DES­LI­ZA­MIEN­TOS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es cla­ra y be­lla.

Es in­tere­san­te que se atri­bu­ya a las len­guas la con­di­ción de vi­vas y muer­tas. In­di­ca que son en esen­cia or­ga­nis­mos que cre­cen, se desa­rro­llan, se re­pro­du­cen y mue­ren. Son cen­te­na­res las len­guas que han fa­lle­ci­do. Es­te ca­rác­ter vi­tal, pro­vo­ca fe­nó­me­nos fas­ci­nan­tes, co­mo el de los des­li­za­mien­tos se­mán­ti­cos. Una pa­la­bra va cambia­ndo po­co a po­co su sig­ni­fi­ca­do, has­ta lle­gar a de­sig­nar al­go dis­tin­to a lo que sig­ni­fi­ca­ba al co­mien­zo. Un ejem­plo ob­vio es la pa­la­bra ál­gi­do, que sig­ni­fi­ca realmente lo más frío, pe­ro se uti­li­za pa­ra de­sig­nar lo más acalorado. Me­lan­co­lía, que li­te­ral­men­te sig­ni­fi­ca “bi­lis ne­gra” ha pa­sa­do a sig­ni­fi­car, co­mo di­jo Vic­tor Hu­go, la di­cha de ser des­di­cha­do. Otra pa­la­bra in­tere­san­te, tim­bre, que sig­ni­fi­ca se­llo y so­ni­do. Pa­ra más con­fu­sión, ori­gi­na­ria­men­te sig­ni­fi­ca­ba tri­pa, que tam­bién ha da­do ori­gen a tém­pano. El ca­so es que las tri­pas pa­sa­ron a em­plear­se en los tam­bo­res, de don­de sa­lió tím­pano, co­mo mem­bra­na so­no­ra. Los tam­bo­res se re­pre­sen­ta­ban en los es­cu­dos no­bi­lia­rios y tim­bre pa­só a ser un tér­mino he­rál­di­co. Cuan­do el es­cu­do fi­gu­ra en los se­llos con los que au­ten­ti­fi­can los do­cu­men­tos, tim­bre pa­sa a sig­ni­fi­car se­llo. Cuan­do se es­ta­ble­ció Co­rreos, las es­tam­pi­llas, los se­llos, he­re­da­ron la fun­ción que te­nían los an­ti­guos se­llos no­bi­lia­rios, y tam­bién la pa­la­bra. A ve­ces, es­tos des­li­za­mien­tos pro­du­cen gran­des pro­ble­mas, por­que ge­ne­ran con­ti­nua­men­te equí­vo­cos. Por eso se­ría con­ve­nien­te co­no­cer su his­to­ria. Hay, por ejem­plo, dos pa­la­bras de di­fí­cil uti­li­za­ción, a cau­sa de su con­flic­ti­va his­to­ria y des­li­za­mien­tos: dis­ci­pli­na y au­to­ri­dad. La eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra dis­ci­pli­na De­ri­va de dis­ce­re (apren­der) y pe­llo (im­pul­sar). La dis­ci­pli­na es, por lo tan­to, lo que nos em­pu­ja a apren­der. To­da­vía se man­tie­ne ese sig­ni­fi­ca­do al hablar de las dis­ci­pli­nas aca­dé­mi­cas, es de­cir, las asig­na­tu­ras. Pe­ro la pa­la­bra su­frió un gi­ro cu­rio­so. Du­ran­te si­glos se pen­só que pa­ra apren­der era ne­ce­sa­rio obe­de­cer, con lo que una per­so­na dis­ci­pli­na­da de­jó de de­sig­nar a una per­so­na que apren­día, pa­ra pa­sar a sig­ni­fi­car una per­so­na que obe­de­cía. Al hablar, por ejem­plo, de dis­ci­pli­na mi­li­tar nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la obe­dien­cia. Cuan­do oí­mos de­cir “un dipu­tado rom­pe la dis­ci­pli­na del par­ti­do”, en­ten­de­mos que es un desobe­dien­te. Si­ga­mos ade­lan­te con el des­li­za­mien­to se­mán­ti­co de es­ta pa­la­bra. ¿Cuál es la con­duc­ta acon­se­ja­ble pa­ra con­tro­lar la in­dis­ci­pli­na y lle­var al desobe­dien­te a la sen­da rec­ta? El cas­ti­go. Por eso, se de­no­mi­na­ron dis­ci­pli­nas a los ins­tru­men­tos de cas­ti­go pa­ra azo­tar.

LAS PA­LA­BRAS CAM­BIAN DE SEN­TI­DO Y, CON EL PA­SO DEL TIEM­PO, PUE­DEN LLE­GAR A SIG­NI­FI­CAR AL­GO MUY DIS­TIN­TO

Pa­se­mos a otra pa­la­bra: au­to­ri­dad. Pa­ra los ro­ma­nos, se opo­nía a po­der. El po­der se ejer­ce me­dian­te la fuer­za y la coac­ción, mien­tras que la au­to­ri­dad se ejer­ce me­dian­te la con­vic­ción y el res­pe­to. Es­te es el sen­ti­do que con­ser­va en frases co­mo “es una au­to­ri­dad en me­di­ci­na”. No sig­ni­fi­ca que sea di­rec­tor de un hos­pi­tal, sino que sus opi­nio­nes son es­cu­cha­das y acep­ta­das por su va­lor in­trín­se­co. Pe­ro esos lí­mi­tes se per­die­ron cuan­do se de­no­mi­na­ron au­to­ri­da­des a los que ocu­pa­ban car­gos de po­der. En ese mo­men­to, au­to­ri­dad y po­der se con­fun­die­ron. Has­ta hoy. Los des­li­za­mien­tos se­mán­ti­cos de es­tas dos pa­la­bras – dis­ci­pli­na y au­to­ri­dad– ha­cen muy com­pli­ca­do uti­li­zar­las en el mun­do edu­ca­ti­vo, por­que exi­gi­rían una ris­tra de pre­ci­sio­nes pa­ra no sus­ci­tar equí­vo­cos. Se­ria útil bus­car otras pa­la­bras pa­ra sus­ti­tuir­las, que no es­tu­vie­sen co­rrom­pi­das por una lar­ga his­to­ria. ¿Se les ocu­rre al­gu­na? Ya sa­ben que pue­den en­viar­me sus su­ge­ren­cias a “Crear en La Van­guar­dia”, en Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.