Emo­ti­co­nos El nue­vo len­gua­je se con­so­li­da

En men­sa­jes, co­rreos elec­tró­ni­cos, tex­tos e in­clu­so exá­me­nes. La di­fi­cul­tad de ex­pre­sar nues­tro es­ta­do aními­co a tra­vés de la pa­la­bra dio lu­gar ha­ce ya más de 30 años al le­gen­da­rio ‘smi­ley’, pe­ro con la eclo­sión de las redes so­cia­les, su po­pu­la­ri­dad nun­ca

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to An­na To­más

Con ca­ra de asom­bro co­mo es­ta :o o es­ta *-* de­bió que­dar­se al­guno de los más de 30.000 es­tu­dian­tes ca­ta­la­nes que el pa­sa­do ve­rano se pre­sen­ta­ron a las prue­bas de se­lec­ti­vi­dad al en­con­trar­se en el exa­men de len­gua cas­te­lla­na la si­guien­te pregunta: ¿Qué ma­tiz ex­pre­si­vo tie­nen los sig­nos or­to­grá­fi­cos ¿y !! y los emo­ti­co­nos :-) y :-( ? Fue­se o no un in­ten­to de mo­der­ni­za­ción por par­te de los exa­mi­na­do­res ha­cia los es­tu­dian­tes, lo cier­to es que los emo­ti­co­nos se han con­ver­ti­do en to­do un mun­do pa­ra­le­lo a la es­cri­tu­ra cu­yo con­te­ni­do es­tá lleno de sig­ni­fi­ca­ción cul­tu­ral y va­lor co­mu­ni­ca­ti­vo. “Es­tos sím­bo­los o, me­jor, es­tas cons­truc­cio­nes for­ma­das por dis­tin­tos sig­nos or­to­grá­fi­cos son, en de­fi­ni­ti­va, un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción, un len­gua­je ca­si uni­ver­sal con un gran sig­ni­fi­ca­do cul­tu­ral”, ar­gu­men­ta Sal­va­dor Gu­tié­rrez Or­dó­ñez, miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) y coor­di­na­dor or­to­grá­fi­co de la úl­ti­ma ver­sión del dic­cio­na­rio edi­ta­do por es­te or­ga­nis­mo. Fru­to de la com­bi­na­ción en­tre emo­ción e icono, el emo­ti­cono tal co­mo lo co­no­ce­mos hoy día asien­ta sus bases una tar­de de sep­tiem­bre de 1982 en la Car­ne­gie Me­llon Uni­ver­sity, Pen­sil­va­nia. Al as­cen­sor de la ter­ce­ra plan­ta no le pa­sa­ba na­da pe­ro Ho­ward Gay­le, pro­fe­sor do­ta­do de un ex­tra­ño sen­ti­do del hu­mor, ha­bía en­tra­do en el fo­ro de la uni­ver­si­dad pa­ra anun­ciar que tras un ac­ci­den­te en el de­par­ta­men­to de Fí­si­ca, el as­cen­sor ha­bía que­da­do con­ta­mi­na­do de plo­mo y per­ma­ne­ce­ría inac­ce­si­ble has­ta las ocho de la ma­ña­na del vier­nes. El ru­mor ci­ber­né­ti­co se ex­pan­dió co­mo la pól­vo­ra y unas ho­ras más tar­de fue ne­ce­sa­rio acla­rar que se tra­ta­ba de una bro­ma. Pa­ra evi­tar fu­tu­ros ma­len­ten­di­dos, unos cuan­tos profesores de la uni­ver­si­dad pro­pu- sie­ron es­ta­ble­cer (*) pa­ra los chis­tes bue­nos y (%) pa­ra los ma­los. Y en­ton­ces Scott Fahl­man en­tró en es­ce­na y su­gi­rió uti­li­zar una ca­ra con­ten­ta y otra tris­te ins­cri­bien­do de es­te mo­do su nom­bre en la his­to­ria oc­ci­den­tal co­mo pa­dre de los emo­ti­co­nos. Sin em­bar­go, pe­se a ser Fahl­man quien po­see el tí­tu­lo de crea­dor de la smi­ley fa­ce, hay vo­ces que dis­cu­ten la au­to­ría de sus orí­ge­nes. Una de ellas es la em­pre­sa Pro­quest. Es­pe­cia­li­za­da en aná­li­sis de ar­chi­vos