¿Un cuer­po re­cam­bia­ble?

Co­mien­za a vis­lum­brar­se el día en que exis­ti­rán re­cam­bios pa­ra ca­da ór­gano y fun­ción del cuer­po. En unos ca­sos se­rán pró­te­sis; en otros, te­ji­dos prác­ti­ca­men­te na­tu­ra­les, y, en otros, gad­gets elec­tró­ni­cos o ro­bo­ti­za­dos, pe­ro ya hay quien avan­za que en un f

La Vanguardia - ES - - PUBLICIDAD - Tex­to May­te Rius

El pa­sa­do mes de fe­bre­ro se pre­sen­ta­ba en el Mu­seo de la Cien­cia de Lon­dres Rex, el pri­mer hombre com­ple­ta­men­te bió­ni­co, un ar­ti­lu­gio con as­pec­to y ros­tro hu­mano for­ma­do por ór­ga­nos ar­ti­fi­cia­les, san­gre sin­té­ti­ca, ex­tre­mi­da­des ro­bó­ti­cas, re­ti­nas ar­ti­fi­cia­les… El prin­ci­pal atrac­ti­vo de Rex es que in­cor­po­ra al­gu­nos de los úl­ti­mos avan­ces en tec­no­lo­gía pro­té­si­ca y en ro­bó­ti­ca y evi­den­cia lo cer­ca que se es­tá de re­cons­truir to­tal­men­te el cuer­po hu­mano (a ex­cep­ción del ce­re­bro), pues al­gu­nas de sus par­tes ya han si­do uti­li­za­das en per­so­nas. Por­que, pa­ra ser pre­ci­sos, Rex tie­ne mu­cho de bió­ni­co pe­ro na­da de hombre, mien­tras que por la ca­lle uno se cru­za con hu­ma­nos que sí tie­nen al­go de bió­ni­cos: un mar­ca­pa­sos, un im­plan­te de es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pro­fun­da, un im­plan­te co­clear, pró­te­sis más o me­nos so­fis­ti­ca­das, len­tes in­tra­ocu­la­res, ór­te­sis, im­plan­tes den­ta­les o, por qué no, pe­chos de si­li­co­na. Son mu­chas las per­so­nas que han in­cor­po­ra­do a su cuer­po al­gún me­ca­nis­mo ar­ti­fi­cial pa­ra sus­ti­tuir al­gu­na fun­ción u ór­gano per­di­do o me­jo­rar­los. Y no son sólo la ro­bó­ti­ca y la pro­té­si­ca quie­nes hoy apor­tan re­cam­bios al cuer­po hu­mano. Hay quien opi­na que los avan­ces bió­ni­cos que­da­rán en bre­ve apar­ca­dos por los lo­gros de la me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va y la in­ge­nie­ría de te­ji­dos, que pro­me­ten cons­truir co­ra­zo­nes, hí­ga­dos, hue­sos y prác­ti­ca­men­te cual­quier ór­gano a par­tir de cé­lu­las del pro­pio cuer­po.

“Has­ta fi­na­les del si­glo XX se bus­ca­ba re­pa­rar los ór­ga­nos y te­ji­dos hu­ma­nos me­dian­te su sus­ti­tu­ción por un dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos o eléc­tri­cos; aho­ra se bus­ca que el or­ga­nis­mo se au­to­rre­ge­ne­re y re­pa­re”, ex­pli­ca el di­rec­tor del Ins­ti­tut de Bioen­gin­ye­ria de Ca­ta­lun­ya (Ibec), Jo­sep A. Pla­nell. No obs­tan­te, des­car­ta que la bió­ni­ca va­ya a que­dar arrin­co­na­da o no ten­ga fu­tu­ro por­que, en su opi­nión, son vías de re­pa­ra­ción hu­ma­na com­ple­men­ta­rias. “El mar­ca­pa­sos o el ri­ñón ar­ti­fi­cial son muy útiles y pue­de que lo si­gan sien­do, por­que la re­ge­ne­ra­ción de te­ji­dos no lle­ga­rá a to­do ni a to­dos, tan­to por su cos­te co­mo por­que a par­tir de cier­ta edad no sa­be­mos si las cé­lu­las de los pa­cien­tes se­rán ca­pa­ces de re­ge­ne­rar”, ejem­pli­fi­ca.

