En fa­mi­lia

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Si con­sul­tá­ra­mos li­bros so­bre his­to­ria de ar­te tra­tan­do de ave­ri­guar cuá­les son las te­má­ti­cas en las que más han in­ci­di­do los crea­do­res ha­lla­ría­mos un cier­to acuer­do en la enu­me­ra­ción. Re­tra­tos, paisajismo, ar­te re­li­gio­so, bo­de­go­nes, es­ce­nas de vi­da co­ti­dia­na… Se di­ría que la ico­no­gra­fía más ha­bi­tual gi­ra úni­ca­men­te en torno a esos asun­tos. En la ma­yo­ría de los tra­ta­dos se ex­clu­ye un ti­po de imá­ge­nes que, sin em­bar­go, han si­do om­ni­pre­sen­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad: el ma­te­rial se­xual­men­te ex­plí­ci­to. Exis­ten re­pre­sen­ta­cio­nes de ca­rác­ter eró­ti­co des­de muy an­ti­guo. Las pri­me­ras da­tan del pa­leo­lí­ti­co: ha­ce unos 35.000 años se pin­ta­ban vul­vas fe­me­ni­nas en el Abri Cas­ta­net y ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 20.000 se pin­ta­ban fa­los en la cue­va de Ti­to Bus­ti­llo. Hay mi­llo­nes de pin­tu­ras y es­cul­tu­ras crea­das con el fin de re­sul­tar ex­ci­tan­tes. Al­gu­nas han si­do rea­li­za­das por gran­des maes­tros, co­mo Cour­bet y Pi­cas­so (Ro­land Pen­ro­se le pre­gun­tó una vez có­mo dis­tin­guía el ero­tis­mo de la por­no­gra­fía y el pin­tor res­pon­dió: “Ah, ¿por qué? ¿Hay al­gu­na di­fe­ren­cia?”) Sin em­bar­go, es­tos con­te­ni­dos son ig­no­ra­dos tra­di­cio­nal­men­te en la his­to­ria ofi­cial, co­mo si se tra­ta­ra de una es­pe­cie de ar­te pa­ra­le­lo. Los ana­lis­tas ha­blan co­mo si siem­pre fue­ran los de­más los que con­su­men ese ma­te­rial –el es­cri­tor y guio­nis­ta Alain Rob­be-Gri­llet de­cía que “lla­ma­mos por­no­gra­fía al ero­tis­mo de los otros”–. Por eso es tan di­fí­cil ana­li­zar la in­fluen­cia que ha te­ni­do en nues­tras vi­das a pe­sar de que, si ese in­flu­jo exis­te, de­be ser hoy en día más po­de­ro­so que nun­ca. Co­mo nos re­cuer­da Jor­ge Ar­nal, fun­da­dor de Plai­sir Ma­li­cieux (una tien­da on li­ne de len­ce­ría y ju­gue­tes eró­ti­cos): “Lo que ha cam­bia­do to­tal­men­te el com­por­ta­mien­to se­xual ha si­do el ac­ce­so tan fá­cil al mis­mo: des­de cual­quier pla­ta­for­ma, en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar. El uso ma­yo­ri­ta­rio de in­ter­net es muy re­cien­te, y aún que­da tiem­po has­ta que los ex­per­tos pue­dan va­lo­rar la for­ma, los tiem­pos y la na­tu­ra­le­za del cam­bio, pe­ro pa­re­ce cla­ro que el fá­cil ac­ce­so ha de­ri­va­do en un con­su­mo ma­si­vo de es­te ti­po de con­te­ni­do”. An­te una ex­ten­sión tan ma­yo­ri­ta­ria, no pa­re­cen te­ner mu­cho sen­ti­do los aná­li­sis que par­ten del eli­tis­mo in­te­lec­tual. Co­mo nos re­cor­da­ba el fi­ló­so­fo Ber­trand Rus­sell, “las per­so­nas con opi­nio­nes he­chas di­cen que esas

