De cuen­tis­ta a rea­li­za­dor

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

De ni­ño, Isa­ki que­ría ser cuen­tis­ta. Escribir his­to­rias. No­ve­las. Y en eso es­ta­ba cuan­do des­cu­brió que lo que más le gus­ta­ba era usar el ci­ne co­mo ex­cu­sa pa­ra co­no­cer lu­ga­res, gen­te, cap­tar emo­cio­nes, at­mós­fe­ras. Y en­ton­ces su­po que era a eso a lo que que­ría de­di­car­se. A es­te rea­li­za­dor no le va lo de re­pe­tir, por lo que no hay dos pro­yec­tos su­yos igua­les. “Me in­tere­sa ha­cer co­sas que no ha­ya he­cho an­tes, por­que me di­vier­to más y por­que eso se trans­mi­te al es­pec­ta­dor con ma­yor in­ten­si­dad. Su­pon­go que tie­ne que ver con mi tem­pe­ra­men­to, con mis ga­nas de pro­bar co­sas nue­vas”. Su úl­ti­mo pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co es Mu­rie­ron por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des, una es­pe­cie de co­me­dia punk que sur­ge co­mo reacción a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país. “Me sentía muy in­ter­pe­la­do por la si­tua­ción y era una for­ma de des­fo­gar la ra­bia y la ma­la le­che que me pro­vo­ca­ba”. Mu­rie­ron... es la his­to­ria de cin­co per­so­na­jes a los que la cri­sis des­tru­ye sus vi­das; to­dos aca­ban ma­tan­do a al­guien y to­dos van a pa­rar a una es­pe­cie de pri­sión psi­quiá­tri­ca don­de tra­zan un plan pa­ra sal­var la economía es­pa­ño­la, la mun­dial y se­cues­trar al pre­si­den­te del ban­co cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.