GUÍA PA­RA OL­VI­DAR A TU

Cuan­do una re­la­ción de pa­re­ja finaliza, el tiem­po pa­sa des­pa­cio has­ta lo­grar bo­rrar el re­cuer­do de esa per­so­na. Aun­que atra­ve­sar un pe­rio­do de tris­te­za es inevi­ta­ble pa­ra po­der sa­nar las he­ri­das, hay con­se­jos útiles que sir­ven pa­ra vol­ver a to­mar la riend

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Yai­za Saiz

EX Un mes, sie­te me­ses, un año, to­da unau­na vi­da.vi­da. A ve­ces, y aun­que di­gan que el tiem­po lo cu­ra to­do, ca­da se­gun­do que pa­sa no co­rre a nues­tro fa­vor a la ho­ra de ol­vi­dar a un ex. Sea no­vio, no­via, ma­ri­do, mu­jer... Afron­tar una rup­tu­ra sen­ti­men­tal des­en­ca­de­na una tor­men­to­sa si­tua­ción in­ter­na en la que aflo­ran sen­ti­mien­tos de ra­bia, de cul­pa­bi­li­dad y de unas cuan­tas pre­gun­tas sin res­pues­ta. “¿Por qué no me quie­re?, ¿por qué no a mí?, ¿qué hi­ce mal?” Da igual las ve­ces que nos lo pre­gun­te­mos: esa per­so­na no nos ama­rá más. Pue­de que ol­vi­de­mos a esa per­so­na en me­nos de un día o que ne­ce­si­te­mos años pa­ra ol­vi­dar. Pue­de que reha­ga­mos nues­tra vi­da y vol­va­mos a ser fe­li­ces, pe­ro, tam­bién, pue­de que aun­que co­men­ce­mos otra re­la­ción, la es­pi­ni­ta de nues­tra ex pa­re­ja que­de cla­va­da. ¿Por qué nos cues­ta tan­to de­jar atrás cier­tas re­la­cio­nes de pa­re­ja? La ex­pli­ca­ción es­tá en la neu­ro­bio­lo­gía. “Ol­vi­da­mos de ma­ne­ra ca­si au­to­má­ti­ca lo que nos es in­di­fe­ren­te o no tie­ne car­ga emo­cio­nal, mien­tras que los re­cuer­dos de al­ta car­ga emo­cio­nal jun­to otra per­so­na son más di­fí­ci­les de eli­mi­nar”, ase­gu­ra Da­vid A. Pé­rez, di­rec­tor de la Fun­da­ción del Ce­re­bro. De ahí que, a ve­ces, una sim­ple aven­tu­ra cor­ta e in­ten­sa pue­da ser más di­fí­cil de bo­rrar de la me­mo­ria que una re­la­ción lar­ga y abu­rri­da en la que los mo­men­tos emo­ti­vos ha­yan si­do ba­na­les. Aun­que pa­rez­ca com­pli­ca­do lu­char con­tra los me­ca­nis­mos del ce­re­bro, sí que exis­ten cier­tas cla­ves y pau­tas que ayu­dan a ace­le­rar ese pe­rio­do de zo­zo­bra (in­clu­so has­ta cier­to pun­to de due­lo) al que de for­ma na­tu­ral to­dos nos en­fren­ta­mos tras una rup­tu­ra. “No se pue­de evi­tar el do­lor, es co­mo cuan­do al­guien cer­cano fa­lle­ce”, ex­pli­ca la psi­coa­na­lis­ta y es­cri­to­ra Ma­rie­la Mi­che­le­na, au­to­ra del li­bro Me cues­ta tan­to ol­vi­dar­te (La Es­fe­ra de los Li­bros). “En una rup­tu­ra tam­bién hay una pér­di­da de un ser que­ri­do de for­ma con­cre­ta y real, pier­des la ru­ti­na con esa per­so­na, el pre­sen­te y el fu­tu­ro”, aña­de Mi­che­le­na. Los pe­rio­dos son dis­tin­tos de­pen­dien­do de la edad. No es lo mis­mo ter­mi­nar una re­la­ción con 15 años, cuan­do pa­re­ce que por de­jar de ver a esa per­so­na se aca­ba el mun­do, que con 30, mo­men­to en que en­tra en jue­go el re­loj bio­ló­gi­co. A los 40 mu­chas re­la­cio­nes aca­ban con hi­jos de por me­dio, y con 50, cree­mos que pa­sa­re­mos el res­to de nues­tros días

LA EDAD CUEN­TA, NO ES IGUAL ROM­PER A LOS 15 QUE A LOS 30 O A LOS 50 AÑOS CON­SE­JOS DE AMI­GOS CO­MO ‘ES ME­JOR ASÍ’ NO SIEM­PRE AYU­DAN A LA PER­SO­NA RE­CHA­ZA­DA

so­los si aban­do­na­mos a nues­tra pa­re­ja. Sea cual sea la edad, he aquí al­gu­nos pa­sos y pau­tas pa­ra sa­ber afron­tar el pe­rio­do de due­lo.