di­gi­ta­les, es­ta com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se anun­ció en el 2004, tras un ri­gu­ro­so y ex­haus­ti­vo aná­li­sis, que el de­ci­mo­sex­to pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Abraham Lin­coln, po­dría ser el ver­da­de­ro pio­ne­ro de los emo­ti­co­nos. En 1862 el pre­si­den­te pro­nun­ció un dis­cur­so en cu­yo tex­to se in­cluía un pun­to y una co­ma se­gui­dos de un pa­rén­te­sis. Po­si­ble­men­te se tra­ta­se de un error, pe­ro fue es­cri­to tras las pa­la­bras “aplau­sos y ri­sas”, por lo que ha lle­ga­do a arro­jar cier­tas du­das al res­pec­to. Pe­ro ahí no que­da to­do. Vein­te años des­pués, con­cre­ta­men­te el 30 de mar­zo de 1881, na­ció otro po­si­ble an­te­pa­sa­do del emo­ti­cono. En aquel año, la re­vis­ta sa­tí­ri­ca es­ta­dou­ni­den­se Puck for­mó ex­pre­sio­nes con ca­rac­te­res usa­dos pa­ra la es­cri­tu­ra. Las ca­ras es­ta­ban si­tua­das ver­ti­cal­men­te y fue­ron bau­ti­za­das co­mo ar­te ti­po­ló­gi­co, y en­tre otras mue­cas mos­tra­ban ex­pre­sio­nes de ale­gría, me­lan­co­lía, in­di­fe­ren­cia o sor­pre­sa. Lo mis­mo ocu­rre con las in­ten­cio­nes de Brian Dear pa­ra des­po­jar a Fahl­man de su su­pues­to logro. Fun­da­dor del la­bo­ra­to­rio de di­se­ño pa­ra eBay y au­tor del li­bro The friendly oran­ge glow. The story of the Pla­to sys­tem and the dawn of the cy­ber­cul­tu­re, fue tam­bién uno de los pre­cur­so­res de Pla­to (Pro­gram­med Lo­gic for Au­to­ma­tic Tea­ching), una pla­ta­for­ma de apren­di­za­je vir­tual crea­da en la dé­ca­da de 1970 y con­si­de­ra­da la pri­me­ra co­mu­ni­dad so­cial en lí­nea en la que, se­gún reivin­di­ca Dear, ya aparecieron los pri­me­ros emo­ti­co­nos

di­gi­ta­les. Cons­trui­dos a ba­se de pí­xe­les, las ca­ras re­don­dea­das, alar­ga­das, con som­bre­ros, bi­go­tes, con ex­pre­sio­nes son­rien­tes, di­ver­ti­das, mal­va­das o ano­na­da­das se di­bu­ja­ban en las pan­ta­llas ver­des y ne­gras –por aquel en­ton­ces el co­lor to­da­vía no ha­bía he­cho apa­ri­ción en los or­de­na­do­res– con­si­de­rán­do­se una au­tén­ti­ca ex­pre­sión ar­tís­ti­ca. To­dos es­tos an­te­ce­den­tes de­mues­tran que la ne­ce­si­dad de do­tar a la es­cri­tu­ra de un gui­ño, de un ma­tiz ex­pre­si­vo pa­ra el lec­tor no es­tá apa­re­ja­da a las nue­vas tec­no­lo­gías. El es­cri­tor Am­bro­se Bier­ce ya ha­bía ex­pues­to a fi­na­les del si­glo XIX (en 1881) la ne­ce­si­dad de in­ven­tar un signo ti­po­grá­fi­co que re­pre­sen­ta­ra una ex­pre­sión fa­cial. Sím­bo­los ci­ber­né­ti­cos En 1996 Vla­di­mir Na­bo­kov ex­pli­có a The New York Ti­mes que desea­ba un icono (un pa­rén­te­sis su­pino) que ac­tua­ra de son­ri­sa tex­tual – y que muy bien le hu­bie­se ayu­da­do a apun­ti­llar de­ter­mi­na­dos pa­sa­jes de su ar­chi­co­no­ci­da y po­lé­mi­ca no­ve­la Lo­li­ta–. Pe­ro en aque­llos tiem­pos se su­po­nía que escribir era al­go se­rio, for­mal y ela­bo­ra­do y no era ne­ce­sa­rio ma­ti­zar con imá­ge­nes lo que po­dría ser ex­pre­sa­do