La pa­re­ja del triun­fa­dor

ES ha en­tre­vis­ta­do a cua­tro per­so­nas que con­vi­ven con una pa­re­ja que ha con­quis­ta­do el éxi­to pa­ra sa­ber si eso di­fi­cul­ta el de­sa­rro­llo de los pro­pios pro­yec­tos tan­to en la es­fe­ra per­so­nal co­mo en la pro­fe­sio­nal. Si re­sul­ta có­mo­do o si se sien­ten eclip­sa­do

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to Jor­di Jar­que

So­bre las pa­re­jas hay bas­tan­tes mi­tos que mu­chas ve­ces na­da tie­nen que ver con la reali­dad. Y cuan­do se tra­ta de una re­la­ción en la que uno de los dos ha triun­fa­do, tam­bién su­ce­de más o me­nos lo mis­mo. Se es­pe­cu­la y se afir­ma que de­trás de una per­so­na que ha triun­fa­do (sea hombre o mu­jer), se en­cuen­tra otra gran per­so­na (sea hombre o mu­jer) que per­ma­ne­ce en la som­bra. ¿Có­mo son realmente las per­so­nas que con­vi­ven ba­jo la som­bra de al­guien que tie­ne mu­cho éxi­to? Pue­de es­pe­cu­lar­se so­bre qué ha­ce o cuá­les son las in­quie­tu­des de Joa­chim Sauer, el es­po­so de An­ge­la Mer­kel, o las de Lau­ra Bush cuan­do su ma­ri­do llevaba las rien­das de la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Si los quie­ren más jó­ve­nes, pre­va­le­ce el se­cre­tis­mo de An­to­ne­lla Roc­cuz­zo, pa­re­ja de Lio­nel Mes­si des­de prác­ti­ca­men­te su ado­les­cen­cia. Pa­re­jas que per­ma­ne­cen en la som­bra, o eso es lo que pa­re­ce a pri­me­ra vis­ta. ¿Son per­so­nas pa­si­vas que ad­mi­ran o su­fren? ¿O son ac­ti­vas que cre­cen o ri­va­li­zan? Fue­ra ru­mo­res. Pa­ra evi­tar res­pues­tas en el ai­re, ES ha en­tre­vis­ta­do a cua­tro per­so­nas que vi­ven des­de ha­ce años con una pa­re­ja que ha triun­fa­do pro­fe­sio­nal­men­te. Son per­so­nas que no se pro­di­gan en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sue­len es­tar más có­mo­das per­ma­ne­cien­do en el ano­ni­ma­to. Lo que no sig­ni­fi­ca que no ten­gan sus pro­pios de­seos e in­quie­tu­des, que no cons­tru­yan pro­yec­tos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les aun­que en ge­ne­ral no tras­cien­dan al gran pú­bli­co. Nao­ko Ku­zano, la pa­re­ja del es­cri­tor Fernando Sán­chez-Dra­gó des­de ha­ce al­re­de­dor de 18 años, reivin­di­ca vi­vir prác­ti­ca­men­te en el ano­ni­ma­to, oculta. Tie­ne sus pro­pios pro­yec­tos, muy cen­tra­dos en la fa­mi­lia, so­bre to­do des­de que na­ció su hi­jo Ake­la ha­ce unos po­cos me­ses. Pa­re­ce que su am­bi­ción la cen­tra en la sen­ci­llez. Po­dría con­si­de­rar­se una per­so­na que so­bre to­do ad­mi­ra a su ma­ri­do. En cam­bio, To­ni Ba­lam, pa­re­ja de la po­pu­lar co­ci-

