Pei­nar­se y des­pei­nar­se a la mo­da

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Lau­ra Gue­rre­ro

¿Ten­den­cias en pe­lu­que­ría? To­das. Prác­ti­ca­men­te

to­das. Por­que en cla­ve fe­me­ni­na se lle­van las me­le­nas lar­gas y lar­guí­si­mas, las me­dias me­le­nas y los cor­tos muy cor­tos. Y tam­bién hay ca­bi­da pa­ra to­do ti­po de tin­tes, aun­que el co­lor na­tu­ral es siem­pre el que me­jor que­da. En cla­ve mas­cu­li­na pa­re­ce que se van im­po­nien­do las me­dias me­le­nas pe­ro el pe­lo cor­to, cor­tí­si­mo, tam­bién es­tá a la úl­ti­ma. Es­tos son los ra­zo­na­mien­tos que de­fi­nen el tra­ba­jo del es­ti­lis­ta Jo­sep Pons, quien ase­gu­ra que por en­ci­ma de to­do lo im­por­tan­te es “par­tir siem­pre del es­tu­dio y per­so­na­li­za­ción de los es­ti­los; ca­da per­so­na es un mun­do, com­ple­jo, di­fe­ren­te en es­té­ti­ca y per­so­na­li­dad y ja­más de­ben des­vin­cu­lar­se”. Te­nien­do en cuen­ta, pues, que el “ob­je­ti­vo pa­sa in­elu­di­ble­men­te por fa­vo­re­cer y ac­tua­li­zar la ima­gen sin re­nun­ciar a la per­so­na­li­dad del clien­te”, se pue­den es­tu­diar las prin­ci­pa­les ten­den­cias que nos ofre­cen las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les más im­por­tan­tes. “En su lec­tu­ra en­ten­de­mos que el ca­be­llo lar­go do­mi­na en el pro­to­ti­po de mu­jer que lo po­si­bi­li­te; por su­pues­to, es­ti­li­za­do”, ex­pli­ca. Y ani­ma a quie­nes ten­gan es­ta mor­fo­lo­gía a lu­cir una bue­na ca­be­lle­ra, pe­ro eso sí, muy y muy cui­da­da. Muy sa­na. “El ca­be­llo di­ce mu­chí­si­mo de una per­so­na, es una car­ta de pre­sen­ta­ción que de­be­mos cui­dar y mi­mar has­ta el ex­tre­mo”, ase­gu­ra.

Más par­ti­da­rio de las me­le­nas que de otros for-

ma­tos, el pe­lu­que­ro ex­pli­ca que “el ca­be­llo lar­go nos ofre­ce un mun­do de po­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas, efec­tos de me­le­nas es­pec­ta­cu­la­res en to­do su es­plen­dor sin lí­mi­tes de for­mas, aun­que los on­du­la­dos o ges­tos am­plios do­mi­nan cla­ra­men­te”. Y se­gún las nue­vas ten­den­cias, “en es­te tipos de pei­na­dos se ac­tua­li­za la ele­gan­cia de épo­cas pa­sa­das; eso sí, siem­pre con for­mas ac­tua­li­za­das e in­no­va­do­ras”. El ca­be­llo lar­go nos per­mi­te tra­ba­jar­lo de for­ma que se con­si­gue la sen­sa­ción de me­dio, cor­to o asi­mé­tri­co y es­ta es una gran ven­ta­ja op­cio­nal. Es­te es­ti­lis­ta con­si­de­ra que “el atrac­ti­vo del ca­be­llo lar­go pa­sa, im­pres­cin­di­ble­men­te, por tra­tar­lo de for­ma ade-