con pa­la­bras. ¿Por qué has­ta la lle­ga­da de Fahl­man las ca­ri­tas ama­ri­llas no inun­da­ron nues­tra vi­da co­ti­dia­na? Su éxi­to re­si­de en el mo­men­to y lu­gar. Fahl­man las in­tro­du­jo en los al­bo­res de la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal cuan­do las pri­sas y los es­tre­san­tes es­ti­los de vi­da con­fe­ri­rían a la smi­ley un ma­tiz tras­cen­den­tal. “El tex­to on li­ne es un nue­vo gé­ne­ro li­te­ra­rio”, sen­ten­cia Szu Yu Chen, pro­fe­so­ra de Lin­güís­ti­ca Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad Chung Yuan de Tai­wán. “Ya que se pier­de la cohe­ren­cia y pro­xi­mi­dad del en­torno fí­si­co, los in­ter­nau­tas ne­ce­si­tan sig­nos de pun­tua­ción que de­no­ten la emo­ción de los men­sa­jes es­cri­tos”. Así, aho­gan­do las pri­sas, aho­rran­do mi­nu­tos, y ci­ñén­do­se a la res­tric­ción de los 140 ca­rac­te­res en Twit­ter, nos he­mos acos­tum­bra­do a lan­zar be­sos :-* en vez de es­cri­bir­los o a re­mar­car cuan­to nos ha gus­ta­do la pe­lí­cu­la de Les mi­se­ra­bles imi­tan­do al ya em­ble­má­ti­co li­ke del Fa­ce­book: un emo­ti­cono con la mano ce­rra­da y el pul­gar al­za­do que ha tras­pa­sa­do las fron­te­ras ci­ber­né­ti­cas y que sim­bo­li­za cuan­to te gus­ta un co­men­ta­rio, una ima­gen o una opi­nión. A la :-) se le ca­yó la na­riz y se que­dó en :). South Park po­pu­la­ri­zó el XD –hombre des­tor­ni­llán­do­se de ri­sa con los ojos en­tre­ce­rra­dos– aun­que fue lue­go Mes­sen­ger el cul­pa­ble de uti­li­zar­lo has­ta la saciedad. De la in­mo­vi­li­dad pa­sa­ron al dinamismo los som­bre­ros de fies­ta <’0, que se trans­for­ma­ron en au­tén­ti­cos emo­ti­co­nos fies­te­ros ti­ran­do con­fe­tis y ser­pen­ti­nas <:o’. Los mó­vi­les los han con­ver­ti­do en imá­ge­nes pre­di­se­ña­das más ap­tas pa­ra te­cla­dos di­mi­nu­tos. Pa­ra los aman­tes de Ap­ple y ex­clu­si­vo pa­ra sus usua­rios pre­sio­nan­do alt+G apa­re­ce­rá el sím­bo­lo de la man­za­na en Fa­ce­book. La úl­ti­ma ver­sión del iP­ho­ne in­clu­ye un te­cla­do con más de 400 ico­nos y en What­sApp se pue­den en­con­trar emo­ti­co­nos de lo más in­sos­pe­cha­dos: des­de to­do ti­po de ani­ma­les, re­pre­sen­ta­cio­nes de na­tu­ra­le­za y lu­ga­res has­ta una fla­men­ca ves­ti­da de ro­jo o una ebi fu­rai, gam­ba fri­ta al es­ti­lo ja­po­nés. “Co­mo re­cur­so ha­bi­tual en los so­por­tes di­gi­ta­les, los emo­ti­co­nos se han con­ver­ti­do cla­ra­men­te en una he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción ca­si co­ti­dia­na”, ad­mi­te Xavier La­bor­da, pro­fe­sor de Lin­güís­ti­ca en la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na. “Son –y en ello coin­ci­de con el aca­dé­mi­co Gu­tié­rrez Or­dó­ñez– ele­men­tos con un va­lor ex­pre­si­vo muy al­to, ya que se crea­ron en con­tex­tos de li­mi­ta­ción de es­pa­cio, co­mo los men­sa­jes SMS”. La ima­gen es ca­da vez más in­dis­pen­sa­ble en la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na. Pa­re­ce ser que