“SI ÉL ES­TÁ CON­TEN­TO, ESO IN­FLU­YE EN MÍ”, DI­CE LA MU­JER DE SÁNCHEZDRAGÓ “ELLA ES LA QUE DE­BE SO­BRE­SA­LIR”, AFIR­MA EL MA­RI­DO DE CAR­ME RUS­CA­LLE­DA

ne­ra Car­me Rus­ca­de­lla, vi­ve con pa­sión el ne­go­cio que com­par­ten jun­tos, con fun­cio­nes di­fe­ren­cia­das y pa­pe­les bien re­par­ti­dos. Su pro­fe­sión y de­di­ca­ción ti­ñe su re­la­ción. En es­te ca­so los pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les son co­mu­nes. Via­jan jun­tos a Ja­pón, don­de tie­nen otro res­tau­ran­te. Na­die va de­trás de na­die, aun­que la ca­be­za me­diá­ti­ca sea la de Car­me Rus­ca­de­lla. En cuan­to a Noe­lia Bal­boa, pa­re­ja des­de ha­ce diez años de uno de los más des­ta­ca­dos ba­jis­tas, Char­lie Mo­reno, pre­mia­do co­mo el me­jor de Es­pa­ña en el 2010, y gra­ban­do en Es­ta­dos Uni­dos con Chuck Loeb y el ga­na­dor de dos Grammys Phil Mag­not­ti, no siem­pre acom­pa­ña a su ma­ri­do a los con­cier­tos y a las gra­ba­cio­nes. Tie­ne sus pro­pios pro­yec­tos. Es­to no im­pi­de apo­yar a su ma­ri­do en to­do lo que ha­ce. Por úl­ti­mo, la en­tra­ña­ble pa­re­ja for­ma­da por Car­men Ore­lla­na y el pu­bli­cis­ta Lluís Bas­sat. No com­par­ten pro­fe­sión, pe­ro sí afi­ción por el ar­te y la fun­da­ción que crea­ron pa­ra ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos. Las reali­da­des su­pe­ran cual­quier tó­pi­co. Ca­da uno sa­be el lu­gar que ocu­pa en su vi­da más ín­ti­ma. Nao­ko Ku­zano Pa­re­ja del es­cri­tor Fernando Sán­chez-Dra­gó “CUAN­TO ME­NOS SE HA­BLE DE MÍ, ME­JOR” No le gus­ta sa­lir en pren­sa, aun así acep­ta que se la en­tre­vis­te es­pe­cial­men­te pa­ra el ES. Y fe­liz de mos­trar­se en una foto con el hi­jo de am­bos, Ake­la, que to­da­vía no tie­ne un año. Na­ció el pa­sa­do 16 de sep­tiem­bre cuan­do Sán­chez-Dra­gó te­nía 75 años y ella 38 años. Se co­no­cie­ron ha­ce 18 años en To­kio, él sien­do pro­fe­sor de es­pa­ñol y ella su alum­na. Y des­de en­ton­ces per­ma­ne­cen jun­tos. Cuan­do se le pregunta a es­ta ja­po­ne­sa si re­sul­ta có­mo­do vi­vir con una per­so­na que ha con­quis­ta­do el éxi­to pro­fe­sio­nal, con­tes­ta que no tie­ne por qué ser in­có­mo­do. “Al con­tra­rio... Si tu pa­re­ja es­tá con­ten­ta, lo ló­gi­co es que eso re­per­cu­ta en ti, fa­vo­ra­ble­men­te, y en la vi­da con­yu­gal. Lo in­có­mo­do es que sea po­pu­lar, que lo re­co­noz­can por la ca­lle, que se le acer­quen, que le sa­quen fo­tos. Eso de­ses­pe­ra a mi ma­ri­do y a mí tam­bién. En Ja­pón nun­ca su­ce­de­ría”.

