CLA­VO QUE SA­CA A CLA­VO: MARTILLAZO EN LA CA­BE­ZA

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Tra­tar de su­pe­rar una rup­tu­ra zam­bu­llén­do­nos de ca­be­za en otra re­la­ción es una ten­den­cia na­tu­ral del ser hu­mano. “So­bre to­do en una re­la­ción cla­vo, por­que to­da­vía es­tás en due­lo, y una per­so­na en due­lo no es­tá en con­di­cio­nes de enamo­rar­se ni de dar a otra per­so­na lo que se me­re­ce”, ex­pli­ca la psi­coa­na­lis­ta Ma­rie­la Mi­che­le­na. Es el gé­ne­ro mas­cu­lino el que más pe­ca de afe­rrar­se a es­te ti­po de re­la­cio­nes. “En ra­ras oca­sio­nes un hombre de­ja a su pa­re­ja sin te­ner cla­ro que tie­ne a otra per­so­na dis­po­ni­ble”, ase­gu­ra Mi­che­le­na. Eso no quie­re de­cir que los hom­bres no su­fran lo mis­mo que su­fren las mu­je­res con el tér­mino de una re­la­ción. “Sim­ple­men­te tra­tan de pro­bar­se, me­dian­te la bús­que­da de otra mu­jer, que to­da­vía no están aca­ba­dos y que pue­den se­guir gus­tan­do –afir­ma la es­cri­to­ra Fe­de­ri­ca Bos­co–; es una ne­ce­si­dad an­ces­tral”. Di­ce Mi­che­le­na que las re­la­cio­nes cla­vo pue­den aca­bar con un martillazo en la ca­be­za. “Uno no pue­de po­ner to­da la car­ne en el asa­dor, por­que par­te de esa car­ne es­tá en el asa­dor de la pe­na del pa­sa­do”, ex­pli­ca la psi­coa­na­lis­ta. “Es co­mo si es­tu­vié­se­mos en una ca­sa de em­pe­ño: lo tu­yo lo tie­ne otro y pa­ra re­cu­pe­rar­lo tie­nes que pa­gar un pre­cio”, aña­de. Ese pre­cio es el do­lor del pe­rio­do de due­lo. Es cier­to que las re­la­cio­nes cla­vo pue­den ali­viar el su­fri­mien­to y acom­pa­ñar­nos en esos mo­men­tos te­rri­bles de abis­mo y an­gus­tia, pe­ro hay que te­ner cla­ras las po­si­bles con­se­cuen­cias que con­lle­van. “Mu­chas ve­ces co­no­ce­mos a una per­so­na que es­tá afron­tan­do una rup­tu­ra y nos en­can­ta co­men­zar una re­la­ción asu­mien­do el pa­pel de pa­re­ja sal­va­do­ra”, ex­pli­ca Mi­che­le­na. El pro­ble­ma es que es bas­tan­te fá­cil que el que adquiere el pa­pel de sal­va­dor aca­be pro­fun­da­men­te he­ri­do cuan­do la otra per­so­na sal­ga del due­lo y de­ci­da reha­cer su vi­da con un nue­vo aman­te. He ahí el gran martillazo que mu­chas ve­ces sa­ca de gol­pe al cla­vo que, ser­vi­cial y pla­cen­te­ra­men­te, de­ci­dió re­em­pla­zar al pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.