BLITZ, UN FAN­TAS­MA MUY RÁ­PI­DO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Fan­tas­ma Blitz es un tre­pi­dan­te jue­go fa­mi­liar pa­ra ma­yo­res de ocho años y que es ade­cua­do tan­to pa­ra los más pe­que­ños de la ca­sa co­mo pa­ra un gru­po de per­so­nas ma­yo­res que quie­ran pa­sar un buen ra­to jun­tos. Su pro­ta­go­nis­ta es un fan­tas­ma que se en­con­tró una cá­ma­ra en el cas­ti­llo y se de­di­có a fo­to­gra­fiar a to­das las co­sas que que­ría ha­cer des­apa­re­cer. Lo que no sa­bía es que la cá­ma­ra es­ta­ba en­can­ta­da y cam­bia­ba los co­lo­res de uno o dos de los ob­je­tos que re­tra­ta­ba. Su in­ven­tor es Jac­ques Zei­met, un au­tor que ya se ha­bía he­cho un lu­gar en el mun­do de los jue­gos ha­cía unos cuan­tos años con Bam­bo­leo, un di­ver­ti­do jue­go de ha­bi­li­dad. En nues­tro país es­tá edi­ta­do por De­vir. La ca­ja es pe­que­ña, y por lo tan­to se pue­de trans­por­tar fá­cil­men­te. El jue­go es­tá for­ma­do por cin­co pe­que­ños ob­je­tos de ma­de­ra (un fan­tas­ma blan­co, una bo­te­lla ver­de, un so­fá ro­jo, un li­bro azul y un ra­tón gris) y unas car­tas con la ima­gen de dos ob­je­tos que pue­den es­tar ilus­tra­dos, o no, con el mis­mo co­lor que la pie­za de ma­de­ra. Con es­tos ob­je­tos se pro­po­nen dos tipos de pa­sa­tiem­pos. En el pri­me­ro se co­lo­can to­das las pie­zas en el cen­tro de la me­sa, equi­dis­tan­tes a to­dos los par­ti­ci­pan­tes. Las car­tas se de­jan a un la­do bo­ca aba­jo. Un ju­ga­dor gi­ra una de las car­tas y to­dos tie­nen que co­ger uno de los ob­je­tos se­gún la ima­gen que mues­tre la car­ta. Si en la car­ta apa­re­ce un ob­je­to del mis­mo co­lor que en la reali­dad hay que ser muy rá­pi­do pa­ra co­ger­lo. Por ejem­plo, si mues­tra un fan­tas­ma ro­jo y un li­bro azul, los ju­ga­do­res ten­drán que co­ger el li­bro azul. Pe­ro en ca­so de que no apa­rez­ca nin­gún ob­je­to en su co­lor co­rres­pon­dien­te (fan­tas­ma azul y ra­tón ro­jo) ha­brá que co­ger el ob­je­to que no apa­re­ce en la ima­gen y que su co­lor tam­po­co apa­re­ce en la car­ta. En nues­tro ejem­plo han sa­li­do el fan­tas­ma, el ra­tón, el co­lor azul y el ro­jo, por lo tan­to ha­brá que co­ger la bo­te­lla. El ju­ga­dor que sea más rá­pi­do que el res­to al co­ger el ob­je­to se que­da la car­ta y se­rá el si­guien­te en gi­rar la si­guien­te car­ta de la al­má­de­na. Pe­ro si se equi­vo­ca ten­drá que co­lo­car una de las car­tas que ha­bía con­se­gui­do an­te­rior­men­te en la par­te in­fe­rior de la pi­la. La par­ti­da se aca­ba cuan­do se han con­se­gui­do to­das las car­tas, o si quie­ren agi­li­zar la par­ti­da, pue­den ha­cer que ter­mi­ne cuan­do ha­yan ju­ga­do un nú­me­ro de car­tas pac­ta­das an­te­rior­men­te. Ga­na­rá quien con­si­ga más car­tas.

FAN­TAS­MA BLITZ SON DOS JUE­GOS EN UNO, IDEA­LES TAN­TO PA­RA LOS NI­ÑOS MA­YO­RES DE OCHO AÑOS CO­MO PA­RA LOS ADUL­TOS

En la se­gun­da mo­da­li­dad se apli­ca una cu­rio­sa re­gla: en ca­so de que la car­ta mues­tre un li­bro, los ju­ga­do­res ten­drán que de­cir el nom­bre del ob­je­to desea­do se­gún las nor­mas de la ver­sión an­te­rior. Pe­ro si no apa­re­ce nin­gún li­bro, los ju­ga­do­res co­ge­rán el ob­je­to co­rres­pon­dien­te. Por ejem­plo, si la car­ta mues­tra un li­bro ver­de y un so­fá gris, ten­drán que de­cir fan­tas­ma, por­que apa­re­ce el li­bro, y el fan­tas­ma es lo úni­co que no apa­re­ce ni en ob­je­to ni en co­lor. Pe­ro si en cam­bio en la ima­gen hay un fan­tas­ma gris y una bo­te­lla azul, irán a por el so­fá, que no ha apa­re­ci­do y ori­gi­na­ria­men­te es ro­jo. O si la ima­gen mues­tra un so­fá ro­jo y un li­bro gris, se di­rá so­fá, ya que apa­re­ce un li­bro y el so­fá tie­ne el co­lor ade­cua­do. To­das es­tas nor­mas pro­vo­can mu­chos líos y ri­sas. Qui­zás la me­jor car­ta de re­co­men­da­ción de Fan­tas­ma Blitz es que se ago­tó en las tien­das días an­tes de Na­vi­dad, se­ñal de que se tra­ta de un jue­go di­ver­ti­do y pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.