imá­ge­nes cau­san un con­si­de­ra­ble per­jui­cio a los de­más, pe­ro ni una so­la de aque­llas quie­re re­co­no­cer que les han cau­sa­do per­jui­cio a ellas”. Pa­ra ana­li­zar el efec­to pe­da­gó­gi­co (po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo) de la por­no­gra­fía po­de­mos em­pe­zar des­de den­tro, pre­gun­tan­do a las per­so­nas que tra­ba­jan en la in­dus­tria de lo eró­ti­co. Cris­to­bal Ica­za, di­rec­tor de la tien­da eró­ti­ca Aman­tis, afir­ma, por ejem­plo, que “el porno, co­mo cual­quier otro gé­ne­ro, ali­men­ta nues­tras fan­ta­sías, nues­tro ima­gi­na­rio se­xual y ani­ma a ex­pe­ri­men­tar. Aun­que no es el cul­pa­ble ni la so­lu­ción, es in­flu­yen­te”. Otros nos re­cuer­dan un po­si­ble efec­to ne­ga­ti­vo: la crea­ción de un mun­do fic­ti­cio, un uni­ver­so de­ma­sia­do per­fec­to que pue­de aca­bar pro­du­cien­do frus­tra­ción en los es­pec­ta­do­res a la ho­ra de prac­ti­car se­xo real. Por ejem­plo, Ele­na Lust, web­ca­mer, opi­na que “la in­fluen­cia que ha te­ni­do la por­no­gra­fía en la ge­ne­ra­ción de los no­ven­ta en ade­lan­te es más bien ne­ga­ti­va, por­que hay quien pien­sa que to­do los que se ha­ce en el porno es 100% real y, al igual que en el ci­ne nor­mal, en es­te mun­do hay mas tram­pa que car­tón”. Y Eli Martín, edi­tor de con­te­ni­do pa­ra adul­tos, com­ple­ta: “Es ne­ga­ti­vo en cuan­to a que realmente lo que se ve en el porno es ma­te­rial pu­li­do, es de­cir, que es­tá edi­ta­do y sólo se mues­tran las, lla­mé­mos­las, ‘par­tes in­tere­san­tes’, por lo que no se pue­de com­pa­rar una es­ce­na porno con la vi­da real”. De he­cho, exis­ten tam­bién in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas que tra­tan de ob­je­ti­var es­te efec­to. Por ejem­plo, el psi­có­lo­go Ri­chard Jack­son Ha­rris, de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas, pu­bli­có a prin­ci­pios de los no­ven­ta un ar­tícu­lo en el que re­co­pi­la­ba es­tu­dios que mos­tra­ban que el he­cho de ver pe­lí­cu­las X con fre­cuen­cia nos llevaba a sen­tir que nues­tra pa­re­ja es me­nos atrac­ti­va, que la amis­tad con mu­je­res es­tá te­ñi­da siem­pre de un con­te­ni­do eró­ti­co y que la agre­sión se­xual pa­rez­ca me­nos gra­ve de lo que es. Efec­tos co­mo es­te úl­ti­mo han he­cho, por ejem­plo, que cier­tos gru­pos con­ser­va­do­res y al­gu­nas ideó­lo­gas fe­mi­nis­tas coin­ci­dan en se­ña­lar la por­no­gra­fía co­mo un fe­nó­meno ne­ga­ti­vo. Pe­ro ¿y si esos efec­tos son pro­duc­to de una na­rra­ti­va se­xis­ta y no de la por­no­gra­fía en sí? En una in­ves­ti­ga­ción tí­pi­ca (los psi­có­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Ala­ba­ma Dolf Zill­mann y Jen­nings Br­yant son au­to­res de un ex­pe­ri­men­to de es­te ti­po muy ci­ta­do) un gru­po de vo­lun­ta­rios con­tem­pla pe­lí­cu­las X en las que se asu­me el “mi­to de la vio­la­ción”, la idea de que a al­gu­nas mu­je­res les agra­da que abu­sen se­xual­men­te de ellas. Y se com­prue­ba, por ejem­plo, que des­pués de ha­ber vis­to gran can­ti­dad de his­to­rias de ese ti­po, tien­den