“Mi pa­dre tie­ne no­via”

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

Los ni­ños tam­bién se en­fren­tan a una nue­va si­tua­ción cuan­do irrum­pe la nue­va pa­re­ja de su pa­dre y son una pie­za fun­da­men­tal en la cons­truc­ción de las nue­vas fa­mi­lias. No se sue­le con­tar con ellos, pe­ro “no im­pli­car­los en la cons­truc­ción de la nue­va fa­mi­lia es uno de los erro­res que se co­me­te de for­ma más ha­bi­tual. Pen­sa­mos que co­mo son ni­ños no se en­te­ran de na­da y son fe­li­ces. Es ne­ce­sa­rio im­pli­car­los, in­for­ma­les, sin pe­dir­les per­mi­so, pe­ro dia­lo­gar con ellos. Hay que de­mos­trar­les que son im­por­tan­tes en el pro­ce­so de cons­truc­ción fa­mi­liar, que tie­nen su pro­pio es­pa­cio en ella”, des­ta­ca la psi­có­lo­ga Ai­da Ma­ñe­ro. La his­to­ria per­so­nal de ca­da cha­val, la edu­ca­ción re­ci­bi­da y su in­te­li­gen­cia, tam­bién de­ter­mi­nan có­mo se en­fren­tan a la nue­va si­tua­ción. “Más que en fun­ción de la edad, de­pen­de de la bio­gra­fía de ca­da uno de ellos. Los chi­cos cu­yo me­jor ami­go tam­bién con­vi­ve con pa­dres di­vor­cia­dos, y con el que pue­de com­par­tir que el fin de se­ma­na fue con su pa­dre y su no­via, po­si­ble­men­te vi­vi­rá la ex­pe­rien­cia de una for­ma muy dis­tin­ta a co­mo lo vi­ve aquel que en ca­sa ha si­do edu­ca­do con unos va­lo­res muy de­fi­ni­dos en torno a la fa­mi­lia con­ven­cio­nal. Otro fac­tor que te­ner en cuen­ta es el ni­vel de cog­ni­cio­nes que el hi­jas­tro ten­ga. Chi­cos y chi­cas in­te­li­gen­tes se pue­den cues­tio­nar co­sas dis­tin­tas que aque­llos que son sim­ples en el aná­li­sis de su reali­dad. Cier­to es, tam­bién, que hay eda­des que son más fá­ci­les. Ma­dras­tra jo­ven con hi­jas­tros muy pe­que­ños po­drá ser muy fá­cil. Si su hi­jas­tro es ado­les­cen­te, y en­ci­ma ella tie­ne una hi­ja tam­bién de la mis­ma edad, o son muy bue­nos ami­gos o saltan chis­pas”, con­fir­ma el psi­có­lo­go Rai­mon Ga­ja. Los ni­ños, ade­más, ali­men­tan la fan­ta­sía de vol­ver a ver a sus pa­dres jun­tos. Y cuan­do eso no ocu­rre se dan de bru­ces con la reali­dad. Por bien que les cai­ga su ma­dras­tra, se sien­ten do­li­dos. El co­mien­zo de la nue­va fa­mi­lia es, pa­ra ellos, una rup­tu­ra y su­fren mu­cho, por­que no tie­nen las he­rra­mien­tas de un adul­to pa­ra ges­tio­nar esas emo­cio­nes. “Tie­nen emo­cio­nes muy con­tra­dic­to­rias y esa con­fu­sión emo­cio­nal pue­de pro­vo­car com­por­ta­mien­tos de­ri­va­dos de la ra­bia o la tris­te­za. No es al­go per­so­nal ha­cia la pa­re­ja de su pa­dre, por­que si fue­ra cual­quier otra pa­sa­ría lo mis­mo. Eso es al­go que han de te­ner en cuen­ta las ma­dras­tras”, di­ce Ma­ñe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.