Jo­sé Luis Pons, in­ves­ti­ga­dor en bioin­ge­nie­ría del CSIC, ex­pli­ca que son mu­chos los equi­pos cien­tí­fi­cos, y de ám­bi­tos muy di­fe­ren­tes, que tra­ba­jan en pro­yec­tos di­ri­gi­dos a re­pli­car el cuer­po hu­mano y coin­ci­de en que re­sul­tan com­ple­men­ta­rios. “Des­de la ro­bó­ti­ca, por ejem­plo, se tra­ba­ja en re­pro­du­cir mo­de­los de to­dos los sen­ti­dos –oí­do, vis­ta, tac­to, gus­to…–, o en re­pro­du­cir los ges­tos con múscu­los ar­ti­fi­cia­les; des­de la pro­té­si­ca se in­ten­ta re­pro­du­cir los mo­vi­mien­tos de la per­so­na y el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral; y quie­nes tra­ba­jan con bio­ma­te­ria­les desa­rro­llan te­ji­dos que pue­den re­pro­du­cir ór­ga­nos, co­mo, por ejem­plo, ore­jas o piel pa­ra per­so­nas que se han que­ma­do”, apun­ta. Pe­ro hay más. Jor­di Ru­mià res­pon­sa­ble de neu­ro­ci­ru­gía fun­cio­nal del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na, ex­pli­ca có­mo des­de la in­ge­nie­ría elec­tró­ni­ca tam­bién se han desa­rro­lla­do me­ca­nis­mos ca­pa­ces de co­rre­gir el mal fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos cir­cui­tos ce­re­bra­les.

El re­sul­ta­do es que, por una u otra vía, las ore­jas crea­das con una im­pre­so­ra 3D y lue­go re­cu­bier­tas de te­ji­do hu­mano, los bra­zos ro­bó­ti­cos que se mue­ven con el pen­sa­mien­to, los im­plan­tes de cá­ma­ras de ví­deo pa­ra re­cu­pe­rar par­te de la vi­sión o los exoes­que­le­tos que per­mi­ten ca­mi­nar a per­so­nas con le­sión me­du­lar no son ya ar­ti­lu­gios de cien­cia fic­ción sino reali­da­des tan­gi­bles.

Hay dis­po­si­ti­vos, co­mo los es­ti­mu­la­do­res ce­re­bra­les pro­fun­dos –unos elec­tro­dos que se im­plan­tan en el ce­re­bro y su­mi­nis­tran im­pul­sos eléc­tri­cos en de­ter­mi­na­das zo­nas pa­ra, en­tre otros usos, co­rre­gir tem­blo­res o tras­tor­nos del mo­vi­mien­to–, que lle­van 25 años em­pleán­do­se. Otros, co­mo el ojo bió­ni­co, aca­ban de ser au­to­ri­za­dos por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias de Es­ta­dos Uni­dos. Al­gu­nos, co­mo las pró­te­sis de bra­zos o pier­nas, están en cons­tan­te evo­lu­ción y con­vi­ven reali­da­des muy avan­za­das (aun­que ca­ras) que per­mi­ten te­clear el or­de­na­dor o do­blar los de­dos a par­tir de im­pul­sos mus­cu­la­res, con pro­to­ti­pos aún más so­fis­ti­ca­dos que ha­cen prever que en bre­ve se co­mer­cia­li­za­rán ex­tre­mi­da­des bió­ni­cas que no sólo se con­tro­la­rán con los pen­sa­mien­tos sino que tam­bién per­mi­ti­rán sen­tir lo que se to­ca. Y no fal­tan los que to­da­vía están en fa­se de prue­ba, co­mo la re­ge­ne­ra­ción de te­ji­do mio­car­dio o los pán­creas ar­ti­fi­cia­les pa­ra dia­bé­ti­cos, y los que por aho­ra sólo exis­ten en los tu­bos de en­sa­yo o en las hi­pó­te­sis de tra­ba­jo de los in­ves­ti­ga­do­res, co­mo la re­ge­ne­ra­ción de la mé­du­la o lo­grar que un co­ra­zón to­tal­men­te des­ce­lu­la­ri­za­do (sólo se de­ja la es­truc­tu­ra de fi­bras) al que le siem­bran cé­lu­las ma­dre vuel­va a la­tir y sea ca­paz de mo­ver to­do el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio.

