MA­DRAS­TRAS, ¿ LAS MA­LAS DEL CUEN­TO?

Es­te año la ‘ma­dras­tra’ más fa­mo­sa de nues­tro país, Maribel Ver­dú, se ha lle­va­do to­dos los pre­mios. Pe­ro fue­ra de la gran pantalla, mi­les de ellas aún no sa­ben cuál es su pa­pel y si­guen arras­tran­do la le­yen­da de ser las ma­las del cuen­to

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - Tex­to Car­men Gra­sa

“Ha­ce 22 años me enamo­ré de un hombre se­pa­ra­do con dos ni­ños. Des­de en­ton­ces soy ma­dras­tra. Al prin­ci­pio, cuan­do los cha­va­les eran pe­que­ños, era la bru­ja ma­la del cuen­to, a pe­sar de mis es­fuer­zos por in­ten­tar que se sin­tie­ran a gus­to en ca­sa. Pe­ro las re­la­cio­nes en­tre mi pa­re­ja y su ex­mu­jer eran, y si­guen sien­do aho­ra, ten­sas y esa si­tua­ción no pro­pi­ció el cli­ma ade­cua­do, más bien to­do lo con­tra­rio. Sin em­bar­go, creo que el tiem­po nos ha pues­to a to­dos en nues­tro si­tio. Soy una ma­dras­tra, sí, pe­ro de las bue­nas. Ten­go una ex­ce­len­te re­la­ción con los hi­jos de mi ma­ri­do. Nos que­re­mos y nos res­pe­ta­mos. Ha­ce unos me­ses, uno de ellos se ca­só y ¡me con­ver­tí en sue­gras­tra! Fue un mo­men­to muy emo­cio­nan­te. Su pa­dre y yo pre­pa­ra­mos la bo­da con to­do el ca­ri­ño del mun­do; una bo­da que, por de­seo de su ma­dre, tu­vo dos ce­le­bra­cio­nes y no se pu­do fes­te­jar en co­mún. Nues­tra fies­ta se alar­gó has­ta la ma­dru­ga­da y lo pa­sa­mos en gran­de. Creo que ese mo­men­to fue el re­fle­jo de lo que ha­bía­mos vi­vi­do, por­que en ca­sa el ob­je­ti­vo siem­pre ha­bía si­do que los cha­va­les fue­ran fe­li­ces, que no res­pi­ra­ran ese am­bien­te en­ra­re­ci­do por el re­sen­ti­mien­to, que com­par­tie­ran el amor que sen­tía­mos su pa­dre y yo. Nun­ca pre­ten­dí ser su ma­dre, ni si­quie­ra su ami­ga. En reali­dad, nun­ca he sa­bi­do muy bien quién soy. Pe­ro te­nía cla­ra una co­sa: esos chi­cos ve­nían en el lo­te y nun­ca es­ca­ti­mé es­fuer­zos pa­ra que fue­ran fe­li­ces en ca­sa. Ja­más es­cu­cha­ron de mi bo­ca una pa­la­bra agria ha­cia su ma­dre. Me ar­mé de pa­cien­cia y de ca­ri­ño ha­cia ellos. He de con­fe­sar que no fue fá­cil y que, en mu­chos mo­men­tos, llo­ré de im­po­ten­cia, de no sa­ber qué ha­cer. Pe­ro aho­ra, tan­tos años des­pués, el amor que sem­bra­mos ha da­do sus fru­tos. Sí, soy su ma­dras­tra. O co­mo uno de ellos di­jo cuan­do qui­so po­ner­se un pier­cing: ‘Va­le, no eres ni mi pa­dre ni mi ma­dre, pe­ro si me das per­mi­so me­jor, por­que eres mi Pau­la’”. Qui­zá es­te sea uno de esos tes­ti­mo­nios que no se ajus­tan a la idea pre­con­ce­bi­da que te­ne­mos de las ma­dras­tras, a la ima­gen que nos han de­ja­do des­de los cuen­tos tra­di­cio­na­les has­ta las pe­lí­cu­las que tan­to han triun­fa­do en los úl­ti­mos dos años, o la definición que es­ta­ble­ce la Real Aca­de­mia de la Len­gua (“mu­jer del pa­dre res­pec­to de los hi­jos