a tri­via­li­zar los efec­tos de es­te ac­to y jus­ti­fi­car con ma­yor fa­ci­li­dad al agre­sor ¿Qué ocu­rri­ría si el ma­te­rial se­xual­men­te ex­plí­ci­to tu­vie­ra un con­te­ni­do dis­tin­to? Exis­te un gru­po de per­so­nas que han em­pren­di­do esa ta­rea. Des­de fi­na­les del si­glo XX exis­ten di­rec­to­res de pe­lí­cu­las por­no­grá­fi­cas que in­ten­tan cam­biar la na­rra­ti­va ha­bi­tual de es­te ti­po de ci­ne. Maria Beatty, Tris­tan Taor­mino, Bru­ce La­bru­ce, An­nie Sprin­kle, Emi­lie Jou­vet o Shu Lea Cheang son ejem­plos de es­te nue­vo en­fo­que. Si es­te mun­do au­dio­vi­sual cam­bia, qui­zás po­da­mos em­pe­zar a va­lo­rar los as­pec­tos po­si­ti­vos del ma­te­rial se­xual­men­te ex­plí­ci­to. Jor­ge Ar­nal re­cuer­da un ejem­plo de es­tos úl­ti­mos: la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer vi­si­ble las se­xua­li­dad: “He­mos per­di­do ta­búes y pre­jui­cios con res­pec­to al se­xo: la reali­dad es que ca­da vez más per­so­nas se pre­gun­tan por su vi­da se­xual, ca­da vez se ha­bla más so­bre se­xo, y ca­da vez se sa­be más. Y eso, sin el se­xo tan ‘a mano’, hu­bie­ra cos­ta­do mu­cho más tiem­po”. Y Cris­tó­bal Ica­za com­ple­ta: “Creo que for­ma par­te de nues­tra edu­ca­ción, sim­ple­men­te ha lle­na­do un hue­co a ve­ces inexis­ten­te o muy po­bre en nues­tra edu­ca­ción, el ca­pí­tu­lo se­xual ¿Era ese su ob­je­to? Pro­ba­ble­men­te no”. Otro fru­to de las pe­lí­cu­las X es la aper­tu­ra a ac­ti­vi­da­des eró­ti­cas que, de lo con­tra­rio, qui­zás hu­bie­ran se­gui­do re­sul­tan­do un ta­bú y hoy for­man par­te de nues­tra ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na. El economista Ste­ven D. Le­vitt y el periodista Step­hen J. Dub­ner, en su di­ver­ti­do li­bro Su­per-frea­ko­no­mics, ana­li­zan des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co al­gu­nas cues­tio­nes que ha­bi­tual­men­te cree­mos re­la­cio­na­das úni­ca­men­te con la mo­ral se­xual. Es­tos po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos in­ves­ti­ga­do­res de­mues­tran con es­ta­dís­ti­cas, por ejem­plo, que los pre­cios por ser­vi­cio en el mun­do de la pros­ti­tu­ción han va­ria­do de­bi­do a la li­be­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres. Hoy en día –re­cuer­dan– una pros­ti­tu­ta co­bra me­nos por un fran­cés que por una re­la­ción con coi­to in­clui­do. Sin em­bar­go, ha­ce un si­glo no era así: la fe­lla­tio era más ca­ra. La ra­zón tie­ne que ver con las le­yes de mer­ca­do: en otras épo­cas, el se­xo oral era un ta­bú in­clu­so en­tre las me­re­tri­ces. Hay do­cu­men­tos que re­se­ñan que, por ejem­plo en Ma­drid, era un in­sul­to echar­se en ca­ra en­tre pros­ti­tu­tas la prác­ti­ca de la fe­la­ción. Y por eso, al ser más di­fí­cil con­se­guir una fe­la­ción, es­ta se co­bra­ba a más pre­cio ¿Cuán­to tie­ne que ver la por­no­gra­fía en el he­cho de que el se­xo oral sea con­si­de­ra­do una prác­ti­ca