De to­dos mo­dos, hoy por hoy la in­ves­ti­ga­ción so­bre dis­po­si­ti­vos ca­pa­ces de re­ge­ne­rar o re­cu­pe­rar par­tes o fun­cio­nes del cuer­po hu­mano es­tá tan seg­men­ta­da que re­sul­ta di­fí­cil con­se­guir una ima­gen pre­ci­sa y de con­jun­to de to­dos los re­cam­bios dis­po­ni­bles y realmente ac­ce­si­bles. No obs­tan­te, de la mano de es­pe­cia­lis­tas en ro­bó­ti­ca, bioin­ge­nie­ría, bio­mé­ca­ni­ca y me­di­ci­na se pue­de ha­cer una apro­xi­ma­ción al es­ta­do de la cues­tión en al­gu­nos de es­tos ám­bi­tos.

Ro­bó­ti­ca y neu­ro­pró­te­sis El res­pon­sa­ble de la uni­dad de bio­mé­ca­ni­ca y ayu­das téc­ni­cas del hos­pi­tal na­cio­nal de Pa­ra­plé­ji­cos de To­le­do, Án­gel Gil Agu­do, ex­pli­ca que ya exis­ten en el mer­ca­do exoes­que­le­tos ro­bo­ti­za­dos que per­mi­ten po­ner­se de pie y ca­mi­nar a las per­so­nas con le­sión me­du­lar o ce­re­bral. “Los dis­po­si­ti­vos que se co­mer­cia­li­zan lle­van unos mo­to­res en las ar­ti­cu­la­cio­nes que im­pul­san el mo­vi­mien­to y exi­gen car­gar con unas ba­te­rías que ali­men­tan esos mo­to­res; pe­ro a tra­vés del pro­yec­to Hy­per, que coor­di­na el gru­po de bioin­ge­nie­ría del CSIC y en el que co­la­bo­ran nue­ve cen­tros de in­ves­ti­ga­ción de to­da Es­pa­ña, se tra­ba­ja en otros dis­po­si­ti­vos que lo­gran el mo­vi­mien­to es­ti­mu­lan­do la mus­cu­la­tu­ra del pa­cien­te con pe­que­ñas des­car­gas eléc­tri­cas”, re­su­me. Los nue­vos pro­to­ti­pos, que ya están pro­ban­do al­gu­nas per­so­nas, tie­nen la ven­ta­ja de que se con­si­gue un mo­vi­mien­to me­nos ro­bo­ti­za­do al ca­mi­nar, que las des­car­gas eléc­tri­cas tie­nen efec­tos te­ra­péu­ti­cos y re­du­cen la atro­fia mus­cu­lar, y que al dis­po­ner de dos fuen­tes de ener­gía –mo­to­res y es­tí­mu­los mus­cu­la­res– se re­du­ce el ta­ma­ño y pe­so de las ba­te­rías.

