre hay que evi­tar que los in­vi­ta­dos pa­sen ham­bre o se sien­tan can­sa­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.