nor­mal den­tro de las re­la­cio­nes se­xua­les? Los pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les nos in­flu­yen mu­cho más de lo que cree­mos. El ser hu­mano apren­de una gran can­ti­dad de pau­tas por ob­ser­va­ción: es lo que lla­ma­mos apren­di­za­je vi­ca­rio o so­cial. No ne­ce­si­ta­mos in­terio­ri­zar ra­zo­na­da­men­te to­do lo que ha­ce­mos. En mu­chas oca­sio­nes nos bas­ta con ver las con­duc­tas aje­nas re­pe­ti­das una y otra vez pa­ra que és­tas se con­vier­tan en par­te de nues­tros há­bi­tos de com­por­ta­mien­to. Uti­li­zan­do es­te po­ten­cial, el ci­ne ha in­flui­do de for­ma tan di­rec­ta en nues­tras cos­tum­bres. Fu­ma­mos más y be­be­mos co­ti­dia­na­men­te des­de que las pe­lí­cu­las se lle­na­ron de ac­to­res que te­nían esa cos­tum­bre. De­ja­mos de ha­cer­lo cuan­do ellos dis­mi­nu­ye­ron esos há­bi­tos en la pantalla. Nos ves­ti­mos, nos be­sa­mos, ha­bla­mos e in­clu­so po­sa­mos co­mo los pro­ta­go­nis­tas de las pe­lí­cu­las. Cu­rio­sa­men­te, a pe­sar de que so­mos cons­cien­tes del efec­to ge­ne­ral del ci­ne (en­tre otras co­sas, por la gran can­ti­dad de es­tu­dios de­di­ca­dos a es­te te­ma) su­bes­ti­ma­mos la ca­pa­ci­dad que tie­ne la por­no­gra­fía pa­ra in­fluir en nues­tras vi­das. Sin em­bar­go, in­tui­ti­va­men­te es cla­ro que ese in­flu­jo exis­te. La pro­pen­sión a afei­tar­se el ve­llo pú­bi­co; la pre­dis­po­si­ción de los hom­bres he­te­ro­se­xua­les pa­ra pro­bar el se­xo anal con mu­je­res pe­ro no ex­pe­ri­men­tar ellos mis­mos con esa prác­ti­ca; la ten­den­cia a con­ver­tir las re­la­cio­nes se­xua­les en un asun­to muy se­rio en el que el hu­mor no tie­ne ca­bi­da; la prác­ti­ca de cier­to ti­po de pos­tu­ras acro­bá­ti­cas e in­có­mo­das o la in­cli­na­ción ge­ne­ral a man­te­ner un ti­po de re­la­cio­nes con pa­sos muy si­mi­la­res (se­xo oral se­gui­do de pe­ne­tra­ción con va­ria­ción de pos­tu­ras) pa­re­cen es­tar ca­da vez más fi­ja­das en la po­bla­ción ge­ne­ral. Sin em­bar­go, por la li­te­ra­tu­ra y do­cu­men­tos grá­fi­cos an­ti­guos sa­be­mos que en otras épo­cas esos pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to no eran ha­bi­tua­les. Si te­ne­mos en cuen­ta que la úni­ca for­ma de apren­di­za­je se­xual teó­ri­co so­bre téc­ni­cas que te­ne­mos es la por­no­gra­fía, es fá­cil sos­pe­char que es­tos fac­to­res de com­por­ta­mien­to en la ca­ma han si­do co­pia­dos de las pe­lí­cu­las X. Sin em­bar­go, hay muy po­cos es­tu­dios que ana­li­cen es­te in­flu­jo. Ad­mi­tir la im­por­tan­cia del apren­di­za­je vi­ca­rio a tra­vés de la por­no­gra­fía nos ser­vi­ría pa­ra tra­tar con más fuer­za de cam­biar el ti­po de com­por­ta­mien­to que es­te ti­po de au­dio­vi­sual pro­mo­cio­na. Eri­ka Lust, una de las di­rec­to­ras pio­ne­ras en nues­tro país de la pro­duc­ción de pe­lí­cu­las de se­xo ex­plí­ci­to di­fe­ren­tes, es­tá de acuer­do con la idea: “Nues­tra so­cie­dad tien­de a ig­no­rar el porno, a con­si­de­rar­lo al­go mar­gi­nal y os­cu­ro, que no in­ter­fie­re en otros as­pec­tos de la vi­da. Y no es cier­to, hay que te­ner cui­da­do por­que el porno no es sólo porno, es un dis­cur­so, una ma­ne­ra de hablar so­bre se­xo. Es una ma­ne­ra