uno de los prin­ci­pios de la es­té­ti­ca orien­tal en de­fen­sa de lo que per­ma­ne­ce en la pe­num­bra, lo que prác­ti­ca­men­te no se ve. “Lo gra­cio­so es que mi ma­ri­do, aun­que us­ted no se lo crea, de­tes­ta lla­mar la aten­ción, de­tes­ta la te­le, de­tes­ta que se ha­ble de él. Me­nos mal que pa­sa­mos mu­cho tiem­po le­jos de Es­pa­ña o en un pue­blo de vein­te per­so­nas”. Ase­gu­ra que no tie­nen vi­da so­cial, que hu­yen de ella. Y afir­ma que es­tá sa­tis­fe­cha con su pro­pio pro­yec­to per­so­nal. “Nos que­re­mos, te­ne­mos un hi­jo es­tu­pen­do, ha­go mil co­sas que me agra­dan; vi­vir con Fernando es muy di­ver­ti­do. Mi vo­ca­ción es ca­se­ra, fa­mi­liar... Me gus­ta lle­var la ca­sa, cocinar, leer, ocu­par­me de un pe­que­ño huer­to, plan­char, bor­dar, ju­gar con Ake­la, to­car el piano y via­jar. Mis cos­tum­bres son tran­qui­las y mis ape­ten­cias mo­des­tas. Y me gus­ta aten­der las ne­ce­si­da­des de la mi­nús­cu­la em­pre­sa on li­ne (Her­bo­la­rium.es) en la que ven­do co­sas bue­nas pa­ra la sa­lud del cuer­po y del al­ma”. Pe­ro su pro­yec­to más im­por­tan­te es edu­car bien a su hi­jo y que sea fe­liz. “Lo úni­co que me preo­cu­pa es la po­si­bi­li­dad de que Fernando, por su edad, se nos mue­ra a los dos. Pe­ro es un ries­go inevi­ta­ble y acep­ta­do por mí des­de que me enamo­ré de un hombre que me lle­va trein­ta y ocho años. Te­nía yo vein­te años y él ca­si se­sen­ta cuan­do lo nues­tro em­pe­zó. Ima­gí­ne­se has­ta qué pun­to ha de­ja­do su se­llo en mí”. Sea el pro­yec­to que sea, no tie­ne ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­da por­que tam­po­co le gus­ta ser co­no­ci­da. La fe­li­ci­dad se cifra en vi­vir ocul­to, una opi­nión de Sán­chez-Dra­go en la que ella es­tá de acuer­do, aun­que a ve­ces él ten­ga que ir a la pre­sen­ta­ción de sus li­bros, el úl­ti­mo, Pac­to de san­gre (Te­mas de Hoy), es­cri­to con­jun­ta­men­te con su hi­ja Ayan­ta. Cuan­do se le pregunta si la po­pu­la­ri­dad de su ma­ri­do pue­de afec­tar po­si­ti­va o ne­ga­ti­va­men­te la re­la­ción de pa­re­ja, ase­gu­ra que ni una co­sa ni la otra. “La ar­mo­nía con­yu­gal de­pen­de de otras co­sas. Tan­to Fernando co­mo yo so­mos per­so­nas ex­tre­ma­da­men­te sen­ci­llas. Él se de­fi­ne co­mo hombre hu­mil­de y erran­te. No nos gus­ta el gla­mur, el lu­jo y to­das esas ton­te­rías. No lo hay en nues­tras vi­das. Ca­ri­ño mu­tuo y mu­tuo res­pe­to, con­fian­za re­cí­pro­ca y re­cí­pro­ca li­ber­tad, sin­ce­ri­dad, leal­tad... Con eso bas­ta”. To­ni Ba­lam Pa­re­ja de la co­ci­ne­ra Car­me Rus­ca­de­lla “MI PRO­YEC­TO ES NUES­TRO PRO­YEC­TO” Lle­va al­go más de 37 años ca­sa­do con Car­me Rus­ca­de­lla, la úni­ca mu­jer del mun­do que po­see seis es­tre­llas Mi­che­lin por sus tres res­tau­ran­tes. Cuan­do se ha­bla con To­ni Ba­lam re­sul­ta inevi­ta­ble que ha­ble de su mu­jer, con la que tie­ne dos hi­jos, Raül y Mer­cè. No tie­ne la per­cep­ción de en­con­trar­se de­trás de una gran mu­jer, sino al la­do de una gran mu­jer, ca­mi­nan­do jun­to a ella. “El éxi­to pro­fe­sio­nal de ella tam­bién es mi éxi­to pro­fe­sio­nal. Es nues­tro éxi­to. Mi pro­yec­to es nues­tro pro­yec­to”, acla­ra. Se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do jun­tos en una tien­da de de­li­ca­tes­sen del pa­dre de Car­me Rus­ca­de­lla. Pe­ro eran