LAS ME­LE­NAS LAR­GAS SON VER­SÁ­TI­LES Y ADE­MÁS ESTÁN A LA ÚL­TI­MA ELLOS CON­FÍAN EN LOS COR­TOS Y CA­DA VEZ MÁS EN ME­DIAS ME­LE­NAS

cua­da, ya que es mu­cho más com­ple­jo man­te­ner­lo en la tex­tu­ra y bri­llo re­que­ri­dos”. Eso sí, vuel­ve a su advertencia de ve­lar por la sa­lud de la me­le­na y lan­za “un ro­tun­do ¡no! a es­tas me­le­nas en­cres­pa­das de to­nos des­vir­tua­dos y sin definición de es­ti­lo en el cor­te. Hoy en día exis­ten tra­ta­mien­tos y pro­duc­tos que re­ge­ne­ran y re­cons­tru­yen la cu­tí­cu­la que­ra­tí­ni­ca de for­ma ab­so­lu­ta­men­te ga­ran­ti­za­da. Siem­pre es pre­ci­so un es­tu­dio del ca­be­llo y la pro­gra­ma­ción del tra­ta­mien­to y pro­duc­to ade­cua­do, con lo que la di­fe­ren­cia es abis­mal”. Las me­dias me­le­nas si­guen vi­gen­tes, pe­ro no de for­ma clá­si­ca o cua­dri­cu­la­da, de­be­mos huir de las for­mas cir­cu­la­res y cua­dra­das pa­ra con­se­guir una ma­yor es­ti­li­za­ción. Aquí, la pro­pues­ta es­tá en mar­car “los asi­mé­tri­cos en sus di­ver­sos con­tras­tes, que mar­can una cla­ra y atrac­ti­va di­fe­ren­cia de la fe­mi­ni­dad”, ex­pli­ca. Y lle­ga­dos a los cor­tos, ad­vier­te que sólo de­ben re­ser­var­se pa­ra las ca­ras que nos los po­si­bi­li­ten y “siem­pre se­rán una op­ción rea­li­za­ble y atrac­ti­va, co­mo nos de­mos­tró la ac­triz más vo­ta­da en es­te apar­ta­do, Char­li­ze The­ron, con su ca­be­llo su­per­cor­to en la úl­ti­ma ga­la de los Os­car”. Res­pec­to a los co­lo­res, siem­pre de­be­mos es­tu­diar los to­nos de ex­pre­sión y piel, que van de­ter­mi­na­dos por “si lo que pre­ten­de­mos es ar­mo­nía o con­tras­te; en fun­ción de ello nos de­fi­ni­re­mos por los to­nos más afi­nes en­tre sí o acen­tua­re­mos los con­tras­tes”. En su in­men­sa ma­yo­ría, con la definición de los to­nos “siem­pre se pre­ten­de ar­mo­ni­zar y sua­vi­zar ras­gos o acen­tuar la ex­pre­sión, pe­ro tam­bién exis­ten los ca­sos de pro­to­ti­pos más ex­tre­ma­dos que nos per­mi­ten con­tras­tar de for­ma no­to­ria el co­lor”. Jo­sep Pons, res­pon­sa­ble de los cen­tros ho­mó­ni­mos y tam­bién de la ima­gen y es­ti­lis­mo de mu­chos po­lí­ti­cos y lo­cu­to­res de te­le­vi­sión, ex­pli­ca que