El es­ta­do de shock Es po­si­ble que la pri­me­ra reacción tras la rup­tu­ra sea no ca­ber en sí de asom­bro. Que una per­so­na de­ci­da de­jar­nos es un du­ro gol­pe pa­ra la au­to­es­ti­ma y pa­ra el ego. Aun­que tu­vié­ra­mos sos­pe­chas tiem­po atrás de que la re­la­ción no fun­cio­na­ba o, in­clu­so, no­so­tros mis­mos hu­bié­ra­mos fan­ta­sea­do con de­jar a la otra per­so­na, es­cu­char esas pa­la­bras de rup­tu­ra nos pro­du­ce una sa­cu­di­da emo­cio­nal. “Te sien­tes en­ga­ña­do, feo, de me­nos que la otra per­so­na”, ex­pli­ca la es­cri­to­ra ita­lia­na Fe­de­ri­ca Bos­co, ex­per­ta en li­bros de au­to­ayu­da en la te­má­ti­ca del amor y au­to­ra de 101 mo­dos de ol­vi­dar a tu ex ( Martínez Ro­ca). “To­dos te di­cen: es mi cul­pa, to­mé­mo­nos una pau­sa, te pre­fie­ro co­mo ami­ga –ana­li­za la es­cri­to­ra–; pe­ro nin­guno te ex­pli­ca por qué te ha de­ja­do de que­rer o sim­ple­men­te pre­fie­re a otra per­so­na”. Du­ran­te los pri­me­ros días tras la rup­tu­ra es­tá per­mi­ti­do llo­rar, pa­ta­lear, sa­car la ra­bia y el do­lor al ex­te­rior. A ve­ces, co­mo si de un fu­ne­ral se tra­ta­se, los ami­gos y la fa­mi­lia son el apo­yo fun­da­men­tal pa­ra su­je­tar a la per­so­na que es­tá en due­lo. Pe­ro cui­da­do, por­que mu­chas ve­ces los ami­gos no nos re­co­no­cen el mis­mo de­re­cho al do­lor que cuan­do se tra­ta de la muer­te de un ser que­ri­do. “En vez de es­tar ahí pa­ra que les con­te­mos el cuen­to por enési­ma vez, nos tra­tan de alen­tar con frases co­mo: es me­jor así, esa re­la­ción es­ta­ba pre­des­ti­na­da al fra­ca­so, no eras fe­liz”, ex­pli­ca Ma­rie­la Mi­che­le­na. Error, ha­cer ver que esa re­la­ción nun­ca hu­bie­ra fun­cio­na­do no acom­pa­ña a la per­so­na, sino que la de­ja más so­la. “Ese in­ten­to de sa­car al otro del due­lo tie­ne que ver con el mie­do a que po­da­mos ser no­so­tros mis­mos quie­nes nos en­con­tre­mos en la si­tua­ción”, aña­de la psi­coa­na­lis­ta. El ego he­ri­do La moneda de cam­bio con la que uno apues­ta en una re­la­ción es el ego. Por eso, con la rup­tu­ra aflo­ran múl­ti­ples sen­ti­mien­tos de in­se­gu­ri­dad. “¿En­con­tra­ré a otra per­so­na?, ¿me va a pa­sar siem­pre lo mis­mo?, ¿con­se­gui­ré que al­guien me quie­ra co­mo yo ne­ce­si­to?, ¿per­ma­ne­ce­ré so­lo pa­ra siem­pre?” son al­gu­nas de las pre­gun­tas que cons­tan­te­men­te nos for­mu­la­mos. “Exis­ten dos tipos de ego: el que mo­de­la la pro­pia iden­ti­dad y el de las pro­pias cir­cuns­tan­cias –ex­pli­ca Mi­che­le­na–, cuan­do nos de­jan nos da­ñan la iden­ti­dad, ha­cién­do­nos cues­tio­nar nues­tra va­lía per­so­nal”. De ahí que la fra­se más re­cu­rren­te tras el fin de una re­la­ción sea “no val­go na­da”. El ego se ri­ge por el mie­do de no ser su­fi­cien­te­men­te bueno co­mo pa­ra ser ama­do y acep­ta­do. Y pa­ra de­jar de sen­tir es­te mie­do, lo más im­por­tan­te es cam­biar al­go de nues­tra vi­da: co­men­zar a ha­cer de­por­te, a di­se­ñar, a ha­cer ma­nua­li­da­des, cam­biar nues­tro es­ti­lo de ropa... Es el