lle­va­dos por es­te al ma­tri­mo­nio” y, tam­bién, “co­sa que in­co­mo­da o da­ña”). Pe­ro Pau­la, au­tó­no­ma de 47 años, tie­ne mu­cho en co­mún con las mi­les de mu­je­res que, en Es­pa­ña, ejer­cen de ma­dras­tras ca­da día, por­que ha­ber­las, haylas. Y ca­da vez más. El con­cep­to de fa­mi­lia ha cam­bia­do tan­to que se ha­bla de cons­te­la­cio­nes fa­mi­lia­res, fa­mi­lias patch­work, fa­mi­lias re­cons­trui­das… Y en ellas las ma­dras­tras tie­nen un gran pe­so es­pe­cí­fi­co. Una im­por­tan­cia que cho­ca de frente con un pa­pel po­co de­fi­ni­do, po­co cla­ro so­cial­men­te y muy des­pres­ti­gia­do his­tó­ri­ca­men­te. “Tie­nen un pa­pel di­fí­cil por­que te­ne­mos un es­que­ma men­tal ne­ga­ti­vo de ese pa­pel. Su nom­bre ya tie­ne tin­tes ne­ga­ti­vos. Se­ría in­tere­san­te que fue­ra des­apa­re­cien­do esa no­men­cla­tu­ra, por­que ca­da vez hay más fa­mi­lias de ese ti­po.”, ex­po­ne Ai­da Ma­ñe­ro Oca­rran­za, psi­có­lo­ga in­fan­til del cen­tro Va­ca-Or­gaz de Ma­drid. Las ma­dras­tras co­mo Pau­la no son ma­dres, ni ami­gas, ni co­le­gas. Mu­chas no sa­ben cuál es su pa­pel. Al­gu­nos ex­per­tos apun­tan a que son un po­co de to­do. Otros, que nun­ca de­ben ejer­cer de ma­dre. “No es­toy de acuer­do en que no de­be ejer­cer de ma­dre. Lo que no de­be es in­ten­tar sus­ti­tuir a la ma­dre, pe­ro si es ella la que ha­ce esa fun­ción –lo ba­ña, le ayu­da en los de­be­res, lo lle­va al mé­di­co, pa­sa ma­las no­ches...–, en­ton­ces… ¿quién ejer­ce el pa­pel de ma­dre?”, se cues­tio­na Rai­mon Ga­ja, psi­có­lo­go, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Es­tu­dios Psi­co­ló­gi­cos y au­tor del li­bro Vol­ver a em­pe­zar (De­bol­si­llo). Esa in­de­fi­ni­ción pro­vo­ca en la ma­yo­ría de ma­dras­tras preo­cu­pa­ción, al­tos ni­ve­les de es­trés y, se­gún los es­tu­dios rea­li­za­dos por la psi­có­lo­ga in­gle­sa Li­sa Dood­son, más an­gus­tia que la que pa­de­cen las ma­dres bio­ló­gi­cas. “Son sín­to­mas ha­bi­tua­les la an­sie­dad, el es­trés y, en me­nor fre­cuen­cia, la de­pre­sión. Es­tos sín­to­mas tam­bién se dan en las ma­dres bio­ló­gi­cas, aun­que en las ma­dras­tras se acos­tum­bra a aña­dir el fac­tor de que­rer gus­tar a los hi­jos de su com­pa­ñe­ro. En se­gún qué edad, las ma­dras­tras sa­ben que su ma­dre le pre­gun­ta­rá al ni­ño o ni­ña por la com­pa­ñe­ra ac­tual de su pa­dre”, des­cri­be Ga­ja. La si­tua­ción pue­de tor­nar­se in­sos­te­ni­ble y pro­vo­car la rup­tu­ra de la pa­re­ja, por­que al­gu­nos aná­li­sis ya han apre­cia­do que los ma­tri­mo­nios en­tre per­so­nas que apor­tan hi­jos de una unión an­te­rior a la nue­va fa­mi­lia pre­sen­tan ta­sas de di­vor­cio más al­tas. Ma­nual de su­per­vi­ven­cia A di­fe­ren­cia de las fa­mi­lias bio­ló­gi­cas, que tie­nen su pun­to de par­ti­da en el amor, las fa­mi­lias