Luis Mon­tano, res­pon­sa­ble del gru­po de ro­bó­ti­ca, per­cep­ción y tiem­po real del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en In­ge­nie­ría de Ara­gón, sub­ra­ya que en el ám­bi­to de las ór­te­sis (ma­nos, pier­nas o exoes­que­le­tos que se co­lo­can en­ci­ma o sus­ti­tu­yen­do un miem­bro per­di­do) el re­to ac­tual con­sis­te en con­tro­lar su mo­vi­mien­to des­de el ce­re­bro, en de­co­di­fi­car las se­ña­les neu­ro­na­les, in­ter­pre­tar­las, y pro­du­cir con ellas un efec­to si­mi­lar al que se produciría en un or­ga­nis­mo sano. Ya hay pró­te­sis que se mue­ven a par­tir de las ór­de­nes ce­re­bra­les que la per­so­na en­vía: en unos ca­sos, gra­cias a unos elec­tro­dos im­plan­ta­dos en su ce­re­bro que re­co­gen se­ña­les de las neu­ro­nas, in­ter­pre­tan qué mo­vi­mien­to se quie­re ha­cer, y pro­vo­can la es­ti­mu­la­ción eléc­tri­ca; y, en otros, gra­cias a una téc­ni­ca me­nos in­va­si­va que to­ma las se­ña­les neu­ro­na­les a ni­vel su­per­fi­cial o en la mus­cu­la­tu­ra. “La téc­ni­ca in­va­si­va pro­por­cio­na in­for­ma­ción más com­ple­ta y per­mi­te ha­cer mo­vi­mien­tos más com­ple­jos y pre­ci­sos, mien­tras que si se to­man las se­ña­les mus­cu­la­res se evi­ta in­va­dir el ce­re­bro pe­ro se re­co­gen se­ña­les me­nos pre­ci­sas, más di­fí­ci­les de in­ter­pre­tar y con­ver­tir en un mo­vi­mien­to com­ple­jo o muy con­cre­to”, apun­ta Mon­tano. Gil ex­pli­ca que, en el ca­so de las per­so­nas con mo­vi­li­dad muy re­du­ci­da, co­mo los te­tra­plé­ji­cos, la im­plan­ta­ción de elec­tro­dos en el ce­re­bro ya per­mi­te que ma­ne­jen bra­zos ro­bó­ti­cos ex­ter­nos ca­pa­ces de co­ger un va­so y acer­cár­se­lo a la bo­ca. “De mo­men­to sólo son ca­pa­ces de eje­cu­tar ór­de­nes sen­ci­llas pa­ra mo­vi­mien­tos pre­via­men­te pre­con­fi­gu­ra­dos, pe­ro con la ra­pi­dez con que se avan­za, no me sor­pren­de­ría que en po­co tiem­po pue­dan de­tec­tar ór­de­nes cam­bian­tes”, au­gu­ra.

Ma­ri­sa Ca­bre­ra, res­pon­sa­ble de la uni­dad de mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas del hos­pi­tal in­fan­til Sant Joan de Déu de Bar­ce­lo­na, lle­va des­de el 2008 co­lo­can­do pró­te­sis que se mue­ven con los im­pul­sos ner­vio­sos del pro­pio or­ga­nis­mo. “La per­so­na pien­sa qué quie­re ha­cer, trans­mi­te la or­den de lo que quie­re ha­cer a los ner­vios del mu­ñón don­de lle­va aco­pla­da la pró­te­sis, y eso pro­vo­ca unas con­trac­cio­nes mus­cu­la­res, una ener­gía, que es re­co­gi­da por un elec­tro­do y con­di­cio­na que la mano pro­té­si­ca se mue­va, abra o cie­rre los de­dos”, de­ta­lla. Ca­bre­ra ex­pli­ca que des­de el 2008, cuan­do se im­plan­tó la pri­me­ra mano de es­te ti­po, los avan­ces en in­ge­nie­ría han per­mi­ti­do me­jo­rar la cap­ta­ción de in­for­ma­ción por par­te de los elec­tro­dos y que la ma­qui­na­ria sea más efec­ti­va e, in­clu­so, per­mi­ta a la per­so­na per­ci­bir sen­sa­cio­nes de los ob­je­tos que co­ge, co­mo si es blan­do o du­ro.

“El gran re­to con las ma­nos bió­ni­cas es­ti­mu­la­das con se­ña­les ce­re­bra­les es lo­grar el pro­ce­so in­ver­so: que los sen­so­res co­lo­ca­dos en la pró­te­sis de­tec­ten in­for­ma­ción so­bre tex­tu­ra, tem­pe­ra­tu­ra, et­cé­te­ra, y la tra­duz­can en se­ña­les mus­cu­la­res y neu­ro­na­les ca­pa­ces de ser re­co­no­ci­das por el ce­re­bro”, co­men­ta Luis Mon­tano. Ya hay pro­to­ti­pos, y un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Es­co­la Po­li­téc­ni­ca de Lau­sa­na tie­ne pre­vis­to im­plan­tar a fi­nal de año una mano bió­ni­ca con sen­so­res en la pal­ma de la mano, los de­dos y la mu­ñe­ca que fa­ci­li­ta la ida y vuel­ta de los es­tí­mu­los: se con­tro­la con las se­ña­les neu­ro­na­les y per­mi­te que las se­ña­les sen­so­ria­les de tac­to cap­ta­das en la mano lle­guen has­ta el ce­re­bro.