“LO QUE HA­CE ES PAR­TE DE SÍ”, DI­CE LA MU­JER DEL MÚ­SI­CO CHAR­LIE MO­RENO “MI ÉXI­TO PER­SO­NAL ES: COM­PAR­TIR LA VI­DA CON ÉL”, DI­CE LA MU­JER DE LLUÍS BAS­SAT

in­quie­tos. Ade­más de ca­sar­se abrie­ron su pri­mer res­tau­ran­te en 1988, que en 1991 ob­tu­vo su pri­me­ra es­tre­lla Mi­che­lin. Lo ce­le­bra­ron jun­tos, aun­que es su es­po­sa quien se ha he­cho po­pu­lar, so­bre to­do en la me­di­da que va aña­dien­do es­tre­llas Mi­che­lin. “Car­me es la que sa­le en to­das par­tes. Tie­ne pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, to­do el mun­do la co­no­ce, en mu­chos paí­ses. Y le ayu­do, la apo­yo pa­ra que así sea, pa­ra que sea la ca­be­za vi­si­ble. Pe­ro es ló­gi­co que sea así por­que en un res­tau­ran­te, el co­ci­ne­ro es el que so­bre­sa­le. Y ella es la co­ci­ne­ra, así que Car­me es la que de­be so­bre­sa­lir”, ex­pli­ca con na­tu­ra­li­dad To­ni Ba­lam. Des­pués aña­de que él tam­bién es vi­si­ble, pe­ro pa­ra los clien­tes que acu­den al res­tau­ran­te. No se es­con­de. Le da igual quién es más vi­si­ble. “Si fue­ra al re­vés, que yo fue­ra la per­so­na fa­mo­sa, tam­po­co me im­por­ta­ría. Nos ha to­ca­do así por­que ella es la co­ci­ne­ra”, in­sis­te. To­ni Ba­lam no tie­ne vo­ca­ción de es­con­der­se, pe­ro tam­po­co de so­bre­sa­lir. “Si los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fo­ca­li­za­ran la aten­ción en la sa­la, yo sal­dría más. La sa­la tam­bién es im­por- tan­te. Así que yo ya me sien­to im­por­tan­te”, con­fie­sa Ba­lam. Don­de tam­bién se sien­te im­por­tan­te es en la crian­za de los hi­jos, en su edu­ca­ción. “So­mos una pa­re­ja que he­mos tra­ba­ja­do mu­cho. Los hi­jos los he­mos cria­do en el tra­ba­jo. En la tien­da siem­pre es­ta­ban con no­so­tros”. Los tiem­pos con los hi­jos han ido a la par. “Nun­ca he­mos te­ni­do un pro­ble­ma en es­te sen­ti­do. Es ta­rea de dos y así siem­pre lo he con­tem­pla­do”. A To­ni Ba­lam le cues­ta hablar en sin­gu­lar, ca­si siem­pre uti­li­za el plu­ral. Cuan­do se le pregunta si se sien­te re­co­no­ci­do pro­fe­sio­nal­men­te, ha­bla en plu­ral. El fu­tu­ro tam­bién es en plu­ral. Los pro­yec­tos per­so­na­les es en plu­ral. La ma­ne­ra de vi­vir es en plu­ral. Mu­chas ho­ras jun­tos. Tam­bién via­jan jun­tos a Ja­pón des­de que en el año 2004 abrie­ron un res­tau­ran­te en To­kio. ¿Tan­tas ho­ras jun­tos no afec­ta a la re­la­ción de pa­re­ja? To­ni Ba­lam re­co­no­ce que los dos tie­nen ca­rác­ter, so­bre to­do en el tra­ba­jo. “A ve­ces nos en­fa­da­mos, pe­ro fi­nal­men­te ga­na quien tie­ne ra­zón. La cla­ve pa­ra que no afec­te ne­ga­ti­va­men­te en la pa­re­ja es po­der de­cir­se las co­sas”. Y cuan­do se le pregunta so­bre sus tiem­pos li­bres, re­co­no­ce que se guar­dan un día a la se­ma­na pa­ra ellos, los jue­ves. “In­ten­ta­mos des­co­nec­tar, pe­ro no hay ma­ne­ra. Ca­si siem­pre ha­ce­mos co­sas re­la­cio­na­das con el tra­ba­jo. Prác­ti­ca­men­te nun­ca nos to­ma­mos va­ca­cio­nes. Nues­tras vo­ca­cio­nes coin­ci­den”. Noe­lia Bal­boa Pa­re­ja del ba­jis­ta Char­lie Mo­reno “SÉ QUÉ SI­TIO OCU­PO” En el mun­do del ar­te, de los mú­si­cos con sus gi­ras, las gra­ba­cio­nes en otros paí­ses, ho­ra­rios cam­bian­tes, tam­bién im­pro­vi­san­do por­que la crea­ción ins­pi­ra­da no siem­pre sa­be de ho­ra­rios. Con­vi­vir con la ge­nia­li­dad no es fá­cil. Aun así Noe­lia Bal­boa ya lle­va unos cuan­tos años ca­sa­da con Char­lie Mo­reno, ba­jis­ta, compositor y pro­duc­tor, que aho­ra es­tá pre­pa­ran­do una tri­lo­gía con sus com­po­si­cio­nes más ela­bo­ra­das de jazz y de su soul más pi­can­te. La

