MÉ­XI­CO

La Vanguardia - ES - - CREAR - JO­SÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Aca­bo de vol­ver de Mé­xi­co. Siem­pre que voy allí vi­si­to el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía. Pa­sear por sus sa­las es in­tro­du­cir­se en un mun­do de imá­ge­nes muy di­fe­ren­te al nues­tro. Los se­res hu­ma­nos so­mos in­can­sa­bles crea­do­res de for­mas. A lo lar­go de los años, he ido crean­do mi pro­pio Mu­seo ima­gi­na­rio, fas­ci­na­do por la va­rie­dad de los es­ti­los. To­das las cul­tu­ras han re­pre­sen­ta­do la fi­gu­ra hu­ma­na, pe­ro en­tre una es­cul­tu­ra egip­cia, az­te­ca, afri­ca­na, in­dia o chi­na hay di­fe­ren­cias sor­pren­den­tes. El ar­te an­ti­guo me­xi­cano so­bre­co­ge. Re­fi­rién­do­se a es­te mu­seo, Pa­blo Boullosa, en un es­plén­di­do li­bro ti­tu­la­do Di­le­mas clá­si­cos pa­ra me­xi­ca­nos y otros su­per­vi­vien­tes (Tau­rus) es­cri­be: “Al re­co­rrer la ex­po­si­ción de la sa­la se ad­vier­te que no exis­te una so­la re­pre­sen­ta­ción de al­go que pu­die­ra re­sul­tar ama­ble o fe­liz. Ca­si nin­gu­na pie­za re­pre­sen­ta al­gún ti­po de ce­le­bra­ción go­zo­sa: to­do es muer­te, san­gre, col­mi­llos, ser­pien­tes, calaveras, hue­sos hu­ma­nos, pu­ña­les, agre­sión, mu­ti­la­ción, he­ri­das, cas­ti­gos, sa­cri­fi­cios. No hay nin­gu­na evo­ca­ción del amor eró­ti­co, por ejem­plo, ni lu­gar pa­ra la amis­tad, la bue­na co­mi­da, el re­fi­na­mien­to, la con­ver­sa­ción, la ar­mo­nía, la sua­vi­dad, la gra­cia”. Sin em­bar­go, una men­ta­li­dad tan opues­ta a la nues­tra no nos re­sul­ta com­ple­ta­men­te ex­tra­ña. Es­te es el pun­to al que que­ría lle­gar. La His­to­ria de la cul­tu­ra en la que tra­ba­jo –y que na­ció en es­ta sec­ción– pro­gre­sa. La te­sis ini­cial es que to­das las cul­tu­ras in­ten­tan re­sol­ver los mis­mos pro­ble­mas – la su­per­vi­ven­cia, la fe­li­ci­dad, el sen­ti­do de la vi­da–, pe­ro ca­da una de for­ma di­fe­ren­te. Nos pue­den re­sul­tar ex­tra­ñas por su pun­to de lle­ga­da, pe­ro no por su pun­to de par­ti­da, que siem­pre es el mis­mo. Vi­vi­mos una reali­dad, pe­ro que­re­mos vi­vir en otra. So­mos in­adap­ta­dos esen­cia­les. La es­pe­cie hu­ma­na no se ha en­con­tra­do có­mo­da vi­vien­do su li­mi­ta­ción y ha que­ri­do am­pliar sus po­si­bi­li­da­des. Por eso, nues­tra his­to­ria es la de unos per­pe­tuos emi­gran­tes. Unos 90.000 años an­tes de nues­tra era, un gru­po de Ho­mo sa­piens sa­lió de Áfri­ca pa­ra co­lo­ni­zar el pla­ne­ta. Tu­vie­ron éxi­to. Pe­ro es­te via­je no se ex­pli­ca si pen­sa­mos que emi­gra­ron por ne­ce­si­dad. Lo hi­cie­ron mo­vi­dos por un an­sia de ex­plo­ra­ción, un dinamismo ex­pan­si­vo, una idea. La ciu­dad de Mé­xi­co es­tá cons­trui­da en un lu­gar dis­pa­ra­ta­do. Huit­zi­lo­pochtli or­de­nó a la tri­bu de los me­xi­cas que edi­fi­ca­ran la ciu­dad don­de vie­ran un águi­la po­sa­da en un no­pal. La di­vi­sa­ron en me­dio de un la­go, y allí la le­van­ta­ron. Es­ta es una de las cons­tan­tes de la his­to­ria hu­ma­na. Guia­mos nues­tra con­duc­ta por pro­yec­tos, por en­so­ña­cio­nes, por uto­pías. En es­to con­sis­te nues­tra gran­de­za y nues­tro ries­go, por­que hay idea­les mag­ní­fi­cos e idea­les per­ver­sos. Pa­blo Boullosa in­di­ca con ra­zón que el idea­lis­mo de los me­xi­cas, que dio ori­gen a una cul­tu­ra te­rri­ble, pue­de com­pa­rar­se con el idea­lis­mo de Hitler, Mao Ze­dong, o Pol Pot, per­so­na­jes fe­ro­ces de­ci­di­dos a me­jo­rar la hu­ma­ni­dad im­pla­ca­ble y cruel­men­te.

LA HIS­TO­RIA DE NUES­TRA CUL­TU­RA NOS EN­SE­ÑA QUE DE­BE­RÍA­MOS SO­ME­TER NUES­TROS IDEA­LES A UNA RI­GU­RO­SA CRÍ­TI­CA

Ha ha­bi­do, cier­ta­men­te, otros idea­lis­mos be­ne­vo­len­tes, que han in­ten­ta­do sa­car­nos de la sel­va, co­mo el cris­tiano, el bu­dis­ta o el que des­de ha­ce un par de si­glos di­ri­ge la cons­truc­ción de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal: el re­co­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad de to­dos los se­res hu­ma­nos. Mi pa­seo por las sa­las del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía me ha­ce pen­sar en la ne­ce­si­dad de ha­cer una crí­ti­ca de nues­tros idea­les. Es­ta­mos for­za­dos a guiar­nos por ellos, por­que la reali­dad se nos que­da pe­que­ña, pe­ro te­ne­mos que so­me­ter­los a una ri­gu­ro­sa crí­ti­ca, por­que mu­chos de esos idea­les son des­truc­ti­vos y te­rri­bles. Es una de las en­se­ñan­zas de la his­to­ria de la cul­tu­ra.

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.