Es­ti­mu­la­do­res ce­re­bra­les La es­ti­mu­la­ción ce­re­bral es tam­bién el sis­te­ma uti­li­za­do pa­ra co­rre­gir pro­ble­mas de fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos cir­cui­tos ce­re­bra­les. “Los im­plan­tes de es­ti­mu­la­ción ce­re­bral pro­fun­da con­sis­ten en unos elec­tro­dos que dan pe­que­ñas des­car­gas eléc­tri­cas muy re­gu­la­das pa­ra com­pen­sar me­ca­nis­mos ce­re­bra­les des­com­pen­sa­dos o fre­nar cir­cui­tos que fun­cio­nan mal, y

van acom­pa­ña­dos de un ge­ne­ra­dor de im­pul­sos que se co­lo­ca de­ba­jo de la piel, en el pe­cho o en el ab­do­men”, ex­pli­ca el neu­ro­ci­ru­jano Jor­di Ru­mià. El me­ca­nis­mo no ha va­ria­do mu­cho en los 25 años que lle­va uti­li­zán­do­se, pe­ro sí la tec­no­lo­gía con la que se im­plan­tan los elec­tro­dos en el ce­re­bro, las pres­ta­cio­nes de las ba­te­rías del ge­ne­ra­dor y las in­di­ca­cio­nes de uso, pues di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han per­mi­ti­do com­pro­bar que, cambia­ndo la zo­na de es­ti­mu­la­ción, los im­plan­tes dan so­lu­ción a di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des y da­ños ce­re­bra­les. A la apli­ca­ción ini­cial pa­ra fre­nar los tem­blo­res y la ri­gi­dez de mo­vi­mien­to de los pa­cien­tes de par­kin­son se han ido su­man­do otras, y aho­ra se uti­li­za pa­ra afec­ta­dos por es­cle­ro­sis múl­ti­ple, pa­ra ni­ños con dis­to­nías, pa­ra la epi­lep­sia, pa­ra tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos co­mo el ob­se­si­vo-com­pul­si­vo o la de­pre­sión, y hay en­sa­yos con ca­sos de anore­xia. Jo­sé L. Pons, del CSIC, apun­ta que el im­plan­te de es­ti­mu­la­do­res tam­bién se es­tá pro­ban­do pa­ra que per­so­nas con le­sio­nes me­du­la­res pue­dan re­cu­pe­rar el con­trol de es­fín­te­res, pa­ra do­si­fi­car me­di­ca­men­tos y re­du­cir el do­lor cró­ni­co.

La mi­cro­elec­tró­ni­ca ofre­ce tam­bién otros dos re­pues­tos im­por­tan­tes: los im­plan­tes co­clea­res que per­mi­ten oír a per­so­nas sor­das, y el ojo bió­ni­co pa­ra quie­nes han per­di­do la vi­sión de­bi­do a una en­fer­me­dad de­no­mi­na­da re­ti­ni­tis pig­men­to­sa. Pons ex­pli­ca que el es­que­ma de fun­cio­na­mien­to de am­bos es muy si­mi­lar. En el ca­so del im­plan­te co­clear, el mi­cró­fono del apa­ra­to que la per­so­na lle­va en la ore­ja capta los so­ni­dos y los trans­for­ma en se­ña­les eléc­tri­cas que, a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo im­plan­ta­do en el ce­re­bro, es­ti­mu­la el ner­vio au­di­ti­vo y la per­so­na de­co­di­fi­ca e in­ter­pre­ta esos es­tí­mu­los co­mo so­ni­dos. El ojo bió­ni­co que se ha apro­ba­do en Es­ta­dos Uni­dos es una pró­te­sis en for­ma de ga­fas que in­cor­po­ra una pe­que­ña cá­ma­ra de ví­deo y un trans­mi­sor pa­ra cap­tar imá­ge­nes y trans­for­mar­las en da­tos elec­tró- ni­cos que lle­gan a unos elec­tro­dos im­plan­ta­dos en la re­ti­na del pa­cien­te, que así se es­ti­mu­la y pro­du­ce imá­ge­nes. “De mo­men­to, la in­for­ma­ción que pa­sa a tra­vés del ner­vio óp­ti­co no per­mi­te ver con de­ta­lle y quie­nes lo han uti­li­za­do ven som­bras y bul­tos”, de­ta­lla el in­ves­ti­ga­dor del CSIC.