de ver y en­ten­der lo mas­cu­lino y lo fe­me­nino. Y es un dis­cur­so y una teo­ría ca­si 100% mas­cu­li­na (y mu­chas ve­ces ma­chis­ta)”, ex­po­ne. Cam­biar la por­no­gra­fía no su­pon­dría, des­de lue­go, va­riar ra­di­cal­men­te nues­tra se­xua­li­dad. La ac­ti­vis­ta Ma­ría Llo­pis, en un re­cien­te ar­tícu­lo en Dia­rio Kaf­ka, du­da­ba de que el efec­to del cam­bio en las na­rra­ti­vas fue­ra tan de­fi­ni­ti­vo: “Hu­bo un tiem­po en el que el fe­mi­nis­mo se re­be­ló con­tra la por­no­gra­fía. Se de­cía que ge­ne­ra­ba vio­len­cia con­tra la mu­jer. Que era se­xis­ta y ma­chis­ta y que re­pre­sen­ta­ba a las mu­je­res co­mo ob­je­tos se­xua­les. Oja­lá. Oja­lá la cul­pa fue­ra del porno y erra­di­cán­do­lo aca­bá­ra­mos con una so­cie­dad se­xis­ta. Se­ría tan sen­ci­llo. El fe­mi­nis­mo adop­tó el le­ma punk de ‘haz­lo tú mis­mo’. De­ci­dió que si no te gus­ta el porno que ves, ábre­te de pier­nas y haz tu pro­pio porno. Fe­mi­nis­mo pro­sex, mo­vi­mien­to pos­porno, por­no­gra­fía fe­mi­nis­ta, porno he­cho por mu­je­res. Las po­lí­ti­cas fe­mi­nis­tas más ra­di­ca­les y los po­si­cio­na­mien­tos an­ti-ca­pi­ta­lis­tas em­pe­za­ron a pro­du­cir ma­te­rial se­xual­men­te ex­plí­ci­to que ha te­ni­do una gran acep­ta­ción en el mun­do del ar­te y la cul­tu­ra”. En el ar­tícu­lo, Llo­pis pro­se­guía: “A mí no me preo­cu­pa que la por­no­gra­fía mains­tream sea se­xis­ta. Me pa­re­ce ló­gi­co. Te­ne­mos el porno que nos me­re­ce­mos. An­tes yo era una chi­ca más op­ti­mis­ta, pen­sa­ba que crean­do otro ti­po de ima­gi­na­rio se­xual, po­dría­mos cam­biar el mun­do. Pe­ro te­ne­mos que iden­ti­fi­car la cri­sis real a la que nos en­fren­ta­mos. (…) Es­ta or­ga­ni­za­ción so­cial que vi­vi­mos en Oc­ci­den­te y que he­mos ex­por­ta­do tan efi­caz­men­te al res­to del mun­do es­tá ba­sa­da en la re­pre­sión de nues­tra se­xua­li­dad y en la acu­mu­la­ción de bie­nes ma­te­ria­les a to­da cos­ta”. Pe­ro, des­de lue­go, cam­biar las na­rra­ti­vas de la por­no­gra­fía se­ría un fac­tor im­por­tan­te. Bea­triz Pre­cia­do, pro­fe­so­ra de Teo­ría del Gé­ne­ro en la Uni­ver­si­dad de Pa­rís VIII, ar­gu­men­ta que: “La por­no­gra­fía par­ti­ci­pa de un mar­co po­lí­ti­co más amplio en el que se re­pre­sen­ta la mas­cu­li­ni­dad y la fe­mi­ni­dad he­te­ro­se­xua­les co­mo fun­da­men­tal­men­te asi­mé­tri­cas, don­de la mu­jer no tie­ne ni vo­lun­tad ni de­ci­sión pro­pia. El pro­ble­ma no es que la por­no­gra­fía sea se­xis­ta (co­mo lo son mu­chos otros gé­ne­ros ci­ne­ma­to­grá­fi­cos ac­tua­les), sino que ha­ya úni­ca­men­te por­no­gra­fía se­xis­ta. La por­no­gra­fía fun­cio­na co­mo un me­ca­nis­mo