mo­men­to pa­ra re­to­mar aque­lla idea que nos ron­da­ba des­de ha­cía tiem­po por la ca­be­za y que nun­ca en­con­trá­ba­mos tiem­po pa­ra ma­te­ria­li­zar. ¿No me amas? ¡Gra­cias! “Hay que ser cons­cien­te de que cuan­do una per­so­na te de­ja te es­tá ha­cien­do un fa­vor que has­ta ha­bría que agra­de­cer, ¡por­que no te quie­re! –afir­ma Fe­de­ri­ca Bos­co–, lo que quie­re de­cir que te es­ta­bas con­ten­tan­do con muy po­co”. Si una re­la­ción es­tá pre­des­ti­na­da al fra­ca­so y tie­ne que aca­bar, aun­que sue­ne du­ro, es me­jor que fi­na­li­ce cuan­to an­tes. “So­mos 6.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do y es di­fí­cil en­con­trar a esa per­so­na con la que es­tar jun­tos to­da la vi­da y, aun­que la en­con­tre­mos, an­tes o des­pués al­guno de los dos mue­re”, aña­de la es­cri­to­ra. Pen­sa­mos que es me­jor es­tar con al­guien con el que nos en­con­tra­mos bien “a me­dias” an­tes que so­los. Sa­be­mos que la his­to­ria no es­tá fun­cio­nan­do, pe­ro fin­gi­mos que to­do va bien. ¿Por qué si sa­be­mos que esa re­la­ción tie­ne que aca­bar no pa­sa­mos pá­gi­na? “Es un dis­cur­so del mie­do a la so­le­dad”, ex­pli­ca Bos­co. Pe­ro a ve­ces, hay que ser cons­cien­te de que es me­jor ter­mi­nar so­lo, que per­ma­ne­cer eter­na­men­te jun­to a al­guien que nos lo ha­ce sen­tir. Las redes so­cia­les, ese nue­vo enemi­go Hu­bo un tiem­po en el que las pa­re­jas ter­mi­na­ban, se ale­ja­ban y se de­di­ca­ban a ol­vi­dar. Hoy, en un mun­do di­se­ña­do pa­ra es­tar co­mu­ni­ca­dos, eli­mi­nar a una per­so­na no es una ta­rea tan fá­cil. El psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Matt Bo­rer lo ex­pli­ca en su re­cien­te li­bro De­le­ting ur ex: get­ting over a brea­kup in a world of tweets, texts & so­cial up­da­tes (5th Cor­ner Pu­blis­hing) (eli­mi­nan­do al ex: có­mo su­pe­rar una rup­tu­ra en un mun­do de tuits, tex­tos y ac­tua­li­za­cio­nes so­cia­les; no edi­ta­do en cas­te­llano). La for­ma tra­di­cio­nal de rom­per es ya co­sa del pa­sa­do, aho­ra ade­más hay que ter­mi­nar la re­la­ción en ma­te­ria vir­tual. Ya no bas­ta con ale­jar­te de esa per­so­na de­jan­do de fre­cuen­tar los lu­ga­res co­mu­nes, sino que tam­bién hay que ale­jar­se en Fa­ce­book, Twit­ter, Lin­ke­dIn, Ins­ta­gram, What­sApp, Pin­te­rest, Tumblr y Goo­gle+, en­tre otros. Aun­que cues­te tra­ba­jo, es ne­ce­sa­rio sa­car al ex de to­das las redes so­cia­les. Sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía no es siem­pre un enemi­go pa­ra su­pe­rar el fin de una re­la­ción. Apli­ca­cio­nes co­mo KillS­witch (dis­po­ni­ble sólo pa­ra An­droid) o The Ex-App ayu­dan a eli­mi­nar el ras­tro di­gi­tal de tu ex. La pri­me­ra per­mi­te eli­mi­nar las fo­to­gra­fías, ví­deos y ac­tua­li­za­cio­nes de es­ta­do en Fa­ce­book en las que es­té eti­que­ta­da esa per­so­na a la que que­re­mos ol­vi­dar. La se­gun­da apli­ca­ción, va to­da­vía más allá, blo­quean­do los men­sa­jes de tex­to, lla­ma­das y co­rreos elec­tró­ni­cos de la ex­pa­re­ja.