re­cons­trui­das ini­cian su ca­mino a par­tir de una pér­di­da (de un di­vor­cio o de una muer­te). Y ese prin­ci­pio mar­ca las re­la­cio­nes en­tre la ma­dras­tra y los hi­jos de su pa­re­ja. A la ho­ra de cons­truir la con­vi­ven­cia, la ma­dras­tra se en­fren­ta a su do­lor y al de ellos. To­dos están he­ri­dos emo­cio­nal­men­te y la ma­dras­tra em­pie­za en­ton­ces un ar­duo ca­mino en el que el pa­so del tiem­po aca­ba­rá de­fi­nien­do su pa­pel. “Pa­ra que ha­ya una nue­va fa­mi­lia tie­ne que ha­ber ha­bi­do una rup­tu­ra pre­via. Y to­dos tie­nen he­ri­das. El ob­je­ti­vo es lle­gar a ser una fa­mi­lia fe­liz y pa­ra lo­grar­lo se ne­ce­si­ta pa­cien­cia y res­pe­to”, in­di­ca Ai­da Ma­ñe­ro. Al­gu­nos es­tu­dios po­nen de ma­ni­fies­to que se ne­ce­si­tan en­tre dos y cua­tro años pa­ra que to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia se adap­ten a la nue­va si­tua­ción, por­que es ne­ce­sa­rio su­pe­rar el sen­ti­mien­to de pér­di­da, asu­mir los cam­bios y es­ta­ble­cer nue­vos víncu­los afec­ti­vos, pe­ro Ma­ñe­ro pun­tua­li­za que “ese pe­rio­do de adap­ta­ción de­pen­de de va­rios fac­to­res, co­mo la ma­du­rez de la ma­dras­tra, lo con­so­li­da­da que es­té la nue­va pa­re­ja, o el mo­do en que se ha­ya pro­du­ci­do la rup­tu­ra an­te­rior”. Pa­ra que la con­vi­ven­cia fun­cio­ne, la nue­va fa­mi­lia se con­so­li­de y la ma­dras­tra no se con­vier­ta en una ka­mi­ka­ze emo­cio­nal, los ex­per­tos acon­se­jan de­di­car tiem­po a los ni­ños, es­tar con ellos, co­no­cer­los, de­jar que ex­pre­sen sus sen­ti­mien­tos y no sen­tir­se he­ri­da por sus co­men­ta­rios. “Las re­ce­tas uni­ver­sa­les no exis­ten. A pe­sar de ello, po­de­mos de­cir, co­mo nor­ma ge­ne­ral, que una de­be­ría ha­cer siem­pre lo mis­mo que ha­ría si el hi­jo fue­se su­yo. La con­fian­za, el ca­ri­ño y los sen­ti­mien­tos, en ge­ne­ral, se ex­pe­ri­men­tan por la con­vi­ven­cia. Las in­co­mo­di­da­des, al igual que si el hi­jo o hi­ja es bio­ló­gi­co, siem­pre se su­pe­ran a ba­se de en­tre­ga, mu­cha pa­cien­cia, sa­ber to­rear si­tua­cio­nes más com­ple­jas y, so­bre to­do, mu­cho amor”, su­gie­re Rai­mon Ga­ja. De he­cho, los cha­va­les no se sien­ten in­có­mo­dos con su ma­dras­tra, sino con la nue­va reali­dad. No hay que ver­los co­mo ri­va­les, ni te­ner celos de ellos por­que son el víncu­lo en­tre la pa­re­ja y su ex. Los chi­cos no son una ame­na­za pa­ra la nue­va re­la­ción, sino una par­te im­por­tan­te de la nue­va fa­mi­lia. Y son fi­gu­ras a las que una ma­dras­tra no se pue­de ga­nar co­gien­do ata­jos que pue­den aca­bar sien­do una tram­pa: “No hay que in­ten­tar agra­dar siem­pre y en cual­quier si­tua­ción. Las ma­dras­tras tien­den a ha­cer de ca­da día al­go es­pe­cial y es un error. Lo que quie­ren cons­truir es una fa­mi­lia, un ho­gar, y en una

