DOS SÍM­BO­LOS DE FE

La Vanguardia - ES - - PUBLICIDAD -

Las zo­nas ca­fe­te­ras del sur de Etio­pía pue­den re­sul­tar muy atrac­ti­vas por sus des­ni­ve­les y por su va­rie­dad cli­má­ti­ca, por­que al oes­te con­cen­tra los bos­ques de tu­pi­do fo­lla­je –don­de aparecieron las pri­me­ras plan­tas de ca­fé ará­bi­go–, mien­tras que a me­di­da que se avan­za ha­cia el es­te va ad­qui­rien­do tin­tes más ocres. Cu­rio­sa­men­te, en esa par­te orien­tal y más ári­da del país, do­mi­na la re­li­gión mu­sul­ma­na, que en Etio­pía es mi­no­ri­ta­ria. Ha­rar, que ha­ce las ve­ces de ca­pi­tal de la re­gión, es co­no­ci­da co­mo “la ciu­dad de las 99 mez­qui­tas”, por lo que es la cuar­ta ciu­dad san­ta del is­lam y pa­tri­mo­nio de la Unes­co. Se­ño­rea un al­ti­plano que des­de an­ti­guo ha si­do cru­ce de ca­mi­nos en­tre el Cuerno de Áfri­ca y la pe­nín­su­la Ará­bi­ga. Par­te de su fa­ma en Eu­ro­pa se de­be a que el poe­ta Art­hur Rim­baud vi­vió en ella un tiem­po, de­di­ca­do al co­mer­cio de es­cla­vos. Las ca­sas tra­di­cio­na­les y las mu­ra­llas ori­gi­na­les del si­glo XIII le dan a Ha­rar el perfil de otra épo­ca. Y no obs­tan­te, el 61% de la po­bla­ción de Etio­pía es fiel al cris­tia­nis­mo. La vi­si­ta más es­pe­cial aso­cia­da con es­ta re­li­gión se en­cuen­tra en las bru­mo­sas mon­ta­ñas del cen­tro, una re­gión de pue­blos si­tua­dos a ca­si 3.000 me­tros de al­tu­ra y ro­dea­dos de mon­tes que al­can­zan los 4.000, po­co ac­ce­si­bles en tem­po­ra­da de llu­vias y re­se­cos el res­to del año. En me­dio de ese ais­la­mien­to se ubi­ca el con­jun­to re­li­gio­so de La­li­be­la, com­pues­to por do­ce igle­sias y un es­pa­cio mo­nás­ti­co que es­ca­pan a to­da cla­si­fi­ca­ción, por­que sim­ple­men­te no se ajus­tan a nin­gu­na co­rrien­te ar­qui­tec­tó­ni­ca co­no­ci­da. El tem­plo más gran­de es el de Be­ta Ma­da­ni Alem y el más co­no­ci­do es el de Be­ta Gyor­gios. Los ex­per­tos creen que sus cons­truc­to­res fue­ron cris­tia­nos cop­tos hui­dos de Egip­to en el si­glo XII an­te el em­pu­je del is­lam. En cam­bio, un cuen­to lo­cal di­ce que el rey La­li­be­la “al que res­pe­tan las abe­jas” tu­vo un sue­ño cuan­do in­ten­ta­ron en­ve­ne­nar­lo. En él, los án­ge­les cons­truían una nue­va Je­ru­sa­lén en una no­che. Por la ma­ña­na, el sue­ño se ha­bía con­ver­ti- do en reali­dad. Cuan­do se ob­ser­va có­mo se hun­de el sue­lo de pron­to pa­ra for­mar una cruz ex­ca­va­da ba­jo nues­tra na­riz, uno tien­de a creer la his­to­ria del rey de las abe­jas; pa­ra en­trar en el tem­plo de Be­ta Gyor­gios, por ejem­plo, hay que ba­jar por una tem­blo­ro­sa es­ca­le­ra de mano a pie des­nu­do, ya que La­li­be­la se vi­si­ta des­cal­zo. Dis­cre­tos tú­ne­les co­nec­tan ca­da tem­plo con el ve­cino, cons­ti­tu­yen­do una es­ce­na per­fec­ta pa­ra una his­to­ria de mis­te­rio. De es­te mo­do se pro­te­gían de los ata­ques enemi­gos, así co­mo se guar­da­ban an­ti­quí­si­mas Bi­blias en ge’ez, el len­gua­je es­cri­to más an­ti­guo de Áfri­ca y ba­se de los idio­mas mo­der­nos de la re­gión.

Arri­ba, una mu­jer pre­pa­ra ca­fé bien caliente en ollas e ins­tru­men­tos de ba­rro. La pre­pa­ra­ción del aro­má­ti­co ca­fé en Etio­pía es to­da una ce­re­mo­nia

A la iz­quier­da, una es­tre­cha ca­lle en la an­ti­gua y her­mo­sa ciu­dad de Ha­rar. En la par­te orien­tal y más ári­da del país do­mi­na la re­li­gión mu­sul­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.