nues­tro día a día no pue­de ya con­ce­bir­se sin el fla­man­te mun­do de los emo­ti­co­nos. Sin em­bar­go, es­te es­ta­tus de nue­vo len­gua­je que se les con­fie­re pue­de re­sul­tar muy cu­rio­so si se tie­nen en cuen­ta opi­nio­nes co­mo la de los fi­ló­lo­gos Mo­rris o Fru­ti­ger. La ma­ni­fes­ta­ción del pri­mer len­gua­je es­cri­to se re­mon­ta a la épo­ca de las ca­ver­nas, cuan­do los hom­bres di­bu­ja­ban la ca­za de los ani­ma­les con la in­ten­ción de lo­grar la pre­sa. Lue­go vi­nie­ron los egip­cios con sus je­ro­glí­fi­cos, que no son más que re­pre­sen­ta­cio­nes sim­bó­li­cas lle­nas de sig­ni­fi­ca­do que sus­ti­tu­yen a la pa­la­bra. La cues­tión que plan­tean es la si­guien­te: al­gu­nos len­gua­jes fi­gu­ra­ti­vos –co­mo es en es­te ca­so el len­gua­je de los emo­ti­co­nos– po­drían re­pre­sen­tar de al­gún mo­do un ca­mino de re­torno al ori­gen de la ano­ta­ción de las ideas, a la es­cri­tu­ra fi­gu­ra­ti­va de nues­tros an­te­pa­sa­dos. Di­me qué emo­ti­cono usas y te di­ré quién eres Es la úl­ti­ma con­clu­sión a la que ha lle­ga­do Ty­ler Sch­noe­be­len, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (EE.UU.). Se­gún un es­tu­dio en el que se han to­ma­do co­mo mues­tra a mil per­so­nas en­tre 15 y 35 años, los emo­ti­co­nos no sólo in­di­can si re­bo­sas ale­gría o pre­fie­res pa­sar la tar­de sen­ta­do en el so­fá vien­do Los puen­tes de Ma­di­son (1995, Clint East­wood) o Mi vi­da sin mí (2003, Isa­bel Coi­xet). Es po­si­ble que el mo­do en el que uti­li­za­mos los emo­ti­co­nos pue­da pre­de­cir qué cla­se de per­so­na so­mos. Así, re­sul­ta que escribir :-) con na­riz o no :) pue­de re­ve­lar la edad del emi­sor. Se­gún las con­clu­sio­nes ob­te­ni­das, aque­llos que usan emo­ti­co­nos con na­riz tien­den tam­bién a escribir emo­ti­co­nos con me­nos fre­cuen­cia,

es­cri­ben más tuits, sue­len usar or­to­gra­fía co­rrec­ta y son más pro­pen­sos a dis­cu­tir te­mas re­la­cio­na­dos con la CNN, Goo­gle u Oprah Win­frey. Aque­llos que pre­fie­ren des­po­jar a las ca­ras re­don­das de sus na­ri­ces, en cam­bio, es­cri­ben men­sa­jes más cor­tos, las ha­ches sue­len bri­llar por su au­sen­cia en la or­to­gra­fía, uti­li­zan pa­la­bras mal­so­nan­tes y son más pro­pen­sos a hablar de te­mas re­la­cio­na­dos con Re­bec­ca Black, Jes­sie J. o Mi­ley Ci­rus. Sch­noe­be­len su­gie­re que es­te he­cho re­pre­sen­ta una di­fe­ren­cia de edad en­tre los dos gru­pos: los emo­ti­co­nos con na­riz sue­len ser uti­li­za­dos por adul­tos, y los sin na­riz por jó­ve­nes. Ade­más, pa­ra los pri­me­ros, ca­be men­cio­nar tam­bién otra cu­rio­sa di­fe­ren­cia: el emo­ti­cono tra­vie­so o pí­ca­ro re­pre­sen­ta­do con la len­gua fue­ra :-p sue­le ser más uti­li­za­do por los hom­bres que por las mu­je­res. ‘Emo­ji’, ‘ka­mo­ji’, ‘kaoa­ni’ y Ja­pón Mul­ti­dis­ci­pli­na­rios y cam­bian­tes. Cal­vos y ama­ri­llos; so­li­ta­rios o gru­pa­les; ani­ma­dos o es­tá­ti­cos. Cien­tos, mi­les y ca­da día apa­re­cen nue­vos