LOS BE­NE­FI­CIOS DEL PER­DÓN

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PREGUNTA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, aun­que nun­ca nos he­mos vis­to es co­mo si le co­no­cie­ra, pues le si­go des­de ha­ce más de quin­ce años. Me lla­mo Re­be­ca, ten­go 45 años y una bue­na sa­lud fí­si­ca, aun­que con al­gu­nos tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos. Tu­ve una in­fan­cia di­fí­cil, pues mi pa­dre se in­hi­bía co­mo fi­gu­ra pa­ter­na y mi ma­dre era ex­ce­si­va­men­te do­mi­nan­te y au­to­ri­ta­ria. Su con­ti­nua­da opre­sión, com­pa­rar­me pa­ra mal cons­tan­te­men­te con otros es­co­la­res, me­nos­pre­ciar­me y re­pren­der­me, de­ja­ron hue­llas pro­fun­das, y creo que to­da­vía san­gran­tes, en mi al­ma. Acu­dí a un psi­có­lo­go, pe­ro lo que de ver­dad me vino muy bien fue un li­bro su­yo so­bre me­di­ta­ción y em­pe­zar a prac­ti­car. Aun­que al prin­ci­pio fue muy di­fí­cil, lue­go co­men­cé a sen­tir­me mu­cho me­jor con ejer­ci­cios que me ayu­da­ban a si­len­ciar la men­te. La re­la­ción con mi ma­dre no ter­mi­na de ser ar­mó­ni­ca, pues con los años pa­re­ce que en lu­gar de apren­der se ha vuel­to aún más in­tran­si­gen­te, pe­ro aho­ra no me afec­ta tan­to, aun­que no pue­do ter­mi­nar de su­pe­rar el re­cuer­do de los años que me dio. No sé si lle­go a per­do­nar­la, aun­que sé que es ne­ce­sa­rio. Us­ted ha si­do mi men­tor en la dis­tan­cia.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da Re­be­ca, agra­dez­co in­fi­ni­to que me es­cri­bas y so­bre to­do tu con­fian­za. Por lo que me in­di­cas, sí has de­bi­do te­ner una vi­da psi­co­ló­gi­ca di­fí­cil, pe­ro la psi­que de una per­so­na se pue­de re­or­ga­ni­zar y pue­de ir­se li­be­ran­do de trau­mas y he­ri­das en ge­ne­ral. Se­gu­ro que tú ya lo has ido con­si­guien­do. A ve­ces es­tas he­ri­das son muy pro­fun­das, co­mo muescas en una ro­ca, y tie­ne que pa­sar tiem­po pa­ra po­der li­be­rar­se de ellas. Las ma­dres tan neu­ró­ti­ca­men­te au­to­ri­ta­rias con sus hi­jas (por­que sue­len ser­lo con las hi­jas y no con los hi­jos) ha­cen mu­cho da­ño, por­que le­sio­nan gra­ve­men­te la au­to­es­ti­ma de las ni­ñas, les pue­den lle­gar a arrui­nar psí­qui­ca­men­te y no les per­mi­ten que va­yan desa­rro­llan­do sus me­jo­res po­ten­cia­les in­ter­nos. ¡Qué gran error! Es el ries­go del ca­ri­ño mal en­ten­di­do, que en lu­gar de coope­rar en el cre­ci­mien­to de los otros y po­ner alas de li­ber­tad, desea me­ter­los en una jau­la y crea gra­ves des­ór­de­nes psí­qui­cos. Pe­ro, por for­tu­na, us­ted ha sa­bi­do ve­lar por sí mis­ma, y a tra­vés de la me­di­ta­ción ha po­di­do or­de­nar su vi­da men­tal y en­con­trar un re­fu­gio den­tro de sí mis­ma. Eso es muy de ad­mi­rar, y má­xi­me ha­bien­do si­do au­to­di­dac­ta en es­te sen­ti­do. Pro­si­ga, no lo de­je. Ha­ga con re­gu­la­ri­dad aque­llos ejer­ci­cios que le ayu­den y so­sie­guen, y ca­da día se sen­ti­rá más cen­tra­da y con más ar­mo­nía, in­clu­so su­peran­do los pe­que­ños tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos que to­da­vía per­sis­tan. Tam­bién pue­de apli­car la re­la­ja­ción cons­cien­te.

DESEAR LA FE­LI­CI­DAD Y LA PAZ A QUIEN NOS HA HE­CHO DA­ÑO TIE­NE UN EFEC­TO LI­BE­RA­DOR; BU­DA LO HA­CÍA HA­CE 2.500 AÑOS

Con res­pec­to a su ma­dre le voy a pe­dir al­go na­da fá­cil, pe­ro muy en­ri­que­ce­dor. Hay un ejer­ci­cio de me­di­ta­ción, muy an­ti­guo (Bu­da ha­ce 2.500 años ya lo mos­tró), que se lla­ma ama­bi­li­dad amo­ro­sa y que con­sis­te en lo si­guien­te: se eli­ge una per­so­na (us­ted eli­ge a su ma­dre), se la vi­sua­li­za an­te uno y se tra­ta de des­per­tar una co­rrien­te de ca­ri­ño ha­cia esa per­so­na, desean­do que sea fe­liz y es­té li­bre de su­fri­mien­to. Tie­ne un efec­to al­quí­mi­co, o sea trans­for­ma­dor. No se tra­ta de ol­vi­dar, pe­ro sí de ser más in­dul­gen­te. Al per­do­nar, el que exculpa es el pri­mer be­ne­fi­cia­rio. Si su­pié­ra­mos el gran po­der que re­si­de en per­do­nar, no de­ja­ría­mos de ha­cer­lo. Pe­ro sea fir­me con su ma­dre y no de­je que la pre­sio­ne, ma­ni­pu­le o re­pro­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.