crea­ti­vi­dad tie­ne sus ca­pri­chos. Vi­ven jun­tos des­de ha­ce más de diez años. “Pe­ro no es in­có­mo­do vi­vir al la­do Char­lie por­que lo que es­tá ha­cien­do es par­te de sí mis­mo. Le amo tal co­mo es y con su ex­pre­sión ar­tís­ti­ca”, ase­gu­ra Noe­lia Bal­boa. Aun­que en ge­ne­ral no es sen­ci­llo vi­vir con un ar­tis­ta que es­tá triun­fan­do, “yo no con­tem­plo otro ti­po de vi­da. Pe­ro tie­nes que acep­tar que el mú­si­co ne­ce­si­ta tam­bién a su pú­bli­co. Y eso no im­pli­ca que a ti no te ne­ce­si­te. No se tra­ta de com­pe­tir, de si eres más o eres me­nos. Eres. Y eso es lo im­por­tan­te. Me sien­to im­por­tan­te de es­ta ma­ne­ra, in­clu­so cuan­do lo acom­pa­ño a al­gu­na de sus gi­ras o gra­ba­cio­nes”. Afir­ma que se lo pa­sa bien, lo dis­fru­ta. Sólo es ne­ce­sa­rio te­ner muy cla­ro qué si­tio ocu­pa ca­da uno, acla­ra. “A mí ya me va bien es­tar de­trás. Su éxi­to lo vi­vo co­mo par­te de mi éxi­to. Es un tó­pi­co pe­ro es cier­to. Su éxi­to re­vier­te en la pa­re­ja y en mí mis­ma”. Es­to no sig­ni­fi­ca que so­cial­men­te se sien­ta de­pen­dien­te. “Aun­que par­ti­ci­po de su mun­do y sus ami­gos, yo tam­bién ten­go mis ami­gos, mi vi­da so­cial. Cuan­do él es­tá de gi­ra mi vi­da con­ti­núa. Yo no me que­do pa­ra­da, no me que­do en pau­sa. No me con­si­de­ro de­pen­dien­te so­cial­men­te. Es ne­ce­sa­rio te­ner tam­bién tu pro­pia vi­da”. Desa­rro­lla su pro­pio pro­yec­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal. “Es cier­to que al­gu­nos están re­la­cio­na­dos con el mun­do de la mú­si­ca, pe­ro no to­dos. Es­toy metida den­tro del di­se­ño grá­fi­co, en el mun­do de la ima­gen. Y a ni­vel per­so­nal es­toy en pro­ce­so de bús­que­da”. El éxi­to de su pa­re­ja no la eclip­sa. El re­co­no­ci­mien­to em­pie­za por uno mis­mo, ex­pli­ca. “Mi ob­je­ti­vo es vi­vir de la for­ma más equi­li­bra­da po­si­ble con­mi­go, con mi pa­re­ja y con los de­más”. Des­de es­te pun­to de vis­ta el éxi­to de su pa­re­ja ni qui­ta ni po­ne en su sen­ti­do de vi­da. “Es­toy di­se­ñan­do pro­yec­tos pa­ra ayu­dar a los de­más”. Con to­do es­te puz­le exis­ten­cial, Noe­lia Bal­boa ase­gu­ra que pa­ra se­guir jun­tos el amor es im­pres- cin­di­ble pe­ro no su­fi­cien­te. Son ne­ce­sa­rios otros in­gre­dien­tes. “El res­pe­to de los es­pa­cios de ca­da uno, no sólo los fí­si­cos y la con­fian­za mu­tua. Pe­ro tam­bién que­rer ser los dos me­jo­res per­so­nas y que­rer ha­cer­lo jun­tos, com­par­tir­lo”. En ese sen­ti­do no lo ve dis­tin­to a otras pa­re­jas. Ex­pli­ca que te­ner di­fi­cul­ta­des es nor­mal. “Pe­ro lo im­por­tan­te no es lo que te pa­sa, si no co­mo ges­tio­nas lo que te pa­sa. Ca­da uno es res­pon­sa­ble de sus pro­pios ac­tos, y eso no de­pen­de de si la pa­re­ja es fa­mo­sa o no. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio un ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción, ser sin­ce­ro con uno mis­mo, afron­tar las par­tes me­nos agra­da­bles e in­cohe­ren­tes, así co­mo te­ner ener­gías y ga­nas de se­guir cambia­ndo”. Finaliza la en­tre­vis­ta afir­man­do que to­dos ser­vi­mos pa­ra al­go, y eso es in­de­pen­dien­te de la pa­re­ja que ten­gas. Car­men Ore­lla­na Pa­re­ja del pu­bli­cis­ta Lluís Bas­sat “LLUÍS NO ME ECLIP­SA” Car­men Ore­lla­na co­no­ce a su ma­ri­do Lluís Bas­sat des­de que te­nían 15 y 16 años, res­pec­ti­va­men­te. De eso ha­ce ya más de cin­cuen­ta. To­da una vi­da en la que él ha ido co­se­chan­do éxi­to tras éxi­to en su pro­fe­sión, has­ta que en el 2000 fue re­co­no­ci­do co­mo el me­jor pu­bli­ci­ta­rio es­pa­ñol del si­glo XX. Su po­pu­la­ri­dad au­men­tó más cuan­do se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia del FC Bar­ce­lo­na en dos oca­sio­nes. Y par­ti­ci­pa en más pro­yec­tos en los que tam­bién es­tá in­vo­lu­cra­da Car­men Ore­lla­na. Lluís Bas­sat no pa­ra, pe­ro su mu­jer tam­po­co. Se­gu­ra­men­te por eso y por su for­ma de en­ten­der las re­la­cio­nes hu­ma­nas le re­sul­ta có­mo­do com­par­tir la vi­da al la­do de una pa­re­ja que ha con­quis­ta­do el éxi­to pro­fe­sio­nal. Pa­ra Car­men Ore­lla­na, el éxi­to tam­bién tie­ne una di­men­sión per­so­nal, in­clu­so ín­ti­ma. “He al­can­za­do mi éxi­to: com­par­tir la vi­da con Lluís”. Des­de es­ta pers­pec­ti­va no se sien­te en un se­gun­do plano en re­la­ción con su ma­ri­do. Pa­ra ella es­tá cla­ro que ca­mi­na a su la­do, jun­tos, aun­que se au­to­de­fi­ne co­mo per­so­na muy re­ser­va­da cuan­do se le pregunta por su vi­da so­cial. Le gus­ta la in­ti­mi­dad y la dis­cre­ción. En to­do ca­so aso­ma su vi­si­bi­li­dad sólo cuan­do re­sul­ta im­pres­cin­di­ble, so­bre to­do por el tiem­po que de­di­ca a la Fun­da­ción Car­men y Lluís Bas­sat, una en­ti­dad pri­va­da que de­di­ca sus es­fuer­zos a la ayu­da de per­so­nas ne­ce­si­ta­das y el fo­men­to y de­sa­rro­llo de to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des asis­ten­cia­les a fa­vor de los des­pro­te­gi­dos y dis­mi­nui­dos en sus fa­cul­ta­des fí­si­cas o in­te­lec­tua­les. Es­ta fun­da­ción se creó ha­ce do­ce años, en el 2001, y Car­men