LAS UNIO­NES DE PER­SO­NAS CON HI­JOS AN­TE­RIO­RES RE­GIS­TRAN MÁS DI­VOR­CIOS HAY QUE EVI­TAR VER A LOS HI­JOS DE LA PA­RE­JA CO­MO RI­VA­LES

fa­mi­lia no to­dos los días son es­pe­cia­les”, ma­ni­fies­ta Ai­da Ma­ñe­ro, quien des­ta­ca la im­por­tan­cia de las nor­mas y los ri­tos en la nue­va fa­mi­lia: “Es­ta­ble­cer ru­ti­nas en el nue­vo ho­gar es fun­da­men­tal y a la ma­dras­tra en so­li­ta­rio le re­sul­ta mu­cho más di­fí­cil, se pue­de en­con­trar con la co­no­ci­da res­pues­ta de ‘tú no eres mi ma­dre’. En ese sen­ti­do es im­por­tan­te que las nor­mas es­tén con­sen­sua­das con el pa­dre, pa­ra que ella se sien­ta res­pal­da­da y más se­gu­ra. Tam­bién es im­por­tan­te que se cons­tru­yan ri­tos nue­vos en la nue­va fa­mi­lia, no arras­trar los an­te­rio­res. Es un error se­guir las pau­tas y los ri­tos de la ma­dre, por­que eso pue­de ha­cer que el cha­val se vie­ra in­va­di­do, que pien­se que la ma­dras­tra quie­re ocu­par el lu­gar de su ma­dre. Los cha­va­les no quie­ren re­em­pla­zos y caer en eso se­ría un error tre­men­do, por­que ellos ya tie­nen y quie­ren a su ma­dre”. Mu­chos de­be­res, po­cos de­re­chos La fi­gu­ra de la ma­dras­tra es tan im­por­tan­te des­de ha­ce tiem­po que tan­to so­ció­lo­gos co­mo psi­có­lo­gos o abo­ga­dos, de­man­dan que se re­gu­le su es­ta­tus ju­rí­di­co, aho­ra ca­si inexis­ten­te, por­que, frente a la pa­ter­ni­dad y ma­ter­ni­dad re­gu­la­da ju­rí­di­ca­men­te, la ma­dras­tra es una per­so­na sin ape­nas víncu­lo ju­rí­di­co. Su con­di­ción que­da li­mi­ta­da a la es­fe­ra de lo pri­va­do. En el Có­di­go Ci­vil es­pa­ñol, el ar­tícu­lo 160 po­dría ex­po­ner sus va­gos de­re­chos al re­fle­jar que ‘no po­drán im­pe­dir­se sin jus­ta cau­sa las re­la­cio­nes per­so­na­les en­tre el hi­jo y otros pa­rien­tes y alle­ga­dos. En ca­so de opo­si­ción, el juez, a pe­ti­ción del me­nor o del pa­rien­te o alle­ga­do, re­sol­ve­rá aten­di­das las cir­cuns­tan­cias’. La ma­dras­tra po­dría con­si­de­rar­se, así, una per­so­na alle­ga­da. Aun­que an­te la am­bi­güe­dad, siem­pre hay ex­cep­cio­nes. “En Ca­ta­lun­ya, el Có­di­go Ci­vil sí re­co­no­ce la fi­gu­ra de la ma­dras­tra (o el pa­dras­tro) en dos ar­tícu­los, el 236-14 y el 236-15. En ellos se es­ta­ble­ce que tie­nen de­re­cho a par­ti­ci­par en la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre asun­tos re­la­ti­vos a su vi­da dia­ria y que si el me­nor es­tá en una si­tua­ción de ries­go pue­den adop­tar me­di­das pa­ra su bie­nes­tar. Tam­bién, que la au­to­ri­dad ju­di­cial pue­de atri­buir, si es be­ne­fi­cio­so pa­ra el ni­ño y si han con­vi­vi­do en los úl­ti­mos dos años, un ré­gi­men de re­la­ción a la ma­dras­tra o al pa­dras­tro en ca­so de que fa­llez­ca el pa­dre o la ma­dre bio­ló­gi­cos. Y lo más im­por­tan­te, la au­to­ri­dad ju­di­cial, con el in­for­me del mi­nis­te­rio fis­cal, pue­de atri­buir ex­cep­cio­nal­men­te la guar­da y las de­más res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ren­ta­les a la ma­dras­tra en ca­so de fa­lle­cer el pa­dre bio­ló­gi­co si el in­te­rés del hi­jo lo re­quie­re y se cum­plen los re­qui­si­tos de que ha­ya con­vi­vi­do con el me­nor y de que se es­cu­che al otro pro­ge­ni­tor y al me­nor”, des­cri­be la abo­ga­da Car­men Va­re­la, es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho de Fa­mi­lia y so­cia di­rec­to­ra del ga­bi­ne­te Círcu­lo Le­gal. En el si­glo XXI se abre la puer­ta a que los de­be­res de las ma­dras­tras se vean acom­pa­ña­dos por de­re­chos re­co­no­ci­dos. En Ar­gen­ti­na, la co­mi­sión de ex­per­tos reu­ni­dos pa­ra es­tu­diar una re­for­ma

