Apre­ciar lo que hay

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Se­gún re­la­ta el fi­ló­so­fo Ant­hony de Me­llo, una fría ma­ña­na se cru­za­ron en un ca­mino un via­je­ro y un pastor con su re­ba­ño de ove­jas. El via­je­ro se pa­ró y le pre­gun­tó al pastor: –¿Qué tiem­po ha­rá hoy? Y el pastor, ni cor­to ni pe­re­zo­so, le res­pon­dió: –El tiem­po que a mí me gus­ta. Sor­pren­di­do por su res­pues­ta, el via­je­ro le pre­gun­tó de nue­vo: –¿Có­mo sa­be que ha­rá el tiem­po que a us­ted le gus­ta? Son­rien­te, el pastor no du­dó en con­tes­tar: –Ha­bien­do des­cu­bier­to que no siem­pre pue­do te­ner lo que a mí me gus­ta, he apren­di­do a dis­fru­tar siem­pre de lo que re­ci­bo. Por eso es­toy se­gu­ro de que ten­dre­mos el tiem­po que a mí me gus­ta.

Ob­ser­var con aten­ción Cuen­ta una his­to­ria hindú que no ha­ce mu­chos años, un jo­ven alumno em­pe­za­ba en una es­cue­la nue­va. Se acer­ca­ba a la puer­ta de la cla­se re­fun­fu­ñan­do, frus­tra­do y des­con­ten­to por­que no le gus­ta­ban sus zapatos. Su me­jor ami­go le acom­pa­ña­ba, y tras es­cu­char una re­tahí­la de es­té­ri­les que­jas, le di­jo: “Mi­ra ha­cia atrás”. Sor­pren­di­do por el tono de su ami­go, el jo­ven alumno mi­ró ha­cia atrás y vio a otro com­pa­ñe­ro, que­ján­do­se por­que no en­con­tra­ba sus zapatos. Es­te, a su vez, mi­ró ha­cia atrás y vio que otro com­pa­ñe­ro se de­ses­pe­ra­ba por­que no te­nía zapatos. Y es­te, a su vez, mi­ró ha­cia atrás y vio a otro alumno que­ján­do­se por­que se ha­bía ro­to el pie y te­nía que lle­var es­ca­yo­la. Fi­nal­men­te, es­te mi­ró ha­cia atrás y vio a otro jo­ven, sen­ta­do so­bre una si­lla de rue­das, ju­gan­do y rien­do con el res­to de com­pa­ñe­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.