Ore­lla­na es la vi­ce­pre­si­den­ta de di­cha en­ti­dad. Lo que más le ha im­pre­sio­na­do tra­ba­jan­do en es­ta ins­ti­tu­ción es ver có­mo con re­la­ti­vos po­cos me­dios eco­nó­mi­cos se con­se­guía lle­var agua y luz a un hos­pi­tal y a un pue­blo de Mo­zam­bi­que. No es ex­tra­ñar que cuan­do se le pregunta si es­tá sa­tis­fe­cha con su pro­pio pro­yec­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal res­pon­da con un “sí”, y aña­da, “mu­cho con am­bos (el pro­fe­sio­nal y el per­so­nal)”. Des­de es­ta pers­pec­ti­va se sien­te re­co­no­ci­da y no cree que el éxi­to de su pa­re­ja la eclip­se de al­gu­na ma­ne­ra. “No me eclip­sa por­que Lluís re­co­no­ce mis va­lo­res. Com­par­tir la vi­da con Lluís me en­ri­que­ce ple­na­men­te”. Tam­bién com­par­ten la pa­sión por el ar­te con­tem­po­rá­neo de Ca­ta­lun­ya. “Nos co­no­ce­mos des­de los 15 y 16 años. He­mos cre­ci­do y nos he­mos for­ma­do jun­tos en ca­si to­dos los as­pec­tos de la vi­da. El ar­te con­tem­po­rá­neo ha si­do uno de ellos”. Du­ran­te unas se­ma­nas to­da­vía pue­de con­tem­plar­se en la se­de pro­vi­sio­nal del Museu d’Art Con­tem­po­ra­ni de Ma­ta­ró, la Nau Gau­dí, cer­ca de cin­cuen­ta obras de sie­te ar­tis­tas de los años se­ten­ta, una com­ple­ta se­lec­ción ex­traí­da de la Col·lec­ció Bas­sat, un fon­do de más de 1.500 obras. Tan­tos años, ¿cuál es el tru­co pa­ra se­guir jun­tos? “Res­pe­to mu­tuo y el sa­ber va­lo­rar to­das las cua­li­da­des del uno y del otro”. Car­men Ore­lla­na tie­ne mil pro­yec­tos por desa­rro­llar, se­gún sus pro­pias pa­la­bras. Pe­ro pa­re­ce que uno pre­do­mi­na so­bre los de­más: “Ver a mis nie­tos con­ver­ti­dos en pa­dres”. Una úl­ti­ma con­si­de­ra­ción: “Es­toy se­gu­ra de que nues­tras vi­das por se­pa­ra­do ha­brían si­do in­fi­ni­ta­men­te me­nos ri­cas”.

Nao­ko Ku­zano ex­pli­ca que a los ja­po­ne­ses les gus­ta pa­sar inad­ver­ti­dos. Co­mo ex­po­nen­te de es­ta ten­den­cia re­cuer­da uno de los li­bros de Ju­ni­chi­ro Ta­ni­za­ki, Elo­gio de la som­bra, un en­sa­yo so­bre

To­ni Ba­lam cuen­ta con la com­pli­ci­dad de Car­me Rus­ca­de­lla, ¿o es al re­vés? Es en am­bos sen­ti­dos, afir­ma

Noe­lia Bal­boa tie­ne sus pro­pios pro­yec­tos. Y ca­si siem­pre acom­pa­ña a Char­lie Mo­reno a sus con­cier­tos

Car­men Ore­lla­na no se sien­te en un se­gun­do plano en re­la­ción con Lluís Ba­sat. Com­par­ten vi­da y ar­te

Nao­ko Ku­zano con Ake­la, el hi­jo de po­cos me­ses que com­par­te con Fernando Sán­chez-Dra­gó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.