Re­crea­ción y re­ge­ne­ra­ción de ór­ga­nos La apor­ta­ción de la bioin­ge­nie­ría al al­ma­cén de re­pues­tos hu­ma­nos no es me­nos im­por­tan­te: ore­jas, ve­ji­gas, trá­queas, hue­sos, car­tí­la­gos, piel ar­ti­fi­cial… El di­rec­tor del Ibec, Jo­sep A. Pla­nell, ex­pli­ca que, ini­cial­men­te, la téc­ni­ca más uti­li­za­da era ex­traer cé­lu­las ma­dre de la per­so­na, con­ver­tir­las en el te­ji­do que in­tere­sa re­ge­ne­rar y lue­go sem­brar­las en un dis­po­si­ti­vo o mol­de he­cho de ma­te­rial bio­de­gra­da­ble que se im­plan­ta en el cuer­po y que con el tiem­po des­apa­re­ce de­jan­do sólo las cé­lu­las que se han pro­du­ci­do. Un ejem­plo se­rían las ore­jas fa­bri­ca­das re­cien­te­men­te por bioin­ge­nie­ros de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell (Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos), a par­tir de la im­pre­sión en 3D de un mol­de al que pri­me­ro le in­yec­tan co­lá­geno pa­ra dar­le so­por­te bio­ló­gi­co y des­pués cé­lu­las del car­tí­la­go que, en unos cuan­tos días, se van apro­pian­do del ór­gano y lo de­jan lis­to pa­ra im­plan­tar. Con téc­ni­cas si­mi­la­res tam­bién se han desa­rro­lla­do e im­plan­ta­do con éxi­to trá­queas ar­ti­fi­cia­les, y hay pro­to­ti­pos de ve­ji­gas y de otros ór­ga­nos. Pe­ro tam­bién hay in­ves­ti­ga­do­res que en lu­gar de mol­des de po­lí­me­ros bio­de­gra­da­bles uti­li­zan co­mo es­truc­tu­ra de los ór­ga­nos ar­ti­fi­cia­les te­ji­dos hu­ma­nos des­ce­lu­la­ri­za­dos. La es­tra­te­gia con­sis­te en ex­traer to­das las cé­lu­las de un ór­gano de una per­so­na muer­ta de­jan­do sólo las fi­bras, la es­truc­tu­ra de te­ji­dos in­ter­nos, que se re­pue­bla con cé­lu­las del pa­cien­te has­ta con­se­guir un ór­gano com­ple­to. Con es­ta téc­ni­ca, Do­ris Tay­lor, de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, ha con­se­gui­do crear co­ra­zo­nes ar­ti­fi­cia­les de ra­ta que lo­gran la­tir. Pla­nell ex­pli­ca que en el hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na hay un equi­po de in­ves­ti­ga­ción que tra­ba­ja en des­ce­lu­la­ri­zar un pul­món y lue­go im­plan­tar­le cé­lu­las ma­dre con la as­pi­ra­ción de que se re­ge­ne­re el ór­gano. “Hay equi­pos de in­ves­ti­ga­ción en to­do el mun­do y múl­ti­ples es­tra­te­gias; se in­ves­ti­ga pa­ra la re­ge­ne­ra­ción de cór­neas, de piel, de car­tí­la­go, de hue­so, de ve­nas y ar­te­rias, de ner­vios…; pe­ro tam­bién pa­ra di­fe­ren­ciar cé­lu­las ma­dre y con­ver­tir­las en cé­lu­las es­pe­cia­lis­tas pa­ra di­fe­ren­tes apli­ca­cio­nes o te­ji­dos, y pa­ra con­se­guir que una cé­lu­la es­pe­cia­lis­ta, por ejem­plo, de piel, se con­vier­ta en cé­lu­la pro­ge­ni­to­ra gra­cias a un cóc­tel de ge­nes”, re­su­me el di­rec­tor del Ibec.

Y más allá de las prue­bas de la­bo­ra­to­rio, hay reali­da­des tan­gi­bles. En Es­ta­dos Uni­dos se co­mer­cia­li­zan par­ches de piel ar­ti­fi­cial ob­te­ni­da de la piel que se desecha en las ope­ra­cio­nes de fi­mo­sis y que sir­ve pa­ra re­ge­ne­rar úl­ce­ras de di­fí­cil cu­ra­ción. Y ha­ce al­gún tiem­po que se ela­bo­ra car­tí­la­go ar­ti­fi­cial a par­tir de los sal­mo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.