La efec­ti­vi­dad de es­ta téc­ni­ca de blo­queo en las pla­ta­for­mas so­cia­les a la ho­ra de ol­vi­dar a una per­so­na haa si­do pro­ba­da por la cien­cia. Un es­tu­dio del 2011 de la psi­có­lo­ga Tara C. Mars­hall, de la Bru­nel Uni­ver­sity de Lon­dres, ana­li­zó a 464 es­tu­dian­tes: el 54% se­guía sien­do ami­go en Fa­ce­book de su ex sin ape­nas man­te­ner el con­tac­to, el 25% lo ha­bía bo­rra­do y res­pec­to al úl­ti­mo 12%, la ex­pa­re­ja se ha­bía ade­lan­ta­do a bo­rrar­le. Pa­ra el es­tu­dio se les pi­dió que res­pon­die­ran pre­gun­tas co­mo “¿con qué fre­cuen­cia te fi­jas en el perfil de tu ex?” o “¿cuán­tas ve­ces con­sul­tas su lis­ta de ami­gos?”, pi­dién­do­les des­pués que ex­pre­sa­ran sus sen­ti­mien­tos ha­cia esa per­so­na: ra­bia, con­fu­sión, odio o de­cep­ción. Los re­sul­ta­dos re­ve­la­ron que las per­so­nas que con­sul­ta­ban con más con­ti­nui­dad el perfil de su ex­pa­re­ja ex­pe­ri­men­tan más emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y tie­nen me­nos po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar­se de la rup­tu­ra. Los me­ca­nis­mos del ce­re­bro ¿Có­mo fun­cio­na nues­tra men­te a la ho­ra de ol­vi­dar a una per­so­na? “En pri­mer lu­gar ha­bría que in­tro­du­cir có­mo afec­tan las emo­cio­nes a la me­mo­ria”, ex­pli­ca el neu­ró­lo­go Da­vid A. Pé­rez. Exis­ten dos tipos de me­mo­ria: la semántica, que com­pren­de el co­no­ci­mien­to ge­ne­ral de las co­sas con mí­ni­ma car­ga emo­cio­nal, y la epi­só­di­ca, que al­ma­ce­na los he­chos tem­po­ra­les que nos van su­ce­dien­do y las emo­cio­nes. “El ce­re­bro no gra­ba to­dos los re­cuer­dos, sino que se­lec­cio­na de to­das las per­cep­cio­nes dia­rias aque­llas que tie­nen al­ta car­ga emo­cio­nal pa­ra re­co­ger­las en la me­mo­ria epi­só­di­ca”, aña­de. Por eso, el pri­mer pa­so pa­ra in­ten­tar ol­vi­dar a una per­so­na es eli­mi­nar la car­ga emo­cio­nal de los re­cuer­dos que se tie­nen jun­to a ella, “eli­mi­nar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas que los ro­dean”, afir­ma el neu­ró­lo­go. El pa­so del tiem­po pue­de ayu­dar a de­bi­li­tar el re­cuer­do, siem­pre y cuan­do la emo­cio­na­li­dad va­ya dis­mi­nu­yen­do a su vez. “El tiem­po atem­pe­ra esa car­ga emo­ti­va y fa­ci­li­ta, qui­zás no el ol­vi­do, pe­ro sí la re­me­mo­ri­za­ción sin an­gus­tia de la emo­ción”, ase­gu­ra Pé­rez. No obs­tan­te, cuan­to más fre­cuen­te­men­te re­cor­de­mos los mo­men­tos vi­vi­dos, más di­fí­cil es que se nos ol­vi­den. “El re­cor­dar de for­ma con­ti­nua los he­chos y si­tua­cio­nes jun­to a esa per­so­na, po­dría ge­ne­rar to­da­vía más emo­cio­nes per­pe­tuan­do nue­vos re­cuer­dos”, con­clu­ye el neu­ró­lo­go. El re­na­ci­mien­to Cuan­to más do­lo­ro­sa es una rup­tu­ra, más se pier­de la fe en las re­la­cio­nes fu­tu­ras. Pe­ro en al­gún mo­men­to lle­ga el re­na­ci­mien­to. “Siem­pre aca­bas por dar­te cuen­ta de que pue­des se­guir vi­vien­do sin esa per­so­na e, in­clu­so, de la po­si­bi­li­dad de en­con­trar un nue­vo amor”, ase­gu­ra Fe­de­ri­ca Bos­co. An­tes o des­pués, to­dos po­de­mos le­van­tar­nos, ca­mi­nar con nues­tros pro­pios pies, y sa­nar las he­ri­das su­fri­das. Y que na­die se aver­güen­ce de so­li­ci­tar con­se­jo a un buen psi­có­lo­go en ca­so de no ser ca­paz de ol­vi­dar. “Una per­so­na que tar­da más de 4 años en pa­sar pá­gi­na pue­de su­frir una pa­to­lo­gía, y aun­que pa­rez­ca ri­dícu­lo, con­sul­tar a un ex­per­to al mar­gen de nues­tra vi­da que no nos di­ga sólo lo que que­re­mos oír y que no nos co­noz­ca pue­de ser de gran ayu­da”, con­clu­ye la es­cri­to­ra. De­be­mos acep­tar el pa­sa­do y vi­vir el pre­sen­te, ya que al fin y al ca­bo, co­mo en cual­quier otro as­pec­to o si­tua­ción que nos de­pa­re la vi­da, esa se­rá siem­pre la cla­ve de la fe­li­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.