“los ru­bios siem­pre ofre­cen sua­vi­dad y ar­mo­nía, si se efec­túan ade­cua­da­men­te y a la per­so­na que co­rres­pon­de por sus to­nos na­tu­ra­les”. Lo que sí acon­se­ja es “sa­car­les el má­xi­mo atrac­ti­vo a los re­lie­ves na­tu­ra­les en­tre sí y ja­más dar al ca­be­llo un tono uni­ta­rio”. En su opi­nión, los ma­rro­nes no sólo son los más fre­cuen­tes aquí, en Es­pa­ña, por nues­tros ge­nes, sino que ade­más ofre­cen una ga­ma de po­si­bi­li­da­des con múl­ti­ples re­lie­ves en­tre sí muy fa­vo­re­ce­do­res, ya que en mu­chas oca­sio­nes se pue­den con­tras­tar con los co­bri­zos. En los pro­to­ti­pos de na­tu­ra­le­za y piel mo­re­nas acon­se­ja no des­car­tar, al con­tra­rio, los to­nos más os­cu­ros que po­si­bi­li­ta­rán re­lie­ves ar­mo­nio­sos o con­tras­ta­dos . Eso sí, siem­pre con “una ca­li­dad de co­lor, bri­llo y tex­tu­ra atrac­ti­vos, y ja­más to­nos ma­tes que ca­rez­can de los re­lie­ves na­tu­ra­les”. Pa­san­do al apar­ta­do mas­cu­lino, si­gue do­mi­nan­do el ca­be­llo cor­to, pe­ro “son ca­da vez más los que son cons­cien­tes de que si es­tá cui­da­do el cor­te, la for­ma y el tono ade­cua­da­men­te, el pe­lo mar­ca una gran di­fe­ren­cia, ya que vis­te la ca­ra, trans­for­ma y com­pen­sa la di­ver­si­dad enor­me de for­mas que nos ofre­ce la ex­pre­si­vi­dad de ca­da clien­te”. Por es­ta ra­zón, el es­ti­lis­ta cree que “la evo­lu­ción de las ten­den­cias mas­cu­li­nas ac­tual­men­te va ha­cia cor­tes muy es­tu­dia­dos, más lar­gos en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da ca­so, los ra­pa­dos o muy cor­tos tan vis­tos y es­tan­da­ri­za­dos irán de­jan­do pa­so a di­se­ños más crea­ti­vos, in­no­va­do­res y fa­vo­re­ce­do­res”. Ade­más, tam­bién en pe­lu­que­ría mas­cu­li­na se ad­mi­ten to­nos con­tras­ta­dos a ba­se de re­fle­jos sua­ves, que den sen­sa­ción de ex­po­si­ción al sol o fre­cuen­cia de ba­ños en el mar en el ca­so de ru­bios y cas­ta­ños, y re­fle­jos ne­ga­ti­vos, sin que se no­ten pa­ra dis­mi­nuir el por­cen­ta­je de ca­nas”.

39

2 Po­ten­ciar la for­ma y el co­lor na­tu­ral de las me­le­nas es pro­ba­ble­men­te la ten­den­cia más ac­tual

5

3 Ya no hay na­da más des­fa­sa­do que el pe­lo con ra­ya mar­ca­da. Se po­ten­cian las for­mas ca­si des­pei­na­das

4 El tono cas­ta­ño, con re­fle­jos sua­ves pa­ra con­tras­tar y po­ten­cian­do las on­das na­tu­ra­les es muy ten­den­cia

6

5 y 6 Las me­dias me­le­nas con in­ten­ción y asi­mé­tri­cas va­len tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra ellas

1

40

Se­gún Jo­sep Pons los to­nos pro­pios y na­tu­ra­les son siem­pre los más acer­ta­dos

Al de­ta­lle Se imponen las asi­me­trías en las me­le­nas y las me­dio me­le­nas

1 Una me­le­na me­dia pue­de con­ver­tir­se en un pei­na­do so­fis­ti­ca­do con la ayu­da de los pro­duc­tos ade­cua­dos

2 Las for­mas y el atre­vi­mien­to tam­bién va­len pa­ra los pei­na­dos mas­cu­li­nos pen­sa­dos pa­ra oca­sio­nes

3 y 5 Gus­tan los ca­be­llos tex­tu­ri­za­dos con pro­duc­tos de aca­ba­do, go­mi­nas y ce­ras que dan for­mas atre­vi­das

4 Na­da más al día que po­ten­ciar a fon­do el ri­zo na­tu­ral: se pei­na ha­cia la raíz pa­ra un en­cres­pa­do to­tal

6 Con los pro­duc­tos de aca­ba­do se pue­de con­se­guir in­clu­so un efec­to de co­lor más con­tras­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.