tram­po­so: cree­mos que bus­ca­mos la por­no­gra­fía que nos da pla­cer, pe­ro en reali­dad la por­no­gra­fía que mi­ra­mos cons­tru­ye nues­tros cuer­pos y nues­tros de­seos. Por ello, es ne­ce­sa­rio abrir el gé­ne­ro por­no­grá­fi­co a una plu­ra­li­dad de có­di­gos, de mi­ra­das y de in­ter­pre­ta­cio­nes”. Pa­ra es­ta pro­fe­so­ra, “la por­no­gra­fía no afec­ta úni­ca­men­te a la pro­duc­ción del pla­cer, sino que pro­du­ce unos es­te­reo­ti­pos muy mar­ca­dos de lo que sig­ni­fi­ca en nues­tra so­cie­dad ser un hombre y ser una mu­jer, re­for­zan­do el im­pe­ra­ti­vo he­te­ro­se­xual y la ame­na­za con­tra los cuer­pos y las se­xua­li­da­des di­fe­ren­tes. Cu­rio­sa­men­te, en nues­tras so­cie­da­des de­mo­crá­ti- cas, la re­pre­sen­ta­ción de la se­xua­li­dad si­gue sien­do un ám­bi­to tre­men­da­men­te con­ser­va­dor y nor­ma­ti­vo. Lo que ocu­rre en por­no­gra­fía se­ría com­pa­ra­ble, en tér­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual, a vi­vir en un ré­gi­men democrático sin li­ber­tad de pren­sa. Por eso, se­gún es­ta fi­ló­so­fa, “ne­ce­si­ta­mos una au­tén­ti­ca de­mo­cra­ti­za­ción de la por­no­gra­fía, lo que im­pli­ca­ría la po­si­bi­li­dad de crí­ti­ca in­ter­na de los có­di­gos y de las re­pre­sen­ta­cio­nes que es­ta pro­du­ce, de mo­do que pu­die­ran apa­re­cer por­no­gra­fías di­si­den­tes. Ima­gi­ne­mos, por ejem­plo, la po­si­bi­li­dad de una por­no­gra­fía pa­ra hom­bres he­te­ro­se­xua­les anal­men­te ac­ti­vos, o afe­mi­na­dos, o aman­tes de las mu­je­res mas­cu­li­nas...”. Ca­da vez son más las per­so­nas co­mo ellas que en­tien­den que hay que des­tri­par el porno por­que tie­ne una in­fluen­cia im­por­tan­te en nues­tra se­xua­li­dad. Es­te año, por ejem­plo, se ce­le­bra la dé­ci­ma edi­ción de Ci­ne­kink, un fes­ti­val de ci­ne que se ce­le­bra en Nue­va York y que se creó pa­ra fo­men­tar la re­pre­sen­ta­ción po­si­ti­va de la se­xua­li­dad ex­plí­ci­ta en el ci­ne y la te­le­vi­sión. Cien­tos de per­so­nas se reúnen ahí pa­ra hablar de por­no­gra­fía, al­go im­pen­sa­ble ha­ce 50 años. Es una bue­na no­ti­cia: si un fe­nó­meno es ma­yo­ri­ta­rio, siem­pre es me­jor hablar de él que no ha­cer­lo. Si ad­mi­ti­mos que la por­no­gra­fía es par­te de nues­tras vi­das, po­de­mos ha­cer vi­si­ble es­te fe­nó­meno y ju­gar con su ca­pa­ci­dad pe­da­gó­gi­ca de ca­ra a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Es una de las mo­ti­va­cio­nes de Eri­ka Lust: “Aca­bo de ser ma­dre ha­ce po­co tiem­po, y pien­so que me gus­ta­ría que mi hi­ja, cuan­do es­té ex­pues­ta al ci­ne adul­to, en su ado­les­cen­cia, re­ci­ba men­sa­jes po­si­ti­vos so­bre la se­xua­li­dad, con va­lo­res y dis­cur­so fe­me­ni­nos. No quie­ro que quie­nes le ex­pli­quen a tra­vés del ci­ne ex­pli­ci­to có­mo es el mun­do del se­xo sean Roc­co Sif­fre­di, Na­cho Vidal, Marc Dor­cel, Pri­va­te, Pent­hou­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.