del Có­di­go Ci­vil so­pe­sa el con­cep­to de ma­dre afin pa­ra de­fi­nir a las ma­dras­tras y es­ta­ble­cer sus de­re­chos y de­be­res. Sin em­bar­go, el pro­ce­so no es fá­cil. El pri­mer pa­so ne­ce­sa­rio se­ría que to­dos asu­mié­ra­mos que no es lo mis­mo el pa­ren­tes­co que la pa­ren­ta­li­dad, co­mo es­ta­ble­cen los es­pe­cia­lis­tas. “El pa­ren­tes­co es un sta­tus de pa­dres (pa­dre y ma­dre) re­co­no­ci­do y ga­ran­ti­za­do por el Có­di­go Ci­vil. La pa­ren­ta­li­dad, en cam­bio, se re­fie­re a fun­cio­nes co­mo con­ce­bir, criar, dar edu­ca­ción, trans­mi­tir un nom­bre, que son los que co­rres­pon­den al sta­tus de pa­dres, pe­ro que los pa­dres pue­den de­jar y/o com­par­tir con otras per­so­nas, sin por ello per­der el es­ta­tus de pa­dres. Ser pa­dres im­pli­ca ejer­cer di­fe­ren­tes pa­pe­les y to­dos es­tos pa­pe­les en al­gu­nas so­cie­da­des pue­den re­par­tir­se en­tre di­fe­ren­tes per­so­nas, per­so­nas re­co­no­ci­das, sin por ello, des­ha­cer o dis­mi­nuir el es­ta­tus de pa­dres”, ex­po­nía Ana Ri­vas, doc­to­ra en So­cio­lo­gía y pro­fe­so­ra ti­tu­lar de An­tro­po­lo­gía So­cial de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, en las II Jor­na­das so­bre Pa­ren­ta­li­dad Po­si­ti­va ce­le­bra­das en el 2010. En nues­tra so­cie­dad, sin em­bar­go, que un ter­ce­ro, una ma­dras­tra, con las con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas que arras­tra, se im­pli­que en la edu­ca­ción o en la crian­za de los hi­jos de su pa­re­ja es con­ce­bi­do co­mo una in­va­sión, co­mo un aten­ta­do a los in­que­bran­ta­bles la­zos que unen a pa­dres e hi­jos bio­ló­gi­cos. Tal co­mo des­cri­bía Ri­vas: “Has­ta aho­ra, en nues­tra cul­tu­ra ha si­do muy di­fí­cil pen­sar en la po­si­bi­li­dad de com­par­tir es­tos pa­pe­les sin da­ñar el sta­tus de pa­dre/ma­dre, por­que se pien­san co­mo tér­mi­nos ex­clu­yen­tes y en sin­gu­lar, un so­lo pa­dre, una so­la ma­dre. En los ca­sos de fa­mi­lias re­cons­ti­tui­das se ma­ni­fies­ta es­te va­cío le­gal y lim­bo ju­rí­di­co en el que se en­cuen­tran es­tas nue­vas fi­gu­ras, pa­ra las que no exis­te ni nom­bre”. Sin nom­bre, sin de­re­chos, con un buen nú­me­ro de de­be­res y res­pon­sa­bi­li­da­des y vi­li­pen­dia­das has­ta por los cuen­tos in­fan­ti­les, qui­zá ya ha lle­ga­do la ho­ra en la que las ma­dras­tras em­pie­cen a de­jar de ser las ma­las del cuen­to.

Maribel Ver­dú en su pa­pel de ma­dras­tra de Blan­ca­nie­ves, en la pe­lí­cu­la de Pa­blo Ber­ger

Ca­mi­la Par­ker Bow­les, en el cen­tro, en pri­mer plano. En se­gun­do, sus hi­jas­tros los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry

Édith Piaf, de ni­ña, en­tre su pa­dre y una de sus ma­dras­tras

Yo­ko Ono y John Len­non flan­quean a Ju­lian, hi­jo del can­tan­te fru­to de una re­la­ción an­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.