y se pro­pa­gan en más ca­na­les. Los emo­ti­co­nos, co­mo el len­gua­je ver­bal y cor­po­ral, han pa­sa­do a for­mar par­te de nues­tra vi­da. Los ex­per­tos ad­mi­ten que tan­to de­sa­rro­llo es­ca­pa a su do­cu­men­ta­ción y atri­bu­yen la cau­sa a dos fac­to­res prin­ci­pa­les: ca­da país y cul­tu­ra crea sus pro­pios emo­ti­co­nos y con la uni­ver­sa­li­dad de in­ter­net se aca­ban com­par­tien­do. Es el ca­so de los emo­ti­co­nos ja­po­ne­ses tam­bién co­no­ci­dos con el nom­bre de ka­mo­ji o kaoa­ni. “En la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se ha uti­li­za­do la fi­gu­ra del ser hu­mano co­mo mo­de­lo y mues­tra de per­fec­ción y, en mu­chas oca­sio­nes, se uti­li­za co­mo al­go sim­bó­li­co. En las so­cie­da­des hu­ma­nas, las ex­pre­sio­nes fa­cia­les y cor­po­ra­les se doblegan a con­ven­cio­nes que las ha­cen pa­re­cer­se a un ver­da­de­ro len­gua­je. Es­te es el ca­so de los emo­ti­co­nos: tie­nen la fun­ción de acer­car a dos in­di­vi­duos fí­si­ca­men­te dis­tan­tes en una con­ven­ción no ver­bal que de­no­ta una des­car­ga emo­ti­va y que, se­gún su cul­tu­ra, pue­de va­riar de sig­ni­fi­ca­do”, ar­gu­men­ta el fi­ló­lo­go Pau­lus. A di­fe­ren­cia de sus her­ma­nos oc­ci­den­ta­les, los emo­ti­co­nos ja­po­ne­ses se es­cri­ben de for­ma ver­ti­cal –no es ne­ce­sa­rio la­dear la ca­be­za pa­ra leer­los- y su as­pec­to se ca­rac­te­ri­za por dar­le im­por­tan­cia a unos lla­ma­ti­vos y sal­to­nes ojos con­tra­pues­tos con una pe­que­ña y fi­na bo­ca. In­clu­so en el te­cla­do Emo­ji –se de­no­mi­na así en Ja­pón el te­cla­do en el que se en­cuen­tran to­dos los dis­tin­tos tipos de emo­ti­co­nos exis­ten­tes– se pue­den en­con­trar pic­to­gra­mas que es­ca­pan a nues­tro co­no­ci­mien­to. Es el ca­so de What­sApp en el que de re­pen­te apa­re­cen emo­ti­co­nos que no sólo es­ca­pan a nues­tra ima­gi­na­ción sino tam­bién a nues­tra ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­ta­ción por es­tar es­tre­cha­men­te li­ga­dos a la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. La re­ve­ren­cia a mo­do de disculpa muy em­plea­da en­tre eje­cu­ti­vos, el ges­to de ne­ga­ti­va con los bra­zos cru­za­dos en X, la ima­gen del Ot­su­ki­mi o ce­le­bra­ción de la co­se­cha o el Koi­no­bo­ri, tí­pi­co ju­gue­te de vien­to ja­po­nés con los pe­ce­ci­tos de pa­pel. Pro­ven­gan de Orien­te u Oc­ci­den­te, una co­sa es­tá cla­ra: los emo­ti­co­nos no pue­den ya des­vin­cu­lar­se de nues­tro uni­ver­so co­ti­diano. Acep­ta­dos so­cial­men­te co­mo una vía más de co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas, sólo les que­da­ría un úl­ti­mo es­ca­lón: la in­te­gra­ción to­tal en el lé­xi­co aca­dé­mi­co. Quién sa­be. Qui­zás al­gún día no muy le­jano se nos que­de a no­so­tros es­ta ca­ra :-0 al to­par­nos con al­guno de nues­tros ami­gos en el dic­cio­na­rio, con­vi­vien­do y acep­ta­do co­mo otro signo de pun­tua­ción más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.